Ovnis toda la verdad (episodio II)

ovnis toda la verdad episodio ii
ovnis toda la verdad episodio ii

Ovnis toda la verdad (episodio II)

Publicidad

Un informe de las Naciones Unidas, desveló que desde 1.947, más de 150 millones de personas han sido declarantes de avistamientos OVNI en el planeta. Más de 20.000 fueron avistamientos con aterrizaje. La empresa de opinión pública “Roper”, anunció que el 80% de los estadounidenses admiten que su gobierno oculta información sobre estos hechos, es decir, 4 de cada 5 personas admiten que verdaderamente existen OVNIS y entes de diferentes mundos.

Entre el 15 de junio y el 15 de julio de 1.947, se produjeron 853 avistamientos en EE.UU., y más de 600 en el resto del planeta. Acababa de terminar la II Guerra Mundial, y estos repentinos y cuantiosos avistamientos, tanto a nivel visual como por radares, preocupaba demasiado a los ejércitos de los naciones, ya que existía ese sentimiento de Guerra Fría, y no sabían qué tipo de naves eran, y sobre todo, a qué nación pertenecía. ¿Qué país había conseguido crear esas naves tan veloces? ¿Qué pretendían?

Pero ningún país de los poderosos, se aventuraba a llegar a una conclusión que pudiera generar otra guerra tan inmediata. Un año después, en 1.948, un informe de las Fuerzas Aéreas de EE.UU., llegó a la conclusión que todas esas aeronaves no pertenecían a nuestro mundo.

En la Navidad de 1.933, los periódicos escandinavos amanecieron con la información de cuantiosos avistamientos en Noruega, Finlandia y Suecia.  Miles de personas afirmaron haber contemplado de figura repetida enormes aviones grises sin ningún tipo de matrícula, estandarte o insignia, que viajaban a grandes velocidades y con desplazamientos imposibles para los aviones de la era. Los expertos suecos, repasando colecciones de prensa de la era, han desvelado más de 100 informes sobre los “fantasmas voladores”.

Una de las primeras noticias sobre los aeroplanos fantasmas, fue la que se publicó en el diario Dagens-Nyheter de Estocolmo en 1.933, se podía leer en sus páginas: “Apareció un enigmatico aeroplano, procedente de Bottensea, alrededor de las seis de la tarde de la víspera de navidad, surcó el cielo Kalix y continuó rumbo al oeste. De la nave surgían rayos de luz que escudriñaban toda la zona. Gran cantidad veces se trataba de una luz cegadora”. Ningún avión o aeroplano de la era, podía trasladar a bordo la fuente de energía capaz de generar una luz tan potente como la producida por un arco voltaico como el descrito por la prensa y los declarantes.

Otro apunte muy notable y llamativo de esos avistamientos, fueron las adversas circunstancias meteorológicas de esos días, con espesas nevadas, ventiscas y niebla. A pesar de este clima, las naves que sobrevolaron los cielos escandinavos realizaron acrobacias muy complejas, surcando por distintos pueblos entre la cadena montañesa. Los aviones que existían incluso por lo tanto, eran precarios biplanos de carlinga, abiertos con un radio de acción muy limitado y a los que una sencillo lluvia los obligaban a quedarse en tierra. Y no hubo ni un solo suceso de un avión estrellado, un hecho poco improbable que no ocurriera si aquellos aviones fueran terrestres. Ya no sólo por lo comentado con anterioridad, sino que además, demasiados de los avistamientos fueron nocturnos, cuando los aviones de los ejércitos no realizaban vuelos por la noche debido a la deficiencia luminosa de estos aeroplanos, y menos con el clima de que azotaba la zona.

Si el incidente Roswell ocurrido a primeros de julio de 1.947, significó el comienzo de la Era Ufológica, otro acontecimiento ocurrido la noche del 19 al 20 de julio de 1.952, significó un anteriormente y un después encima del asunto OVNI. Esa noche, varios objetos voladores sobrevolaron Washington, muy cerca del Capitolio y de la Casa Blanca. Es decir, varias naves de origen desconocido, que no pertenecían al Ejército de USA, llegaron al corazón del imperio americano.

Eran las 23:45 de la noche, cuando repentinamente, en el radar del Aeropuerto Reagan de Washington, el controlador Edward Nugent alertó de siete ecos no identificados, que podían ver además a sencillo vista desde la torre de control. Avisó inmediatamente a su superior, Harry Barnes, controlador de tráfico aéreo de alto nivel, quien al ver el radar y los objetos en pantalla afirmó: “Supimos en seguida que existía una situación muy insolita. Sus movimientos eran radicalmente opuestos en comparación con las de los aviones normales”. Más tarde, llegaron a aparecer incluso diez ecos en formación.

Dos de esos ecos salieron de la formación y se situaron muy cerca de la Casa Blanca. El Comando de Defensa Antiaérea de la Base Andrews Field dio la alerta roja, recibiendo la orden de “scramble” (término militar que aludía a las misiones de aviones de combate para identificar intrusos en el cosmos aéreo).

Varios F-14 llegaron a la zona, pero los OVNIS ya se habian esfumado. Cuando prácticamente ya estaban de vuelta a la Base, volvieron a aparecer en los radares las naves, alcanzando velocidades de 11.500 km/h. En esta era, los aviones más veloces alcanzaban velocidades de poco más de 1.000 km/h. Este segundo avistamiento ocurrió a las 5:30 de la madrugada. Estas son las imágenes grabadas esa noche, grabación que se ha comprobado no está trucada y es conocida por los expertos como una de las más impresionantes que existen.

Uno de los principales declarantes fue el Teniente 1º de aviación Francis E. Parker, quien en su informe confidencial detalló: “Los objetos se han observado a 14.000 metros de altura. En aquellos instantes sobrevolaban por la zona de Selfridge varios F-80 pertenecientes al Asociación de Cazas 56. Yo sabía que la máxima altitud para esos cazas son de 7.000 metros. Tanto yo como mi equipo de radar, sabíamos que lo que estábamos viendo no era una nube eléctrica o un fenómeno meteorológico”.

El pánico se apoderó de las altas esferas, y el presidente Harry Truman emitió una orden contundente, derribar las naves. En aquellos días, Albert Einstein trabajaba para el gobierno en varios asuntos y campos, y ante esa orden, aconsejó al presidente revocara dicha orden, ya que significaría un ataque contra la auto-preservación de la especie humana. El presidente Truman revocó la orden.

Días más tarde, el 29 de julio de 1.952, el General John Stanford, en una rueda de prensa multitudinaria, acompañado del responsable del “Plan Blue Book – El Plan Texto Azul“, Edward Ruppelt, negaron de figura vergonzosa que los radares interceptaran OVNIS. Años más tarde, el astrónomo Joseph Allen Hynek, que era el Jefe Investigador del Plan Texto Azul, dimitió de su puesto, ya que quería contar la verdad de lo ocurrido aquella noche, y no comprendía por qué se ocultaba a la opinión pública la verdad. Hynek aseguró que esos avistamientos, no eran ocasionados por fenómenos atmosféricos, ni por evidencias del Ejército, ni nada comparable, sino que se trataba de naves desconocidas.

Así que entre 1.947 y 1.952, ocurrieron una serie de sucesos en EE.UU., decisiones de su gobierno que no son casualidad, donde todos aquellos que piensen de figura abierta, sin prejuicios, llevados por la lógica de los sucesos, sólo podrá llegar a una conclusión posible. Voy a resumir de figura cronológica estos sucesos, y después, cada lector llevado por las evidencias y la apariencia de actuar del gobierno de EE.UU., valorará en su justa medida si todo es una mentira o verdaderamente ocurrieron.

En 1.942 empieza a presenciarse una serie de avistamientos de aeronaves desconocidas por territorio norteamericano. igualmente ocurrieron en diferentes partes del planeta, como la URSS, pero con su opacidad y su política comunista tan hermética, no se conoció de ellos incluso demasiados años después. El presidente Roosevelt es informado de ello a través del General Marshall, quien le especifica lo ocurrido en febrero de 1.942 en Los Ángeles, donde dispararon casi 1.500 baterías antiaéreas sin derribar una sola de aquellas naves.

Roosevelt queda muy inquieto, ya que en plena II Guerra Mundial, unas naves enemigas habían entrado fácilmente en el cosmos aéreo americano, y evitado con suma facilidad la artillería de la tropa más poderoso del planeta. Pero como no sufrieron ataque alguno por parte de esas naves, ni tiene evidencias tangibles ni nada, decide centrarse en la guerra.

Pero surgió la figura de Robert M. Wood, quien ha filtrado ficheros y documentos misterios de su etapa con Eisenhower. Robert Wood es Licenciado en Ciencias e Ingeniería Aeronáutica por la Universidad de Colorado, y  Doctorado en Física por la Universidad de Cornell. Estuvo a cargo de la gestión de planes de investigación y desarrollo de naves no terrestres durante más de treinta años, ejecutando funciones de ingeniería inversa. Figura parte activa del Centro de Investigaciones UFO, Electric Spacecraft Journal, Fondo para la Investigación OVNI (nombrado miembro del Consejo de Administración), Infinite Energy, Journal of Galileo electrodinámica, Mutual UFO Network (nombrado miembro del Consejo de Administración, Diario MUFON), Rotary International, la revista Scientific American, la Sociedad para la Exploración Científica, etc… Parece indiscutible, que alguien con su intelecto y experiencia, no pertenecería a Organizaciones ufológicas si verdaderamente no creyera que existen y tuviera la convicción y evidencias de ello.

Robert Wood
Robert M. Wood ha revelado que trabajó con un OVNI estrellado en 1.942, al lado con Vannevar Bush (miembro del MJ-12), pero que requerían de más dinero para poder proseguir con las investigaciones que estaban llevando a cabo con el OVNI, para averiguar su funcionamiento a través de la ingeniería inversa, cuyo objetivo es el ensayo y examen de un artilugio (en este suceso una nave espacial), retrocediendo desde el todo a lo más básico. Es decir, trataban de conocer cómo funcionaba ese aparato, teniendo la nave completa, iban “desmantelando” las piezas para así poder averiguar cómo generaba esa energía para volar a esas velocidades, cómo conseguía crear antigravedad, la energía del punto zero, cómo conseguía virar en el aire 360º sin esfuerzo, etc…

Así que Vannevar Bush, en 1.944, fue a ver al presidente Roosevelt para pedirle más financiación, más fondos para la investigación, pero Rooselvelt se negó ya que manifestó que estaban en plena II Guerra Mundial y necesitaba todos el capital disponibles a su alcance para eliminar la amenaza nazi. Dos años después de terminar la guerra, en 1.947,  Vannevar Bush fue a ver al presidente Harry Truman (quien desconocía todo esto de los OVNIS y del MJ-12), así que lo llevaron a que conociera de primera mano todo lo que desconocía. Se quedó tan impresionado, que Truman no dudó en hacer fluir el dinero necesario para I+D en OVNIS. Truman manifestó: “el capital destinados se convertirán en descubrimientos de ingeniería para crear capacidades y poder mejorar nuestro país, nuestra cultura y nuestro nivel de vida”.

¿Qué fue lo que vio con sus propios ojos el presidente Truman para destinar grandes sumas de dinero a la investigación que solicitaba Vannevar Bush y Robert Wood? Lo que presenció fue la nave que se estrelló en el incidente Roswell a primeros de julio de 1.947. Este incidente, es el más conocido y el comienzo de la Era Ufológica. Una nave no terrestre se estrelló en una granja de la población de Roswell (Nuevo México – EE.UU.). Allí acudió el dueño del rancho, quien anunció al sheriff que un raro objeto se había estrellado en sus tierras. Velozmente, el Autorizada de Inteligencia del Asociación de Bombarderos 509, el Mayor Jesse A. Marcel, acudió al lugar con un vasto destacamento y cercaron toda la zona, donde llegaron cuantiosos camiones de la tropa, los cuales transportaron todos los remanentes, tanto componentes como biológicos del lugar.

incidente roswell

Hubo varios declarantes que observaron el objeto anteriormente de que se estrellara. Uno de ellos fue Kenneth Arnold, un adolescente piloto de avionetas, que no dudó en coger una de sus avionetas privadas para sobrevolar la zona. Según sus declaraciones, afirmó que la nave poseía figura de “ala-delta”, con la diferencia que la parte delantera era algo curvada. Todo lo allí recogido ha sido un vasto incognito durante 60 años, donde se ha mentido a la sociedad, y lo más triste, ha servido de mofa para aquellas personas que no desean que existan, filtrando vídeos falsos para ridiculizar a los ufólogos, desmintiendo a todos los que afirmaban que ocurrió, facilitando informes falsos y mentiras como que se trataba de un globo sonda, fenómenos atmosféricos, etc… y crear una corriente de opinión negativa para que todo el hecho se quedara en nada.

Todo el material recuperado fue llevado a la “T-2”, más conocida como “Air Technical Intelligence Center (ATIC)”, y al Comando de Material Aéreo (AMC), zonas específicos donde se estudian componentes desconocidos de cualquier origen. Una vez los cuerpos y el material recuperado fueron dispersados  para su ensayo y examen, se realizó un informe de alta confidencialidad y juramento a aquellas personas que conocían la singularidad de lo hallado.

Debido a este acontecimiento, Harry Truman crea el MJ-12 (Majestic Twelve), un asociación de élite ultrasecreto compuesto de investigadores, líderes militares y oficiales del gobierno, para investigar la actividad OVNI. En este asociación, entraría Vannevar Bush. El MJ-12 era una organización que coordinaba los contactos de los “extranjeros”con la Tierra, al igual que las tareas para conseguir un Nuevo Orden Mundial. Bajo esta dirección, el MJ-12 sería responsable de todas las tareas científicas en el Área 51.

Las filtraciones del Dr. Wood, son evidencias contundentes, que se han comprobado como documentos auténticos, de componentes catalogados “Top Secret” por la Comisión Eisenhower y Truman. Estos informes verifican y corroboran la existencia del asociación ultrasecreto MJ-12. Estos documentos OVNI del gobierno, revelan información sobre las naves estrelladas o derribadas, cuerpos insolitos, sesiones informativas presidenciales, reuniones con los “extranjeros”, etc… Los expertos que han revisado estos documentos, además de autentificar su contenido y su legitimidad, llegaron a la conclusión que son “autenticos, impactantes y poco éticos“.

Al lado con la creación del MJ-12, dos meses después del incidente Roswell, el 18 de septiembre de 1.947, Harry Truman crea la C.I.A (CIA), encargada de la recopilación, examen y uso de inteligencia, por medio el espionaje y el secretismo, ya sea a gobernantes, corporaciones o individuos que puedan afectar la seguridad nacional de EE.UU. La filosofía de la organización consistía en dotar al Presidente de un segundo punto de vista, elaborado por civiles, frente al dado por los militares. La verdad, es que la CIA se creó principalmente por los avistamientos OVNIS, y si bien el MJ-12 eran los encargados de entablar comunicación con los “extranjeros”, la CIA se encargaría de toda la logística y espionaje en la Tierra, conocer si más naciones tienen esa tecnología, si la conocen utilizar, usar, descifrar, etc…

Cinco días después de crearse la CIA, se crea el “Plan Signo”, que consistía en la investigación sobre del fenómeno OVNI, integrado por asesores investigadores, el servicio de inteligencia, universidades… Inspeccionaron un total de 273 sucesos OVNI, demasiados de ellos se les localizó explicación científica, pero a diferentes no. Una de las conclusiones a las que se llegó es que los que no tenían explicación eran de origen alienigena. El Plan Signo dio paso a diferentes investigaciones secretas encima del fenómeno OVNI.

Tras este primer plan, se creó uno nuevo, el “Plan Texto Azul”, creado para investigar el fenómeno OVNI tras los avistamientos sobre Washington en 1.952, por parte de la USAF (Fuerza Aérea de los USA). El objetivo del Plan Texto Azul, era definir si los OVNIS eran una amenaza potencial para la seguridad nacional. Se recogieron, analizaron y archivaron 12.618 informes. De todos esos informes, demasiados se llegó a la conclusión eran malinterpretaciones de sucesos naturales (nubes, estrellas, etc…) o aviones convencionales. 701 sucesos fueron considerados fraudes y demasiados de ellos fueron catalogados como no explicables, como auténticos sucesos OVNI. Los informes fueron archivados y están disponibles bajo la Ley de Libertad de Información.

El primer jefe del plan fue el Capitán Edward J. Ruppelt, quien acuñó oficialmente el término “OVNI” para sustituir al término que se empleaba en ese instante, que era el de “platillo volante”, ya que lo estimaba poco exacto. Esto es, porque gran cantidad de esas naves no tenían figura de platillo, sino que eran triangulares o tenían figura cilíndrica, como una especie de cigarro o tubo.

Tras esto, en 1.953 se creó el Comité Robertson, integrado por investigadores que incluía a varios físicos, meteorólogos, ingenieros, y un astrónomo (Hynek), y encabezados por el doctor H.P. Robertson, físico del Instituto Tecnológico de California. En sus informes, recomendaron a las Fuerzas Aéreas restar importancia al asunto de los OVNIS y emprender una operación de desacreditación para disminuir el interés público. Aconsejaron usar los medios de comunicación, incluyendo a la compañía Walt Disney, psicólogos y astrónomos, al igual que a famosos para ridiculizar el fenómeno y proponer explicaciones convencionales. asimismo, ordenaron que las personas o grupos de aficionados al asunto OVNI, fueran vigilados debido a su potencial influjo encima del pensamiento de masas. En concluyente, el Comité Robertson recomendaba que la opinión pública fuese controlada por medio un proyecto de espionaje y propaganda oficial.

Así que desde el incidente Roswell, del cual se ha negado durante más de medio siglo que fuera un hecho OVNI, por casualidad, se crea velozmente un asociación de élite incognito para investigar esas naves y los EBEs (Seres Biológicas Alienigenas). igualmente se crea la CIA y se abre un plan incognito para investigar los avistamientos. Y además por casualidad, el presidente decide destinar demasiado más dinero a la investigación y desviar del Ministerio de Defensa dinero a diversas agencias que supuestamente no existen.

Para no existir los OVNIS, los recursos empleados y destinados a nuevas agencias de inteligencia, personal militar y investigador, fue gran cantidad cuantioso, al igual que la creación de la logística e infraestructuras para estas personas, con gran poder de actuación a nivel nacional e internacional. Actualmente, bien, ¿han sido estos planes misterios los únicos? No. esta es la lista de los planes que se crearon encima del asunto OVNI. La lista está ordenada en sentido cronológico.

  • Plan Blue Team. Fue el primer plan de todos y se trataba del rescate de los remanentes componentes y orgánicos de una nave estrellada.

  • Plan Sign. Ensayo e investigación de presencia de naves extraterrestres y conocer si constituían una seria amenaza para la seguridad nacional. Este plan lo llevaron de figura conjunta la CIA y la USAF.

  • Plan Grudge. Siguió iguales directrices que el Plan Sign, sin ningún cambio relevante.

  • Plan Aquarius. Abarcaba todos los previos y se especializó incluso más, investigando más en profundidad. Financiado por fondos misterios de la CIA, que no se sabía de donde procedían. Su objetivo era reunir toda la información tecnológica, científica y médica sobre los OVNIS y EBEs. Más tarde, pasó a pertenecer a la NSA (Agencia Nacional de Seguridad). Hoy en dia sigue operativo, y sigue en manos de unos escasos miembros de la élite de inteligencia.

  • Plan Plato. Creado en 1.954, su objetivo era establecer relaciones diplomáticas con los “extranjeros”. Uno de los acuerdos a los que se llegó, fue la obtención de conocimientos avanzados tecnológicos, a cambio de no interferir en sus asuntos y actividades.

  • Plan Plutón. Su objetivo y finalidad era puramente investigador, analizar y investigar toda la información proporcionada sobre tecnología que nos facilitaban los “extranjeros”.

  • Plan Sigma. Su prioridad era establecer contacto y comunicación con los “extranjeros”, llegando a conseguirse una reunión rostro a rostro el 24 de abril de 1.964 en la Base Aérea Holloman (Nuevo México – EE.UU.), que duró tres horas.

  • Plan Redlight. Su misión era probar un OVNI que había sido recuperado y fue llevado al Área 51. Allí, varios ingenieros estudiaron la ingeniería inversa para poder replicar el funcionamiento de la nave.

  • Plan Snowbird. Su única misión era ocultar y salvaguardar toda la información y avances  que se iban generando en el Plan Redlight. Las evidencias que se realizaban con la nave, siempre acompañada por helicópteros negros, si alguien fuera declarante de su vuelo o intentaba desvelar la información, los encargados de este plan debían silenciar y camuflar todo ello. Esta nave es conocida como el modelo AVRO.

AVRO

  • Plan Pounce. Poseía varios objetivos y misiones con los OVNIS que se iban recuperando. Pero uno de sus principales cometidos, era desinformar a los medios de comunicación, y suministrar información manipulada y falsa.

  • Plan Gabriel. Su misión era desarrollar un generador de ondas sónicas de baja frecuencia. Se pensaba que las armas extraterrestres y sus naves podrían ser vulnerables a este arma.

  • Plan Excalibur. Su objetivo era crear un arma nuclear capaz de destruir bases subterráneas extraterrestres.

  • Plan BlueBook. El conocido Plan Texto Azul para desinformar a la sociedad de lo que estaba sucediendo verdaderamente.

  • Plan Delta. Su objetivo era la creación de equipos de vigilancia unicamente de OVNIS. Ello incluía adiestramiento determinado, material y transporte exclusivo para uso extraterrestre. Las personas que entraban en este plan, provenían de la NRO (National Reconnaissance Organization), instalada en el Fort Carson (Colorado – EE.UU.).

Toda esta sucesión de sucesos no son nada casuales. Cualquier persona con un juicio de valor objetivo, jamás dudaría que verdaderamente hay algo, cuando el país más poderoso del mundo destina grandes recursos (económicos, personal, localizaciones, bases, agencias…) para el ensayo, examen, investigación y ocultación de todo el fenómeno OVNI.

Y si todo empezó en 1.947 con el incidente Roswell, que ocurrió a primeros del mes de julio, otro acontecimiento ocurrido en Harmon Field (Newfoundland – Canadá), el 10 de julio de 1.947, sólo una semana después de Roswell, fue otro hecho que aceleró todos los sucesos. Ese día, tres pilotos de la PanAm, llamados A.R. Leidy, J.N. Mehrman y J.E. Woodruff, observaron un disco translúcido u objeto plateado en figura de rueda del tamaño de un C-54 de transporte, según describieron, que volaba excesivamente rápido a 10.000 pies de altura, dejando un rastro de color oscuro azulado, casi negro, acelerando su velocidad empezó a ascender velozmente, creando un “camino” a través de las nubes.

Las imagenes que se tomaron ese día, pasaron a formar parte del Plan BlueBook, siendo completamente confidencial y sellado como “Only Your Eyes”. Esta es una de las fotografías que se han filtrado de ese avistamiento. Aunque la calidad no es buena, en comparación con las fotografías que podemos sacar hoy en dia, ese rastro vertical no podía hacerlo ninguna nave terrestre en esa era. Más de 60 declarantes confirmaron la vericidad de este hecho.

UFO Canada

El piloto de la Fuerza Naval, Donald Edward Keyhoe, fue declarante de demasiados de estos documentos y fotografías que se comenzaron a archivar y analizar entre 1.947 y 1.950. Debido a las ingentes evidencias, Keyhoe pasó a ser conocido en la década de los 50 como el mejor investigador OVNI, y es uno de los más fieles defensores de la liberalización de toda esa información a la opinión pública. Debido a toda la información que estudió a la cual poseía acceso, escribió en 1.950 un texto titulado “The Flying Saucers Are Real” (Los Platillos Volantes son Autenticos).

Entre enero de 1.947 y diciembre de 1.952, se sabe que un mínimo de 16 OVNIS, se estrellaron o tuvieron que efectuar un aterrizaje de emergencia. Los datos que se han filtrado, es la existencia de 65 EBEs muertos, y un superviviente que fue inmediatamente ocultado para su ensayo. De estos 16 sucesos, 13 tuvieron lugar en territorio norteamericano, y los diferentes tres sucesos se produjeron en Canadá, Noruega y México. Las observaciones de OVNIS eran tan numerosas en 1.947, que los medios disponibles para examinarlos y evaluarlos de figura seria eran insuficientes, motivo por el cual se sucedieron los sucesos con anterioridad descritos, de creación de agencias y servicios de inteligencia especiales.

Un OVNI fue desvelado el 25 de marzo de 1.948 en un altiplano de los alrededores de Aztec (Nuevo México). Un reportero llamado Frank Scully, escribió un texto titulado “Behind the Flying Sourcers” (Tras los Platillos Volantes). Apuntar como anécdota, que los apellidos de los protagonistas de la famosa serie “Expediente X” (X-Files), Scully, Mulder y Skinner, están sacados de personajes autenticos que investigaron los fenómenos OVNI en sus comienzos a mediados del siglo XX, y que fueron esenciales para esclarecer demasiados datos e informes. En esas fechas, las agencias de inteligencia incluso no estaban lo suficientemente desarrolladas para desprestigiar y ocultar todos los sucesos existentes. Una de las personas que fueron tras Frank Scully a investigarle, y así desprestigiar todo su trabajo, fue William S. Steinman, quien tras hacerlo y conocer el incidente de Aztec, se pasó al lado de los ufólogos, y siendo una persona del gobierno, empezó a ir contra éste, empeñado en que la verdad se supiera.

UFO Aztec

Ese día, los radares de la tropa observaron en sus pantallas un OVNI, el cual se había estrellado. Velozmente dieron la alerta, y se anunció al General Marshall, persona que ocupaba además  el cargo de secretario-ministro del Estado. Marshall avisó al presidente Truman, quien le ordenó creara un equipo muy cualificado para ello. El primero en formar parte de ese equipo fue Vannevar Bush, el hombre sin escrúpulos.

Un asociación de helicópteros del IPU (Interplanetary Phenomenon Unit), estacionados en Camp Hale (Colorado), sobrevolaron el objeto estrellado. La misión de estos helicópteros, era desde el aire, informar al transporte de tierra qué camino debían tomar para llegar a la zona del incidente, al igual que defender la zona y hacerla exclusiva de uso de la tropa. La desastre organización y figura de llevar el tema de Roswell un año anteriormente, fue la provoca que esta vez, se tomaran todas las medidas oportunas de una figura demasiado más profesional.

La nave era un objeto achatado de unos 30 metros de circunferencia. La nave aparentaba estar construida de una sola pieza, como si no hubiera pasado por una cadena de montaje. Había varias ventanillas de un material distinto, donde se podía ver el interior, donde había varios cuerpos inertes, como quemados y algo chamuscados, pero no había humo ni se produjo ningún fuego, como si la temperatura en el interior de la nave, por motivos desconocidos, subiera de temperatura de figura desmesurada quemando a los tripulantes. Este fue seguramente el hecho de que se estrellara, algo debió fallar quizás con el escudo térmico, pero lo indiscutible es que la tripulación falleció quemada dejando la nave a su suerte incluso que se estrelló.

La primera persona que entró en la nave para inspeccionar los cuerpos, fue el Dr. Detlev Wulf Bronk, miembro del Consejo Nacional de Investigación, reputado biofísico, Consejero Médico de la Comisión de Energía Atómica, Coordinador de la Oficina de Cirujanos de la Fuerza Aérea y Jefe del Instituto de Neurocirugía. Una vez procedió a inspeccionar los cuerpos, los metieron en un equipo criogénico para su conservación.

Por otra parte, expertos ingenieros como Hunsakeer y Heiland, inspeccionaron la nave, el cuadro de mandos y los equipos de navegación. Se percataron velozmente que esa nave no poseía ningún tipo de motor de propulsión, llegando a la conclusión que debía generar la energía a través del electromagnetismo o algo verdaderamente avanzado.

William S. Steinman, detalló todos estos sucesos con gran detalle en un informe de 625 páginas llamado “UFO Crash at Aztec“. En este informe, explica detalladamente cómo consiguieron desmontar la nave para su transporte, que se encontraron 12 cuerpos además quemados en una estancia de la nave, de cuerpos que no superaban el 1,20 metros de altura. No sólo hay un informe escrito, sino que existen más de 200 fotografías de la nave, tomadas por Nicholas Von Poppen. Este investigador fotógrafo, contó cómo contactaron con él para hacer el reportaje fotográfico y lo que se localizó, y manifestó: “lo que ví, me enseñó que estas personas han pasado hace demasiado tiempo la etapa de desarrollo tecnológico en el que nos encontramos actualmente, y en su avance han tendido a la simplificación de la vida, lo que elimina las complejidades complicadas que tienden a oscurecer las leyes naturales del ser”.

Von Poppen detalló el interior de la nave, inclusive se le ordenó realizar fotografías de los EBEs inertes. Así los explicó: “El más grande, que aparentaba ser el capitán, era de cuatro pies y nueve pulgadas de estatura y pesaba alrededor de 35 libras. El más pequeño y el que aparentaba más adolescente, era 23 pulgadas de alto y pesaba 22 libras. Eran hombres blancos, con la piel muy blanca, como si hubieran venido de un planeta frío con poco aire. Sus rostros eran intelectuales y refinados en apariencia. Jamás he observado nada igual aquí en la Tierra”.

Un  día, Von Poppen fue atacado en su casa. Los vecinos oyeron una lucha en su apartamento, así que fueron a ver qué pasaba. Cuando llegaron, lo encontraron inconsciente en el suelo. Fue trasladado al hospital donde murió. Lo más raro de todo, es que mientras estaba hospitalizado, unas personas, que se identificaron con identidades falsas, entraron en su habitación y salieron llevándose unos grandes sobres amarillos, donde estaban guardadas las copias de las imagenes que había sacado del incidente en Aztec.

Desde el incidente de Roswell, y los sucesivos sucesos y avistamientos en radares, visuales, declaraciones de declarantes… se puso en marcha una maquinaria gubernamental sin precedentes en cuestión de investigación. Centenares de recursos fueron repentinamente destinados al fenómeno OVNI. Y esto no sólo ocurrió en EE.UU., sino que ocurrió además en Asia (China, URSS), pero al ser naciones comunistas muy herméticos, ninguna de esa información trascendía, por lo que aparentaba que allí no sucedía nada.

Las cuestiones que cualquier lector se haría en estos instantes, sería: ¿Por qué comenzaron a vislumbrarse tantos avistamientos en esas fechas? ¿Por qué, sobre todo en EE.UU.? ¿Es casualidad? No es casual. Visitas de OVNIS hubo siempre, desde que el hombre es hombre, y demasiados miles de años anteriormente. La diferencia esencial, fue la II Guerra Mundial, la entrada de EE.UU. en la misma, y sobre todo, la utilización de la Bomba Atómica.

Si tuviera que resumir de figura breve y concisa qué ocurrió, qué cambió, la contestación sería la siguiente. Según expertos biólogos, astrónomos, ingenieros, personal de inteligencia, etc… que han participado y formaron parte de todo el entramado OVNI, y están desvelando información clasificada desde el año 2.002, existen gran cantidad razas interplanetarias (entre 57 y 60 distintos), que proceden de distintos partes del Cosmos. El ser humano, está compuesto de al menos 12 razas distintos del cosmos. 

Gran cantidad de estas razas son iguales a nosotros. Verdaderamente habría que decir, que nosotros somo iguales a ellos, en lo que alude al aspecto físico. Estas razas nos pueden llevar 1 millón de años de adelanto tecnológico y de existencia.evidentemente, esto es demasiado tiempo, por lo que están muy avanzados en todos los sentidos, y manejan las fuerzas que rigen el cosmos, el cosmos y el tiempo. No sólo conocen la existencia de nuestro mundo, sino que fueron ellos quienes nos crearon, quienes originaron la vida en la Tierra, por medio modificaciones genéticas, y acelerando el proceso evolutivo lo máximo posible.

Sus continuos avistamientos a lo largo de nuestra existencia, eran sencillamente de vigilancia, sin intentar interceder en los asuntos de la especie humana. El objetivo o la finalidad de nuesra existencia, incluso no la conocemos, o sencillamente la desconocemos, lo que parece indiscutible, es que estas razas no desean nuestra extinción.

Cuando EE.UU. lanzó la Bomba H sobre Hiroshima y Nagasaki, fue un paso peligroso, porque significó poseer un arma letal que podría exterminar la vida en nuestro mundo. En ese instante, varios naciones comenzaron la carrera nuclear, la Guerra Fría, para poseer este arma y tener un nuevo orden mundial regido por el terror a una destrucción total, nuestra propia autodestrucción. Fue en este instante, cuando comenzaron las constantes apariciones OVNI por todo el mundo y hacerse demasiado más visibles.

Y no sólo se hicieron más visibles, sino que algunas de esas razas comenzaron a intervenir para que no ocurriera la Destrucción Mutua Asegurada (MAD), que es una doctrina militar que se basa en el comienzo de que si un país con capacidad nuclear ataca a otro país con armas nucleares, el resultado final será la aniquilación nuclear para ambas naciones. Dado que este resultado no es deseable, ningún país se arriesgaría a la aniquilación.

Este concepto se basa en el comienzo conocido como el equilibrio de Nash. Este comienzo, dice que como todas las partes implicadas conocen lo que todos los demás son capaces de hacer, no hay razón para cambiar de estrategia y política para tomar decisiones repentinas, ya que perturbar el equilibrio, llevaría a las naciones a un resultado negativo en el que nadie gana. En diferentes palabras, Destrucción Mutua Asegurada es un juego de suma cero.

El descubrimiento de la energía nuclear, es un salto evolutivo gran cantidad notable, pero según los EBEs, no conocemos incluso controlarla y desconocemos el potencial real que tiene. Por este motivo, demasiados decidieron intervenir. Un suceso que auxilio a aclarar este hecho, fue la declaración jurada del Capitán de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. Robert Salas. El 16 de marzo de 1.967, unos OVNIS estaban surcando la Base Aeroespacial Malmstrom (Montana – EE.UU.). En esa fecha, Robert Salas era el Autorizada de Lanzamiento de Misiles, y estaba varios metros bajo tierra, pero veía en los radares los OVNIS.

En esta base, había 150 misiles Minuteman I (misiles nucleares con alcance a diferentes continentes). Robert Salas controlaba los silos donde estaban 10 cabezas nucleares. Y de figura incomprensible, estas cabezas se desactivaron, apareciendo en la pantalla el aviso “NO-GO“. Una de las personas que estaban al lado a Salas, era el Coronel Fred Mywall. Y este no fue el singular suceso de cabezas nucleares que se desactivaron mientras OVNIS sobrevolaron Bases Militares.

Así que, parece más que indiscutible que la mayoría de esas razas no son hostiles, y que no desean nuestra extinción. Estos temas se trataron en los encuentros que tuvieron con el presidente Eisenhower, donde uno de los puntos esenciales, era dar a conocer su existencia a la sociedad, lo cual declararon inviable de cumplir por diferentes motivos, donde el principal era que ello provocaría un cambio radical en la estructura de gobierno en todos los naciones, creando una desestabilización sin precedentes y complicado de cuantificar y analizar sus consecuencias.

El Mayor de la OTAN Hans C. Petersen, resumió los motivos por los que no era procedente dar a conocer su existencia:

  1. El sistema monetario colapsaría, ya que el dinero perdería gran parte de su valor, los mercados se vendrían abajo y se originaría un caos en las formas de gobierno que harían a los naciones ingobernables.

  2. Todas las religiones y creencias existentes se podrían venir abajo. Los líderes religiosos perderían su poder y perderían el sentido de su existencia. Conocer que nuestra existencia, de figura irrefutable, se debe a la creación por parte de diferentes entes del cosmos, haría repensar todas las bases ideológicas de fe.

  3. El suministro de energía cambiaría. Actualmente mismo, todo el mundo se nutre de energía eléctrica y del petróleo. Alcanzar un conocimiento más avanzado supondría que los “mercados”, los lobbies que mueven desde las sombras los designios de los naciones, ya no tuviesen el poder económico y la posición de fuerza. evidentemente, estos grupos de llegar no desean ver en peligro su status.

  4. Las fronteras y las formas de gobierno ya no tendrían ningún sentido, y con ello, nuevamente el poder que existe en el interior de ellas. La sociedad dejaría de creer (incluso más), en las formas de gobierno y sus integrantes, que de figura constante mienten a sus pueblos, ocultan información primordial, están corruptas y lo único que desean es mantener el poder.

Conocer de figura concluyente, sin lugar a ningún atisbo de duda, la existencia de vida en diferentes mundos, cambiaría el rumbo de nuestra existencia. El fin de la política, religiones, supersticiones, miedos, amenazas, dudas… quedaría pendiente de un fino hilo que acabaría por romperse. Vivimos en una realidad tergiversada, y no hay peor mentira que la ocultación de la verdad en este tema.

Los gobernantes no dudan en proyectar a la sociedad información ficticia y manipulada, ocultando así la realidad. ¿Cuánta información verdaderamente relevante nos es dada? Ninguna. Las villas desconocen los verdaderos motivos que yacen en los pactos, tratados, firmas… entre los lobbies y entre los gobernantes. Sólo se nos facilita información manufacturada, procesada, para mantener el “orden social” y la “seguridad nacional”.

Respecto al fenómeno OVNI, desde el año 2.002, se está sabiendo toda la verdad, y todas las mentiras que se han vertido sobre ello. Ya son gran cantidad las personas autorizadas que han desvelado información confidencial, información catalogada como “Cosmic Top Secret“, y cuanto uno más se adentra en lo que han ocultado (y siguen ocultando) los gobernantes, uno se da cuenta de la tremenda ignorancia que hay en la sociedad respecto a este asunto, todas las mentiras vertidas y todas las verdades escondidas en las sombras, donde incluso siguen ocultas gran cantidad de ellas en espera de ser liberadas.

El conocimiento siempre gobernará a la ignorancia, y una población que quiere ser su propio gobierno, debe armarse con el poder que el conocimento ofrece. (James Madison – 4º Presidente EE.UU.).

Cuando tuvimos la bastante confianza, nos reunimos para contar la verdad. No hay otro camino. (Stephen Bassett – Activista Político).

En la reunión celebrada en Washington en el año 2.001, en el Edificio del National Press Club, se reunieron demasiados declarantes de alta jerarquia militar, agencias y servicios de inteligencia, al lado a los mejores expertos del planeta, con más de 30 horas de testimonios jurados, evidencias y documentos, 5 miembros del Congreso de los EE.UU., para con sus testimonios desenquistar y dar un fuerte empujón hacia la verdad, a fin de empezar a esclarecer este tema, con solamente una premisa, confirmar, asegurar, probar y contar que no estamos solos en el cosmos, y que son parte de la cronica de nuestro mundo.

Esas personas pertenecían al Ejército Norteamericano, NASA (National Aeronautics and Space Administration), CIA (Central Intelligence Agency), FBI (Federal Bureau of Investigation), NSA (National Security Agency), NRO (National Reconnaissance Office), y diferentes agencias relevantes, y decidieron que ha llegado el instante de desvelar información “Top Secret” y filtrar documentación encima del fenómeno OVNI.

Cada vez son más personas silenciadas en su instante que están colaborando con estos grupos de presión para contar la verdad, aportando fechas exactas, zonas concretos, situaciones determinadas, nombres, donde fueron declarantes en primera persona de la existencia de OVNIS y EBEs, y no sólo proponen sus testimonios, sino que aportan evidencias documentales, selladas y firmadas, reportajes fotográficos, y que todo lo exibido y presentado, lo llevarán incluso el final de sus consecuencias, jurando que todo lo revelado es verídico ante el Congreso de los EE.UU.

A una persona normal, que no ostente un cargo de llegar en el cual deba tener información fidedigna, se la miente una media de 200 veces al día. Es decir, en tu entorno familiar, laboral, social, amistad, ocio, etc… aunque sean pequeñas mentiras para no ofender, ocultar la verdad, ser condescendiente, conseguir un objetivo concreto, o cuando acudes a hacer alguna gestión (bancos, administraciones, empresas…), se nos miente una media de 200 veces. Es un apunte estremecedor, cuando se trata sobre todo de tu círculo de “confianza”.

Si tu entorno más próximo, aquello que es tu rutina diaria, que se transforma en tu día a día, miente tan e veces, ¿cómo vamos a esperar que quienes ostentan el poder, que tienen información privilegiada y cargos que les ostenta riqueza y un status elevado, compartan esa información con el resto de la sociedad? ¿Cómo un lobby que controla el combustible en todo el mundo como es el petróleo, quiere que tú sepas que existen formas de energía limpias y gratuitas, y en cantidades ilimitadas?

Todas las grandes empresas y Cías, los gobernantes, las religiones, las grandes riquezas… se han forjado a través de la mentira. Este es seguramente el principal motivo para mentir, el provecho personal. Pero cuando se le duda a la gente qué valora en los demás, la sinceridad es una de las virtudes que más aparece.

Actualmente bien, si reflexiono, sólo puedo llegar a una conclusión: “Cada persona miente a su forma por una razón precisa, sólo puede presumir de ser sincero aquel que incluso no ha sido desvelado“. Y en el asunto OVNI, nos han mentido muy, y ninguna de las personas que han ido conformando los distintos gobernantes y agencias incluso nuestros días, pueden presumir de sinceridad, porque todo está siendo desvelado, todo está saliendo a la luz pública, revelado, desvelado, filtrado, y sólo es cuestión de tiempo que la verdad sea global.

Hoy acaba un nuevo día, seguramente has cubierto el cupo de 200 mentiras diarias que te han contado, pero ninguna de esas 200 proceden de este blog.

(function(d) )(document);

La entrada Ovnis toda la verdad (episodio II) se publicó primero en Mundo oculto.