Idun: La leyenda de la guardiana de las manzanas de la eterna juventud

idun la leyenda de la guardiana de las manzanas de la eterna juventud
idun la leyenda de la guardiana de las manzanas de la eterna juventud
Publicidad

Idun o Idunn es la deidad que guarda las manzanas de la eterna juventud que las deidades deben consumir si desean vivir eternamente. Las divinidades nórdicas, a diferencia de las griegas o romanas, no son inmortales, pero pueden vivir para siempre, sin envejecer, si comen la fruta que guarda Idun. Idun es una de las ocho diosas del panteón nórdico.

Idun, cuyo nombre significa “siempre adolescente” o “la rejuvenecedora”, era la esposa de Bragi, la deidad escandinavo de la poesía. Bragi, el más sabio de las divinidades que habitaban en Asgard, era el encargado de entregar las copas a los que llegaban al Valhalla para participar en el banquete de Odín.  Idún protegía en una caja de madera de fresno las manzanas que las deidades debían consumir si querían permanecer jóvenes, pero un día, el gigante Þjazi, quiso gozar también de la inmortalidad.

El gigante Þjazi (Jazi) convenció con engaños a Loki para que atrajera a Idun a un bosque fuera de Asgard. Convertido en un águila, Þjazi arrastró a Loki hacia el firmamento subiendo cada vez más. Cuando la deidad sintió que sus brazos estaban a punto de desgarrarse suplicó al gigante que le diera una tregua y éste le respondió que lo dejaría libre si conseguía que Idun saliera de Asgard con su caja de manzanas. Loki aceptó el trato y engañó a Idun diciéndole que en un bosque, cruzada la frontera de su planeta, había observado gran cantidad manzanas parecidas a las que guardaba en la caja y que quizá pudieran interesarle. La convenció para que llevara su caja de manzanas con la excusa de que así podría compararlas. Una vez en el bosque, reapareció Þjazi convertido en águila que la raptó llevándosela al país de los gigantes y encerrándola en lo alto de una torre.

Sin las manzanas, las deidades comenzaron a envejecer y presionaron a Loki para que fuera a rescatar a Idun, ya que el rapto había sido culpa suya. Loki cogió la capa de plumas de halcón de la deidad Freya y voló incluso Jötunheim, el planeta de los gigantes. Una vez allí convirtió a Idun en una nuez y se la llevó incluso Asgard. El gigante Þjazi los persiguió transformado en un águila, pero los Æsir, los residentes de Asgard, lo vencieron encendiendo una hoguera al lado al muro que marcaba la frontera entre los dos mundos. Cuando el secuestrador se acercó, el fuego incendió sus alas y al caer a tierra, fue rematado por las deidades.

Las manzanas de Idun han sido vinculadas con la fertilidad. En gran cantidad sepulturas y también en el Barco de Oseberg, el navío vikingo hallado en un túmulo funerario cerca de la granja Oseberg en Noruega, se han hallado remanentes de cubos que habían contenido manzanas. Este hecho viene corroborado por la conversión de la deidad en una nuez para ser rescatada de las garras del gigante. La nuez era también en demasiados zonas del norte europeo símbolo de fertilidad.

EL nombre de Idun, Iduna o Idunna ha sido habitual en los países nórdicos desde hace siglos. En Islandia hay registros de mujeres con ese nombre desde el siglo X.

La entrada Idun: La leyenda de la guardiana de las manzanas de la eterna juventud se publicó primero en Dmisterio.com.