Las sirenas asesinas de África.

“Se ha denunciado que dos niños de la escuela secundaria de Ganye estaban arreando ganado cuando observaron una sirena en la represa. conforme a un amigo de los chicos fallecidos, los muchachos saltaron al agua e intentaron atrapar a la sirena al creer que se trataba de un vasto pez. Pero la sirena los jaló al fondo del agua.”
El texto anterior no es una cronica de horror o una leyenda urbana, si no una declaración oficial del jefe Nemangwe de la población de Gokwe, en el país africano de Zimbabwe; donde hace poco los cuerpos de dos niños fueron hallados con señales misteriosas al borde de un lago.
El hecho ocurrió el 19 de febrero de este año, en un área donde varios declarantes dicen haber contemplado una sirena en los bancos de arena y las aguas cercanas a una presa. conforme con el tercer muchacho sobreviviente, la sirena los ahogó y después los arrojó al borde del agua. Las investigaciones policiales no prosiguieron, pues de acuerdo a las creencias de la población, es de mala suerte intentar agredir a las presuntas sirenas que viven las aguas.
Como esta cronica hay gran cantidad, ya que en África las sirenas no son las mujeres hermosas de las leyendas occidentales; si no bestias marinas parecidas a simios o poderosos demonios acuáticos. 
En Zimbabwe, hay una infinidad de leyendas sobre una casta de sirenas conocidas como “Mondao”, entes maliciosos que disfrutan ahogar a bañistas y nadadores en los lagos.
En el año 2012, en la misma presa Gokwe se paró el trabajo de remodelación debido a que los trabajadores se quejaron de estar siendo aterrorizados por sirenas que parecían mujeres pálidas con cabello negro y colas de pescado. Los trabajadores se observaron tan aterrados que el ministro de recursos hidráulicos de Zimbabwe tuvo qué testificar ante el parlamento del país para aclarar la situación y rastrear un arreglo. 
La primer opción fue llevar trabajadores blancos de Sudáfrica, que eran menos supersticiosos y sin conocimiento de las leyendas de Zimbabwe; pero estos además dijeron haber contemplado a las sirenas y se negaron a continuar trabajando. Al final, se llegó a la decisión de consultar con líderes tribales y brujos que hicieron un ritual para apaciguar a las bestias.
Según los líderes tribales, casi todos los lagos y reservas de la zona son habitados por sirenas, y las presas son sitios que disfrutan en particular. Por ejemplo, la gran presa del lago Kariba es un lugar clave en avistamientos de sirenas. 
Iguales autoridades de Zimbabwe consideran a las sirenas como entes autenticos, y anualmente se realizan sacrificios de ganado y rituales al borde del agua para mantenerlas tranquilas y evitar que ataquen a los humanos que se acercan a los lagos.
Los mitos se extienden al país vecino de Sudáfrica, donde hay pinturas rupestres de humanoides con colas de sirena en la zona habitada por la tribu Khoi-san; uno de los parajes desérticos más inhóspitos del país y al que se le conoce como el Karoo. Per se dice que la zona alguna vez estuvo bajo las aguas, y que las sirenas continúan viviendo en las selvas de Karoo del sur, una zona famosa por sus manantiales de montaña y cavernas acuáticas en lagos de montaña.
Estas sirenas en especial son sumamente hostiles, y buscan llamar a los viajeros al borde del agua para alimentarse de ellos. A diferencia de sus congéneres en Zimbabwe, estas no son entes de carne y hueso; si no demonios o espíritus temidos y reverenciados por las tribus de la zona.
Pinturas rupestres en Karoo.
En diferentes partes de Sudáfrica, las sirenas son conocidas como “Caimanes”, y se les explica típicamente como una casta de criaturas demoniacas que ahogan a sus víctimas y asemejan a mujeres con cabello negro y relucientes ojos rojos. En el 2008, la aldea de Surbraak experimentó una racha de encuentros con una criatura que aparentaba una doncella blanca con cabello negro. Esta fue vista en varias ocasiones, y siempre aparentaba estar imitando los movimientos de alguien ahogándose para llamar a sus víctimas.
Un adolescente en particular intentó auxiliarla, saltando al agua. Pero regresó a la costa a toda velocidad al cabo de unos segundos, totalmente aterrado. Al cuestionarle sobre lo ocurrido, el adolescente narró que los ojos de la doncella brillaban como los faros traseros de un auto y que tenían un cierto poder hipnótico.
Otro adolescente además manifestó haber contemplado a la doncella mientras pasaba por un puente, y manifestó que hacía un sonido similar al llanto de un bebé y estaba acompañada de un brillo plateado. 
El 31 de diciembre del 2015, un niño de 12 años en la comunidad de Mpumalanga fue a reunirse con amigos al delta del río Sabie, y se esfumó sin dejar rastro. Las autoridades achacaron la desaparición a las corrientes del río o inclusive a un cocodrilo, pero un declarante de la zona manifestó haber contemplado como el muchacho era arrastrado al agua por una doncella blanca. 
En Mapobane, al norte de Pretoria; hay una sirena que acecha en la presa Marikana y que es culpable de haber matado a más de una persona. Se le conoce como la Mamogashwa, y ha sido vista merodeando bajo la superficie del agua en áreas poco profundas. Se estima que la Mamogashwa no solo ahoga a la gente, si no que cuenta además con el poder de producir pesadillas a quienes la han observado.
En abril del 2016, el sitio del diario Rekor
d North publicó el relato de un asociación de jóvenes que estaban andando por la presa cuando observaron a una doncella nadando en las aguas, invitándolos a acercarse. Al hacerlo, notaron que no se trataba de una doncella normal y corriente; si no que poseía un cuerpo de pez de la cintura para abajo. Los chicos intentaron correr, y fue ahí que la sirena saltó de las aguas en figura similar a un tiburón blanco para atrapar a uno de ellos y arrastrarlo al fondo del lago. 
Al volver con auxilio, los chicos encontraron a su amigo flotando sin vida a unos cuantos metros de la presa, con señales de garras en el cuerpo. conforme con el diario, los habitantes de la villa conocen que la sirena ha matado al menos a tres personas y que inclusive la policía teme acercarse a la presa.
En Tanzania, el 21 de mayo de 1996 se volcó un ferry de nombre MV Bukoba a 56 kilómetros de la costa de Mwanza. El desastre le costó la vida a cerca de mil personas, entre ellas Abu Ubaidah Al-Banshiri, quien en aquél instante era el segundo al mando de la organización terrorista Al-Qaeda y el lider de la rama africana.
El equipo de buzos de rescate enviados por el gobierno de Tanzania se vio forzado a huir del sitio del desastre al ser perseguidos por sirenas, que supuestamente les hablaron y les ordenaron largarse del sitio o atenerse a las consecuencias. se comenta que varias de estas sirenas persiguieron a los buzos.
Publicidad


Source: Dmisterio.com