El enigma de las Huellas del Diablo

Publicidad

Las huellas del diablo de Devonshire se trata de un enigma que desde el 1855 trae de cabeza a personas de todo el planeta.

Se trata de unas señales que aparecieron en el año 1855 a lo largo de más de 150 kilómetros en la región de Devonshire, que se encuentra en el suroeste de Inglaterra. Los vecinos de la región, después de unas nevadas intensas, desvelaron el 8 de febrero de aquel año unas curiosas señales que parecían hechas por pezuñas y que estaban dispuestas de una figura verdaderamente peculiar.

¿Una criatura “ardiente”, de una sola pata y capaz de atravesar cualquier obstáculo?

Las dimensiones de las señales eran de 10 centímetros de largo por 7 centímetros de ancho y cada paso medía unos 25 centímetros. Lo más curioso es que estas señales estaban alineadas, como si hubieran sido hechas por una criatura que andaba a una sola pata. Peor aún, las huellas estaban completamente aplanadas, como si lo que las hubiera hecho desprendiese calor y hubiese derretido la nieve al contacto.

Más interrogantes. Las huellas no se detenían ante ningún obstáculo, como una valla que había en el sitio, sino que continuaban inmediatamente después, pareciendo que hubiera pasado por encima sin dificultad. Al llegar a alguna casa, las huellas aparecían encima del tejado o atravesaban un conducto de drenaje que tenía apenas 15 centímetro de diámetro. ¿Qué podía ser esto? El fascinacion y el miedo de los lugareños, así como a las personas de diferentes regiones a las que llegó la noticia, crecían con cada nuevo apunte.

Ninguna hipótesis fue capaz de aclarar la situación

A raíz de esto surgieron cantidad de hipótesis: burros, tejones, ratas, etcétera. Pero nada encajaba ni explicaba como un animal podría haber atravesado una tormenta de nieve ‘a una pata’ y haber trepado incluso un tejado. Por esta razón y diferentes obvias, los lugareños empezaron a llamarlas ‘Huellas del Diablo’.

El mal tiempo acabó y las huellas desaparecieron al lado al enigma sin aclarar de iguales. Lo que sí se sabe es que más tarde aparecieron huellas parecidas en diferentes zonas: Nueva Zelanda en el 1886, Nueva Jersey en 1908, Bélgica en el año 1945, nuevamente en Devonshire en el 1950, en Escocia en 1952 y en las laderas del monte Etna en Sicilia en el año 1970. Pero las de Devonshire no fueron las primeras huellas de este tipo, ya en el año 1840 el Times había recogido la noticia de unas extrañas huellas que se extendían en varios kilómetros en Glenorchy (Escocia), aunque fue de las de Devonshire de las que parece que se extrajeron más datos y de las que se recogieron más testimonios.

(function(d) var params = bvwidgetid: “ntv_1910798”, bvlinksownid: 1910798, rows: 1, cols: 1, textpos: “below”, imagewidth: 150, mobilecols: 1, cb: (new Date()).getTime() ; params.bvwidgetid = “ntv_1910798” + params.cb; d.getElementById(“ntv_1910798”).id = params.bvwidgetid; var qs = Object.keys(params).reduce(function(a, k) a.push(k + ‘=’ + encodeURIComponent(params[k])); return a,[]).join(String.fromCharCode(38)); var s = d.createElement(‘script’); s.type=’text/javascript’;s.async=true; var p = ‘https:’ == document.location.protocol ? ‘https’ : ‘http’; s.src = p + “://bvadtgs.scdn1.secure.raxcdn.com/bidvertiser/tags/active/bdvws.js?” + qs; d.getElementById(params.bvwidgetid).appendChild(s);
)(document);

La entrada El misterio de las Huellas del Diablo se publicó primero en Mundo oculto.