LOS EXTRATERRESTRES EN LA ANTIGÜEDAD

los extraterrestres en la antiguedad
los extraterrestres en la antiguedad
Publicidad

LOS EXTRATERRESTRES EN LA ANTIGÜEDAD

Muchos investigadores creen ver en la antigüedad, vestigios de visitas e influencias de civilizaciones desconocidas y entre ellos, sin lugar a dudas el más reconocido es Erich Von Daniken (autor del best seller “Recuerdos del Futuro”, entre tantos más).
El siguiente artículo es la base de mi audiovisual “Los extraterrestres en la antigüedad” y en él pongo a consideración algunos de los vestigios que la historia nos brinda para interpretar la historia oculta que nos acerca a culturas desconocidas.

Ante todo, debo aclarar que el título no es correcto y está básicamente dirigido a que la gente común entienda de que se trata; ya que lo correcto seria hablar de “extrahumanos”, es decir, seres fuera de nuestra civilización humana.
El término extraterrestre nos limita la posibilidad de origen a fuera de nuestro planeta, pero la realidad de la investigación nos dice que además de la posibilidad mencionada, también son posibles orígenes los mundos paralelos, los viajeros del tiempo y el interior de la Tierra (los intra-terrestres).

Hecha la aclaración, vamos a situar la búsqueda en tres grandes grupos:
a) Los Elementos claramente fuera de su época.
b) Los Monumentos y Construcciones que plantean grandes dudas sobre sus hacedores y sus verdaderos destinos..
c) Las Creencias, en forma de religiones, creencias y leyendas.

ELEMENTOS FUERA DE SU TIEMPO

Si queremos ahondar en los posibles visitantes en la antigüedad, debemos prestar atención a ciertos elementos encontrados en distintas partes del planeta que no condicen con el desarrollo de la raza humana en la época en que fueron realizados.
Entre muchos elementos de éste tipo podemos citar:

    LOS EXTRATERRESTRES EN LA ANTIGÜEDAD

En Nampa (EEUU, se extrajo de un pozo una estatuilla antropomorfa de una figura humana con una antigüedad estimada en 1.000.000 de años (época en la que el hombre aún no poblaba la Tierra).

En el Museo Arqueológico de Moscú se puede observar el cráneo de un bisonte de una antigüedad estimada de 10.000 años. Lo extraño en este cráneo es un orificio circular semejante al producido por un arma de fuego.

En el cementerio precolombino de Perú se encuentra un cráneo humano trepanado, lo que indica que al igual que las antiguas civilizaciones africanas; los antiguos indígenas americanos también disponían de conocimientos médicos que resultan imposibles para su tiempo.

El Zodíaco de Denderah, el techo del Templo de Hathor (actualmente en el Museo del Louvre, en Francia), muestra las constelaciones en el cielo correspondientes a 14.000 años atrás, en tiempos en que las antiguas culturas ni siquiera asomaban ni los hombres estaban en condiciones de formar sociedades (por lo menos según lo que la historia afirma).

El Ingeniero de la NASA Joseph Blumrich, pese a ser totalmente ateo (o tal, gracias a su ateismo), interpretó la visión bíblica del profeta Ezequiel, más allá de lo religioso y en base a los datos aportados por el libro sagrado, desarrolló una ,máquina voladora, con una curiosa forma ovoide, con un domo y cuatro patas de aterrizaje (muy similar a los ovnis descriptos en la actualidad). El prototipo de esta máquina incluso logró levantar vuelo.

La antigua artesanía colombiana nos permite apreciar varios elementos realizados en oro, muy semejantes a los actuales aviones. Estas artesanías fueron estudiadas por los especialistas del Instituto Astronáutico de Nueva York, quienes determinaron que eran la réplica exacta a escala de los aviones que hoy conocemos.

En 1513, el marino turco Piri Reiss recopiló antiguos mapas (de alrededor de 11.000 años de antigüedad) que tienen como característica saliente, no solo el exacto contorno de los continentes, sino que muestran la Antártida sin hielo, tal como un vergel; lo que no solo habla de la antigüedad de los mapas originales, sino que forzosamente fueron realizados desde un objeto volador.

Otro mapa, pero tridimensional y con una antigüedad estimada en 120.000.000 de años, fue difundido por el diario ruso Pravda.

En 1928 y bajo el título de “elemento de culto”, fue encontrada en un anaquel del museo de Bagdad, lo que resultó ser una antigua pila, armada en terracota vidriada. Su antigüedad supera ampliamente a la invención oficial hecha en 1780 por Volta.

En Grecia (más precisamente en la isla de Antikytera), junto a los restos de un naufragio, se encontró una extraña máquina que resultó ser similar a un moderno reloj, con piezas móviles que incluso habían sido reparadas. Su origen se calcula entre los años 60 y 80 a .C.

En 1924, en las Honduras Británicas, el explorador Mitchel Hayes encontró en una antigua ciudad de la cultura maya, llamada Lubaantum; una obra de arte en forma de calavera humana hecha enteramente en cuarzo con una mandibula inferior móvil que permitía la sensación de movimiento, lo que sumado a una delicada trama de conductos internos le daban una inquietante sensación de vida propia.

MONUMENTOS Y CONSTRUCCIONES

Tal vez lo más tangible que tenemos para ver la presencia de civilizaciones no humanas en nuestro pasado, son los monumentos y construcciones que, por distintos lugares del planeta, se erigen como mudos testigos:

Hay una construcción similar en dos lugares opuestos del planeta y realizados por dos pueblos que supuestamente no tuvieron relación entre ellos (tal vez la única relación fuera un origen común). Estas construcciones son: la pirámide escalonada del Faraón Soser, de la tercera Dinastía, ubicada en Sakkara (Egipto) y los templos americanos de Chichén Itza.

Después de permanecer 400 años oculto, se encontró en Perú la ciudadela de Macchu-Pichu, atribuida al dios Viracocha de los Incas. Aún no se ha podido definir claramente como hizo ese pueblo americano para trasladar las piedras hasta el lugar, realizar la construcción y sobre todo, que función cumplía el lugar.

También atribuida a la cultura Inca, cercana al enigmático lago Titicaca y con una antigüedad calculada en 13.000 años, se encuentra Tiahuanaco y en una de sus construcciones, la la llamada Puerta del Sol, con un perfecto calendario venusino.

    LOS EXTRATERRESTRES EN LA ANTIGÜEDAD

En Chiapas (México), se encuentra el conocido Templo de Palenque en el que descansa el cadáver de un ser que parece no pertenecer a un indígena común. La tapa de su sarcófago está curiosamente adornado con una figura que parece ser la de un individuo manipulando controles de un supuesto cohete al momento del despegue, incluso alimentan esta hipótesis algunos detalles como toberas y tubos de oxígeno.
En Stonehenge (Inglaterra) hay un antiguo grupo megalítico (de alrededor de 4.000 años de antigüedad), compuesto por piedras de dos a treinta y cinco toneladas de peso que se cree fue un antiguo observatorio astronómico o bien un lugar sagrado de reuniones. El hecho más destacable es que en el lugar se pueden encontrar extrañezas como el Pi 3,1416 y el Teorema de Pitágoras).

En el medio del Océano Pacífico, en la pequeña Isla de Pascua, se encuentran colosales monumentos pétreos conocidos como Moais, que representan a dos razas antagónicas (los “orejas cortas” y los “orejas largas”), que según la tradición lugareña llegaron desde el cielo y se enfrentaron en el lugar.

En la meseta de Gizeh, en Egipto, se encuentra la imponente Esfinge; una gran construcción que según la historia fue realizada por la antigua cultura egipcia que apareció en el lugar hace alrededor de 5.000 años. Se calcula que la Esfinge fue erigida en el 10.500 a .C. y uno de los elementos más firmes para esa determinación es que la erosión que muestra es producida por agua de lluvia, un hecho que no se produce en el lugar hace por lo menos 9.000 años.

En la misma meseta, pegadas a la Esfinge, se encuentran las tres pirámides más famosas, las atribuidas a los faraones Keops, Kefrén y Micerinos. La primera de ellas (la atribuida a Keops), conocida como La Gran Pirámide es un compendio de misterios, tanto en la forma de su construcción como en los datos astronómicos y matemáticos que guarda, que van más allá de la cultura egipcia.

En la meseta peruana de Nazca se descubrieron gigantescas figuras realizadas por una desconocida civilización en algún momento de la antigüedad. Lo más inquietante de estas figuras es que solo son visibles desde gran altura y desde allí tuvieron que ser dirigidas para su diseño.

Muy cerca de Nazca, en la costa del Océano Pacífico peruano, se encuentra otra gigantesca figura solo visible desde el aire que se ha denominado El Candelabro.

En el departamento peruano de Ica (al norte de la enigmática meseta de Nazca) se han encontrado más de 11.000 piedras (denominadas Gliptolitos) que aportan pruebas sobre una civilización llegada del espacio que dio origen a la terrestre. En las Piedras (o Gliptolitos) de Ica, surgen importantes pruebas que llevan a pensar que la vida en nuestro planeta no comenzó aquí, sino que probablemente llegó del espacio.

Estas piedras se encuentran en la Plaza de Armas de Ica, en un Museo conocido como Biblioteca Gliptolítica, que fundara el Dr. Javier Cabrera Darquea, principal recolector de estos elementos y que junto al conocido investigador español Juan José Benitez (autor del libro “Existió otra humanidad”), legó al mundo estas inquietantes pruebas del posible origen extraterrestres de nuestra civilización.

En Costa Rica se han encontrado muchísimas piedras de casi dos metros de altura, que tienen una redondez perfecta y de las cuales se desconocen sus fabricantes.

La cultura Olmeca nos ha legado las llamadas “Cabezas Olmecas” que con un tamaño mayor a los dos metros, muestra la hosca cara de un ser ataviado con casco, cual un moderno astronauta.

En Tassilli, se encuentra un grabado en piedra, de seis metros de altura, conocido como “El Gran Dios Marciano”, que personifica un ser con un casco.

En Kimberley (Australia), se encontró una figura supuestamente extraterrestre ataviado con una especie de vestido largo y casco.

En Kameogaka (Japón), se encontró una estatuilla Dogú, que se calcula del año 600 a .C. y representa también un ser extraterrestre que según las crónicas, bajó de las estrellas para transmitir sus enseñanzas a los nativos del lugar.
La cultura Jama Coaque de Ecuador, también nos legó la figura de dos astronautas.

RELIGIONES, CREENCIAS Y LEYENDAS

Por último, las creencias de los distintos pueblos antiguos también nos han dejado algunas pistas que llevan a pensar en la presencia de seres llegados con un caudal importante de conocimientos y enseñanzas, que por lo general se transformaron en sus dioses. Veamos algunos ejemplos:

La antigua cultura Maya, en Chichén Itzá, mantenía el culto a la Serpiente Emplumada, en honor a lo que definian como “dioses venidos del cielo”.

En Tula, la capital Tolteca, se encuentra el cual a Quetzalcoalt y allí las figuras de los llamados Atlantes.
En un antiguo grabado de Babilonia, se ve a dos genios/dioses alados custodiando un disco volador.
En el monasterio cristiano de Dechanys (en la antigua Yugoslavia), se pueden apreciar frescos que representan aparatos voladores con tripulantes.

Los edificios sagrados hindúes poseen en su cúspide una forma circular que denominan Vimanas, en honor al vehículo de los dioses y en los que llegaban y se iban desde y hacia los cielos. El combustible de estos aparatos voladores era el llamado “Rasa” (el que hoy sabemos es el mercurio).

El profeta Mahoma (según la creencia), voló en un ave de fuego hacia los cielos y desde allí describió la Tierra que veía. Su descripción fue exactamente igual a como hoy lo hace un astronauta, lo que lleva a pensar que en realidad el profeta vio nuestro planeta desde afuera.
En la república de Malí (en África), habita una antigua civilización; los Dogones.

Extrañamente estos nativos analfabetos tienen entre sus creencias que descienden de una civilización extraterrestre, los Nommos, llegados de la estrella Sirio B.

Desde tiempos inmemoriales saben que Sirio es una estrella doble y así lo reflean en antiguos dibujos, además de describir también los anillos de Saturno y los cuatro satélites galileanos de Júpiter. En cuanto a los Nommos, los describen y dibujan como seres anfibios llegados en naves voladoras. Corroborando los antiguos conocimientos dogones, la moderna ciencia calculó la orbita de Sirio B en 1920 y recién pudo fotografiarla en 1970.

Los indios Hopi (de EEUU) reconocen a los Katchinas como sus dioses voladores, quienes no solo les transmitieron sus conocimientos, sino que también los guiaron hasta su “tierra prometida”.

La Biblia (el Antiguo Testamento), además de un libro religioso, es un compendio de hechos que pueden ser asociados a la visita de seres no humanos. En el mismísimo Génesis se describe a “los hijos de Dios”, llegados para unirse a las hijas de los hombres y engendrar los gigantes, en un hecho que se interpreta como la unión de dos civilizaciones que dio como resultado un ser de talla anormal. También describe la visión del profeta Ezequiel que habría visto una nave espacial que definió como “la gloria del Señor”.

También la destrucción de Sodoma y Gomora, dos ciudades visitadas por seres vestidos extrañamente y con armas singulares que desatan una destrucción total, donde los pocos justos para salvarse debían ocultarse detrás de las montañas y hasta alguien pereció “transformada en sal”; tal como se podría describir en una gran explosión atómica.

En la prolongada travesía del pueblo elegido por el desierto, fue acompañado por una nube a la luz del día que se transformaba en una bola de fuego por la noche (casi como la descripción de los modernos ovnis) y que los proveía de alimentos como codornices y un elemento desconocido llamado “maná” que debía ser recogido y consumido en el mismo día y no podía ser almacenado. Este maná se cree que podía ser lo oque hoy conocemos como un alimento sintético

    LOS EXTRATERRESTRES EN LA ANTIGÜEDAD

.El Señor dio también a sus seguidores los denominados en las escrituras “urim” y “tumin”, que por su descripción son cristales y mochilas para comunicarse (algo de por sí extraño), los que solo podían ser usados por determinados sacerdotes..

Otro elemento extraño, sin dudas es el Arca de la Alianza, construido en oro y con elementos secretos en su interior. Estudiantes norteamericanos demostraron que era un generador eléctrico, lo que explica porque alguien que la tocó cayó fulminado como por un rayo.

En el Ramayana, el libro sagrado explica como el héroe Rama mata a su rival con una flecha que le entregaran los dioses, la cual tenia la particularidad de tener un explosivo en su punta.

En el Popol-Vhu (el libro sagrado americano), se describen los llamados “discos zumbadores”, un regalo de los dioses, que por medio de sonidos permitía a un hombre elevarse en el aire.

La vida de Jesús (en el Nuevo Testamento), también es un compendio de hechos relacionados con entidades no humanas. Ejemplos de ello son: su transfiguración con la presencia de nubes brillantes, su ascensión a los cielos y sin lugar a dudas la estrella de Belén.

Esto es apenas una pequeña muestra de todos los elementos que podemos analizar con la mente abierta, libre de prejuicios y dogmas; lo que nos llevará indefectiblemente a entender que no somos ni los únicos y los primeros que habitamos este planeta.-

La entrada LOS EXTRATERRESTRES EN LA ANTIGÜEDAD se publicó primero en Mundo oculto.
Conoces nuestra App para Android (Misterios y conspiraciones)