Leyendas de Fantasmas en centros comerciales.

La Niña Ensangrentada.
Entre los asiduos a la tienda Wal-Mart de Oxnard, California; circulan historias de encuentros con un espectro que a demasiados les helaría la sangre con solo imaginarlo:  Una niña que lleva un vestido ensangrentado y que juega con las mercancías del pasillo de juguetes.
Quienes la han observado, afirman que el fantasma aparece cuando alguien entra al pasillo de juguetes, y además de su apariencia escalofriante; tiende a voltear a mirar a las personas con ojos totalmente blancos anteriormente de sonreírles de figura juguetona y desaparecer. Nadie sabe su identidad o porqué está ahí, pero los que conocen de la leyenda o la han observado, afirman que fuera de su apariencia escalofriante; el fantasma no al parecer malévolo y tampoco emite un aura de negatividad. Entre los empleados, se dice que la niña puede haber sido asesinada en el prado donde años después se construiría la tienda.
Diferentes sostienen que al ser aun reducida, pues quienes la han observado afirman que no pasa de los diez años, se entretiene jugando con los objetos en los anaquels de la sección infantil.
Incluso así, y mientras no exista una versión oficial sobre su identidad, los trabajadores insisten que es preferible dejarla en paz; pues jamás ha agredido a alguien.
El alma de Panorama City.
Cerca de ahí, en Panorama City, hay otro Walmart que fue erigido sobre lo que con anterioridad había sido un centro comercial abandonado. Este enorme local cuenta con la distinción de ser uno de los escasos Supercenters de Walmart que cuentan con más de un piso; y además es una de las tiendas más embrujadas en los Estados Unidos.
Los primeros informes emergieron al poco tiempo de ser inaugurado, e involucraban sucesos usualmente relacionados con fantasmas y Poltergeists; como mercancía que caía de los anaqueles sin explicación alguna, olores fétidos y puntos gélidos incluso en los calurosos días del verano californiano. A eso se le añadieron voces enigmaticas y varios clientes que decían ser ’empujados’ por algo invisible en los ascensores. 
conforme con una leyenda urbana de Panorama City, el alma es el de una adolescente que falleció en la tienda Broadway por un ataque cardiaco; y su alma inquieto es tan poderoso que forzó a la administración de Walmart a clausurar el acceso al tercer piso para evitar más ataques a empleados y visitantes; pues estos iban en aumento.
En una cronica en determinado, un comprador manifestó haber contemplado a una adolescente de cabello largo y rubio observando la mercancía en un estante de ropa mientras iba de camino al ascensor. Para su desconcierto (y terror), al salir del ascensor en el cuarto piso, se localizó frente a la misma adolescente; quien lo miró y sonrió de forma casi demoniaca y después se desvaneció.
El Hombre Desgarrado.
igualmente en California, la tienda de la cadena Save-Mart en Chowchilla es hogar de un espectro horriblemente mutilado al cual se le conoce como ‘el Hombre Desgarrado’; por las señales de cuchillas o zarpas que deforman su cara.
Al ser una tienda de veinticuatro horas, el ente ha sido observado en numerosas ocasiones no solo por visitantes y personal, sino cámaras de circuito cerrado y digitales; siempre merodeando la zona alrededor a la sección de productos congelados. Aquellos que han tenido la mala suerte de encontrárselo, afirman que tiene la apariencia de un hombre adulto que fue atacado por un animal con grandes zarpas, y que las heridas en su cara no sangran pese a ser gran cantidad profundas y terribles.
En una cronica encontrada en internet, un ex-trabajador de la tienda cuenta como él y otro compañero tenían un ‘juego’ para pasar las horas muertas en la madrugada. El juego consistía en recorrer los pasillos por separado, retando a los fantasmas para que aparecieran. Al comienzo, la charada no consiguió más que entretenerlos y de vez en cuando sacarles algún sustito por algún ruido incomprensible; pero esa suerte se acabó en una noche de invierno.
Poco anteriormente del amanecer, uno de los dos empleados caminaba frente a la sección de productos congelados cuando el alma apareció frente a él. Sin tiempo para reaccionar, el trabajador permaneció de pie, congelado por el miedo incluso que el espectro abrió la boca y le sopló en el cara con un vaho que apestaba a carne podrida. El trabajador salió corriendo despavorido de la tienda y jamás volvió a ella.
Los Vándalos.
En otra tienda de Save Mart en la misma región, los empleados llevaban años quejándose de que el sitio estaba embrujado por algo. Durante las noches, los encargados de acomodar la mercancía decían sentirse observados y perseguidos por ‘algo’. Cuando la tienda fue clausurada en el 2008, quienes transitaban cerca de la zona después de la medianoche decían que en las ventanas del edificio podían observarse sombras y que se escuchaban susurros en el estacionamiento; al grado de que la policía acudió en varias ocasiones a investigar informes de vándalos que se habían metido a la tienda; solo para encontrarse con que el sitio estaba perfectamente cerrado.
La tienda Yogya.
En mayo de 1998, Indonesia cayó en una serie de disturbios que duraron por dos semanas en las regiones de Java, Sumatra y Jakarta. En uno de los acontecimientos más trágicos, la tienda Yogya del suburbio de Klender, en Jakarta; se incendió mientras centenares de personas estaban saqueándola. Cuando las llamas se apagaron y los cuerpos de rescate pudieron entrar, se recuperaron 486 cuerpos achicharrados a lo largo de la tienda.
La tienda fue demolida y un par de años más tarde se construyó un nuevo centro comercial encima del terreno. desde aquel momento, en él se han denunciado varios sucesos paranormales que van desde el ruido de muebles que se caen, cristales que se fracturan, pasos apresurados y el ruido de alguien al barrer el piso con una escoba de ramas; incluso la aparición de señales de ‘dedos’ y huellas de niños con ceniza, al igual que sucesos de posesión y la visión de una doncella y su hijo pequeño en los estacionamientos del sótano.
Los lobos de Dimond.
En Alaska, el centro comercial Dimond es hogar no solo de cadenas multinacionales; si no de espíritus y sucesos sobrenaturales dignos de la película Poltergeist. Pues, se asegura que este centro comercial de última tecnología fue erigido sobre un antiguo cementerio indígena y, al igual que en la película previamente mencionada; hay quienes sostienen que los cuerpos enterrados ahí jamás fueron movidos.
Durante la construcción, los albañiles encontraron toda clase de artilugios de las tribus nativas de Alaska, al igual que sepulturas y esqueletos que databan de una era anterior a la colonización europea. Incluso el día de hoy, los empleados que permanecen en las tiendas después del cierre, comparten relatos de tambores y flautas que suenan aparentemente de la nada, imágenes fantasmales de nativos que deambulan los pasillos, una malvada presencia que sisea como serpiente en los servicios y ataca a los visitantes que permanecen en ellos demasiado tiempo; pero quizás la más aterradora de todas sea la de la aparición de una manada de lobos fantasmas que corren en estampida por los pasillos.
Publicidad


Source: Dmisterio.com