La esclavitud y los ocho velos de la percepción

la esclavitud y los ocho velos de la percepcion
la esclavitud y los ocho velos de la percepcion
Publicidad

La esclavitud y los ocho velos de la percepción
Un articulo del reportero Don Harkins que promueve lograr que los entes humanos puedan aceptar otra realidad distinta de la que les ha sido inculcada desde niños, y que en la adultez ya permanece cristalizada en sus mentes, resultando ser una verdad absoluta. Son verdaderamente muy escasos aquellos que se permiten dudar sobre lo aprendido, y aceptar, o al menos investigar sobre las posibilidades de una creación distinta a la conocida. Aquí los ocho velos de la percepción.
La esclavitud y los ocho velos de la percepción
A lo largo de los últimos años he desarrollado y descartado distintos hipotesis en un intento de aclarar cómo es posible que la mayoría de personas no puedan ver la verdad, inclusive cuando la tienen delante de sus narices.
Aquellos de nosotros que podemos perfectamente ver la “conspiración” hemos participado en innumerables conversaciones para compartir la frustración de constatar la imposibilidad para la mayoría de personas de entender los tremendamente bien argumentados, demostrados y probados argumentos que usamos para explicar y aclarar el proceso de la explotación y la esclavitud global a la que estamos sometidos.
La explicación más normal a la que llegamos es que la mayoría de la gente, sencillamente, no desean ver lo que verdaderamente sucede en el planeta. Personas exageradamente negativas, que conforman la élite del poder en el mundo, han cultivado, muy inteligentemente, un prado de hierba tan verde y frondoso que poca gente, raramente, se molestan en mirar con detenimiento, el tiempo bastante, para darse cuenta que no es más que un campo de hierba artificial. Iguales personas que no son capaces de ver el sistema de esclavitud no declarada en el que viven, tienen una tendencia a tachar de “teóricos de la conspiración” insanos, aquellos de nosotros que podemos no solo ver la hierba, sino la granja y el castillo de los señores feudales que manejan todo desde lejos. Y al final he entendido el porqué. No se trata de que aquellos que no se dan cuenta de que su libertad se está desvaneciendo bajo el liderazgo de esta élite “no quieran verlo” – es que sencillamente no pueden ver lo que les sucede, porque tienen, poseemos, una serie de velos sin penetrar que bloquea su visión real del planeta. Todas las experiencias y sensaciones externas pasan por un proceso de filtrado en el ser humano. Y de esos filtros, tenemos al menos 8 de ellos.
 
 Anteriormente del primer velo: 
Hay casi 7 billones de personas en el mundo. La mayoría viven y fallecen sin haber contemplado seriamente, jamás, nada que no tenga que ver con aquello que les mantiene vivos y les da la posibilidad de gestionar un poco cada día sus vidas. Casi el 90% de la sociedad vivirá y morirá sin haber penetrado jamás el primer velo que les separa de la percepción real del planeta.
 
 El primer velo: 
Poco más del 10% restante, son personas que han conseguido romper ese primer velo, y se localizan con el planeta de la política. Son personas que tratan ser activas, tomar decisiones, participar en las reglas del juego para intentar mejorarlo. A pesar de eso, las opiniones de estas personas están marcadas por lo que dictan nuestros gobernantes, según sus tendencias partidistas, por la opinión de los expertos, y por diferentes voces con autoridad. De este 10% restante, el 90% fallecerá sin haber conseguido penetrar el segundo velo.

El segundo velo: 
El 10% de los que fracturan el primer velo y penetran en el segundo, serán capaces de explorar las mentiras de la cronica, la relación entre el hombre, sus formas de gobierno y el concepto de las leyes [como medida de control]. Otro 90% de éstos vivirán y fallecerán sin haber llegado a penetrar el tercer velo.

 El tercer velo: 
El 10 % de los que penetran el tercer velo, serán capaces de percibir que los recursos del mundo, incluidos la gente, están dirigidos por un asociación de personas y familias muy poderosas, cuyas posesiones, manipulaciones y extorsiones, han servido para fundar la economía global actual basada en la deuda. El 90% de aquellos que rompan el tercer velo no llegarán jamás a penetrar el cuarto.
 
 El cuarto velo: 
Los escasos que van quedando, aquellos que llegan a romper el cuarto velo, descubrirán el planeta de los Illuminati, de la Masonería, de las sociedades secretas. Estas sociedades usan símbolos y celebran ceremonias que perpetúan la transmisión de conocimiento arcano, que es usado para mantener a la gente ordinaria en una esclavitud política, económica y espiritual, por los linajes y familias más viejos del mundo. El 90% de los que penetran el cuarto velo, no llegarán jamás a penetrar el quinto.
 
 El quinto velo: 
El 10% de los que llegan aquí, aprenderán que éstas sociedades secretas y familias poderosas están tan avanzadas tecnológicamente y tienen tantos conocimientos a su disposición, que cosas como viajar en el tiempo y las comunicaciones interestelares no suponen ningún inconveniente para ellos, y demasiado menos, dominar las acciones de la gente normal a través de estos medios. Sus miembros tienen la capacidad de manipular a las masas con la misma facilidad con la que nosotros mandamos a nuestros hijos a la cama. El 90% de aquellos que penetran el quinto velo, no serán capaces de romper el sexto.
 
 El sexto velo: 
Aquellos que fracturan el sexto velo, se encontrarán en un planeta de extraterrestres, seres negativas y reptoides, entes que parecen sacados de cuentos de ficción y literatura infantil, y que son la fuerza real detrás de las sociedades secretas y los que dictan las ordenes a iguales. El 90% de este asociación no será capaz de penetrar el séptimo velo.
 
 El séptimo velo: 
No sé lo que hay detrás del séptimo velo. No lo he podido penetrar. Pero creo que es la percepción que tiene el alma de la persona, libre de todo filtro mental, que ha evolucionado hacia un estado tal que ve la realidad de figura muy distinto a los demás, una especie de Gandhi iluminado que se pasea por el planeta despertando a todos a su alrededor sin restricción alguna.
 
¿Y el octavo velo? 
Romper el octavo velo quizá significa ver la revelación de Dios y la energía pura detrás de la fuerza viva que impregna todas las cosas. Y si mis números son más o menos correctos, no llega a unas 60.000 personas en el mundo, aquellos que a lo largo de su vida serán capaces de penetrar incluso el sexto velo.
La ironía aquí es inverosimil: aquellos que ven la vida detrás de los velos 1 al 5 no tienen ninguna otra opción que percibir a los que han roto el velo número seis como locos, insanos, y paranoicos. Con cada filtro roto, exponencialmente un gran numero de gente que empieza a ver la realidad “real” es declarada paranoica, pues pasan al otro lado de la barrera de la apariencia en la que ven el planeta. Y para añadir más a la ironía, cuanto más pretende alguien que ha conseguido eliminar el velo número 6, aclarar lo que ve a aquellos que no han llegado a eliminar ese filtro de sus vidas, mas insano y loco aparece ante ellos.

El adversario, el estado y los gobernantes: 
Detrás de los dos primeros velos se encuentra la mayor parte del pueblo del mundo. Son herramientas del gobierno y del sistema de control, votantes cuya ignorancia justifica las acciones de los políticos, que envían a los del primer velo a luchar en sus guerras y contiendas.
Los que fracturan los velos tres, cuatro, cinco y seis, son herramientas de cada vez menos utilidad para el sistema, por su destreza decreciente para ser usadas para consolidar el poder y la riqueza de demasiados, en las manos de unos escasos en la élite del poder. Es algo normal ver cómo estas personas sacrifican parte de sus relaciones con amigos y familia, sus carreras profesionales y sus libertades personales a medida que fracturan más y más velos, dejando atrás todo lo que deja de resonar con ellos.

La entrada La esclavitud y los ocho velos de la percepción se publicó primero en Dmisterio.com.