El lenguaje de los alienigenas será siempre indescifrable

el lenguaje de los extraterrestres sera siempre indescifrable
el lenguaje de los extraterrestres sera siempre indescifrable
Publicidad

Resultado de imagen de antenas radiotelescopio

Hay alrededor de 170 mil millones de galaxias en el cosmos observable, y como la tecnología de nuestros telescopios mejora, los humanos quizá descubran tanto como un billón de galaxias. Galaxias, como la nuestra, pueden contener 200 millones o más mundos y los astros. Inevitablemente, varios de esos mundos celestes son capaces de dar a luz y alimentar la vida inteligente. De hecho, para varios destacados astrónomos, la cuestión no es si los alienigenas existen, sino cuántos millones de distintos razas de alienigenas inteligentes existen.

Con tantas posibles formas de vida avanzadas por ahí, la duda obvia es: ¿Por qué los entes humanos no se han puesto en contacto con ellos aun? Este conocido enigma se llama la paradoja de Fermi.

Hay al menos una docena de respuestas convincentes a la paradoja de Fermi, pero unicamente unos escasos profundizan en la comunicación de las civilizaciones alienigenas, algo que debe existir en alguna figura para que nosotros siquiera sepamos sobre de ellos. Y ninguna de las respuestas sobre de la comunicación discuten apropiadamente lo que sucede con el lenguaje alienigena en una explosión de inteligencia acelerante, que es lo que debe suceder para que sean lo suficientemente avanzados como para hacer contacto con nosotros.

Los humanos modernos -y presumiblemente diferentes razas inteligentes avanzadas-, están por lo general en un estado de crecimiento tecnológico y evolución exponencial. Ese crecimiento puede no reflejar perfectamente la Ley de Moore (en donde las velocidades del microprocesador se duplican aproximadamente cada 24 meses), pero es probable que esté en algún lugar próximo.

Este crecimiento tecnológico conduce a un solo lugar: la Singularidad, un estado de existencia que es tal que los entes humanos avanzados pueden nombrarlo, pero no describirlo apropiadamente. Es un lugar que trasciende el entendimiento que nuestro cerebro de tres libras pueden reunir, un lugar donde los avances en el último minuto de la existencia podría ser más progreso que toda la cronica combinada anteriormente de ella. Y todos los extraterrestres inteligentes terminan en la Singularidad.

Con esto en mente, asegúrese de no soñar alienigenas como monstruos verdes viscosos retratados en las películas de Hollywood. Una especie alienigena inclusive 100 años más avanzada que los humanos del siglo 21 quizá ha descartado sus cuerpos biológicos, considerándolos inestables y muy primitivos. En cambio, los extraterrestres avanzados se fusionaron con las máquinas y convirtieron los datos para servir a sus necesidades crecientes de super-inteligencia.

Después que los extraterrestres estén bien en la Singularidad, es probable que descubrieran formas de influir y dominar los átomos individuales, lo que les daría la capacidad de fusionarse y manifestarse como cualquier cosa en el cosmos. Así que actualmente podrían estar en cualquier lugar y en todas partes.

Pero llegar al punto clave aquí son aquellos 100 años extra de avance evolutivo. En nuestro suceso, al final de esa línea de tiempo a partir de 2016 nos pondría a principios del siglo siguiente. Lo llamaré a esto la ventana de Jetro, por el protagonista de mi novela futurista The Transhumanist Wager, porque hay un lugar crítico en el tiempo desde donde estamos como entes humanos de hoy (que comienza con la ficción del microprocesador) incluso el instante en que se llega a la Singularidad.

Aquí está la triste solución a la paradoja de Fermi: Jamás hemos descubierto diferentes formas de vida porque los procedimientos de lenguaje y comunicación en la Singularidad evolucionan tan velozmente que inclusive en un minuto, toda una civilización puede llegar a ser transformada y volverse completamente ininteligible. En un cosmos en expansión que tiene al menos 13,6 mil millones de años, esta transformación podría no tener fin. Lo que esto significa es que jamás poseeremos más de unos escasos segundos para entender o inclusive ni siquiera notar a nuestros millones de vecinos. La naturaleza del cosmos -la naturaleza de la comunicación en un cosmos donde la inteligencia crece de forma exponencial- es mantenernos para siempre inconscientes y solos.

La única vez que podremos revelar diferentes formas de vida inteligente es en aquellos 100 años o más durante la ventana de Jetro, y por lo tanto se requiere el milagro de otra especie en una tabla de tiempo evolutivo similar, en ese instante, además mirándonos.Dado que el cosmos es tan enorme y con demasiados miles de millones de años de antigüedad, inclusive con millones de razas exóticas por ahí, jamás las encontraremos.Jamás sabremos de ellos. Es una certeza matemática desafortunada.

(function(d) )(document);

La entrada El lenguaje de los extraterrestres será siempre indescifrable se publicó primero en Mundo oculto.