Nuevo paso para comprobar si hay pasadizos misterios en el cosmos

Publicidad

Nuevo paso para comprobar si hay pasadizos misterios en el cosmos

 

Nuevo paso para comprobar si existen pasadizos secretos en el universo

Expertos de la Universidad de Búfalo (NY) y de la Universidad de Yangzhou en China han ideado una figura para detectar en el cosmos agujeros de gusano.

Un agujero de gusano, del que los físicos vienen especulando desde 1916, consiste en una supuesta característica del espacio-tiempo, según la cual existiría una especie de pasadizo incognito para recorrer en un instante colosales distancias espaciales y tambien viajar a través del tiempo.

Su existencia se presupone como parte de las ecuaciones descritas en la Relatividad General, pero incluso la fecha no se ha logrado ninguna evidencia experimental de su existencia.

Se les ha llamado así porque el agujero de gusano se compara con el trayecto que recorre un gusano en el interior de una manzana: puede ir de un extremo a otro por el interior, evitando un recorrido más largo a través de la superficie.

Algo así podría ocurrir además en el cosmos: en vez de recorrer una separación lineal entre dos puntos, un objeto podría tal vez tomar un atajo que existe en el interior del espacio-tiempo y llegar al instante a otro punto remoto, ya sea otro mundo u otra galaxia.

En hipotesis, el agujero de gusano facultaría además viajar en el tiempo: cualquier objeto que entrara por uno de sus accesos, en virtud de la dilatación del tiempo relativista, podría emerger por el otro extremo en un instante temporal anterior al de su entrada.

Como ejemplo, si un objeto (nave espacial) entrara en un agujero de gusano en 2019, podría aparecer al instante en un lugar temporal anterior al de su entrada, dependiendo de la dilatación del tiempo conseguida en el viaje.

Nuevo paso

Lo que han ideado los físicos de la Universidad de Búfalo es un sistema que tal vez permitirá detectar la existencia de estos agujeros de gusano, primer paso no sólo para confirmar su existencia, sino además, para comprobar si pueden ser un atajo espacio-temporal aprovechable por la sociedad.

Lo que proponen estos cosmólogos es detectar un agujero negro en una zona precisa del cosmos llamada Sagitario A*, una fuente de radio muy compacta y reluciente en el centro de la Vía Láctea que figura parte de una estructura mayor llamada Sagitario A.

Tal como informamos en otro artículo, los astrónomos confirmaron el año pasado que Sagitario A* es un agujero negro supermasivo escondido en el centro de nuestra galaxia. Tiene una masa que es 1,3 billones de veces superior a la de la Tierra y está a 25.000 años luz de nuestro mundo.

los investigadores de Búfalo y Yangzhou consideran que, aunque no hay evidencia de que Sagitario A* oculte un agujero de gusano, es un buen lugar para rastrear porque, al ser un agujero negro supermasivo, dispone de iguales circunstancias gravitacionales extremas que necesita un agujero de gusano.

Observando órbitas

Explican además que si verdaderamente existiera un agujero de gusano en el interior de Sagitario A*, los astros cercanas a este agujero negro supermasivo estarían influenciadas por la gravedad de los astros situadas en el otro extremo del supuesto agujero de gusano.

Observando las órbitas de esas estrellas cercanas a su paso por Sagitario A, podría detectarse si registran pequeñas desviaciones en su trayectoria espacial. En suceso de que así fuera, eso mostraria que en verdad están pasando cerca de un agujero de gusano situado en el interior de Sagitario A.

“Si existe dos estrellas, una a cada lado del agujero de gusano, la estrella de nuestro lado debería sentir la influjo gravitacional de la estrella que está del otro lado. El flujo gravitacional pasará por el agujero de gusano”, explica Dejan Stojkovic, uno de los autores, en un comunicado.

“Por lo tanto, si cartografiamos la órbita esperada de una estrella alrededor de Sagitario A*, tendriamos que ver desviaciones de esa órbita si hay un agujero de gusano con una estrella en el otro lado”, añade.

Limitaciones

Conseguirlo, en cambio, no es tarea sencilla, señalan los expertos, ya que se tardará aun unos diez o veinte años en disponer de la tecnología necesaria para ver esos desvíos de orbitas estelares.

Indican además que, aunque se comprobara el desvío de la órbita de esas estrellas, la existencia de un agujero de gusano sería una de las explicaciones posibles, por lo que no podrían descartarse diferentes teoría.

Y tambien en el suceso de que se confirmara la existencia de un agujero de gusano influyendo en la órbita de los astros cercanas, podría tratarse de un pasadizo no transitable: los efectos de la gravedad se sienten en ambos lados de un agujero de gusano, ya sea que los objetos puedan pasar o no por su interior.

“Inclusive si un agujero de gusano es transitable, las personas y las naves espaciales quizá no pasarán”, dice Stojkovic.

“Siendo realistas, necesitaríamos una fuente de energía negativa para mantener abierto el agujero de gusano, y no conocemos cómo hacerlo. Para concebir un vasto agujero de gusano estable, necesitaremos algo de magia”, añade.

En cualquier suceso, el procedimiento propuesto representa un interesante trayecto a recorrer para desentrañar el enigma de los agujeros de gusano, ya que, aunque no hay evidencia experimental de que existan, son “una solución legítima para las ecuaciones de Einstein”, concluye Stojkovic.

La entrada Nuevo paso para comprobar si existen pasadizos secretos en el universo se publicó primero en Mundo oculto.
Conoces nuestra App para Android (Misterios y conspiraciones)