Nos dirigimos como zombies a una sociedad sin efectivo. ¿Será bueno?

nos dirigimos como zombies a una sociedad sin efectivo sera bueno
nos dirigimos como zombies a una sociedad sin efectivo sera bueno
Nos dirigimos como zombies a una sociedad sin efectivo. ¿Será bueno?
Publicidad

 

El HSBC, el tercer banco más grande del planeta y el principal lavandero de dinero que eligen los traficantes de drogas, comerciantes de armas y los grupos terroristas de todo el planeta, estuvo hace poco en las noticias por limitar la cantidad de efectivo que podían retirar los clientes de sus propias cuentas (aunque después del revuelo que suscito tal política, el HSBC la rescindió).

A varios clientes del HSBC se les ha impedido retirar grandes sumas de dinero en efectivo porque no pudieron presentar evidencias de por qué querían hacer eso… Le han mencionado los oyentes a la estación de Radio 4 Money Box, que fueron impedidos de retirar, de sus propias cuentas, cantidades que iban de £5.000 a  £10.000.

Durante el mismo lapso, el banco aparentemente no tuvo esos contratiempos para aceptar transferencias electrónicas, por lo cual uno puede fácilmente suponer que de lo que se trata es del dinero en efectivo del cliente, más que del dinero del cliente en general.
Esta nueva maniobra del banco con sede en Gran Bretaña, y que incluso el cuello en casi todos los escándalos financieros imaginables, es meramente el último episodio del gran atraco que hacen las grandes financieras y el gran gobierno sobre las transacciones en efectivo.
El lazo corredizo aprieta sobre los pagos en efectivo
Durante años los gobernantes nacionales han estado tratando de reducir el número y el tamaño de las transacciones en efectivo dentro y entre sus respectivas economías. En los EE.UU. cualquier empresa o persona que reciba $10.000 o más en “efectivo” ( entre comillas porque no es verdaderamente sólo en efectivo) para una [liquidación], debe llenar el Formulario 8300. Los bancos deben además reportar las transacciones en efectivo por esa cantidad.
La misma práctica además se ha aplicado en Europa. De este modo, se requiere que las partes de cualquier transacción grande hecha en efectivo, expliquen de dónde vino su dinero y para qué fue éste empleado. En 2013, el gobierno de Francia llevó esta práctica incluso más allá al imponer modernos controles sobre las transacciones en efectivo que observaron el límite de la transacción en efectivo disminuir de 3.000 a unos irrisorios 1.000 euros.
Las razones para tomar tales medidas son obvias: en instantes en que la mayoría de los naciones se esfuerzan por frenar el gasto público, para no hablar de cumplir con los cada vez más onerosos pagos de intereses de su completamente insostenible carga de la deuda, los gobernantes están examinando frenéticamente su entorno buscando cualquier cosa de valor que puedan robar o tomar en prenda. Y cuando se trata de la codicia del gobierno, sobre todo cuando hay crisis fiscales agudas como la actual, no hay límites.
Como  dice Patrick Henningsen, del CenterFor Research On Globalization,

“… hace demasiado que los colectivistas y las élites tecnocráticas están soñando en eliminar la [semi-desregulada] economía monetaria y los mercados. Si la sociedad sin dinero en efectivo fuera introducida, ellos tendrían un control casi total sobre la vida de las personas”.

en cambio, una cosa es que se requiera por ley a los clientes del banco o a las partes de una transacción en efectivo que expliquen de dónde proviene su dinero, y otra muy distinta es preguntarles cómo van a utilizar el dinero que desean retirar de sus propias cuentas bancarias .
Como se quejaba el señor Cotton, cliente del HSBC, a la BBC :

“He estado haciendo tareas en ese banco durante 28 años. Todos me conocen ahí. Uno no debería tener que explicarle a su banco para qué quiere ese dinero. No es su dinero, es de uno”.

En demasiados sentidos, el efectivo les ofrece a los ciudadanos el último refugio que quedaba de la privacidad y el anonimato en la cada vez más amalgamada red mundial de control. Y es precisamente por esta razón que el gran gobierno y las grandes finanzas parecen decididos a terminar con él por completo. Por medio la creación de una mención cruzada mundial de todo lo que se mueve en el planeta economico, los gobernantes serán capaces de rastrear cada centavo que ganamos, gastamos o ahorramos.
¿Es una coincidencia que los mismísimos gobernantes que han estado implementando medidas cada vez más draconianas para limitar el uso de efectivo en la economía hayan además estado promoviendo el uso de alternativas digitales, como el dinero móvil – es decir, el uso del teléfono móvil como tu cartera personal – que puede ser demasiado más fácilmente seguido y monitoreado?
El ascenso del dinero móvil
Incluso actualmente, gran parte del crecimiento en el mercado de dinero móvil se ha dado en el África Sub-Sahariana, donde los sectores financieros subdesarrollados han proporcionado el perfecto terreno de evidencias para planes de dinero móvil. Según el Mobile Africa Report 2011, se estimó que más de 500 millones de suscriptores de telefonía móvil estaban activos en África. Como informa The Economist, una encuesta realizada por tres gigantes corporativos -la Fundación Gates, el Banco Mundial y la Encuesta Mundial Gallup- localizó que hay 20 naciones en el planeta en donde  más del 10 por ciento de los adultos dijeron que habían usado el dinero móvil en algún instante en el 2011. De ellos, 15 están en África. En Kenia, Sudán y Gabón, en donde la mitad o más de los adultos utilizó el dinero móvil en 2011.
La red líder operadora de telefonía móvil en Kenia, Safaricom (actualmente en su mayor parte propiedad de Vodafone) se jacta de tener más de 14,7 millones de usuarios activos en su plataforma de dinero móvil en posesión de cuentas M- Pesa. Esto se traduce en más de 36.75 por ciento del pueblo de Kenia con cuentas de haberes de M-Pesa -esto sin tomar en cuenta a los usuarios de dinero móvil en las diferentes redes. El capital transferidos por M-Pesa actualmente son iguales a un asombroso 25 por ciento del PIB del país.
Desde la introducción de la transferencia de dinero móvil en África -en particular por Safaricom – África ha atestiguado un cambio paradigmático en los procedimientos de las transacciones financieras. En cierto modo, esto ha sido un desarrollo positivo: el dinero móvil le ha permitido, a gran cantidad personas con educación primaria o sin educación, acceder por primera vez a los servicios financieros. Y además ha ayudado a reducir la brecha entre los que están bancarizados y los que no, lo que le permite a la gente recibir remesas bancarias de familiares en el forastero, al igual que propulsar una nueva generación de compañías africanas incipientes.
Pero además hay un lado muy siniestro del dinero móvil. Como informa el sitio de tecnología africana Humanipo.com, el aumento de dinero móvil además ha exibido a los clientes a toda una nueva especie de estafadores:
Sucesos recientes han observado defraudadores engañando los Equipos de Mensajes Cortos SMC o  SMS en inglés, al aparecer como originados por los proveedores de telefonía móvil, bancos u diferentes instituciones financieras, para hacerles trampa a los suscriptores de dinero móvil con sus fondos.
No es sólo en África donde se han identificado el engaño y diferentes contratiempos relacionados. En el Reino Unido la autoridad de la Conducta Financiera, ha advertido que el engaño, el software malicioso, los errores tipograficos con el “dedo gordo” y los derrumbes informáticos plantean amenazas para los clientes que usan los servicios de banca móvil.
Un futuro oscuro
en cambio, el mayor riesgo que  plantean las alternativas digitales como el dinero móvil es la potencial concentración intensa de llegar economico, y los abusos y conflictos de intereses que seguramente se producirían. Naturalmente no hace falta decir que la mayoría de las instituciones que regirán el cosmos del dinero digital serán las mismísimas instituciones -como el HSBC- que ya han roto casi todas las reglas del texto de normas de los servicios financieros.
Tales instituciones han manipulado prácticamente todos los mercados existentes; y han mercantilizado y financializado casi todos los recursos naturales de valor de este mundo, e inmediatamente después de la crisis financiera que casi sin asistencia causaron, han extraído miles de millones de dólares de los bolsillos de sus propios clientes y billones de los contribuyentes.
¿Y qué tal con nuestras respectivas autoridades gubernamentales? ¿Confiáis en ellas? Como advierte Scott A.,  Shay, presidente del Signature Bank en un artículo sorprendentemente convincente e informativo de la CNBC, tal vez tengas una buena razón para no hacerlo:

El gobierno de EE.UU. se está aficionando demasiado a tomar el dinero de los ciudadanos primero y preguntar después a través del decomiso civil. Sorprendentemente, se le permite al gobierno hacer esto por ley, inclusive si sólo se trate de  que algún miembro del personal del gobierno tenga una sospecha, y no una evidencia, de una fechoría…

Para empeorar las cosas, la dramática consolidación del sistema bancario le ha facilitado al gobierno la adquisición de información al haber menos puntos de acceso. Por ejemplo, JP Morgan, uno de los bancos más grandes y poderosos de Estados Unidos, tiene el tamaño de más de 3.000 bancos pequeños, y los cuatro principales bancos de Estados Unidos manejan cerca del 60 por ciento de los depósitos bancarios estadounidenses.
Y en cambio, caminamos dormidos, casi como zombies, hacia una sociedad sin dinero en efectivo. En aras de unos escasos avances en comodidad, estamos dispuestos a otorgarles a nuestros gobernantes y a los más grandes bancos “demasiado-grandes-para- quebrar”, la posibilidad de tener un control total sobre cada una de nuestras transacciones diarias. Y mientras que las monedas virtuales como Bitcoin podrían parecer como un antídoto de este escenario, ellas son, como nos advierte Shay, además objeto de monitoreo y pueden ser reguladas de figura que pudieran limitar o inclusive terminar con su utilidad. De hecho, ya se la están quitando del medio.
Parafraseando uno de los dictámenes más cotizados de nuestro tiempo -por cortesía del gran,  Lord Acton- estamos, al parecer, descendiendo hacia un planeta donde las nuevas tecnologías amenazan con poner el poder absoluto muy al alcance de un selecto asociación de personas y organizaciones -personas y organizaciones que han traicionado a través de sus repetidas acciones, casi todas las nociones posibles de la confianza mutua.

La entrada Nos dirigimos como zombies a una sociedad sin efectivo. ¿Será bueno? se publicó primero en Dmisterio.com.