Antigravedad en la antiguedad y diferentes tecnologias

antigravedad en la antiguedad y otras tecnologias
antigravedad en la antiguedad y otras tecnologias

Antigravedad en la antiguedad y diferentes tecnologias

Publicidad

Mucha de la tecnología que actualmente sabemos, ya fue usada hace miles de años. Todos los relatos hacen mención a fuerzas extremas, fuerzas traídas por los “divinidades”, que destruían ciudades, armas que provocaban temperaturas excesivas, que vitrificaban la piedra, incineraba repentinamente a los entes vivos, etc. igualmente encontramos el lado opuesto, tecnología antigua capaz de construir monumentos enormes, transportar y levantar bloques de piedra de incluso 300 toneladas, con una precisión exhaustiva, sin señales de cuerdas, ni poleas, ni ninguna otra auxilio para hacerlo. Las evidencias están ahí, en los relatos, los textos, los mitos y leyendas que pasan a través de cada generación, transmitidas por aquellos que vivieron el instante, en las ciudades que hoy son remanentes arqueológicos, que esconden los misterios de qué sucedió.

En la ciudad de Jericó, a 28 km de Jerusalén, fue donde Dios se dirigió a Josué (el sucesor de Moisés), ordenándole que sitiara la ciudad durante seis días, acompañado de siete sacerdotes, quienes portaban cuernos de carnero, seguidos del Arca de la Alianza. Al séptimo día, cuando el sonido de los cuernos de carnero retumbaron en los muros de Jericó, estos cedieron, y la ciudad fue saqueada. En el Texto de Josué, se especifica que los cuernos que hicieron caer los muros, se llamaban shofar.

En los textos, se cuenta cómo se ordenó al ejército rodear la ciudad, y una vez Jericó estuvo completamente rodeada, emanaron un sonido atípico, que estaba acompañado por el Arca de la Alianza, el cofre del poder absoluto, donde residía y se guardaba la fuerza de dios (o de las deidades). ¿Cómo pudo el sonido que salía de los cuernos de carneros, echar abajo los muros de una ciudad fortificada como Jericó?. ¿Qué tuvo que ver el Arca de la Alianza?.

A principios del siglo XX, se encontraron las ruinas de la ciudad de Jericó, con una superficie aproximada de tres hectáreas, destacando principalmente una torre maciza de piedra que medía 9 metros de altura x 8 metros de anchura. Las murallas tenían una envergadura de 7 metros de ancho. En algunas zonas, la muralla estaba compuesta de dos muros que discurrían en paralelo, distantes el uno del otro unos 4 metros. Delante del muro estaba un foso de 3 metros de profundidad x 8 metros de ancho. Esto da una muestra, del poder que se necesitaba para destruir los muros y entrar en la ciudad.

Hoy en dia, las fuerzas especiales y el ejército, tienen un arma no letal, utilizada en manifestaciones, o para ahuyentar masas de personas sin que haya heridos graves. Esta arma es conocida como LRAD, y es un mecanismo acústico de largo alcance. Pero este tipo de arma, estas ondas sónicas, además se podrían usar para destruir cosas (al igual que ciertas frecuencias, hacen que estallen copas o vasos de cristal). ¿Conocían antiguas civilizaciones el poder de las ondas sónicas, y poseían los conocimientos y las herramientas para ello?. ¿Pudieron los israelitas, con auxilio del Arca de la Alianza (donde reside el poder de las deidades), derribar las murallas de Jericó, debido a la amplificación del sonido que salía de los shofar?.

El investigador sobre las ondas de sonido, levitación acústica,  y antiguo cosmonauta de la NASA, Taylor Wang, es el mayor investigador encima del mundo en cuestión de sonido, sus efectos y figura de empleo. Wang asevera, que la caída de Jericó, pudo perfectamente deberse a la fuerza acústica, la fuerza del sonido. Dice que si se concentra en un muro una resonancia de figura continua, y se ampliara su efecto, ésta cedería y explosionaría, ya que la resonancia, lo que hace es acumular grandes cantidades de energía, que si se alimenta de figura continuada, puede terminar destruyendo todo.

El sonido, es básicamente una onda de presión, y cuando se incorpora la energía a la ecuación, esa mezcla es destructiva. Se puede asegurar, que es un arma de partículas, porque lo que se hace es mover el aire, solo se necesitaría que algo, dirigiera el sonido a la zona que queremos destruir, convirtiéndolo en un rayo de energía acústica dirigida.

El Arca de la Alianza, siempre acompañaba a los judíos cuando iban a librar una guerra o una batalla, como ocurrió durante la conquista de Canaán. Con ella, los judíos se sentían protegidos, porque el Arca poseía tales poderes, que la convertían en un arma absolutamente letal. Ellos decían, que en su interior residía la ira de Dios. Así que, en el cerco a la ciudad de Jericó, siete cuernos de carnero, tocados de figura constante por siete sacerdotes, y acompañados del Arca, consiguieron destruir los muros y asediar la ciudad.

Si pensamos de figura, que la razón sea quien domine el pensamiento, conocemos que el sencillo sonido que emanan esos cuernos, es completamente insuficiente para derribar una ciudad, inclusive el sencillo hecho de pensarlo, sonaría absurdo. Pero todos los textos Cuentan que fue así, que la ira de las deidades, una fuente de llegar y energía que poseía el Arca, ayudó a dirigir el sonido, actuando como amplificador en lugares determinados de la muralla. Y esta hipotesis, sí está respaldada por la razón, la lógica y el saber.

Pero los shofar, no han sido las únicas armas sónicas de la antigüedad del que se tenga constancia. En Números 10:1,2. aparecen las instrucciones divinas dadas a Moisés, para que hiciera dos trompetas de plata. ¿Es casualidad que sean siempre las deidades, quienes dan instrucciones y conocimientos tecnológicos y avanzados, a los entes humanos?. La palabra hebrea chatsotserah, aparece 29 veces en el Antiguo Testamento. Se ha traducido casi siempre como “trompeta”, excepto en 3 ocasiones, que aparece como  “trompeteros”, y una vez como “bocina”, apareciendo sólo una vez en singular.

Pero estos shofar, con poderes sónicos, no son los únicos del que tenemos referencias. En noviembre de 1.922, el arqueólogo americano Howard Carter, reveló la tumba de Tutankamón. Entre sus tesoros, se encontraron dos trompetas, una de plata y otra de bronce.

Los instrumentos habían permanecido mudos por más de 3.000 años en el Valle de los Soberanos, próximos a la momia del adolescente faraón. Ambos estaban decorados con inscripciones de divinidades identificados con campañas militares. En 1.939, eligieron al legendario trompetista James Tappern, para que tocara tan frágil instrumento. James, se quedó sorprendido por el sonido de la trompeta de Tutankamón, la cual marcó su vida, y la de su hijo Peter Tappern. Peter manifestó: “Me dejó estupefacto la calidad del sonido. Cómo la tocaban los trompetistas de la era de Tutankamón, ni me pregunten. Mi padre utilizó boquillas modernas, pero la técnica que se necesita es asombrosa”.(mundooculto.es)

Una de las leyendas egipcias más notorias, es la maldición que recaerá en la Sociedad, sin son tocados los tesoros de Tutankamón, de las que se dice están malditas. Todo empezó al morir la persona que abrió la tumba, Lord Carnarvon, picado por un mosquito cuatro meses después de profanar el descanso del faraón. El mismo día que falleció, 04 de abril de 1.923, El Cairo se quedó en penumbras. Otra persona que estuvo presente, era su hermano, Audrey Herbert, muriendo por causas desconocidas. La persona que derribó el muro que daba a la sala donde descansaba Tutankamón, Arthur Mace, murió días después además por causas no explicables.

La persona que radiografió la momia, Sir Douglas Reid, falleció dos meses después de hacerlo, al igual que la secretaria que le ayudó de un ataque cardíaco. Al proceder a la autopsia de la momia se localizó que justo donde el mosquito había picado a Lord Carnarvon, Tutankamón poseía una herida igual.

En el Museo de El Cairo, cuando una de ellas estaba siendo limpiada en 1.954, alguien intentó soplarla, y en ese mismo instante la electricidad de todo el Alto Egipto falló. En 1.974, limpiándola de nuevo, y no teniendo constancia el personal del Museo, del anterior suceso ocurrido 20 años anteriormente, fue soplada de nuevo, y el poder energético se vino abajo, esta vez sólo en la zona del Gran Cairo. Ambos sucesos, aparecen reflejados en los documentos archivados en la estación generadora de electricidad, de la caída incomprensible a cero ocurrida en aquel tiempo, y además en los artículos de los periódicos egipcios de aquel día.

Pero esa tecnología sónica, no solo ha sido empleada en el pasado como arma y destrucción, sino que fue un elemento esencial para levantar monumentos megalíticos y bloques de piedra, que incluso hoy, nos parece incomprensible y un enigma cómo pudieron hacerlo.

En la Isla de Pohnpei, capital de los Estados Federados de Micronesia, se encuentra una ciudad de piedra megalítica llamada Nan Madol, con una extensión de 28 km2 repartida entre cien isletas de arrecife y coral, con cuantiosos canales artificiales que la convierten en “La Venecia del Pacífico”. Nan Madol es una incógnita, nadie sabe verdaderamente cuándo fue construida, ni por quién, con gigantescos bloques de basalto, sobre 91 islotes artificiales.

Es en este lugar, donde las leyendas afirman, que al igual que en el antiguo Egipto, los enormes bloques de piedra, cuyo peso oscila entre las 20 y 50 toneladas, se transportaban por el aire.  Se han identificado algunas probables canteras alrededor de la isla, pero el origen exacto de las piedras de Nan Madol está incluso por definir. Los arqueólogos, incluso tienen que desentrañar el enigma.  ¿Cómo pudieron salvar la barrera coralífera?. El transporte por el agua es increible. Varios residentes actuales de Pohnpei, admiten que las piedras llegaron volando a la isla, debido a la magia negra. La gente del lugar, cuenta que Olosipe y Olosaupa, los dos hermanos constructores, estaban dotados de un extraordinario poder mágico.

Convocaron a todas las piedras para que vinieran por sí solas, y formaran las imponentes construcciones. Olosipe y Olosaupa, llamaron a las piedras que estaban en Sokehs. Estas oyeron su llamada mágica y acudieron volando al lado a los dos hermanos.

Por procedimientos mágicos, éstos ordenaron a cada uno de los grandes bloques de piedra, que ocupara su sitio correspondiente en las construcciones. Tal es la apariencia en que se construyó Nan Madol.”

Los indios Hopi, además cuentan entre sus leyendas, algo muy comparable. Los Hopi, confirman que sus antepasados fueron visitados por entes originarios de los astros, quienes se desplazaban en escudos volantes o “pájaros tronantes”, y dominaban el arte de cortar y transportar enormes bloques de piedra, al igual que construir túneles e instalaciones subterráneas. Estos salvadores eran los katchinas, que significa “Sabios, Ilustres y Respetados”. Eran capaces de trasladarse por el aire a velocidades gigantescas, y de aterrizar en cualquier lugar.

En el año 2.000 a.C., se construyó la ciudad de Micenas, construida totalmente por miles de bloques de piedra, superpuestas unas detrás de diferentes, sin ningún tipo de argamasa ni mortero, desafiando por completo las leyes de la gravedad, y siendo un enigma de cómo lo pudieron hacer. Los mayores expertos en construcción, arquitectos e ingenieros, opinan que Micenas, es una ciudad que no ha podido ser levantada por el hombre, que está muy por encima de la capacidad humana de aquella era.

Aquí se encuentra el Tesoro o Tumba de Atreo. El bloque de piedra horizontal, que se encuentra justo en lo alto de la entrada, pesa 250 toneladas.

¿Cómo consiguieron subir ese bloque?. Las construcciones mayas, las pirámides, los templos griegos, Stonehenge, Carnac, etc… contienen bloques de pesos verdaderamente elevados, imposibles de levantar con poleas, cuerdas o haciendo palanca, y menos incluso, transportarlas a largas distancias, y elevarlas a varios metros del suelo.

En el Líbano, se localizan las Piedras de Baalbek, la ciudad del hijo del dios Baal, además llamada Heliópolis, residencia del dios griego Helios. La construcción abarca templos, como el Santuario de Bacchus (Santuario de Baco), que es más grande que El Partenón de la Acrópolis de Atenas. Las columnas del Partenón miden 10,4 metros de altura, mientras que la columnas del Santuario de Bacchus miden 19 metros, casi el doble.

En el Capítulo 6 del Génesis (Antiguo Testamento), se dice: “En aquellos días, había gigantes en la Tierra, se unieron los hijos de Dios con las hijas de los hombres y les nacieron hijos. Ellos eran los héroes que desde la antigüedad fueron hombres de renombre”. Así que la Biblia, cuenta cómo los entes humanos, se mezclaron con las deidades, dando a luz a semidioses, a guerreros que se convertirían en la élite, en héroes para sus pueblos.

La piedra de construcción más grande del mundo, tiene 21,36 m de largo y 4,33 de alto, su anchura es de 4,6 m y pesa entre 1.200 y 2.000 toneladas. No llegó a transportarse incluso la terraza de Baalbek y lleva el nombre de Hajar el Gouble (Piedra del sur) o Hajar el Hibla (Piedra de la doncella embarazada).

Esta piedra, al igual que diferentes aspectos de la terraza de Baalbek, proponen a los arqueólogos y diferentes investigadores un vasto jeroglífico. No se puede entender, cómo piedras de ese tamaño pudieron ser partidas, transportadas y encuadradas perfectamente. Las piedras que se transportaron en Egipto y Mesopotamia, supuestamente por miles de trabajadores con auxilio de cuerdas y rodillos de madera, medían 1/10 parte y pesaban centenares de kilos menos que las piedras de Baalbek. Y además, el terreno era liso y apropiado para poder desplazar esas ingentes masas de piedra.

Pero la zona de Baalbek, es todo lo contrario, ya que predomina el terreno angosto, lleno de cuestas, curvas y piedras por toda la zona. Tampoco existen señales de que el camino, en la antigüedad, fuera alisado en algún instante. Si las rampas existieron, ¿por qué no hay ninguna evidencia de ellas?. No hay ninguna fuente romana que nombre los procedimientos de construcción, los nombres de los ingenieros, arquitectos. ¿Quién y cómo consiguió erigir estos bloques tan descomunales?. ¿Qué clase de conocimientos poseían para poder hacerlo?.

Analizando el peso de las piedras, el terreno donde están ancladas, las zonas y canteras de donde fueron transportadas, la precisión con la que están puestas, y que no exista ningún rastro o evidencia de la utilización de cuerdas, poleas, arrastre, terreno alisado, etc… han llevado a los expertos a considerar, que quienes realizaron esa construcción, poseían conocimientos muy avanzados de los Principios de Levitación Acústica, que consiste en que al incidir en un objeto y bajo determinadas circunstancias, las ondas acústicas consiguen mantener ese objeto suspendido en el aire sin necesidad de contacto alguno. Esta ley que desafía las leyes de la gravedad, se ha comprobado que es factible, el inconveniente es cómo pudieron hacerlo con bloques de tantas toneladas.

En la Cronica Regnun Britanniae de Geoffroy de Monmouth (año 1.136), se cuenta que Stonehenge, es una creación del Mago Merlín, que por obra de su magia, transportó las piedras desde Irlanda, debido a la utilización de “fuerzas vitales”, que según cuenta la cronica, hace mención a que Merlín, transportó los menhires de Stonhenge haciendo que estos volaran. Las leyendas antiguas, son un puente para revelar lo que verdaderamente sucedió. Merlín, siempre iba acompañado de una especie de varita mágica, del que emanaba el poder de las deidades. El poderoso druida, apuntaba a la piedra,  y ésta levitaba.

Las piedras de Stonehenge, provenían de distintos localizaciones, todas a mucha separación de donde se encuentra el monumento. Algunas piedras se trajeron desde Avenbury (a 20 km de separación), diferentes desde los Montes Prescelly, en País de Gales (a más de 200 km de separación), diferentes desde Mildford Haven (a más de 250 km de separación), y las piedras azules, conocidas como “riolitos”, procedían de Irlanda. Cada monolito, pesa más de 50 toneladas, así que todo el montón de Stonehenge, pesa miles de toneladas. ¿Cómo es posible, que una población del Neolítico, compuesto por apenas un centenar de individuos, pudieron traer esas enormes piedras con los medios primitivos?. Si carecían de los instrumentos necesarios para su transporte, ¿por qué, además, fueron a rastrear esas rocas en localizaciones tan lejanas?. La única contestación lógica, es que sí poseían la apariencia de transportarlas, y no era a través del arrastre, ni la fuerza de 50 hombres, ni poniendo troncos en el camino.

Stonehenge es un observatorio astronómico preciso. El anillo de los agujeros de Aubrey, se relaciona con el ciclo de los eclipses lunares. Distintos ángulos entre las piedras solitarias, servían para enseñar los solsticios y los equinoccios, las salidas y las puestas del sol y de la luna.

Así que, un reducido pueblo perdido del Neolítico, consiguió transportar toneladas de roca, y una vez en el sitio preciso, las posicionaron de figura inmejorable para la observación del firmamento. Por supuesto, esto no es cosa del azar, sino de un conocimiento muy avanzado en astronomía, en coordenadas de la Tierra, y en conocer exactamente qué tipo de piedras se precisan, su tamaño exacto, de ahí que procedan de distintos partes.

Mientras que los egiptólogos, y creyentes ortodoxos en los procedimientos primitivos, confirman que esos bloques de piedra fueron movidos y puestos en su sitio utilizando solo la mano del hombre, expertos en el traslado de grandes pesos utilizando grúas modernas tienen grandes dudas al respecto. Una compañía especializada en grúas de alto tonelaje, instaló una prensa hidráulica que pesaba 65 toneladas. Para elevarla y pasarla por encima del tejado, tuvieron que traer una grúa especial. Esta grúa fue traída en piezas, y fue transportada en 15 trailers, desde una separación de 80 millas en un período de cinco días.

El peso máximo que habían conseguido levantar con la grúa especial,  fue en una central nuclear, levantando pesos de entre 100 y 150 toneladas. Estos expertos, al ser preguntados por bloques de más de 200 toneladas, como las que se usaron en el interior de la Gran Pirámide y en el Valle de los Soberanos, mostraron su fascinacion y escepticismo, dudando de los primitivos procedimientos propuestos por los egiptólogos. Así que ya no digamos, por piedras como las de Baalbek, que pesan más de 1.000 toneladas.

Edward Leedskalnin, fue un escultor que construyó con sus propios medios, el monumento conocido como Castillo de Coral, en Florida. igualmente se le conoce por sus inusuales hipotesis sobre del magnetismo. Trabajando solo y de noche, Leedskalnin extrajo y esculpió alrededor de 1.000.000 Kg (1.100 toneladas) de coral en mencionado monumento.

Leedskalnin, ideó la forma de levantar y maniobrar grandes bloques de coral de incluso 30 toneladas. En Homestead, Florida, utilizando su celosamente escondido incognito, fue capaz de tallar y construir un complejo entero de bloques monolíticos de coral. En comparación, el peso de cualquier bloque utilizado en el Castillo de Coral, era mayor que los utilizados en la Gran Pirámide. Trabajó durante 28 años para completar su trabajo. ¿Cuál era el incognito de Leedskalnin? ¿Cómo es posible, que él sólo, pudiera levantar esas toneladas, sin conocer las técnicas ni poseer los conocimientos actuales de física y mecánica?.

Si asumimos que Leedskalnin y los viejos constructores de pirámides usaron técnicas parecidas, las estimaciones en cuanto al número de trabajadores que supuestamente se emplearon en Egipto, cambiarían completamente. Leedskalnin transportó y elevó 1.100 toneladas en un período de 28 años. Por lo tanto, los 5.273.834 de toneladas de piedra de la Gran Pirámide, podrían haber sido transportadas y elevadas por tan sólo 4.794 trabajadores (y no por 100.000 hombres como se asegura).

Leedskalnin afirmaba que toda la materia, consiste en imanes individuales, y es el movimiento de esos imanes en el interior de los componentes y en el cosmos, lo que produce los fenómenos mesurables, por ejemplo, el magnetismo y la electricidad. Fue capaz de idear procedimientos de levantamiento y maniobra de grandes pesos, imposibles para el ser humano sin la utilización de maquinaria moderna. Se especula que podría haber utilizado el electromagnetismo, para eliminar o reducir la fuerza gravitacional de la Tierra.

Unos niños afirmaron una vez, que observaron como Leedskalnin, transportaba unos enormes bloques de piedra que levitaban literalmente en el aire, como globos de helio. Este apunte, al lado al generador magnético que inventó, ha originado a un asociación de personas que opinan que Edward conocía el incognito de las pirámides, y que se valió de la manipulación de los campos magnéticos terrestres para magnetizar las piedras y atraerlas sin esfuerzo incluso su ubicación.

Edward levantó piedras emulando el sistema de construcción de las pirámides y de Stonehenge. Es indiscutible que dominaba los principios del magnetismo como Nikola Tesla, y de la dinámica de la Ley Telúrica y el sonido, al “estilo ancestral”. ¿Quién le transmitió esos conocimientos?. El sitio donde está edificado todo el complejo del Castillo de Coral, no está elegido al azar, sino que está asentado en un lugar específicamente elegido (20 puntos vórtex de inversión magnética), donde las fuerzas telúricas que por allí discurren, ayudan a redirigir la fuerza de la gravedad a través de la física hiperdimensional.

Este área del sur de Florida, es considerado parte del Triángulo de Las Bermudas, siendo un levitador dimagnético de gran alcance, y se ha comprobado que la separación entre el sitio del actual asentamiento del Castillo de Coral y el Polo Norte, tenían la posición y los armónicos ideales para la manipulación de la antigravedad.

De todo el complejo de la ciudad que levantó, la puerta de acceso al lugar es el más espectacular. Consta de una enorme puerta giratoria de piedra de 9 toneladas, que descansa sobre una reducida piedra cilíndrica, a su vez apoyada en un engranaje automotriz con un agujero alineado con su centro de gravedad.

Esta puerta de piedra está tan perfectamente equilibrada, que puede ser abierta con facilidad con un solo dedo. Los ingenieros, con auxilio del láser e informática avanzada, incluso no han conseguido duplicar esta hazaña de ingeniería. Y esto ocurrió, cuando hace varios años, los rodamientos de la rueda se atascaron por desgaste. Para alzar la puerta de 9 toneladas, se necesitó llevar al complejo una colosal grúa hidráulica de 600 c.v. de fuerza, y poder cambiar los rodamientos. Al levantar la roca, se reveló una segunda roca en figura de tarta, sobre la cual descansaba el bloque principal y cuya existencia se desconocía. Esta segunda piedra, estaba tan perfectamente encastrada, que fue increible extraerla sin romper el corte horizontal de la misma. Los expertos la hicieron analizar, y los resultados arrojaron que era de una composición completamente desconocida y que no era originaria del mundo Tierra.

Esta construcción, es considerada por demasiados la Octava Maravilla del Planeta, o el Stonehenge moderno, por sus proporciones megalíticas y por emular su sistema de construcción, basado en la combinación de fuerzas telúricas y magnéticas y la condensación de las vibraciones del sonido para anular el poder de la gravedad. Edward inventó el Generador Magnético, con el que supuestamente hacía levitar los bloques de piedra, y aseguró que este invento, solucionaría todos los contratiempos energéticos del mundo.

Afirmaba que cada partícula de la sustancia, es un imán por sí mismo, y que el norte y el sur planetario constituyen imanes opuestos. En su generador, todas las corrientes se alteran y la energía que producen puede redirigirse a través de un conmutador. Los imanes y las corrientes magnéticas, tejen la tela de conexión y creación en todo el cosmos, y todo es cuestión de entender dónde están concentrados estos flujos telúricos, que corren unos contra diferentes, y regular el intercambio por medio la oposición de imanes contrarios. Es decir, Leedskalnin ya hablaba de unificar las cuatro fuerzas que rigen el cosmos, encontrar una hipotesis unificada, la Hipotesis de Cuerdas.

Cuando Edward estaba construyendo su ciudad, se percató que las coordenadas donde debían estar situadas, no eran las correctas, así que tuvo que trasladar todo de lugar. ¿Cómo pudo hacerlo sin asistencia de nadie?. Edward Leedskalnin, afirmaba que los procedimientos de construcción que empleaba, sobrepasaban en demasiado a el saber moderna, ya que usaba los campos magnéticos terrestres y el uso de esa energía, le permitieron vencer las normas establecidas de gravedad y equilibrio, al igual que hicieron los egipcios y diferentes civilizaciones antiguas.

En Philadelphia, se encuentra la Sala Norman Hall, de la Gran Logia Masónica, que es una representación del poder que Edward dejó plasmado en su Castillo de Coral.

En sus paredes, se localizan los misterios del magnetismo. Leedskalnin inventó una rueda giratoria, que formaba parte de la estructura del aparato que construyó, para anular el peso de los bloques de piedra. Esa rueda, está formada por imanes en figura de “U”, que lo divide en 24 partes.

El signo que aparece por toda la ciudad de coral, es el hexagrama de la Estrella de David, que además aparece como patrón en la rueda. La Estrella de David, está envuelta en los campos magnéticos de los 24 imanes que la rodean. Los polos de los imanes, están curvados para que apunten hacia fuera. Esto significa, que hay 24 polos positivos y 24 polos negativos, un total de 48 flujos de imanes apuntando al exterior. La Estrella de David representa lo opuesto, que a su vez, constituye la base del equilibrio y de la armonía.

Curiosamente, de la Estrella de David de la Sala Norman Hall, salen 48 rayos de energía, en dirección a todas las partes que lo rodean, tanto al firmamento, como a la tierra. En el centro de la Estrella de David, aparece una campana, igual que a la entrada de la ciudad de Leedskalnin.

Es indiscutible, que los francmasones, además conocen el poder de los campos magnéticos y de la antigravedad. Mucha simbología de ellos, hacen mención a los opuestos, al equilibrio y a un conocimiento superior que hay que mantener en incognito, ya que la Sociedad, seguramente no esté preparada para ello.

En ciencia, hay un experimento conocido como Efecto Hutchinson, que es un efecto electromagnético fuertemente anormal, que provoca la gelatización o la fusión de metales en frío, y la levitación espontánea de sustancias habituales como plástico, madera o metal. Estos distintos efectos, serían el resultado de una interacción de ondas longitudinales muy complejas, con campos electromagnéticos pulsados de una forma muy precisa. Aquellos investigadores que estuvieron en el laboratorio con el Maestro Hutchinson, dijeron que las interacciones electromagnéticas realizadas, permitirían obtener energía viniendo de otro lugar (creación de un vórtex). Demasiados efectos creados en el laboratorio, recuerdan fenómenos observados en el Triangulo de las Bermudas (nubes movedizas, anomalías electromagnéticas, etc…), al igual que una neblina ligera desplazándose en el cuarto, similar a lo que explicó Bruce Gernon durante su vuelo hacia Florida, en el Triángulo de las Bermudas.

Edward Leedskalnin, demostró con hechos, que las antiguas civilizaciones, los relatos sobre divinidades con conocimientos avanzados, que las grandes estructuras que sabemos como las Pirámides, Templos, Murallas, que fueron fortificadas y construidas con bloques de rocas con pesos desmesurados, no fueron levantadas como nos dicen los libros. Los arqueólogos, egiptólogos y demás “logos”, se empeñan en teorizar sobre propuestas ilógicas, sin abarcar todas las opciones. Ellos dicen que 200.000 hombres cada día, sin parar, sin descanso, transportaban cada piedra, a grandes velocidades, y con conocimientos que eran increible que poseyeran, llegaban a la perfección cada vez, con cada roca, sin errores. El paso del tiempo, y nuestra tecnología, sumándole una lógica aplastante, nos dice que es increible que eso ocurriera de esa figura, que es inviable, y donde nada encaja.

¿No es más facil, abarcar todo el espectro de posibilidades, y pensar que seguramente existen civilizaciones no de este planeta, que nos llevan miles o millones de años de ventaja, que es muy probable que hayan estado aquí, y que todos los conocimientos tan avanzados e no explicables de nuestros ancestros, se debieron a la intervención de estos entes?.

¿No es más facil interpretar los relatos de los textos viejos, al igual que las leyendas, las historias de nuestros antepasados, donde todos, sin excepción, en el comienzo de sus tiempos, hablan de divinidades que bajaron de los cielos, que tenían poderes sobrenaturales, que se mezclaron con la especie homínida, y que les auxiliaron a levantar aquellas ciudades mastodónticas?.

¿No es más facil y lógico entender, que Stonehenge, las Pirámides, Teotihuacan, Angkor Wat, etc… posean paralelismos astronómicos habituales, con orientaciones exactas a los cielos, a constelaciones o estrellas concretas, en una era donde los entes humanos no sabían de astronomía, porque seguían instrucciones de entes que sí conocían perfectamente los cielos, comprendían los equinoccios, solsticios, ciclos lunares, que la Tierra era redonda, que existían fuerzas invisibles que regían nuestro mundo y el universo, que existen gran cantidad más dimensiones de las que podemos percibir, y que ellos sí pueden manejar y dominar dichas fuerzas?.

¿No es más facil aceptar que los eslabones perdidos, que hallazgos que van contra aquello que creemos conocer, que la evolución tan rápida del homo sapiens, que las extinciones masivas de los entes que dominaban el mundo, no fueron obra del azar, sino de entes que precisan que, por algún motivo que desconocemos, nuestra especie evolucione velozmente por algún propósito que nos será desvelado en un futuro?.

(function(d) )(document);

La entrada Antigravedad en la antiguedad y otras tecnologias se publicó primero en Mundo oculto.