La dama negra de Nesvizh.

El castillo Nesvizh, en el país de Bielorrusia, fue erigido en el año 1533 por la familia Radziwill y en él habita un espectro conocido com la Dama de Negro; que recorre los jardines, pasillos y corredores del castillo durante las noches sin luna.
Se estima que el alma pertenece a Barbara Radziwill, que en vida fue esposa del soberano polaco Sigismundo II Augusto. En vida, Barbara fue hermosa e inteligente, admirada por los hombres y se que llegó a tener incluso 38 amantes. Por esta razón fue que la familia real de Lituania no estaba muy feliz cuando Augusto decidió tomarla como esposa.
La felicidad de la pareja no duró muy, pues Barbara fue envenenada por su suegra Bona Sforza. En mayo de 1551, el soberano Augusto decidió conducir una sesión espiritista para llamar a su esposa desde más allá de la tumba; utilizando un espejo en el cual apareció la silueta de la reina.
Los alquimistas que auxiliaron al soberano advirtieron que pasara lo que pasara, no debía tocar a la aparición. Cuando el alma apareció en el espejo, el desesperado soberano intentó tomarla entre sus brazos contra toda advertencia. En ese instante, el cristal estalló y un hondo olor a pescado en putrefacción impregnó la sala. 
se comenta que desde ese instante, Barbara quedó condenada a vagar por el castillo como una pavorosa criatura vestida de negro.
En las dos guerras mundiales, grupos de soldados alemanes tomaron el castillo y tuvieron encuentros con el alma en los jardines de la propiedad. Disparaban gritando “¡Schwarz Frau!”, para despues salir huyendo. 
Más adelante, en la era soviética el castillo fue convertido en el sanatorio Kolkhoz, y tanto personal como pacientes reportaron etraños crujidos y gemidos por las noches.
se comenta que ver a la Dama de Negro es un augurio de muerte.
El fantasma aparece para avisar de peligros o desgracias próximas a ocurrir. Por ejemplo, la duquesa Isabella Radziwill vio a la Dama de Negro apareciendo frente a su ventana. Al poco tiempo de eso el hermano mayor, Albrecht, falleció por un incidente.
Publicidad

Historias y Leyendas