El JET, la máquina más grande del mundo que imita a los astros para obtener energía, comienza sus experimentos después de 22 meses de parón

Publicidad

El JET, la máquina más grande del planeta que imita a las estrellas para obtener energía, comienza sus experimentos después de 22 meses de parón

El JET, la máquina más grande del mundo que imita a los astros para obtener energía, comienza sus experimentos después de 22 meses de parón

¿Podrá la energía de fusión salvar el planeta?

La energía de fusión tiene una propuesta impecable. Plantea imitar a los astros para obtener una fuente de energía inagotable, segura y limpia, una promesa de futuro para el planeta. De la misma figura que el Sol consigue mantenerse, se trata de unir partículas en vez de dividirlas, que es lo que hace la energía nuclear. El planteamiento es hermoso, pero su puesta en práctica complicada, muy ardua y, de instante, exageradamente rostro. La esperanza en el desarrollo de este tipo de energía, incluso que un enorme laboratorio llamado ITER (Reactor Termonuclear Experimental Internacional) se construya en Francia a mediados de la década de 2020, reside en el JET ( Joint European Torus), la máquina más grande del planeta para la fusión por confinamiento magnético, ubicada en Culhman (Inglaterra). Esta maravilla de la Física ha comenzado su primera serie de experimentos después de 22 meses en los que ha permanecido inactiva para mejorar su potencia e instalaciones.

Los expertos, dirigidos por el físico británico Steven Cowley, responsable del centro para la Fusión de Culham, investigan la capacidad de la fusión para generar una energía segura, limpia, sin gases de efecto invernadero y prácticamente sin límites para las generaciones futuras. En verdad, la energía de fusión es el intento de imitar el proceso de liberación de energía que se produce cuando los núcleos atómicos ligeros se fusionan para formar átomos más pesados. Este proceso ocurre en los astros, y los físicos esperan que pueda ser reproducido en las plantas de energía de fusión en la Tierra. En un reactor de fusión, los núcleos de isótopos de hidrógeno, deuterio y tritio se fusionan para producir helio y neutrones a alta energía, pero hace falta que la temperatura ronde los 150 millones de grados, un proceso muy complicado de conseguir en el que intervienen campos magnéticos. El JET es la única instalación capaz de operar con una mezcla de deuterio y tritio, el combustible que se utilizará en el plan ITER.

Un pequeño ITER

Durante su etapa de descanso, el JET ha sido equipado con un nuevo muro, lo que le permitirá transformarse en la primera máquina de fusión que probará los componentes que serán utilizados en el ITER. los investigadores han cambiado aproximadamente 86.000 componentes, utilizando tecnología de manipulación a separación. De esta figura, sabrán si lo que se proyecta para el gran reactor termonuclear de Francia contesta a las expectativas. Es, en palabras de Francesco Romanelli, uno de los culpables del laboratorio, como «construir un pequeño ITER».

Otra de las mejoras realizadas en esta revisión real del proceso de fusión es un aumento del 50% de la potencia de calor. Con esta potencia extra, las temperaturas de chorro de plasma llegan más alto y acercarse a las circunstancias del ITER.

Para los investigadores, estas mejoras suponen un paso muy notable en un camino largo y tortuoso. En el año 97, el JET consiguió 16 MW, bastante para suministrar energía a una población reducida de 16.000 residentes, aunque por poco tiempo. Actualmente, el desafío es conseguir que sea energía sea más abundante y asequible. Europa gastará 6.000 millones de euros en el plan ITER, pero los expertos admiten que, con suerte y si es que verdaderamente funciona, la fusión no será intensa ni llegará a los hogares incluso la segunda mitad de este siglo, cuando existan cien reactores. Para varios, ésta es la única fórmula para evitar un panorama energético inquietante en el que las centrales nucleares parecen inevitables y el carbón y el petróleo apenas durarán diferentes 200 años.

La entrada El JET, la máquina más grande del planeta que imita a las estrellas para obtener energía, comienza sus experimentos después de 22 meses de parón se publicó primero en Mundo oculto.