El tesoro de Moctezuma

El tesoro de Moctezuma
El tesoro de Moctezuma
Publicidad

Otra de las leyendas más impresionantes de la era prehispánica es la que alude al destino del tesoro de Moctezuma, aquel emperador que fuera el último de los buenos tiempos de los mexicas.

se comenta que cuando llegaron a oídos del emperador las noticias de que del mar estaban llegando hombres blancos y barbados, él mandó ocultar la mayor parte de las riquezas tenochcas. Gran cantidad fueron las cargas que se llevaron al Cerro de la Estrella, ya que de acuerdo con este mito, es una gruta enorme que sólo conocían a la perfección los aztecas.

Ahí ocultaron todo cuanto pudieron; aunque de ser cierto esto, sería increible siquiera creer que Moctezuma haya pensado que los españoles eran mensajeros de Quetzalcóatl. se dice que las grutas estaban repletas de canales, algunas naturales y diferentes hechos por estos mismos hombres. Mencionado cero se encuentra en el corazón de Iztapalapa, en donde habitaban como ya mencionamos, los brujos más temidos de la era. Ellos estaban conscientes del peligro, así que en cuanto ocultaron el tesoro, liberaron un encantamiento que supone que aun en el sitio hay una serpiente gigante que custodia los bienes tenochcas, los cuales son inmensos.

Dicha narración hubiera podido ser parte de los mitos si no fuera porque aun en el siglo pesado hubo gente que aseguró haber entrado al cerro, encontrando un tesoro inmenso, pero sobre de él había una espantosa serpiente. Demasiados perecieron, si no es que la mayoría, y quienes pudieron huir, fueron a parar a hospitales psiquiátricos. La leyenda cobró fuerza y dejó de ser creída un cuento asombroso cuando Chicopas, un hombre oriundo e estas tierras aseguró que cuando era adolescente y que nada sabía, pues no había asistido a la escuela, unos monjes aztecas (espíritus) se le acercaron llevándolo incluso las entrañas del cerro, donde se estima aprendió a leer, escribir y descifrar demasiados de los misterios que acompañaron la cronica mexica.

Chicopas aseguró que en el centro del cerro estaba un inmenso tesoro, perteneciente a la cultura azteca, pero jamás manifestó que estuviera custodiado por una serpiente. Y de acuerdo con las narraciones locales, Chicopas enseñó el camino que conducida a un tesoro pequeño, pero al ver la codicia de quienes gobernaban en ese tiempo, tuvo que callar, dejando en su memoria la ubicación de la inmensa fortuna, la cual estima se compone de penachos, pectorales, piedras preciosas, códices y demás cosas de valor para los aztecas. Lo curioso de estas leyendas es que Chicopas sí existió, pues se le va a honrar con un busto de su figura en uno de los jardines principales de Iztapalapa, además de que el hombre es conocido en prácticamente todo el planeta. Hay quienes afirman que llegaban personas del forastero sólo para escuchar sus asombrosas narraciones que supuestamente le fueron reveladas por los espíritus de los monjes aztecas.

Cierto o no, conocemos que el tesoro de Moctezuma, o mejor mencionado de los aztecas, se encentra en buenas manos, pues si no es custodiado por una serpiente como se estima en la primera leyenda por lo menos si se encuentra resguardado por las grutas del Cerro de la Estrella, de donde se dice resurgirá para contar gran cantidad historias perdidas.

Historias y Leyendas