¿Quiénes son los #reptilianos, la supuesta casta que busca dominar nuestro mundo?

quienes son los reptilianos la supuesta raza que busca dominar nuestro planeta
quienes son los reptilianos la supuesta raza que busca dominar nuestro planeta
Publicidad

¿Quiénes son los reptilianos, la supuesta casta que busca dominar nuestro mundo?

Una de las teorías de la conspiración que más popularidad han alcanzado en estas últimas dos décadas es la relacionada con la presunta existencia de los reptilianos, supuestos entes humanoides con apariencia de reptil que, infiltrados entre nosotros y aprovechando su capacidad de cambiar de figura entre la reptil y la del hombre, vivirían en nuestra sociedad con el único objetivo de subyugarnos a su voluntad y esclavizar a la casta humana. Por ello, varios autores confirman que varios de los líderes del planeta que hoy en dia nos gobiernan serían entes reptilianos, constituyendo la clase dominante del planeta a través de miles de años.

 

Respecto al origen de esta supuesta casta, estos mismos autores confirman que estos entes reptilianos procederían del cosmos exterior, de un sistema estelar conocido como Alfa Draconis, y vivirían en el presente en una red subterránea de cuevas en la Tierra. Y, al igual que en cualquier otra sociedad, tendrían una jerarquía de clases: los Dracos o Draconianos serían considerados la realeza de los reptilianos, mientras que diferentes entes alienígenas conocidos como “grises” serían una casta genéticamente modificada creada por los mismos reptiles para ser usada como sirvientes.

Diferentes estudiosos de esta teoría de la conspiración admiten, por el contrario, que los reptilianos serían procedentes de nuestro mundo y habrían evolucionado de varios dinosaurios de la tierra, como el Troodon o Stenonychosaurus, animal que a diferencia del resto de su congéneres medía unos dos metros de largo, tenía el torax como un ave y miembros delgados que insinuaban una rápida movilidad; además, era bípedo y con acentuada posición erecta, sus ojos disfrutaban de una visión binocular y casi frontal, lo que les habría permitido percibir profundidad y, lo más notable, tenían un cerebro proporcionalmente más grande y complejo que el de los diferentes saurios, con abundantes circunvoluciones encefálicas, lo que indicaría un signo de inteligencia superior, conciencia y, quizás, capacidad de comunicación (varios criptozoólogos admiten que, de haber evolucionado, este animal habría mutado en un humanoide en extremo inteligente y escamoso, calvo, sin orejas ni cola).


 

 

Ya desde la antigüedad se hablaba de civilizaciones de entes con apariencia de reptiles. En Atenas, por ejemplo, se contaba la leyenda del Crecops, de quien se decía era mitad hombre y mitad serpiente; en la India, en tanto, se temía a los Naga, entes reptiloides que vivían debajo de la tierra y que en algunas ocasiones interactuaban con los humanos. Los sumerios hablaban, por su parte, de una casta foránea conocida como los anunnaki, que habrían manipulado genéticamente el ADN del hombre y habrían creado un ser híbrido. Los aztecas adoraban por su parte a Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, que tenía en Kukulcan a su equivalente en la civilización maya. En Japón, al final, todavía se cuenta la leyenda del Kappa, un humanoide con rasgos de reptil.

Las características físicas de los reptilianos

Los reptilianos han sido descritos como criaturas bípedas y andróginas que se pueden reproducir sin pareja, de una altura de 2 a 3 metros de alto y con un peso de 120 a 250 kg. Tendrían cuerpos sólidos con brazos y extremidades inferiores fuertes, lo que les proporciona una gran fuerza física. Sus manos constarían de tres dedos y un pulgar mientras que sus pies tendrían 3 dedos y un cuarto dedo en la parte trasera a un lado de su tobillo. Su principal distinción, en todo, sería su piel, que consiste en una piel rugosa de color verde, con escamas, similar a la de una lagartija; sus ojos, en tanto, serían de un color amarillo-verde, con pupilas parecidas a las de un felino. Estos entes, además, serían excelentes genetistas y dotados para dominar la mente y la manipulación.

 

Por supuesto, la duda más obvia es la siguiente: Si los reptilianos existen y viven entre nosotros ¿Por qué no podemos verlos? Estos mismos teóricos confirman que los entes reptiloides tienen una capacidad molecular para cambiar de figura física, lo que les permitiría cambiar de figura humana a figura reptiliana, y viceversa, a voluntad.

No son escasos los autores que confirman que los entes humanos fueron “sembrados” en el mundo Tierra por varias naciones estelares, lo que aclararía las diferencias de etnia, casta, tipo de sangre, y los valores de Rh. Sean David Morton, por ejemplo, sostiene que los reptilianos que viven hoy en dia entre nosotros “camuflados” como entes humanos se diferenciarían del hombre por las siguientes características: su cerebro reptil los haría en extremo inteligentes, pero también los convertiría en entes carentes de empatía, ya que es un cerebro de pura impulsividad, funcional, territorial, responsable de conservar la vida, que no piensa ni siente emociones. Estos entes también tendrían una vértebra adicional, sufrirían de sensibilidad a la luz y tendrían un tipo sanguíneo muy especifico. Y, como entes de sangre fría, tendrían una presión arterial más baja.

La conspiración de los reptiloides

El periódico “Los Angeles Times”, en su edición del 29 de Enero de 1934, publicó la noticia de que se había hallado una ciudad subterránea habitada por reptilianos, que confirmaba ciertas leyendas de los indios Hopi (viejos residentes de la meseta central de Estados Unidos) que hablaban de la existencia de inmensos tesoros en su interior. La topografía de dicha urbe en el subsuelo había sido trazada por G. Warren Shufelt, un geofísico que, basándose en la vieja leyenda india conocida como “La leyenda de los hombres lagarto”, excavó al lado con varios ayudantes un pozo de 76 metros de profundidad en North Hill, Sunset Boulevard. Shufelt estaba convencido de que los sondeos terminarían por revelar una red de galerías y cámaras subterráneas olvidadas demasiado anteriormente de que los indios habitaran en California, lo que le llevaría a localizar los remanentes de la antigua ciudad de los hombres lagarto.

 

Equipado con un equipo de rayos X de alta tecnología, Shufelt supuestamente habría hallado un acceso a la Tierra Hueca, aunque según varios declarantes la zona fue rápidamente rellenada por motivos desconocidos. En el presente se desconoce si esta excavación se llevó a cabo o no, pero es gran cantidad probable que este incidente sirviera para poner de nuevo en el tapete público la conspiración moderna reptiliana, la cual tiene como base fuentes humanas antiquísimas, como varios viejos textos sumerios.

David Icke, teórico de la supuesta existencia de la conspiración reptiloide.

A principios de 1990, David Icke, un ex jugador de fútbol profesional, reportero, presentador y portavoz del Partido Verde británico en la década de 1980, volvió a poner de moda la conspiración reptiliana. Icke, quien tuvo una experiencia mística durante un viaje al Perú, se convertiría en el creador de la tesis reptiliana más completa de el presente. En varios de los 20 libros que ha escrito encima del asunto, asegura que los reptilianos son unos híbridos alienigenas, mitad humanos y mitad reptiles, que conviven entre nosotros y ocuparían puestos de llegar global en los principales gobernantes de la tierra, con el pleno conocimiento y complicidad de las autoridades, organismos internacionales y grandes corporaciones mercantiles y financieras. Estos entes, según el mismo Icke, utilizarían una especie de Matrix para ocultarnos la autentica realidad. Por descontado, la única figura de salir de esa docilidad y anestesia universal, consistiría en ver el trasfondo de los acontecimientos anómalos, conectarlos entre sí y entender que nuestra vida no es lo que aparenta, sino que un encarcelamiento psíquico.

 

Las ideas de David Icke, según varios, habrían pasado gran cantidad desapercibidas de no ser por uno de los sucesos históricos más impactantes del nuevo milenio: los ataques terroristas que sufrió Estados Unidos el 11 de Septiembre de 2001. Estos cruentos atentados le permitieron a David Icke elaborar otra teoría: la de un autogolpe realizado por el gobierno reptiliano de los Estados Unidos para restringir las libertades de la población y hacer una guerra en Oriente Medio.

Según el mismo David Icke y diferentes autores como John Rhodes, en la antigüedad los reptilianos habrían caminado entre los entes humanos y nos habrían gobernado como divinidades, utilizando sus poderes “espirituales” y su avanzada tecnología, mientras que los humanos eran forzados a servir como esclavos. Rhodes, en su escrito “La Conexión Reptil-Humana”, asevera que las deidades sumerios habrían creado genéticamente a los entes humanos para tener su propia casta esclava, y que un “dios caído” llamado Ea (también conocido como Enki), le habría enseñado a la casta humana a entender lo que estaba pasando permitiéndonos liberarnos de los reptiles.

 

Michael Salla, en su texto “Exopolitics: Political Implications of the Extraterrestrial Presence”, aventuró la existencia de varias razas alienígenas invasoras entre las que predominarían los grises, a continuación los reptilianos-annunaki y, luego, los nórdicos y el resto de estirpes cósmicas que pueden sumar varias docenas de tipos distintos. El abogado Alfred Weber, por su parte, acuñó el término “Exopolítica” para calificar este gran entramado cósmico de llegar, y afirmó que los gobernantes nos engañaban, ocultando la información OVNI y cómo “la mayoría de los vecinos estelares se conocen”.

Avistamiento de reptilianos

El general (r) rumano Emil Strainu, investigador en radiolocalización y doctor en guerra geofísica, ha sostenido públicamente que los alienigenas reptilianos existen y que viven en grandes bases subterráneas. Strainu, de hecho, relató que entrevistó una vez a un coronel de su país que afirmó haber tenido un encuentro con dos de estas criaturas en un servicentro ubicado en las afueras de Bucarest.

 

Este militar, tras detenerse a repostar gasolina, notó un Hummer caqui con ventanas negras sin placas estacionado fuera de la estación de gasolina con el motor encendido, pero nadie a su alrededor. Después de llenar su tanque y pagar, se dirigió a su camioneta. Pero fue por lo tanto cuando se abrió la puerta del conductor del Hummer y, en el interior de él, vio a un ser reptil, que no tenía ropa pero calzaba unas botas militares. Esta criatura, según el coronel rumano, estaba totalmente cubierto de escamas verdes (al igual que un cocodrilo) y tenía una cresta de tipo lagarto en la cabeza. El reptil, después de ver al coronel, se bajó del vehículo sin dejar de mirarlo, dirigió varios sonidos agudos a alguien desde el interior del vehículo y despues regresó al volante y rápidamente se alejó. El coronel describió al reptil como una criatura de unos dos metros de alto y con ojos amarillos y ranuras tipo felino.

 

Esta asombroso cronica, en cambio, no terminó allí. Después de conducir varios kilómetros, el coronel, que había quedado gran cantidad perturbado por el acontecimiento, de repente vio estacionado afuera de la carretera al mismo Hummer con las cuatro puertas abiertas, y a dos reptiles de color verde oscuro que parecían estar discutiendo. El coronel en seguida cogió su teléfono móvil y tomó varias fotografías de ambas criaturas. Después de unos cinco minutos los dos reptiles regresaron al vehículo y condujeron de vuelta en la dirección por la cual habían llegado, a muy alta velocidad. De vuelta en Bucarest, el coronel se contactó con el general Strainu para mostrarle las imágenes, pero aunque el teléfono mostraba nitidamente 11 imagenes, todos estaban totalmente en color verde. Ambos se dirigieron a una empresa de servicios de telefonía para intentar salvar las imagenes, pero no pudieron ayudarles. Era como si el coronel hubiera fotografiado una luz verde reluciente.

El General Emil Strainu, después de investigar este relato, concluyó que “una cosa es segura: Vivimos en un planeta que sólo nosotros pensamos que sabemos, teniendo una falsa impresión de que nosotros somos sus amos. De hecho sólo somos subarrendatarios en tránsito, en un mundo que jamás nos perteneció y no teniendo idea de cuál es verdaderamente nuestro propósito”.

 

Los teóricos de la conspiración reptiliana, por lo pronto, afirman que estos entes gozarían de capacidades telepáticas y serían como una gran familia, apoyándose mutuamente en su búsqueda de la dominación total mundial, pues los reptilianos serían la fuerza detrás del gobierno mundial actual y del control principal que ha tenido la tierra durante miles de años. Varios han llegado a asegurar, inclusive, que famosos personajes, como la familia real de Inglaterra (con la Reina Isabel a la cabeza) y el ex presidente George W. Bush son de naturaleza reptiliana.

 

Para la gran mayoría de la población la supuesta existencia de los reptilianos no pasaría de ser más que un completo embuste, un imaginativo delirio más propio del guión de una película de ciencia ficción que de la realidad. en cambio, todavía existen unos escasos convencidos de que una casta extraña nos esclaviza desde las sombras, manejando los hilos invisibles que gobiernan la Tierra y que aclararían las crisis económicas, los conflictos armados y incluso las modas musicales.

La entrada ¿Quiénes son los #reptilianos, la supuesta raza que busca dominar nuestro planeta? se publicó primero en Mundo oculto.