¿VIVIMOS BAJO UNA REALIDAD FALSA?

vivimos bajo una realidad falsa
vivimos bajo una realidad falsa
Publicidad

La actualidad demasiados investigadores consideran que la naturaleza se asemejaría a un ordenador, y que el Cosmos se podría explicar como un ordenador gigante, por el cual se expresan las fórmulas matemáticas.¿VIVIMOS BAJO UNA REALIDAD FALSA?

Estas fórmulas calcularían lo que la naturaleza va a realizar, el sitio futuro de las cosas, pero del mismo modo podría averiguar el cálculo análogo y en tiempo real de la posición de las cosas. Un vasto número de físicos han proporcionado algunas evidencias que demuestran que nuestro cosmos podría ser sólo una gran proyección holográfica.

¿Es todo lo que vemos la auténtica realidad o es una Matrix Holográfica?

Entendiendo que un holograma es una proyección tridimensional realizada con la auxilio de un determinado tipo y potente haz de luz. Para formatear este holograma, es necesario que el objeto holográfico, sea embebido con el haz de luz, de forma que esa luz rebote y se refleje, conformando el patrón de interferencia resultante, es decir, la imagen 3D, donde los haz de luz se entrelazan en un área determinada.

Pero la naturaleza sitúa todas las cosas en su lugar, y un holograma proporcionaría una nueva figura de comprender la organización y el orden de las cosas, pero si tratamos de separar la composición holográfica, nos localizaremos que no conseguiremos todas las piezas de su composición, sino un número determinado de totalidades minúsculas; esto no aportaría sentido a la realidad 3D.

La actual capacidad humana solo se puede percibir un pequeño trozo del espectro electromagnético de las cosas que les rodean, una minúscula parte de las ondas de sonido, de la vibración, del verdadero color, del auténtico olor, etc., pero hay otro cosmos invisible y paralelo, que aporta otro tipo de información más esclarecedora sobre la autentica composición y fundamento de cada elemento.

A través del montón de las ondas, de las energías, y de la radiación electromagnética de los objetos, que emiten o absorben cada elemento, se pueden identificar su autentica composición y distribución, ya que estos datos son comprobables a través de la medición de su longitud de onda, sus vibraciones en Hercios, su nivel de energía, y su intensidad de radiación.

Durante miles de años la especie humana se ha acostumbrado a ver el planeta de una determinada forma, ya que la cultura en la que se reencarna inclina mentalmente al individuo,  y posiciona el ángulo y el prisma de su visión sobre todas las cosas que le rodea, así se adquiere un conocimiento de la figura de ser y de vivir en este planeta.

De esta forma se llegó a la conclusión de que el planeta que nos rodea era sencillamente tridimensional, solido, material, y compuesto solamente de los componentes que podíamos ver, tocar, saborear, e inclusive oír. El planeta se transformó en un sistema físico, compacto, sin sombras, un único territorio.

Pero en verdad este espectro observable es una pequeñísima parte de la autentica realidad que existe, ya que solo distinguimos 1 % de un sinnúmero de tipos de espectros posibles. Este Uno por ciento estableció la realidad en la que vivimos, mientras que se niega una coexistencia espectral alternativa que ajustaría el verdadero contexto de las cosas.

¿VIVIMOS BAJO UNA REALIDAD FALSA?

Brain Cell – células del cerebro Vs configuración Cosmos, conexiones energéticas.

A continuación los siguientes expertos que confirman la “Hipotesis de un Cosmos Holográfico”:

David Eagleman maestro de neurología y psiquiatría en el Colegio de Medicina de Baylor.Michael Moyer, jefe de la revista científica, Scientific American.Nick Bostrom, Maestro de Filosofía de la Universidad de Oxford y jefe del próximo Institute of Humanity.Rich Terrile, investigador de la NASA, Centro de Computación Evolutiva y Diseño Automatizado perteneciente al Jet Propulsion Laboratory of NASA.Universidad Tecnológica de Viena.Jim Elvidge, ingeniero de la Universidad de Cornell.

David Eagleman.

Con este Uno por ciento del campo de visión real la sociedad construyó el planeta 3D en el que vive, edificando un nuevo concepto primordial de su cosmos, así accedió a la edificación de su ideología, su conocimiento cosmológico, su religión, etc., y configuró el “perfil” de su civilización.

Como manifestó el neurocientífico David Eagleman, en la conferencia realizada en la Universidad de Utah, sobre “la Naturaleza de las cosas 2013 y la ciencia del ser humano”, manifestó:   Cada organismo asimila que su entorno es la totalidad de una realidad objetiva.

David Eagleman, que es maestro de neurología y psiquiatría del Colegio de Medicina de Baylor, se aventuró a aclarar que el subconsciente sería como un segundo cerebro, alegando en sus investigaciones que los comportamientos humanos que nosotros pensamos que son impulsados y creados por nuestras mentes conscientes, son en verdad impulsados y nacen de un sistema distinto a nuestros cerebros, del subconsciente.

Nuestro comportamiento, pensamientos y experiencias están inseparablemente unidas a una extensa y húmeda fusión químico-eléctrica red llamada el sistema nervioso. Esa maquinaria es completamente ajena a nosotros, y, en cambio, de alguna forma, somos en sí mismo, nosotros.

Esto aclararia cómo el 99% de la realidad invisible, no estaría expuesta nitidamente frente a nuestras mentes, sino que conformaría un diseño holográfico más allá de nuestro cosmos tiempo.

¿El 99% invisible de las cosas qué son?

¿Cómo cambiaría la conciencia el conocimiento de una realidad alternativa al cosmos en el que vivimos?

Michael Moyer. 

Michael Moyer, editor de la revista Scientific American, en fecha de 05 de marzo de 2014, apuntó que los Entes humanos dan por sentado de que hay y viven en un planeta 3D, en un Cosmos 3D, pero que los físicos ya comienzan apuntar que el planeta en el que vivimos sería solamente una “proyección” de una realidad 2D convertida en 3D. Y que Tejido del universo es una realidad holográfica.

El británico maestro de Filosofía de la Universidad de Oxford y jefe del proximo Institute of Humanity, Nick Bostrom, ofrece la Hipotesis de que es factible que la realidad en la que creemos vivir no sea una realidad en sí misma, sino que  nuestro Cosmos, y además nuestro planeta y nosotros mismos, podría ser un Proyecto Computarizado Holográficamente por unos súper bancos de información generados por una especie alienigena del más dominante espectro de vibración.

Nick Bostrom.

Según el artículo del catedrático Nick Bostrom:Todo lo que continuamente se ha dispuesto a realizar o va a realizar podría ser sencillamente el producto de un código informático altamente avanzado. Cada relación, cada sentimiento, y cada recuerdo, podría haber sido proporcionados por unos bancos de datos depositados en superordenadores alienigenas.

asimismo propuso que: Una casta de descendientes evolucionados podrían estar detrás de nuestro encarcelamiento digital, y en la vida que sabemos. Los Entes Humanos del futuro podrían averiguar este procedimiento y poder recrear una realidad virtual simulado un determinado instante evolutivo del pasado, y como ejemplo recrear cómo vivían culturas ancestrales.

Rich Terrile, investigador de la NASA.

Pero la NASA piensa que el Doctor Bostrom podría estar en lo correcto. El Jefe del Centro de Computación Evolutiva y Diseño Automatizado perteneciente al Jet Propulsion Laboratory of NASA, el investigador Rich Terrile, conceptúa que nuestro “creador” no pudo ser un Dios, tal como lo imaginamos, pero sí un programador informático cósmico.

Este investigador de la NASA, Rich Terrile, aporta saberes sobre la mecánica cuántica donde ha podido comprobar que: las partículas no tienen un estado definido estacionario a menos que se estén contemplado en ese instante. Así que nace la concepción de la nueva representación universal, nuestro universo digitalizado, por medio códigos informáticos, que resolvería ciertos  de la Tierra y de la creación.

Uno de los principios cósmicos más misterios y profundos de la ciencia actual sería la llamada “materia oscura”, que englobaría una sucesión de anomalías que saltan el modelo estándar del dogmatismo investigador. La Hipotesis del Todo explicaba en épocas previos, en los años 1950 en adelante, sobre los átomos y las fuerzas de la naturaleza, resaltando el modelo estándar de la física del átomo con las 17 partículas fundamentales que componen la materia atómica.

¿Es nuestro Cosmos real o virtual?

¿Estamos viviendo en una simulación holográfica?

Universidad Tecnológica de Viena.

La revista científica, Science News, en uno de sus artículos de fecha 27 de abril de 2015,  recogió el informe de la Universidad Tecnológica de Viena, donde se cuestionaba la teoría de que el Cosmos fuera un Holograma, el comienzo holográfico, o sencillamente es la realidad observable que sabemos.

El plan de que el cosmos pudiera ser descrito por la Hipotesis Cuántica de Campos se ha estado utilizando durante años como una de las herramientas matemáticas para analizar los espacios curvos de insolita procedencia, pero los modernos resultados sugieren que el “comienzo holográfico” además se llevaría a cabo en los espacios planos como el 2D, nuestro propio cosmos podría ser en verdad un universo en 2D, y sólo aparecería en 3D por medio un holograma virtual intensísimo.

Jim Elvidge, ingeniero de la Universidad de Cornell.

El ingeniero de la Universidad de CornellJim Elvidge, ha estado trabajando con tecnología digital de vanguardia durante décadas, con lo que resultaron varias patentes en el procesamiento de señales digitales, publicando sus trabajos  en revistas científicas sobre los equipos de tele-detección, donde combinaba su gran conocimiento de los equipos digitales con la mecánica cuántica.

En la combinación  entre la tele-detección y la mecánica cuántica halló que podemos estar viviendo en algo al igual que un proyecto de informático donde la “materia” que sabemos, tocamos y sentimos, fuera en verdad un cosmos prácticamente vacío, engañando así a los sentidos humanos, pero en verdad nuestro planeta sería más semejante a una simulación digital o proyecto informático, que conformaría el conocido Matrix o planeta que sabemos.

¿Si el planeta es un proyecto de ordenador, la vida es un algoritmo de éste?

¿Y si todos nosotros, el planeta, el universo, no fuera real?

¿Qué sucedería si todo lo que conocemos, pensamos, o inclusive, lo que somos, en verdad es sencillamente una simulación holográfica, un diseño alienigena?

¿Sería el Cosmos un cerebro gigante, y funcionado igual?

¿Qué es la Conciencia?

Demasiados investigadores están estudiando lo que ocurre en el cerebro y el funcionamiento de la mente para relacionar los resultados con el planeta exterior, pero calificar qué es la conciencia es un asunto complicado aun, porque incluso están en la disyuntiva de concebir la conciencia como algo que surge de alguna parte asombroso o dimensional, o si es quizás el resultado fisiológico de los catalizadores naturales.

Esto nos lleva a relacionar los investigaciones sobre la Conciencia, con investigaciones encima del camp de la física cuántica, donde la totalidad de lo que sabemos como “materia física” sería el cemento sólido de lo que pareciese ser nuestra realidad, pero que en verdad serían sencillamente fluctuaciones cuánticas que aparecen en el vacío del Centro del Cosmos.  Así la Conciencia sería el producto de las confluencias cuánticas-físicas y espirituales, “el quinto elemento” que aclararia la representación única de nuestro planeta 3D, al igual que de las multitudes de burbujas, dimensiones, resonancias, o vibraciones.

En un Cosmos Holográfico, el cosmos y el tiempo, ya no tendrían por qué ser considerados como contratiempos principales, ya que este concepto E-T se descompondría en un Cosmos en el que nada sería verdaderamente independiente de nada, por lo tanto el E-T en un planeta 3D sería proyecciones que conformarían una realidad más elevada donde un súper Holograma sitúa el pasado, el presente, y el futuro, de forma simultánea en la existencia.

(function(d) )(document);

La entrada ¿VIVIMOS BAJO UNA REALIDAD FALSA? se publicó primero en Mundo oculto.
Conoces nuestra App para Android ( y conspiraciones)