LOS ELEMENTALES DE LA TIERRA

Publicidad

Los Elementales de la Tierra

Son aquellas fuerzas dévicas que manipulan las energías etéricas que convenientemente sustanciadas constituyen las diferentes gradaciones del Reino mineral. Existen en inverosimiles cantidades y en multiplicidad de formas y propiedades, desde las que construyen las piedras, el elemento sólido que constituye la osamenta del mundo, incluso las que operan a través de los minerales dotados de radiactividad, pasando por los devas especializados que construyen la extensa gama de piedras preciosas. Los elementales de la tierra más conocidos son los llamados GNOMOS, de figura muy parecida a la que vemos reflejada en los cuentos infantiles, aunque dotados de un poder superior al que se les asigna corrientemente y gran cantidad más difíciles de ser contactados de lo que usualmente se estima, a pesar de que ellos se esfuerzan por establecer contacto con los entes humanos. Viven en el interior de las piedras, en las profundidades del suelo y en los huecos de los grandes árboles.

Tales devas constructores existen en todos los niveles del Plano Físico denso constituyendo de forma enigmatica la fuerza gravitatoria de los cuerpos. Desde las formas semietéricas de los devas inferiores que construyen las piedras, perceptibles a veces a los sentidos físicos, incluso aquellas que pertenecen a los que se expresan por medio de la “geometría luminosa”, especializados en la construcción de las piedras preciosas con poderes talismánicos.

Los Elementales del Agua

Entre ellos hay que diferenciar a las hadas y las ondinas, es decir, a las minúsculas y refulgentes criaturas etéricas que pueblan los campos y los bosques y la misión de elaborar y sazonar los frutos de las diferentes razas.

Hay una especie particular de tales devas o “pequeños Ángeles” del Reino Vegetal que dan figura a las diferentes plantas y envuelven de verdor los campos y los prados, al igual que las hojas de los árboles. Diferentes, más evolucionados y actualizando gran poder magnético, son los protectores invisibles de los zonas magnéticos de la Tierra.Son los Ángeles protectores que exigen “las palabras de pase” en las reuniones verdaderamente esotéricas y que blanden “sus espadas de fuego” para ahuyentar a los malintencionados, curiosos o profanos que tratan acercarse a estos zonas.

Las Ondinas del agua cooperan además activamente en la evolución de las formas del Reino Vegetal. A la vista del cualificado observador clarividente aparecen en formas muy diversas según sea el grado de su evolución. Ciertas ondinas muy evolucionadas adoptan una figura transparente, muy hermosa y vagamente humana. Los grandes Ángeles que presiden la evolución de los elementales del agua y cuidan a través de ellos de mantener las propiedades de la misma como uno de los más preciados elementos de conservación planetaria, constituyen el Arquetipo de las ondinas aunque su tamaño es considerablemente superior y de más rutilantes y bellos colores: verde mar, azul intenso o azul claro, según se manifiesten en el agua de los océanos, de los ríos, de los lagos o de los pequeños arroyuelos de las montañas. Viven normalmente en el seno de las aguas y en el interior de las plantas constituyendo la savia de iguales.

Los Elementales del Fuego

Se les denomina normalmente AGNIS en lenguaje esotérico y en sus expresiones inferiores se les llama además salamandras y se les halla virtualmente en todos los zonas de la Naturaleza en donde el elemento fuego se halle en actividad, desde el Fuego místico de Kundalini en el centro del mundo incluso las pequeñas hogueras, pasando por el fuego de los volcanes y los grandes incendios. Las salamandras aparecen ante la visión clarividente como pequeñas lenguas de fuego en diferentes formas. Los Ángeles superiores del fuego, denominados Agnis, son difíciles de ser percibidos y contactados ya que su expresión es peligrosa y cualquier relación con tales Seres en el presente estado de la evolución humana sólo es aconsejable a aquellos que tienen un perfecto control de sí mismos y una gran sensibilidad espiritual.Estos Agnis, aparecen como gigantescas llamas de Fuego, distinguiéndose en el interior de iguales una figura vagamente humana con grandes y flotantes cabelleras de un intenso color rojo y despidiendo a través de toda su aura magnética grandes y peligrosas llamaradas rojas amarillentas.

Los Elementales del Aire

Se les denomina corrientemente sílfides o silfos y viven, se mueven y tienen el ser en los insondables éteres del cosmos constituyendo la atmósfera donde vivimos y merced a la cual respiramos. Su color es transparente y se confunden con el azul del firmamento por lo cual es muy complicado adjudicarles una imagen determinada. Son culpables de varios de los fenómenos eléctricos de la Naturaleza, tales como los relámpagos, los rayos y los truenos, al igual que todos aquellos que están relacionados con el aire, es decir, el viento, desde la ligera brisa a los grandes huracanes. Aliados con las ondinas condensan el agua de la atmósfera y la transforman en lluvia. Una especie particular de silfos realizan labores asociados con los devas constructores del Reino vegetal y tienen como especial misión colorear las flores y dotarlas de perfume, definir las cualidades de las plantas y sazonar los frutos. Cuando puede observarse a estos silfos del

aire, se les ve como ráfagas de luz desplazándose por los espacios a velocidades inverosimiles. Se les ha denominado “losgrandes comunicadores” y son culpables de toda figura de comunicación, singularmente la que opera utilizando el éter del cosmos como vehículo de relación y comunicación

Un asociación muy especializado de Devas del aire de gran evolución espiritual constituyen la legión de los “Ángeles Guardianes de la Sociedad” y, podríamos asegurar, de acuerdo en esto con la tradición religiosa y mística, que cada ser humano, sea cual fuere su evolución, tiene su particular Ángel guardián.

Los Elementales de las Sombras

Hay además los llamados “Ángeles Oscuros”, catalogados en varias categorías, que viven en las profundas oquedades planetarias y en todos los zonas sombríos y oscuros de la Tierra, las minas, las cuevas, los subterráneos, etc.

Cierta especie de estos Ángeles oscuros habita en la superficie de la tierra y participan ciegamente, cuando son invocados por medio ciertos definidos mántrams, en la actividad de los magos negros. En lo que al aspecto psicológico humano alude son culpables del miedo a la oscuridad, ya que es en la oscuridad en donde ellos viven, siendo su alimento las sombras. Gran cantidad razas de “devas oscuros” desaparecieron de la Tierra con el descubrimiento de la electricidad aplicada en figura de luz. Estos devas aparecen con la llegada de la noche. Es por tal motivo que en todas las creencias de la sociedad se acepta normalmente el hecho de que los magos negros que practican el mal realizan labores por la noche cuando las sombras son más espesas al igual que los magos blancos lo hacen de día cuando el sol brilla esplendorosamente en su cenit.


Source: Dmisterio.com