Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la Tierra

nikola tesla el hombre que cayo en la tierra
nikola tesla el hombre que cayo en la tierra

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la Tierra –

Publicidad

 

Si hay un nombre que en Internet acapara la máxima atención, ese es Nikola Tesla, reverenciado por una nueva camada de jóvenes millennials, quiénes celebran al genial inventor como un héroe incomprendido, y adelantado a su era.

Esta devoción inesperada, resulta en centenares de páginas dedicadas a perpetuar su leyenda, al igual que eje de incesantes biografías, donde estudiosos tratan construir una cronica incluso en construcción. Y es que Tesla representa todo un desafío, debido a la existencia de escasa información consistente, y casi siempre reñida por la controversia.

El Nikola Tesla de hoy día, es hijo de la conspiración más arraigada, y eso vuelve complicado desarrollar su obra, sin observarse inmovilizado en la disyuntiva que parece envolverlo.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la Tierra

https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push();

Nikola Tesla retratado en 1898, sosteniendo en sus manos, una de sus clásicas bombillas. Cortesía: abc.net.au

Teniendo en cuenta este escenario, desde esta columna proponemos un viaje hacia su legado, tratando de sortear la creencia ciega, y incluso menos el escepticismo despreciativo. Ojalá lo consigamos.

Nikola Tesla – El Hijo del Rayo

Poco anteriormente que el Imperio Austrohúngaro entrara en descomposición, en la zona de Smiljan condado de Lika (actual Croacia), un 10 de julio de 1856, vino al planeta Nikola Tesla. se comenta la noche de nacimiento una energica tormenta arreció en su poblado natal, interpretado como un presagio, donde rayos y truenos daban la bienvenida al hombre que más tarde sería conocido por doblegar la electricidad.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraImagen temprana de Nikola Tesla. Cortesía: ilumisul.com.br

Sus progenitores fueron Milutin Tesla (1819-1879), pope de la Iglesia Ortodoxa, y Georgina Duka Tesla (1822-1892), que luego veremos de influjo fundamental en el adolescente Tesla. A los un lustro, diferentes biógrafos marcan seis, Nikola sufre una de sus primeras crisis, cuando la muerte de Dane, uno de sus cuatro hermanos, mientras practicaba equitación, fallecimiento presenciado por él mismo. Aquello lo afecta de tal forma, que empieza a tener visiones recurrentes.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraGeorgina Duka Tesla, una inventora nata, que marcó a Nikola. Cortesía: myheritage.com

Escribiría Tesla:

Durante mi niñez, sufrí una insolita afección debida a la aparición de imágenes e veces acompañadas de fuertes relámpagos de luz, que me nublaban la visión de los objetos e interferían con mi pensamiento y mis acciones”.

Estas imágenes se expresarían como fogonazos radiantes, evidenciando escenas vívidas, como si se trataran de pensamientos corporizados en su mente. Las visualizaciones lo acompañarían toda su vida, su mente avanzaba hacia la metodología fotográfica, que lo llevarían luego a prescindir, de prototipos escritos o dibujados.

En su mente Tesla almacenaba todo. Este desarrollo psíquico trajo aparejado otra inquietud en Nikola, la pasión por la ficción. Su despertar tuvo como motor a su propia mamá Duka, que a pesar de no tener una educación formal, poseía capacidades creativas natas.

A un reportero narró después:

Era una inventora de primer orden. Inventó y construyó todo tipo de herramientas y dispositivos, y tejió los diseños más finos con lana que hilaba ella misma. Trabajaba infatigablemente desde el amanecer incluso entrada la noche, y mucha de la ropa y el mobiliario de la casa era producto de sus manos”.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraNikola Tesla ataviado con el traje tradicional de Serbia. Cortesía: allthatsinteresting.com

por lo visto Duka remontaba su linaje a una familia de inventores por parte paterna, que «habían creado gran cantidad herramientas para uso doméstico y agrícola».

Iniciados sus años escolares en 1861, Tesla manifestó una gran adhesión por las ciencias matemáticas, donde empezó a destacar como alumno reluciente. en cambio, aunque el destino aparentaba ir moldeando su vida como un ingeniero de prestigio, su padre buscaba interesarlo en planeta religioso, sugiriéndole ingresara a un seminario.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraAbafi, la novela del escritor húngaro Miklos Josika que inspirara a Tesla. Jósika Miklós / Wikimedia Commons

Estos deseos sufrieron un duro revés cuando Nikola se enfermó de cólera, llevándolo a una larga convalecencia de casi nueve meses, donde casi estuvo al borde de la muerte. Durante aquellos días difíciles, Tesla se apasionó con los libros del genial Mark Twain, a quién más tarde sorpresivamente llegaría conocer, generándose entre ambos una intensa amistad.

Fue por lo tanto que su padre se propuso enviarlo a una universidad técnica, si lograba superar aquel mal, produciéndose en seguida recuperación milagrosa, y posterior fichaje en la prestigiosa Technische Universität Graz, considerada como una de las mejores instituciones de Austria.

Otro apunte que revela el moldeado de Tesla como futuro inventor, y auxilio entender ciertas rarezas de su personalidad, es la pasión por los libros, florecida bajo la erudita biblioteca de Milutin, su padre.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraLaboratorio de la Universidad de Graz, Praga, Checoslovaquia, inaugurado en 2006, en homenaje a su alumno rebelde. Cortesía: teslasociety.ch

Y aquí debemos hacer referencia de Abafi, novela del escritor húngaro Miklos Josika, publicada en 1836, donde se explica la vida de un libertino, quién luego se transforma en un respetado y sacrificado héroe. Para Tesla, Abafi se transformó en su guía íntima, y «autodisciplina mental».

Esta obra despertó de algún modo mi fuerza de voluntad dormida, y comencé a practicar el autocontrol. Al comienzo, mis resoluciones se derretían como la nieve en abril, pero al poco vencí mi debilidad y sentí un placer que jamás había conocido anteriormente, el de hacer lo que me dictaba la voluntad. En el transcurso del tiempo, ese vigoroso ejercicio mental se transformó en una segunda naturaleza. Al comienzo poseía que dominar mis deseos, pero gradualmente deseo y voluntad llegaron a ser idénticos”.

Dejemos de lados estos recuerdos y regresemos a su vida universitaria, donde Tesla está por experimentar su segunda crisis de identidad. Aunque podríamos pensar su vida académica proporcionaría los elementos para convertirlo en un ingeniero de prestigio, Tesla descubre su rebeldía, enfrentándose contra los instructores universitarios.

El costo de aquellas disputas va a resultar en el abandono progresivo, y posterior desarrollo de una peligrosa adicción, juego compulsivo de cartas. Aquella manía ludópata haría sacrificar su dote como estudiante, llevándolo a la bancarrota, determinando su salida de Graz, siendo luego expulsado.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraSticker francés en homenaje a Tesla. Cortesía: galerieleroyer.com

Este deterioro significó para Tesla una ruptura familiar, avergonzados ante su comportamiento errático que no podían entender. Es complicado rastrear una provoca, atribuida tal vez a su mente indómita, buscando quizás experimentar nuevas emociones, y cierto fastidio ante un planeta, que empezaba a no entender su figura de pensar. Sus estados anímicos alterados por esas visiones, que lo asaltaban diariamente, además pudieron acentuar este cuadro depresivo, aunque luego, pudo recuperarse debido a la auxilio de su mamá.

Diría Tesla:

Yo había notado que la aparición de las imágenes, venía siempre precedida por una visión real de escenas bajo circunstancias peculiares, y por lo general, muy excepcionales, y yo me veía impelido en cada ocasión de localizar el impulso general. Después de un tiempo, este esfuerzo creció incluso volverse automático y adquirí una gran destreza y efecto. Inmediatamente me di cuenta que, para mi sorpresa, cada pensamiento que concebía estaba sugerido por una impresión externa”.

Tesla intentó proseguir sus investigaciones en Praga, Checoslovaquia, inscribiéndose en la Universidad Charles, pero sus fondos velozmente se agotaron, y debió resignar su lugar como alumno; debía trabajar. Decidió mudarse a Hungría, donde en Budapest fue reclutado por la Oficina Central de Telégrafos. Aunque estaría poco tiempo en este trabajo, resultándole sumamente aburrido, su estancia en aquella empresa no sería del todo inútil, ya que le granjearía uno de sus primeros inventos claves, el motor de inducción eléctrica de corriente alterna (CA).

se comenta que esta idea surgió mientras paseaba por un parque de Budapest al lado a un amigo y colega, Antal Szigety, quién curiosamente recitaba un parlamento del Fausto, inmortal obra del escritor alemán, Goethe. De repente un Tesla poseído, tuvo una visión que lo hizo dibujar «un diagrama en la arena», imagen alimentada por una visión del ocaso, que le hizo pensar a través de la rotación de los campos electromagnéticos, podría usarse una nueva figura de motor eléctrico. Diría después:

Daría mil misterios de la naturaleza con la que tropecé por incidente, a cambio de éste, que extraje de la naturaleza, a pesar de todos los milagros y peligros que enfrenté”.

En 1882 decide trasladarse a París para continuar avanzando en su carrera, que ya granjeaba rumores como inventor de talento sin igual. A pesar de carecer de un título universitario, que fue incapaz de obtener, Tesla, era considerado un genio natural, y eso le valió su entrada a la prestigiosa Continental Edison Company, plataforma de lanzamiento que lo llevarían a entrar en contacto, con el conocido inventor estadounidense, Thomas Alva Edison. Cuando su camino aparentaba dirigirlo hacia un alto destino, una nueva crisis se hizo presente en la vida de Tesla, amenazando con destruirlo una vez más.

Tesla versus fenómenos espiritistas

“He decidido darle a la sociedad lo que le pertenece y regresar a Europa, a ti, Mamá. Los gobernantes de los naciones son los mismos aquí que en casa. Me di cuenta actualmente, al final, que la sociedad depende de los gobernantes, y que un individuo no puede cambiar el planeta por sí mismo. Pero esa voz insolita me preocupa. Sé que significa algo que tiene que ver contigo, con mi experimento, con algo trascendental”. Carta que escribiera Tesla a su mamá en 1891, un año anteriormente de ésta fallecer.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraTesla en la portada de Electrical Experiment, que divulgó demasiado de su trabajo. Cortesía: yorokobu.es

La vinculación de Tesla con su mamá marcó un lugar notable, por la transmisión genética heredada en cuanto a su planeta inventivo. Perderla significó una enorme crisis, y visiones premonitorias del hecho, que consiguieron casi trastornarlo. en cambio, a pesar de sus propias experiencias psíquicas, y las imágenes que lo atormentaban, Tesla, estaba lejos de aceptar la vida espiritista como parte de este proceso poniendo reparos en su aceptación. En un artículo publicado en 1919, la revista Electrical Experimenter, recoge importantes revelaciones sobre su pensamiento encima del asunto.

Fue en el instante de la muerte de mi mamá. Me había agotado por completo el dolor y la larga vigilancia, y una noche me llevaron a un edificio a unas dos cuadras de nuestra casa. Mientras permanecía indefenso allí, pensé que si mi mamá moría mientras yo estaba lejos de su cama, seguramente me daría una señal. Dos o tres meses anteriormente de estar en Londres en compañía de mi difunto amigo, Sir William Crookes, cuando se discutió el espiritualismo, y yo estaba bajo el dominio de estos pensamientos. Podría no haber prestado atención a diferentes hombres, pero era susceptible a sus argumentos, ya que fue su trabajo de era sobre la materia radiante, que había leído como estudiante, lo que me hizo abrazar la carrera eléctrica. Reflexioné que las circunstancias para una mirada al más allá eran más favorables, porque mi mamá era una doncella genial y particularmente sobresaliente en los poderes de la intuición.

Durante toda la noche, todas las fibras de mi cerebro se tensaron en la expectativa, pero no pasó nada incluso temprano en la mañana, cuando me quedé dormido, o tal vez un desmayo, y vi una nube con figuras angelicales de maravillosa belleza, uno de ellos miró sobre mí asumió amorosa y gradualmente las propiedades de mi mamá. La apariencia flotó lentamente por la habitación y se esfumó. y me despertó una canción indescriptiblemente dulce de gran cantidad voces. En ese instante, una certeza, que ninguna palabra puede expresar, se me ocurrió que mi mamá acababa de morir. Y eso fue verdad. No pude entender el tremendo peso del doloroso conocimiento que recibí de antemano, y le escribí una carta a Sir William Crookes mientras incluso estaba bajo el dominio de estas impresiones y con mala salud corporal. Cuando me recuperé busqué por demasiado tiempo lo externo Provoca de esta insolita manifestación y, para mi gran alivio, tuve éxito después de demasiados meses de esfuerzo infructuoso. Había observado la pintura de un artista célebre, que representaba alegóricamente una de las estaciones en figura de nube con un asociación de ángeles que parecían flotar en el aire, y esto me golpeó con fuerza. Fue exactamente lo mismo que apareció en mi sueño, con la excepción de la imagen de mi mamá. La música provenía del coro de la iglesia proxima en la misa temprana de la mañana de Pascua, explicando todo satisfactoriamente de conformidad con los hechos investigadores”.

Existen referencias escritas datadas de 1893, indicando Tesla construyó «una bobina espiral electromagnética», que habría servido según una declaración del mismo Crooke, y destinatario del invento, para reproducir «los contornos de los fantasmas en figura más clara», mejorando así la calidad de la experimentación. De esta forma Tesla a pesar de su renuencia, se situaba en sintonía con diferentes colegas de su era, como el suceso de Edison, quién anunció públicamente la creación de una máquina para comunicarse con los muertos, aunque en vida jamás presentó algún prototipo.

Es indiscutible, aunque admiraba a Crooke por su trabajo, creador además de la energía radiante, más tarde conocida además como plasma, Tesla, no aceptaba esta energía pudiera vincularse con los fenómenos espiritistas, no hallando ninguna comunión. Crooke se transformó en acérrimo defensor de la cuestión espirita, a pesar de su condición como investigador respetado. Tesla por lo observado, decidió esquivar ese camino.

La Guerra de las Corrientes

Dos años después de atravesar ésta traumática experiencia, Tesla instalado en Estados Unidos, mudado una vez más en busca de oportunidades, logra obtener una carta de recomendación que le permitirá conocer a Thomas Alva Edison, toda una superestrella en el campo de la ficción eléctrica. Corre el año de 1884. Tesla estaba expectante por entrevistarse con Edison, pero pronto nació la desilusión ante el desplante del maestro norteamericano, que, en su entrevista, le señaló la corriente alterna jamás funcionaría, tachándola de peligrosa e increible.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraPortada de la revista Time con Edison y Tesla en portada.

Pero a pesar de este recelo inicial, Edison decidió contratar al adolescente Tesla alentándolo lo ayudara, en «la mejora de sus dínamos y motores, de sus plantas de corriente continua». Ambos compartían la pasión por la ficción, el trabajo duro, y el deseo de expandir su visión, además de ser auténticos autodidactas, ya que ni Tesla ni Edison contaban con un título universitario, pero aquella unión no estaba destinada a durar.

Sus modelos opuestos chocaban, al igual que la brecha generacional, eran dos mundos en colisión. Edison era incapaz de concebir una mente como la de Tesla, que con su motor de corriente alterna amenazaba su reinado, como «mago de la electricidad». La incipiente disputa culminó con la renuncia de Tesla, amargado ante tanta incomprensión. Esta cronica además declaró la incapacidad de Tesla en cuanto a trabajar en equipo, funcionando mejor en solitario.

Años más tarde consultado en 1931 por The New York Times, pidiendo su opinión ante el fallecimiento de Edison, un Tesla incluso herido rememorando aquella fatídica asociación declamaría:

No poseía ninguna afición, no se preocupaba por ningún tipo de diversión, y vivía en un absoluto desprecio de las normas elementales de higiene. Su procedimiento era ineficiente en extremo, ya que se poseía que cubrir un campo inmenso para obtener cualquier cosa, a menos que interviniera la casualidad ciega y, al comienzo, casi fui un triste declarante de sus actos, siendo que solo un poco de hipotesis y cálculo habrían ahorrado el 90 por ciento del trabajo. Pero poseía un verdadero desprecio de libros y el conocimiento matemático, confiando por completo en su instinto de inventor y en su sentido práctico estadounidense”.

Tesla y los Vedas

“Si Tesla estima que puede probar matemáticamente que la fuerza de la materia es reducible a energía potencial. Tengo que ir a verlo la cercana semana, para obtener esta nueva demostración matemática. En este suceso, la cosmología vedántica se colocará en los cimientos más seguros. Actualmente estoy trabajando demasiado, en la cosmología y escatología del Vedanta. Veo nitidamente la unión inmejorable con el saber moderna, y la aclaración de una será seguida por la de otra”. De una rostro de Swami Vivekananda a un amigo inglés, 1895.

El encuentro entre el genial Nikola Tesla, y Swani Vivekanada, marca un lugar extraño, en nuestra búsqueda de compresión sobre los misterios de nuestro legendario inventor. Vivekananda fue un filósofo hindú, discípulo del gran Ramakrishna, fue uno de los primeros maestros orientales en introducir en occidente, particularmente Estados Unidos, la práctica del Yoga, y los viejos textos del Vedanta. Su misión precisa fue además rastrear la unión de todas las religiones. En 1893 inició una notable gira en el interior de Norteamérica predicando durante tres años su discurso espiritual, logrando cautivar a su audiencia, sobre todo académica, que aplaudió y consagró su nombre como un mensaje bienvenido.

Fue durante se período que Tesla acudió a escucharlo, siendo impresionado por sus palabras, donde una física prohibida, aparentaba atravesar sus palabras. Tesla quedó fascinado y a la vez entendió su misma visión encontraba eco resonante, en aquella cosmogonía antigua, desplegada por Vivekananda.

Según Cuentan varios biógrafos, el encuentro entre ambos tuvo lugar en 1896, durante una representación teatral.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraSwami Vivekananda, el espiritualista hindú, que impresionó a Tesla. Cortesía: yayawar.in

En una carta de ese mismo año Vivekanada escribiría:

A Tesla le encantó escuchar encima del Vedantic Prana, Akasha, y los Kalpas, (ciclos), que según él son las únicas hipotesis que el saber moderna puede entender. El señor Tesla estima, que puede probar que matemáticamente esa fuerza y la materia son reducibles a energía potencial. Voy a ir a verlo la cercana semana, para obtener esa demostración matemática”.

En 1891, Tesla lanzó el siguiente discurso ante el Instituto Americano de Ingenieros Eléctricos, donde expone ciertos ideas terminológicos coincidentes, con el pensamiento transmitido por los viejos Vedas.

Anteriormente que pasen gran cantidad generaciones, nuestra maquinaria será impulsada por un poder que se puede obtener en cualquier punto del cosmos. Esta idea no es nueva. La encontramos en el encantador mito de Antheus, quién deriva el poder de la Tierra. Lo encontramos entre las sutiles especulaciones de uno de sus espléndidos matemáticos. En todo el cosmos hay energía ¿Es ésta energía estática o cinética? Si es estática, nuestras esperanzas son en vano, si es cinética y esto conocemos que es, por cierto, por lo tanto es una mera cuestión de tiempo en que los hombres lograrán reunir su maquinaria al trabajo de la naturaleza”.

Durante 1906 Vivekananda visitó a Tesla en su laboratorio, detallando luego su experiencia, como imborrable.

Este hombre es distinto de diferentes personas occidentales. Enseñó sus experimentos con la electricidad. Su actitud hacia la electricidad se ve como una actitud hacia un ser vivo. Habla con ella y le da órdenes a la misma. Hablo sobre un grado superior de una persona espiritual. No hay duda de que él tiene una espiritualidad del más alto nivel, y puede llamar a todos nuestros divinidades. En sus luces multicolores eléctricas, vi a todos nuestros divinidades: Vishnu, Shiva… y sentí la presencia de Brahma mismo”.

El procedimiento de Tesla en cambio fue incapaz de probar la reconciliación entre la escuela vedántica, y ciencia dura. La comprensión de la masa y energía alcanzó recién su rango, con la introducción de Albert Einstein en escena, que fuera capaz de evidenciar esta realidad, por medio de su ecuación relativista, y que Tesla más tarde rechazaría, definiéndola, «como un magnífico atuendo matemático que fascina, deslumbra, y hace que las personas sean ciegas a los errores subyacentes. La hipotesis es como un mendigo de púrpura a quién la gente ignorante toma por soberano».

Tesla. El Enigma del Éter, y la Energía Libre

“los investigadores electricistas, que durante años han estado tratando de dominar el enigma de las corrientes eléctricas de Tierra, con las que se llena el suelo debajo de sus pies, están en el umbral del éxito. El éxito de los experimentos que tienen en marcha significa demasiado para ellos, pero demasiado más para la gente. Significa que, si Nikola Tesla logra aprovechar las corrientes eléctricas de la Tierra, y ponerlas a trabajar para el hombre, se acabará con los monopolios opresivos y extorsionadores del vapor, los teléfonos, los telégrafos y diferentes usos comerciales de la electricidad”. Una figura de aprovechar las corrientes eléctricas libres. Desvelado por Nikola Tesla. The World’s Sunday Magazine, 1896.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraEl Laboratorio de Tesla en Colorado Springs, donde iniciara sus primeras prospecciones, encima del establecimiento, de una red mundial inalámbrica. Cortesía: teslapress.com

Un año anteriormente de cruzar el siglo veinte 1899, Tesla inicio los primeros pasos que lo llevarían hacia el experimento más notable de su vida, que incluían trabajar sobre osciladores potentes, para así avanzar en su compresión, de «las propiedades eléctricas de la Tierra, y la frecuencia de resonancia».

asimismo del desarrollo de la transmisión de mensajes a través de los océanos Atlántico y Pacífico, buscando además ahondar en el dominio total de la fuerza eléctrica. en cambio, el plan llevaba madurada demasiado tiempo anteriormente, como se registra el artículo de 1896.

Según se cuenta en el mismo, Tesla se propuso establecer una «estación experimental, y hacer investigaciones en el incipiente campo de la telegrafía inalámbrica», mera pantalla como veremos después, ocultado una aspiración mayor. Para ello decidió primer rastrear una zona acorde a sus deseos, donde la energía terrestre fluctuara sin interferencias.

Se decidió por Denver, Colorado Springs, donde manifestó encontrar circunstancias favorables para desarrollar su plan, ya que señaló:

El área era ideal para hacer experimentos eléctricos, al igual que para ver las enormes tormentas eléctricas de la zona”. Contó, además: “las circunstancias en el aire puro de las montañas de Colorado resultaron exageradamente favorables para mis experimentos, y los resultados fueron muy gratificantes para mí”.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraLa Torre Wardenclyffe, el plan más ambicioso de Tesla, que vio frustrado su desarrollo. Cortesía:

La zona valga decirlo, es residencia de un monte bautizado como Pico Pike, y aquí preste atención el lector, el Pike es de importancia sagrada para la comunidad Hopi, definido el mismo, como «Polo Espiritual del Planeta», asunto que venimos tratando en varios trabajos. Después de hacer algunas prospecciones experimentales Tesla se decidió a comenzar su magna obra, pero entendió sus fondos no serían suficientes para financiar toda la operación.

Milagrosamente a su rescate, llegaría el poderoso financista JP Morgan, quién se interesó en su trabajo luego de leer una publicación sobre Tesla, donde el investigador revelara querer crear, «una red global de torres de alta tensión que podría dominar un día el tiempo, transmitir imágenes de figura inalámbrica, y suministrar electricidad omnipresente a través de la atmósfera».

Morgan quién además poseía su salud muy comprometida, afectado por el cáncer, imaginó el talento de Tesla servirían en su búsqueda de una cura, además de prolongar su vida, retrasando la vejez. igualmente imaginó a través de Tesla, “«capitalizar el futuro de la telegrafía sin hilos». En 1901, se inicia la construcción de la Torre de Wardenclyffe, eligiendo Long Island, sureste de New York como sitio para llevar a cabo la tarea, y donde Tesla comprara una parcela con sus propios ahorros, con el objetivo de instalar su planta generadora de energía, para alimentar la futura torre.

El primer escollo, sucedió meses después de iniciada la construcción del complejo, cuando una noticia acaparó la atención mundial teniendo al italiano Guglielmo Marconi, como la primera persona del planeta en ejecutar una señal telegráfica inalámbrica, a través del Océano Atlántico. Para Tesla supuso un golpe mortal, que no solo derivaría en una futura disputa judicial, acusando a Marconi de piratear sus patentes, sino porque, además, su propio plan se vio envuelto en una controversia monetaria, ante los altos costos requeridos, mayores a los de Marconi. Cuando se lo cuestionó por sus gastos, Tesla tuvo que desvelar los verdaderos motivos de sus objetivos.

A su mentor le escribió:

Lo que yo contemplo y lo que sin duda puedo lograr señor Morgan, no es una sencillo transmisión de mensajes sin cables, a grandes distancias, pero es la transformación del Mundo entero en un ser sensible, que puede sentir en todas sus partes y por el que cada pensamiento pueda ser destellado a través del cerebro”.

Tesla además mencionó la necesidad de construir cuatro torres más a las declaradas, siendo una de ellas en Amsterdam, Holanda, la tercera en China, y la cuarta y quinta, y aquí nuevamente atención, en los Polos Norte y Sur. Diferentes de los contratiempos registrados durante este período fue el quiebre de la bolsa, que afectó seriamente sus gastos. En 1905 el sueño se desvaneció cuando Morgan decidió no seguir aportando dinero. Aunque este punto alimente una serie de conspiraciones en el presente, debemos destacar el mismo Tesla declaró: «Morgan cumplió todas sus obligaciones en relación a él». Agregando aquella obra de ingeniería era muy rostro para ejecutar. igualmente apuntó Tesla, que quizás «el planeta no estaba preparado para ello. Era muy anteriormente de tiempo. Pero iguales leyes prevalecerán al final y harán que sea un éxito triunfal». Sobre la interrupción de su icónica torre, volveremos al final de nuestro informe, con varios datos, no menos enigmaticos.

Comunicación con Diferentes Mundos

“Me parece que solo los hombres absolutamente afectados por la ceguera pueden sostener que la Tierra es el singular mundo habitado por entes inteligentes. He perfeccionado mi aparato transmisor en la medida que puedo entender construir una máquina que, sin dudas, será totalmente competente para transmitir bastante energía en Marte para operar aparatos delicados como se usan aquí. Dado que nosotros estamos avanzados ¿no es razonable creer la posibilidad que de los 20 o 25 mundos del sistema solar, uno, sino más, pueda estar por delante de nosotros en la evolución? Ha llegado el instante que el electricista se una al astrónomo, en la explicación de los mundos vecinos”. Nikola Tesla refiriéndose a la posibilidad de mundos habitados, 1901.

Tiempo después de finalizar sus tareas en Colorado Springs, donde tan sólo pasó nueve meses 1899-1900, y primera fase de su plan posterior en Long Island, Tesla realiza en 1901, una serie de declaraciones inquietantes, publicadas en varios medios, anunciando recibir señales cósmicas que creyó de Marte. Según relatara Tesla aseguró mientras estuvo trabajando en Colorado Springs, llevando a cabo sus controversiales investigaciones que recordemos incluyen, «utilizar la Tierra como conductor natural, permitiendo la manipulación de las corrientes eléctricas», fue cuando tuvo lugar un hecho que el investigador calificara, como de «orden asombroso».

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraArtículo publicado en 1901, donde Tesla anunció la detección de su enigmatica señal. Cortesía: livinglifeinfullspectrum.com.au

por lo visto una fuerza desconocida habría afectado sus instrumentos, perturbaciones que no dudó en asegurar, eran causadas por comunicaciones enviadas desde diferentes mundos cercanos. Aunque las señales transmitidas eran débiles, rechazaba iguales pudieran asociarse como de origen terrenal o solar, descartando a su vez estas transmisiones fueran provocadas por las corrientes, eléctricas, auroras boreales, o inclusive alteraciones atmosféricas. Tesla afirmaba estar tratando con una inteligencia manifestada, tras esas comunicaciones. Estas confirmaciones provocaron sus primeros quiebres, con cierto sector investigador que venía apoyándolo, siendo posteriormente ridiculizado, afectando su incluso por lo tanto credibilidad como inventor destacado.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraExtracto de un anuncio de la era, extraído del Comptes Rendus, December 17, 1900. Cortesía: longstreet.typepad.com

Varios estudiosos actuales proponen que la autentica provoca de esas perturbaciones misteriosas, eran nada menos las transmisiones de radio realizadas por Marconi, aunque esta opinión a mi entender merece discutirse.

Hecho indiscutible, y que no se debe descartar aunque ponga en apuros a Tesla, es que en 1900 se instituyó en Francia el Premio Guzmán, proponiendo 100.000 francos a todos aquellos que pudieran probar contactar con una civilización extraterrestre exceptuando Marte (ya que se afirmaba no albergaba vida). Aunque Tesla reclamara el galardón para sí mismo en la década del 30′, jamás fue tenido en cuenta ¿Quizás por su creencia en Marte como mundo habitado? Lo ignoramos. Y en todo suceso ¿Se pueden atribuir estas misteriosas confirmaciones de Tesla, a sus apuros económicos? Volveremos después a este punto.

El Renacimiento de la Atlántida

La Torre de Wardenclyffe fue demolida en los albores de la Primera Guerra Mundial 1917, dejando a Tesla financieramente debil. A partir de allí el genial inventor se fue retirando de la vida pública, aunque siguió patentando inventos incluso el final de su vida, falleciendo en 1943. Innumerables son los rumores sobre estos períodos de Tesla, de los cuáles poco conocemos, debido al hermetismo cultivado por nuestro protagonista.

Hoy en dia millones son los artículos inundando la red, donde su obra no cesa de ser revisada. La ficción y realidad parecen rodear a Tesla, siendo la conspiración un causa dominante en el presente. Una cuestión que me interesa resaltar, es porque Tesla se rindió a seguir tratando poner en marcha su plan de comunicación global gratuita, en base a una energía ilimitada, de origen natural, y limpia.

Varios alegarán falta de fondos, el mismo Tesla como citamos afirmó, los altos costos requeridos en su implementación. Pero ¿y si existiera otra razón más comprometedora? En ciertos documentos vemos como sus experimentos, parecían afectar seriamente la Tierra causando terremotos, hechos denunciados por los vecinos cercanos a sus instalaciones, al igual que diferentes fenómenos de carácter incontrolable.

La Torre Wardenclyffe se puso en funcionamiento una sola vez, medianoche de 1903, y que debido a la energía emanada, provocara ardiera dos veces. Sin dudas más allá de la buena voluntad de Tesla, en sus deseos de alimentar al mundo con una energía ilimitada, sobre todo utilizando la ionósfera, como fuente de alimentación atmosférica debido a su ionización, su uso, por lo observado, estaba resultado en un tema de atencion.

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraEl curioso texto escrito por Arthur Matthews, con enigmaticos aportes sobre la misteriosa vida de Tesla. Cortesía: amazon.com

Pista curiosa que asienta nuestras presunciones sobre si Tesla pudiera haber objetado su propio trabajo, teniendo en cuenta estas alertas, surgen del una declaración de Arthur Mathews, quién en la década de los ochenta declaró a un investigador franco canadiense, Jean Casualt, sus contactos con el desaparecido inventor que habría conocido siendo niño.

Aunque toda la cronica de Mathews parece increible de aceptar, el texto escrito en montón con Tesla, The Wall of Light, Nikola Tesla and the Venusiam Space Ship, 1969, no deja de ser asombroso, y que prometemos en futuro seguir ahondando. Pero atendamos a Mathews, en algunas de sus definiciones sobre la desaparición de la Torre Wardenclyffe.

¡Tesla él mismo, desmanteló el trabajo de su vida y el logro final de darle al mundo la Energía Gratis, y toda la energía que podría usar! Se percató, pero quizá se enseñó (a través del tiempo, lo que ocurriría con la llegada de la Primera Guerra Mundial. ¡Investigadores alemanes podrían intensificar el pulso electromagnético del Transmisor, Y DIVIDIR LA TIERRA EN DOS (como un vaso se rompe en cierto tono). ¡Un mecanismo para propulsar ciudades globales podría transformarse en un arma del día del juicio final! Era el poder supremo en el instante equivocado. La gente tiene que terminar con la guerra y los ejércitos anteriormente de que tales maravillosas tecnologías puedan existir”.

La Doctrina Teosófica aunque Tesla jamás se relacionó con la misma, parece albergar además ciertos reparos a su trabajo, sobre todo por ciertas narraciones míticas que vuelven su mirada a la Atlántida, tenido como un continente avanzado y posteriormente destruido, ante el abuso desmedido de las fuerzas naturales, utilizadas como medios de energías.

Examinemos esta cita:

Tesla que podía, no sólo extraer energía casi ilimitada de la Tierra, a través de un enorme oscilador armónico (nada malo hay en ello), sino además arrancar a la Tierra entera de su órbita natural para conducirla a través del cosmos. Decía que podía modificar la duración de los días y las noches (es decir, afectar la rotación de la Tierra), mudar el clima, iluminar los océanos haciendo correr gigantescas corrientes eléctricas a través de la atmósfera (que a bajas presiones se transforma en un superconductor). Esto ya no es lícito, pues quiebra el equilibrio en que se desenvuelven infinidad de vidas: los distintos ecosistemas se verían fatalmente dañados. Es a esto que nos referimos como ‘karma atlante’. Pues según Cuentan ciertas crónicas ocultas y repiten de un modo alegórico las distintos mitologías, la Atlántida sucumbió al peso de las iniquidades, cuando su ciencia obligó a las leyes naturales a servir, fuera de la medida, al egoísmo humano. Cuentan estas crónicas que los magos [8] atlantes consiguieron desviar el mismo eje de nuestro mundo Tierra y ajustar el clima para que sus tierras disfrutasen de una eterna primavera. Y claro, la Tierra es un ser vivo y al final reaccionó”.

Incluso aquí.

Conclusión

Nuestra mirada encima del trabajo de Tesla y sus logros, no se agota con esta noticia, increible reducir todos sus misterios, pero si esperamos entregar un pantallazo amplio que sirva a los lectores como futura guía. Continuará.

Rarezas

Vril y Tesla

Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la TierraEl polémico texto de Maximillien De Lafayette ¿Verdad o ficción? Pronto lo revelaremos. Cortesía: amazon.com

Una cronica cuyo hilo se me pidió agregar en el interior de éste ensayo, es la supuesta vinculación que habría unido a Nikola Tesla con la famosa dama vril, María Orsic. Aunque me es increible develar toda la trama de esta cronica, ya que en estos instantes estoy incluso redactando mi próximo texto consagrado al enigma Vril, puedo si aportar un apunte a tener en cuenta. Toda la información sobre este asunto, que sugiere una correspondencia oculta entre ambos personajes, tan referenciados en Internet, conducen hacia un solo difusor, oscuro estudioso llamado Maximillien De Lafayette, aristócrata francés y supuesto ufólogo, con presencia recurrente en el popular proyecto de History Chanel, Ancient Aliens. Aviso nuestro hombre está acusado de engaño. Por actualmente no diré más.

(function(d) var params = ; params.bvwidgetid = “ntv_1910798” + params.cb; d.getElementById(“ntv_1910798”).id = params.bvwidgetid; var qs = Object.keys(params).reduce(function(a, k) a.push(k + ‘=’ + encodeURIComponent(params[k])); return a,[]).join(String.fromCharCode(38)); var s = d.createElement(‘script’); s.type=’text/javascript’;s.async=true; var p = ‘https:’ == document.location.protocol ? ‘https’ : ‘http’; s.src = p + “://bvadtgs.scdn1.secure.raxcdn.com/bidvertiser/tags/active/bdvws.js?” + qs; d.getElementById(params.bvwidgetid).appendChild(s);
)(document);

La entrada Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la Tierra se publicó primero en Mundo oculto.