EL ESPELUZNANTE “NIÑO DEL TRICICLO”

Publicidad

Cuenta una leyenda de Tampico (Tamaulipas), que aquellos viajeros con intenciones de pasar un instante vacacional en sus playas, pueden ser víctimas de un encuentro inesperado y algo impactante durante su trayecto, en un lugar determinado de la carretera frente a una tienda de autoservicio.

Las personas que paran ahí a descansar o abastecerse de provisiones cuando ha caído la noche, ven a mitad de la calle un niño paseando en su triciclo. Este hecho es muy inquietante para quien lo presencia, pues es una vialidad muy transitada, en especial por camiones de carga, y resulta muy raro ver al pequeñito paseando con tranquilidad sin la supervisión de nadie y exponiéndose a ser atropellado en cualquier instante.

Las personas en seguida bajan de sus autos o salen de la tienda para alejar al niño del peligro, pero al llegar al punto donde lo observaron, él ya no está ahí, se ha esfumado. A pesar de que lo buscan por los alrededores es increible dar con su destino. Así que la gente decide reanudar su viaje.

En el instante que suben al coche para continuar y encienden la luces, nuevamente ven al pequeño avanzando hacia la carretera frente a ellos…y unos metros más delante…desaparece ante la vista atónita de todos los declarantes.

Después de esto, son menos los curiosos que se bajan a averiguar sobre lo ocurrido, la mayoría prefiere marcharse cuanto anteriormente. Lo cual parece correcto, pues de quedarse sobre la carretera tratando de localizar al pequeño que minutos anteriormente se desvaneció, podría provocar que ellos fuesen los atropellados.

 

Al vuelta del viaje, aquellos que lo hacen de día, pueden aclarar un poco su desconcierto encima del niño del triciclo, ya que se divisa a orillas de la carretera una lápida, acompañada de una estatua de angelito, que según testimonios de los trabajadores de la tienda, pertenece a un niño que fue atropellado mientras sus padres hacían las compras, ellos bajaron su triciclo para que paseara en el estacionamiento, en cambio el subió a la carretea y un camión termino con su vida.

por lo visto el pequeño incluso no se entera de su muerte y sigue con ese paseo eterno que perturba la paz de aquellos que lo contemplan, o cómo piensan diferentes, se aparece a propósito con intensión de provocar un incidente a sus declarantes, pues ya se cansó de jugar solo.