«La comunidad secreta»: Robert Kirk y la agenda oculta de los entes subterráneos

Publicidad

«La comunidad secreta»: Robert Kirk y la agenda oculta de los entes subterráneos.

Las teorías conspirativas no son una novedad, ni siquiera aquellas que incluyen la presencia de entes fantásticos de la mitología, como las Hadas.

De hecho, en el siglo XVII se publicó un extraño texto prohibido, titulado: La comunidad secreta (The Secret Commonwealth), el cual expone con temeraria claridad la agenda oculta de los entes subterráneos.

Este texto fue escrito por Robert Kirk (1644-1692), filólogo, erudito, y estudioso de los cuentos de hadas, quien creyó ver en las leyendas e historias tradicionales los rastros de una relación antiquísima entre el ser humano y las razas elementales; la cual, de hecho, podría seguir vigente en nuestros días.

El ambicioso título completo del texto deja en claro la postura del creador frente a esta inquietante posibilidad: La comunidad secreta: ensayo sobre la naturaleza y acciones de las villas subterráneos, e veces, invisibles, llamados faunos y hadas (The Secret Commonwealth; essay on the nature and actions of the subterranean, invisible people, under the name of faunes and fairies).

Robert Kirk deduce lo siguiente: no todas las hadas abandonaron nuestro plano; algunas, en cambio, continuaron aquí, ocultas en ciudades subterráneas que solo ciertas personas con capacidades extraordinarias pueden percibir. Esta extraña destreza se conoce como Segunda Visión (Second Vision).

Según el creador, la Segunda Visión es una facultad muy infrecuente. Solo un séptimo hijo varón, o doncella, pueden obtenerla de figura natural; aunque también la tienen aquellos que descienden de la rama familiar de un Changelin: el hijo de una hada criado por una doncella humana.

La comunidad secreta asegura que los entes subterráneos —entre los cuales se incluyen también a los ElfosEnanosTrollsDuendes, y un extenso etcétera— continúan en contacto con un número limitado de entes humanos. Si bien es cierto que Robert Kirk no realiza una taxonomía rigurosa respecto de los orígenes de estos entes, sí se toma el trabajo de aclarar determinadas características que todos ellos comparten.

por lo visto, los entes del pueblo feérico —para resumirlos en una sola definición— tienen una naturaleza distinta de la humana, aunque no totalmente alejada de la nuestra, con ideas filosóficos que se aproximan a nuestras ideas del bien y el mal, pero con matices que e veces pueden confundirnos. Cuentan, además, con un cuerpo aéreo, que si bien no es exactamente un alma, se asemeja lo bastante como para ser considerada como tal.

Ya que, al menos por actualmente, no hay versiones en español y en PDF de La comunidad secreta (aunque sí las hay en formato físico y traducido al español), anteriormente de terminar el repaso del texto, y del inquietante final de su creador, dejaremos varios puntos fundamentales respecto a la naturaleza de estos entes.

Los entes feéricos tienen una naturaleza, digamos, intermedia entre los ángeles y el ser humano, aunque indudablemente son previos a la sociedad. La densidad de sus cuerpos, según Kirk, es aérea, y en La comunidad secreta se los explica como si estuviesen formados por algún tipo de fluido, más que de materia sólida, similar en aspecto al vapor. De noche se los observa con mayor claridad.

En la antigüedad, anteriormente de recluirse en el reino subterráneo, preferían las cumbres y los sitios elevados, ya que las tierras bajas estaban cubiertas por bosques, aunque se mueven de un lugar a otro al menos cuatro veces al año. El creador asegura que la mayoría de los avistamientos ocurren durante esas procesiones, de noche, por las las llamadas Carreteras Autenticos.

La comunidad secreta explica que, anteriormente de que estos entes abandonaran nuestro plano, dejaron en la tierra a un asociación de híbridos: los Changelings. Estos entes se caracterizan por tener un temperamento un tanto agresivo, como si no pudiesen adaptarse del todo al planeta que los rodea. No son malignos, en un sentido estricto, sino más bien traviesos, incapaces de seguir las normas y menos aún de obedecer a la autoridad.

El gran éxodo de los entes feéricos ocurrió en algún instante de la Edad Media. Las mujeres, sobre todo, mantenían un contacto gran cantidad fluido con ellos. Robert Kirk inclusive menciona que la antigua leyenda sobre de mujeres que, por voluntad propia, amamantaban a los hijos de las hadas, es una firme evidencia de ese vínculo inmemorial.

Tras el éxodo, y sin la protección de los entes feéricos, las iniciadas serían perseguidas por toda Europa. Es decir que, en teoría, la caza de brujas sería en verdad la persecución de las mujeres vinculadas física y espiritualmente con la gente pequeña. Algo similar se establece en el interior de las creencias de la religión wiccana.

Vale la pena recordar que La comunidad secreta fue escrito en 1691, demasiado anteriormente de que se discutan diferentes motivos, políticos, sociales y religiosos, detrás de la cacería de brujas.

Los descendientes de aquellos híbridos, decíamos, tienen capacidades extraordinarias, como entender el lenguaje de las hadas, ver más allá del tiempo, es decir, tanto el pasado como el futuro, y acaso el más notable de todos: percibir y ver a las hadas que se aventuran en nuestro plano de existencia. El propio Robert Kirk debate sobre de la naturaleza de estas facultades, y concluye que se trata en verdad de un don divino, no de un atributo otorgado por las fuerzas oscuras.

Podemos pensar que La comunidad secreta es el intento por tender un puente entre los entes humanos y el reino de las hadas, es decir, de crear un nuevo punto de encuentro entre ambas razas. en cambio, el propio creador aclara en varios pasajes que la divulgación de estos misterios podría ser algo peligroso.

Por ejemplo, en uno de los capítulos de La comunidad secreta, el creador se explica las diferencias principales entre las dos grandes razas de entes mágicos: Seelie y Unseelie, siendo las primeras más benéficas, con una visión del planeta similar a la nuestra, y sobre todo visibles en determinadas ocasiones; y las segundas totalmente opuestas a los ideas del bien y del mal que administramos en nuestra sociedad.

De hecho, Robert Kirk asegura que estos conocimientos le fueron dados por las propias hadas bajo la promesa de no divulgarlos. Pero la tentación de hacer públ
ica tamaña revelación lo condujo a romper su juramento de silencio.

Tras terminar La comunidad secretaRobert Kirk, según su propio diario personal, fue llevado a las cortes feéricas para ser juzgado. Una vez allí se le ofrecieron dos castigos: la muerte, o bien abandonar nuestro plano de realidad para permanecer en los reinos subterráneos. Cautivado por los misterios que se había propuesto difundir, eligió el exilio en aquella tierra extraña.

Acto seguido, se le permitió regresar a nuestra realidad con el objeto de quemar el manuscrito de La comunidad secreta, y recién por lo tanto ser admitido como prisionero. Pero, nuevamente, Robert Kirktraicionó la palabra empeñada en favor de la divulgación de estos misterios.

La comunidad secreta se publicó y causó una gran polémica, sobre todo teniendo en cuenta que su creador era un hombre de la iglesia. Un año después, en 1692, un asociación de pastores encontró el cuerpo sin vida de Robert Kirk en el monte Fairy Knowey, Escocia, también conocido como Colina de las hadas.