La cristalomancia

la cristalomancia
la cristalomancia
Publicidad

La cristalomancia es una técnica de percepción y adivinación antiquísima que se atribuye, en diferentes factores, a que la estructura de cada cristal vibra a una frecuencia distinta en función de su naturaleza. Desde llegar al punto de vista esotérico, esta vibración es capaz de sintonizar en el plano espiritual con distintos aspectos de la vida de una persona, de esta figura los cristales en manos del vidente, son capaces de aportar datos encima del futuro del consultante en diferentes áreas de su vida.
A través de los cristales no sólo se obtienen mensajes del futuro, sino además consejos, caminos que el consultante deberá seguir o actitudes que deberá cambiar para gobernar mejor su vida.
Cada vez se está poniendo más de moda el uso “místico” de los cristales”. En los mercados especializados podemos encontrarnos pirámides, pulseras, collares, los cristales sueltos, etc… para trabajar de algún modo con ellos. Y cierto es que son una auxilio muy buena tanto en asuntos psicológicos como para asuntos físicos y espirituales. En este cosmos vamos a abordar distintos ejercicios exclusivos para desarrollar el alma y como auxilio en instantes psicológicos difíciles.
Los cristales son formas de energía muy variadas. Cada cristal tiene sus propias cualidades únicas e irrepetibles que están en función de cómo se haya formado. En este sentido, inclusive la misma piedra puede tener más o menos intensidad. No es lo mismo por ejemplo un cuarzo transparente completamente pulido que un cuarzo transparente con grietas. Por ello es que hay que tener demasiado atencion con el uso de este tipo de energías, no sea que sin darnos cuenta en vez de vernos favorecidos, nos estemos viendo perjudicados.
asimismo es muy notable, y repetimos muy notable, tener presente que los cristales deben tener un mantenimiento regular para poder aprovecharnos verdaderamente de la gama infinita de posibilidades positivas que nos proponen. Por ello debemos limpiarlos y recargarlos correctamente de figura asidua y frecuente; sobre todo si los vamos a usar con mucha frecuencia.
Para trabajar con los cristales necesitamos que las piedras o gemas estén lo mejor pulidas posible puesto que siguen la ley de la armonía por la cual el pulido armonioso de un cristal determinará la energía armoniosa que emita. Por lo tanto, cuanto más puro sea, más pura será su energía o vibración.
La cristalomancia
La cristalomancia constituye uno de los procedimientos adivinatorios más exóticos, misteriosos y añejos, sus usos y aplicaciones místicas se pueden trazar desde la era de la desaparecida Atlántida.
Para visualizar el futuro por este medio se utiliza la bola de cristal, los cuarzos y los espejos entre diferentes elementos de gran utilidad etérea, con el paso de los siglos se fue rezagando su práctica, en cambio en el presente se puede constatar que este arte esotérico para contemplar el futuro ha retomado un vasto auge. Según cuenta la leyenda, fue el mago Merlín uno de los principales precursores de la cristalomancia durante el ciclo bretón; quinientos años después, a mediados del siglo xvi en Inglaterra, nació el notable síquico John Dee quien retomó las prácticas de lectura oculta con la bola de cristal y en plena mocedad existencial, empezó a realizar predicciones casi exactas sobre de una singular cantidad de acontecimientos que ocurrirían años después en las postrimerías de su existencia.
Fueron tan acertados sus pronósticos que la reina Isabel I (1533-1603) hija de Enrique VIII, lo nombró su astrólogo y consejero de cabecera. Debido a John Dee se hicieron investigaciones profundos sobre este método de adivinación y con el correr de los años se han desarrollado técnicas para inducir visiones prolongadas que desembocan en presagios sorprendentes.
La cristalomancia

La entrada La cristalomancia se publicó primero en Mundo oculto.