Ooparts 4

ooparts 4
ooparts 4
Publicidad

Artilugios La bateria de Bagdad

La batería de Bagdad

Artilugios La bateria de Bagdad

La batería de Bagdad (2.000 a.C.). Descubierta en 1.936 durante unas excavaciones en los suburbios de Bagdad (Irak). Considerada como un objeto de culto por los arqueólogos durante demasiado tiempo, se demostró posteriormente su uso como el de una batería capaz de galvanizar objetos metálicos. Permanece expuesta en el Museo de Bagdad.

El mapa de Piri Reis

El mapa de Piri Reis

El mapa de Piri Reis, hecho por el almirante turco Piri Reis a partir de diversas fuentes. El mapa de Piri Reis es una carta náutica elaborada supuestamente por el almirante otomano Piri Reis en 1513 y publicada en 1523 como parte de su obra “El texto de las materias marinas”. Aunque Piri Reis vivió en un tiempo anterior, se suele decir que dibujó los mapas posteriormente al “descubrimiento de America”. Aunque bien es cierto que la fecha de su creación fue en el mismo siglo de los viajes de Colón, Piri reis se basó en mapas con antigüedad de 1500 años, de la era de Alejandro. Colón y su tripulación bien pudo haber navegado sabiendo perfectamente hacia qué lugar se dirigía utilizando los mapas del otomano, ya que hay ciertos hechos que vinculan a Cristobal Colón con Piri Reis. Por contener aparentes representaciones de tierras por lo tanto desconocidas y a raíz de los propios escritos de Reis indicando que sus fuentes habían sido “los viejos soberanos del mar”, ha suscitado gran interés como enigma y se le suele considerar un oopart. El original se conserva en el Museo Topkapi Sarayi de Estambul pero no suele estar exibido al público.

El Obelisco inacabado de Asuán

El Obelisco inacabado de Asuán

El Obelisco inacabado de Asuán, en Egipto, que pesa 1150 toneladas. Cerca de la isla de Sehel, en las proximidades de Assuán, se localizan las famosas canteras de granito rojo cuyos remanentes dan cuenta de la industria pétrea que se desarrolló en aquella era.

Todos los faraones admiraron la dureza y elegancia de este material que, entre diferentes cosas, dio origen al sarcófago, las paredes y los techos de la Cámara del Soberano, en la Gran Pirámide: además a las columnas del santuario de lsis, delante de la Esfinge, y a los grandes obeliscos del santuario de Karnac. Innumerables toneladas de piedra fueron arrancadas de la tierra y transportadas por los egipcios desde aquellas canteras incluso los diversos templos esparcidos a lo largo del Nilo. Pero además dejaron algo, algo tan grande que no pudieron mover. O quizá el conocido Obelisco Inacabado no fue realizado con tal tamaño para ser transportado, sino para dejar constancia de la desconcertante técnica con que fue diseñado.

 

No se ha encontrado nada en él que indique el uso de cinceles o martillos, pues no quedaron remanentes de escoriaciones. Si se observa de cerca, se aprecian anchos surcos verticales producidos por algo comparable a una pala que modeló sus proporciones. La única explicación posible es que, cuando atacaron la cantera, la piedra estaba blanda.

 

Tanto en las caras laterales como en la parte superior de este Obelisco Inacabado se aprecian canales, paralelos, de igual tamaño. Se trata de huellas que han permanecido allí desde hace miles de años, pues no se sabe su antigüedad. se comenta que el monolito fue abandonado porque en él apareció una fisura, pero en los últimos exámenes que se han llevado a cabo se ha podido comprobar que tal fisura no hay, sino que en algún instante de la cronica alguien quiso cortar la piedra para hacer un obelisco más pequeño. De hecho, se nota la acanaladura dejada por un cincel que se introduce en la piedra regularmente a una profundidad fija de 3 centímetros. Todo parece indicar que los autores se arrepintieron después y dejaron la mole de piedra tal cual.

 

A escasos metros del monolito, los químicos se entretuvieron en perforar la piedra circularmente, dejando así unos pozos de ignorado concepto. En ellos cabe un hombre. Sus paredes, sin remanentes de golpes, no son rectas, de lo que se deduce que fueron ahuecadas de forma irregular, sin aparente esfuerzo y sin que en la operación interviniera máquina alguna.

Las figuras de Acámbaro

Las figuras de Acámbaro

Las figuras de Acámbaro, cerca de Guanajuato, México, con presuntas pinturas de dinosaurios. En 1923, Waldemar Julsrud, comerciante de origen alemán, y el padre Fray José María Martínez desvelaron el emplazamiento arqueológico de Chupicuaro, de la era preclásica, que contenía vasos, tazones y figurinas de la cultura india más antigua conocida, llamada con el nombre del sitio, de una antigüedad de incluso 1.000 años anteriormente de J.C. (anterior a los indios Tarascos, la cultura india más antigua conocida en aquella era ).

 

Este descubrimiento “clásico” no suscitó ninguna polémica en cuanto a su paternidad disputada por un coleccionista rival.

Unos años más tarde, en julio de 1944, Waldemar Julsrud, de 69 años de edad hizo un descubrimiento en Acámbaro, reducida ciudad mejicana colocada a menos de 300 kms al noroeste de Méjico, en la provincia de Guanajuato.

 

Mientras se paseaba a caballo a lo largo de una zanja cerca de la colina del toro, con uno de sus empleados, un granjero llamado Odilon Tinajero, su atención fue atraída por un trozo de cerámica que salía del suelo. Era una figurina de terracota de un estilo que desconocía.

 

Mandó a su empleado cavar y llevarle todas las piezas parecidas que podría localizar. Unos días más tarde, Tinajero se presentó con una carretilla llena de estos artilugios.

Julsrud se quedó estupefacto por el estilo y la diversidad de las figuritas. Hizo un trato con su empleado: él le pagaría 1 peso por cada figurita entera; y nada por las estropeadas que, en cambio tendría que entregarle ( y que conservó ).

 

Su objetivo era evitar que su granjero las fabricara ( de todos modos no hubiera tenido bastante tiempo ni maña y el precio pagado era muy bajo ) e incitarle a excavar con mucha precaución.

 

Las figuritas fueron descubiertas por grupos de entre 20 y 40 en el interior de pozos a una profundidad variable de 1,20  metros incluso 1,80.

 

No eran pozos funerarios, puesto que sólo se encontraron 6 calaveras durante las excavaciones. Según la teoría de Julsrud, parece que habían sido sepultadas deprisa para evitar su saqueo por los primeros colonos españoles.

 

Más de 33.500 objetos de cerámica (en su mayoría ), piedra, jade y obsidiana fueron encontrados. Todos son únicos, ninguno ha sido duplicado. Su tamaño varía desde unos centímetros incluso menos de un metro. Varios tipos de arcillas fueron utilizados (su examen daría una indicación valiosa de su procedencia ), y todos fueron fabricados por el procedimiento del “fuego abierto” (por lo tanto la fabricación de objetos falsificados no habría sido inadvertida por el humo y las grandes cantidades de leña – extraña y rostro en esta región – necesarias).

 

A pesar de su gran diversidad, se pueden clasificar, según su estilo, por centenares inclusive por millares, como originarios de culturas distintos

(function(d) var params = ; params.bvwidgetid = “ntv_1910798” + params.cb; d.getElementById(“ntv_1910798”).id = params.bvwidgetid; var qs = Object.keys(params).reduce(function(a, k) a.push(k + ‘=’ + encodeURIComponent(params[k])); return a,[]).join(String.fromCharCode(38)); var s = d.createElement(‘script’); s.type=’text/javascript’;s.async=true; var p = ‘https:’ == document.location.protocol ? ‘https’ : ‘http’; s.src = p + “://bvadtgs.scdn1.secure.raxcdn.com/bidvertiser/tags/active/bdvws.js?” + qs; d.getElementById(params.bvwidgetid).appendChild(s);
)(document);

La entrada Ooparts 4 se publicó primero en Mundo oculto.

Compartir
Artículo anteriorEl triángulo del dragon y sucesos
Artículo siguienteOoparts 2