Enigmaticas y sobrecogedoras historias sobre árboles asesinos

misteriosas y sobrecogedoras historias sobre arboles asesinos
misteriosas y sobrecogedoras historias sobre arboles asesinos
Publicidad

Misteriosas y sobrecogedoras historias sobre árboles asesinos

Nuestro mundo está lleno de árboles, considerados por la mayor parte como una mera parte del paisaje, un mar verde sereno en el que vivimos. Nadie suele dar mucha importancia a los árboles, y indudablemente no son considerados sobre todo amenazantes o mortales. en cambio, a lo largo de nuestra cronica hubo mitos sobre varios árboles que retan esta tendencia, que no sólo infundían miedo, sino que además mataban. Estos árboles misteriosos se negaban a ser sólo parte del paisaje, y aparentaba que tenían sed de sangre. Amenazan el planeta que les rodea y los consideran portadores de demonios y espíritus siniestros, demasiado más que una sencillo colección de ramas, hojas, y un tronco.

Elassia eléctrica, el árbol eléctrico de la muerte

Hay un gran numero de historias sobre árboles asesinos en todo el planeta. Una muy peculiar ocurrió en 1885, cuando una expedición alemana de Nueva Guinea, bajo el mando del teniente Lieutenant von Immer Gassende y al lado con el prestigioso geólogo Dr. Henry Barnard Kümmel, encontraron un árbol singularmente raro y potencialmente mortal en las espesas selvas. En su viaje, la expedición tuvo que realizar frente a la selva pantanosa, tribus de nativos hostiles, y enjambres de criaturas venenosas. Después de un agotador viaje de 12 días a través de la flora casi impenetrable, al final encontraron un precioso valle en medio de la nada. Pero lo que aparentaba ser un lugar idílico, pronto se convertirá en una auténtica pesadilla. El teniente Lieutenant explicó en sus memorias que su brújula empezó a desplazarse sin sentido alguno. Al rato empezaron a ver varios esqueletos de animales esparcidos por los claros, además de la curiosa ausencia de los sonidos habituales de la selva.

Mientras que el Dr. Kümmel recogía modernos especímenes de animales y plantas, localizó un enorme árbol en un claro, una especie que no había observado anteriormente. Uno de los soldados cogió una protuberancia carnosa con su machete. Entre los remanentes de carne putrefacta había una especie de raro núcleo de color negro. El Dr. Kümmel, que jamás había observado nada igual, fue a recoger la muestra cuando de repente grito de dolor. Cuando los diferentes miembros de la expedición le preguntaron qué le había sucedido, este les explicó que en el instante de recoger la muestra sintió por todo su cuerpo una potente descarga eléctrica. Otro de los hombres además intentó recoger la muestra y experimentó lo mismo, pero en este suceso fue demasiado más fuerte ya que el soldado quedó totalmente aturdido sin poder hablar.

Misteriosas y sobrecogedoras historias sobre árboles asesinos

Fue por lo tanto cuando el teniente Lieutenant decidió realizar un experimento. Cogió un trozo de alambre de cobre, lo colocó en el extremo de cada lado de la muestra y seguidamente se generó una reacción violenta. Todos los presentes se quedaron atónitos y fueron declarantes de cómo el raro árbol tenia corriente propia. Por desgracia, la expedición se vio forzada a regresar después de que el teniente Lieutenant enfermara gravemente. Dicen que consiguieron llevarse muestras de este árbol “asombroso”, en cambio, a día de hoy no se sabe el destino. El Dr. Kümmel manifestó que el raro árbol era el causante de el deceso de los animales por medio descargas eléctricas, por lo que bautizó a la nueva especie como “Elassia eléctrica”. No está claro si el supuesto árbol eléctrico de Nueva Guinea en verdad era carnívoro o sencillamente atacó con sus poderes sobrenaturales para fines defensivos.

Jubokko, los arboles vampíricos

Y por si un árbol eléctrico no es los suficientemente raro, mas enigmatico y aterrador es un árbol vampírico en los bosques de Japón. se comenta que en los zonas donde había habido derramamiento de sangre como en campos de batalla o zonas de ejecución, crecen árboles que subsisten de la sangre. Llamados Jubokko, estos “entes vampíricos” están ocultos entre las ramas, hojas y tronco. Lejos de estar totalmente satisfechos de alimentarse de la sangre de los muertos o ejecutados, llegan a agarrar y enredar a todo aquel valiente que se sobre muy, drenado su sangre incluso dejarlos como una cáscara sin vida. Debido a su astucia despiadada, se afirmaba que el árbol crecía intencionadamente entre diferentes árboles normales con el fin de estar a la espera de los transeúntes desprevenidos.

Diferentes historias dicen que cuando se corta una rama del Jubokko, de este brota sangre roja. Aunque además hay que decir que si uno tiene la suerte de huir de sus garras, adquirirá inverosimiles cualidades medicinales. igualmente se afirmaba que el Jubokko sanaba velozmente y cuando alguien le infligía cualquier daño, los cortes desaparecían velozmente.

Diferentes de las capacidades sobrenaturales atribuidas a estos árboles vampíricos era el de confundir la mente, al igual que la capacidad de hablar con diferentes plantas. igualmente hay creencias que dicen que los Jubokkos empezaron como árboles normales, pero que poco a poco fueron deformándose y retorciéndose por la tierra manchada de sangre. Mientras que la mayor parte admiten que los Jubokkos son folklore puro, sin duda las historias que los rodean son de las más siniestras de Japón.

Misteriosas y sobrecogedoras historias sobre árboles asesinos

La cronica de Bohon Upas

A parte de las historias, mitos y legendas a lo largo de la cronica relacionados con los arboles asesinos, además hay sucesos bien documentados. La cronica de Bohon Upas se hizo popular en el siglo 18, cuando un médico alemán llamado J.N. Foersch afirmó en un artículo publicado en la revista “The London Magazine” en 1783 que había recogido varios testimonios autenticos sobre la existencia de estos árboles asesinos cuando viajo a las Indias Orientales Neerlandesas como cirujano, por lo que decidió preparar una expedición para encontrarlos.

En sus memorias, Foersch afirmó que sólo existía uno de estos árboles, y que lo localizó escondido en la selva, protegido por altas montañas. Según el médico alemán, la tierra alrededor del árbol estaba desprovisto de toda flora, ni siquiera una sencillo hierba, y cada animal que entraba acababa muriendo velozmente por un gas nocivo, y tambien los pájaros que volaban sobre la zona caían muertos espontáneamente. Foersch afirmó que recorrió este desierto mortal y que lo guió un viejo ermitaño que vivía en la zona, con el fin de suministrar la extremaunción a los criminales.

El viejo ermitaño explicó al médico alemán que estos delincuentes tenían dos opciones, o coger la resina del árbol asesino o una sentencia de muerte. Anteriormente de entrar a la “zona prohibida”, estos criminales se vestían con ropa de protección que consistía en una gorra de cuero de largo y guantes resistentes. conforme con el ermitaño, sólo uno de cada diez de estas pobres almas lograba regresar con vida. Foersch explicó que la resina tóxica del árbol era utilizada para ejecutar a los criminales, y tambien afirmó haber sido declarante del poder del veneno, mencionando que las víctimas morían entre terrible sufrimiento.

Misteriosas y sobrecogedoras historias sobre árboles asesinos

En su instante se puso en duda la existencia de este árbol, con varios botánicos afirmando que un árbol así no podía existir. Pero por inverosimil que parezca, a día de hoy se ha comprobado su existencia, aunque los investigadores afirman que Foersch exagero la cronica. En Indonesia hay un árbol que produce un veneno mortal que los habitantes de la zona usan para envenenar las flechas con punta, pero el árbol no produce gases tóxicos que matan a todo aquel que se sobre. igualmente hay un “círculo estéril de la muerte” que rodea el árbol, pero se estima que es la consecuencia de los gases tóxicos generados por un volcán extinto llamado Guava Upas, que poseía un cráter que arrojaba gas carbónico y azufre. Inclusive así, se desconoce si el árbol Bohon Upas verdaderamente existió o no, pero es una cronica intrigante.

No conocemos verdaderamente si alguno de estos árboles asesinos existió o no. en cambio, de lo que podemos estar seguros es que varios árboles están ocultos en oscuros espacios naturales en las regiones remotas del planeta. Solamente pensar en la existencia de árboles depredadores o sobrenaturales es inquietante y enigmatico, y si verdaderamente hay, por lo tanto estaríamos hablando de otro tipo de naturaleza que va más allá de lo que podemos entender.

(function(d) )(document);

La entrada Misteriosas y sobrecogedoras historias sobre árboles asesinos se publicó primero en Mundo oculto.
Conoces nuestra App para Android ( y conspiraciones)