La (re)Encarnación Natural.

https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push();
Sabemos a groso modo como funciona la reencarnación, tenemos conocimiento de que tras esta vida seguramente vendrá otra y con anterioridad a esta, hubo gran cantidad mas. La vida presente es tan cautivadora, que nos traba el poder recordar todo lo anterior, se nos olvida que vivimos vidas con anterioridad, que se sucedieron en tiempos pasados, tiempos pretéritos y alejados. Diferentes en cambio, ni siquiera recuerdan haber estado en este mundo anteriormente, y sus recuerdos se remontan a equipos muy alejados del nuestro, zonas que seria increible apuntar en una bonita noche estrellada. El alma es una especie de energía viajera, que no es dada a quedarse demasiado tiempo en un mismo sitio, fluye a través del universo e inunda todos los rincones, probando en todos los equipos, viviendo experiencias en todos los mundos. Esta es la apariencia natural en la que el alma toma diferentes formas, encarna distintos roles y experimenta de diversos maneras. Esta es la autentica experiencia que persigue el alma, este es el verdadero modo de lograr la evolución, este es el verdadero juego, saltar de estrella en estrella, de mundo en mundo, quemar etapas probándolo todo, al margen de las situaciones que en esos parajes encuentre, formadas por complejos paisajes emocionales o paramos de autentico sentir, pero se dan situaciones, en las que ese viaje experiencial es interrumpido y como el agua, deja de fluir y queda estancada en un lugar concreto.
Esta energía al quedar estancada, presa en una única ubicación, se va ensuciando, se va llenando de impurezas y pierde sus propiedades naturales. Esa experiencia acaba por enfermarla, acaba por contaminarla y acaba por envenenarla. El alma, igual que el agua, jamás muere ni desaparece, solo cambia de figura, cambia su estado y se adapta al medio, pero el alma, al igual que el agua, si se estanca se corrompe. Nosotros somos en este mundo pequeñas gotas de agua estancadas, formando una gran presa, que retiene nuestra energía e impide nuestro correcto fluir por la creación. Entramos en la turbina reencarnatoria que hay en este mundo y no vemos la apariencia de salir. Estamos estancados aquí, presos, pero el alma es como el agua y solo necesitamos un poco de sol, para evaporarnos y salir de nuestra cárcel de hormigón. En nuestro suceso esa energía la portamos ya y solo precisamos descubrirla, tenemos la llave de la celda, la salida esta en nosotros.
Publicidad

El proceso natural de encarnación seria muy distinto a como esta planteada la reencarnación hoy en dia, la reencarnación no es mas que un mecanismo de reciclaje industrial, en el que los entes viven en una especie de planta de procesado, encarnan, mueren y vuelven a encarnar. Un sin sentido en el que, el Ser jamás saca nada en claro de esa experiencia. Por el contrario, el proceso natural de encarnación es un acto de amor, una expresión sentimental, en la que esa energía llamada alma, encarna sabiendo quien es y para lo que llego, sabe y entiende su vocación de servicio, su trabajo, llega para realizar una tarea concreta, para vivir además la experiencia y para ayudar a sus hermanos a desestancarse. Podríamos decir que aguardamos pacientemente a que nos necesiten, escuchamos la llamada y vamos allí donde haga falta. Viviremos en la apariencia que sea precisa y en el ecosistema que allí tengan. No distinguimos razas, solo vemos a nuestros hermanos, no hay buenos, no hay malos, solo hay desconcierto y desamor.
A día de hoy es posible retomar el modo natural y huir del modo reencarnatorio fallido que no aporta nada a nuestro aprendizaje. Una vez llegue nuestro instante y desencarnemos, debemos tomar conciencia  y no dejarnos llevar por nuestra mente. En esos primeros instantes, la identidad, la posición, la familia, la materia, juegan en nuestra contra, debemos conocer soltar lastre. En verdad no dejamos nada notable atrás y debemos tenerlo muy presente, nuestros entes queridos vendrán con nosotros cuando llegue su instante y debemos entender que ellos tienen un camino que completar y un trabajo que realizar, debemos delegar en ellos, toda esa supuesta responsabilidad que aun portas, debemos dejar que continúen y decirles incluso luego, porque jamás es un adiós. Una vez que nuestra mente descansa y deja de tener el control, nuestro pensamiento sale a un primer plano y toma las riendas, llevándonos allí donde debemos estar, saliendo de este planeta de desconcierto y trampas. Esto se produce casi en seguida, una vez hemos soltado todo lo que pesa, nuestra alma sale de este sistema ‘ipso facto’ dejando atrás este planeta. Una vez llegas al hogar, asimilas toda la experiencia y purgas todas las energías de baja vibración que portases, es como un reposo espiritual donde sanar todas las heridas que esas vidas, reencarnando de figura casi perpetua te hicieron. Cuando hayas sanado todo lo que hay en ti, volverás a estar listo para experimentar, si lo deseas, en un mayor nivel de frecuencia, cuando estés listo y todo así te lo indique, volverás a encarnar allí donde creas que te precisan. Esto puede ser interpretado además como una reencarnación, porque eso es lo que haces al final, pero no se parece en nada al modelo sintético imperante en la Tierra, que es en verdad, una maquina regurgitadora de almas que las mantiene presas y esclavas.
Volvemos a ser Libres, volvemos a casa y allí continuaremos nuestro trabajo, ayudando desde la conciencia, desde el corazón, observando y escuchando atentamente, por si nos necesitasen de nuevo. No juzgamos, comprendemos y empatizamos, con lo que en esos equipos sucede, ayudamos y guiamos, sin interferir en las sagradas voluntades de nuestros hermanos. No vemos el error, no vemos la intención, no vemos la acción, solo sentimos, recibimos sentimiento y emanamos sentimiento. No nos sentimos identificados con una tierra, con un sistema o con una estrella, todo figura parte de nosotros y todo merece ser atencion y protegido, todo es nuestra casa y llegamos a cualquier rincón por alejado y recóndito que este sea. Todo es, y calcular nuestro tiempo es inútil, somos desde que somos, y no sabemos el ayer o el mañana, no somos lineales y nos cuesta adaptarnos a estos equipos acotados y artificiales. Por eso vivir en un sistema cerrado, con tiempo definido y una estancia lineal, nos es tan insoportable, y lo es básicamente, por que es artificial y a nuestra esencia, nuestra alma, le cuesta adaptarse a vivir en una caja. 
Pronto este será el modo que impere en la Tierra, viviremos largas vidas, sabremos quienes somos y para que hemos venido, no existirán las dudas existenciales, ni habrá mal interpretaciones entre los entes, todo serán certezas, todo será verdad. Una vez sintamos que hemos concluido nuestro trabajo aquí, desencarnaremos y volveremos a casa, o encarnaremos allí donde creamos hacemos falta. Cuando llegamos aquí, sabíamos a lo que veníamos, que actualmente no nos acordemos, no quiere decir que llegado el instante este recuerdo no vuelva a nosotros y sepamos como actuar. Una vez quede concluida nuestra tarea aquí, unos escasos se quedaran y la gran mayoría se marchara allí de donde provino, continuaran fluyendo como ríos salvajes, sorteando las rocas, saltando de estrella en estrella, llegando allí donde nos precisan, allí donde nuestra experiencia es útil, allí donde aprenderemos a Ser de nuevo.
Esta presa no va a poder contener tanta agua retenida por demasiado más tiempo. Todo volverá a su cauce y volveremos a humedecer las orillas de nuestros hogares muy pronto. No habrá trampa que impida que lo natural prevalezca sobre la artificialidad de un sistema que no puede mantenerse por más tiempo. La reencarnación sintética no es un modo natural de experimentar la vida como medio de aprendizaje, es un juego tramposo en el que la banca siempre gana, es una mentira teñida de verdad, se acabo el seguir creyendo que el Samsara es lo natural, se acabo seguir ignorando lo q

ue somos. Empezar a recordar pasa necesariamente por empezar a entender, jamás podrás recordar quien eres, si no comprendes que eres, no podrás conocer, sin anteriormente entender. Una vez se llega a la comprensión, se llega al conocer y el conocer cambia la intención y esta transmuta la voluntad, cambiando así el prisma por el que mirar, de fuera a dentro. No es facil, este sistema se diseño para que no lo fuera, pero una vez depositas tu intención y tu voluntad en localizar, eso que perdimos al llegar, nada podrá impedir que lo logres. Una vez lo vayas consiguiendo progresivamente la búsqueda de la verdad se perderá, porque la verdad ya la portamos, la verdad ya la conocemos, tenemos todo, solo esta escondido entre grandes capas de mentiras.

Al final debemos concienciarnos que encarnamos aquí para ayudar, la gran mayoría no pertenece a este mundo, solo estáis aquí para terminar con la trampa reencarnatoria y restaurar el sistema natural, de encarnación por amor, de evolución a través del sentimiento. Es hora de despojarnos de la creencia que dice que en planos de baja dualidad no se producen las experiencias para aplicar a nuestra evolución, esto es solo una mala justificación para abrazar el sufrimiento y la culpa. La luz no necesita oscuridad para definirse así misma, la luz sabe que es luz y la oscuridad es solo se figura en su ausencia. Acabaremos nuestro trabajo aquí y saldremos hacia diferentes lares, a continuar aquello que dejamos pendiente, por atender esta urgencia y esto se producirá con el orden natural restablecido.

from otra realidad Www.Dmisterio.com

(function(d) )(document);

La entrada La (re)Encarnación Natural. se publicó primero en Dmisterio.com.