Entre el 30 de agosto y el 7 de septiembre,  hemos registrado incluso cuatro bolas de fuego en diferentes zonas del mundo. Eso equivale a una bola de fuego cada dos días. Algunas llegaron a transformarse en meteoritos al chocar contra la superficie terrestre. ¿Estamos prestando la debida atención?
En sólo 9 días, cuatro bolas de fuego se han avistado en el planeta
© Porjai Jaturongkhakun / YouTubeComo seguramente en su medio de comunicación habitual no le habrán informado de lo que está ocurriendo en nuestro firmamento, le invitamos a repasar los avistamientos de bolas de fuego de los últimos días.
Francia, Bélgica e Inglaterra
Este 30 de agosto, la Sociedad Americana de Meteoros y la Asociación Internacional de Meteoros recibieron más de 50 informesacerca de un suceso de bola de fuego encima del Canal de la Mancha, que es el brazo de mar del océano Atlántico que separa el noroeste de Francia de la isla de Gran Bretaña. Lo siguiente es un mapa de calor sobre la trayectoria del meteoro a partir de los informes de los declarantes.
En sólo 9 días, cuatro bolas de fuego se han avistado en el planeta
Meteoritos en Turquía
Lectores de Sott.net en Turquía nos informaron de que un meteoro iluminó el firmamento nocturno de la ciudad oriental de Bingöl este 2 de septiembre sobre las 23:06, hora local. El meteoro parece haber estallado cerca porque los habitantes locales más tarde encontraron lo que admiten que son los meteoritos. Varios sitios de noticias turcas en línea reportaron el incidente.
«Un vasto rayo de luz cubrió todo la villa de Sarıçiçek la noche anterior. La villa entero se iluminó como si fuera de día. Primero se creyó que era debido a conflictos armados […] No podíamos entender qué era exactamente. Pero a la mañana siguiente, vimos que meteoritos habían caído en los techos de nuestras viviendas.»
En sólo 9 días, cuatro bolas de fuego se han avistado en el planetaVarias cámaras de seguridad registraron el suceso:
La desinformación es total. Demasiados curiosos, entre ellos niños, recogieron estos meteoritos desprendidos del meteoro, los olieron, los tocaron… la duda del millón: ¿es peligroso tocar estas piedras del cosmos exterior? Parece que ningún organismo oficial en Turquía puede contestar a esta duda pero, según informan en la versión en inglés de Sott, ingenieros turcos advierten que
estas piedras pueden ser peligrosas al tacto.
Aquí están algunas imagenes de los meteoritos encontrados por ciudadanos turcos, que distribuyeron con medios de comunicación locales:
En sólo 9 días, cuatro bolas de fuego se han avistado en el planeta
En sólo 9 días, cuatro bolas de fuego se han avistado en el planeta
Meteoro en Finlandia
El 4 de septiembre, el fotógrafo Markus Kiili estaba filmando un vídeo sobre la aurora boreal en Laponia, Finlandia, cuando fue declarante de un impresionante meteorosurcando el firmamento.
En sólo 9 días, cuatro bolas de fuego se han avistado en el planeta
© MARKUS KIILI
El fotógrafo Markus Kiili tuvo la suerte de capturar esta foto impresionante.Las inverosimiles imágenes exponen una línea de color blanco reluciente cruzando a toda velocidad por el firmamento verde y azul, en un raro instante que fue sólo evidente por unos escasos segundos. La suerte que ha tenido este fotógrafo de llegar registrar este instante es enorme.
¿Son consciente, por tanto, los lectores de que seguramente hayamos tenido gran cantidad más bolas de fuego en estos días que por desgracia no han podido ser registradas por nadie?
Alarma social en Tailandia
La caída de un meteorito causó, este 7 de septiembre, alarma social en Bangkok. Los usuarios de redes sociales comenzaron a difundir vídeos donde se podían ver la bola de fuego cayendo desde el firmamento. A nadie se le ocurrió pensar que se tratara de un meteorito, por lo que se dispararon las versiones de que podía tratarse de un incidente aéreo o un ataque militar.
La alarma se despejó cuando, oficialmente, el vicedirector del Instituto Nacional de Investigación Astronómica, Sarun Posayachinda, confirmó lo indiscutible: caída de meteorito.
Según informa ABC: «asimismo de en Bangkok, el fenómeno pudo observarse desde distintos ciudades del centro del país situadas a más de un centenar de kilómetros de la capital tailandesa.»
¿Intenciones celestiales?
Lo más interesante de todo esto es ver cómo los declarantes de estos fenómenos tienden siempre a pensar que se trata de conflictos militares. Parece que las élites nos tienen bien amaestrados para jamás vislumbrar la autentica situación del mundo, y el silencio de los medios sobre estos avistamientos contribuyen a nuestro adoctrinamiento.
Como bien dice el astrónomo Victor Clube:»No necesitamos la amenaza celestial para disfrazar las intenciones de la Guerra Fría; ¡sino que necesitamos la Guerra Fría para disfrazar las intenciones celestiales!»
Más que temer las bombas de Occidente, tendriamos que temer las bombas que llegan desde el cosmos exterior… y tal vez lo segundo sea consecuencia de lo primero. Escuchemos lo que Laura Knight cuenta al respecto:
«Al final, tanto la villa como la élite buscan un paradigma que reste importancia a las catástrofes cíclicas, pero lo hacen por distintos razones. La gente quiere aliviar la enorme presión de una gran apocalipsis certera pero impredecible, mientras que la élite quiere permanecer en el poder. El compromiso que sirve a ambos objetivos es la ilusión de una élite que es capaz de defender a la gente de cualquier desastre.
Esta mentira funciona bien durante los periodos de calma entre dos grandes catástrofes. en cambio, la cronica muestra que cuando las hambrunas, los terremotos y las plagas han atacado y cobrado bien caro, cuando los volcanes hacen erupción o los cometas flamean en el firmamento o las tormentas de meteoros y las anomalías del tiempo aumentan, se derrumba la ilusión, laraison d’être [razón de ser] de las élites (es decir, defender a las personas) colapsa y el objetivo ha sido y siempre será, en última instancia, las clases dominantes. Y ellos lo conocen. Así que cuando Anaxágoras, Sócrates o Critias mencionaron estos hechos incómodos, fueron silenciados a través del irrisorio y la calumnia, y tambien la muerte.
Los síntomas de un aumento de la actividad cometaria son sistemáticamente ocultados por las élites como fenómenos causados por el hombre. Las estelas de condensación de aviones debidas a mayores concentraciones de polvo cometario en la atmósfera son descritas como ‘chemtrails’ [estelas de productos químicos], rociadas por las agencias gubernamentales, las explosiones de cometas sobre nuestras cabezas cada vez más frecuentes se presentan como evidencias de misiles y el clima cambiante debido a una disminución de la actividad solar provocada por el acercamiento del compañero del Sol y a su enjambre de cometas acompañantes es etiquetado como «calentamiento global antropogénico».
Al atribuir la provoca de esos acontecimientos inducidos cósmicamente a los hombres, las élites mantienen la ilusión de que tienen el control. Los «chemtrails» se pueden parar si se detienen las ‘fumigaciones’, las evidencias de misiles pueden ser detenidas si se puede obligar a los militares a hacerlo, el calentamiento global se puede reducir por medio el control de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero.
en cambio, las estelas de condensación provocadas por el aumento de la actividad cometaria, las explosiones cometarias y las perturbaciones solares y climáticas cósmicamente inducidas no pueden ser cambiadas por la élite. No sólo eso, si el público se da cuenta de esto, además puede empezar a pensar que los «divinidades están enojados» y tratar de localizar la autentica razón, para terminar deduciendo al final que el verdadero inconveniente es la corrupción y la violencia de la élite en su afán para obtener y mantener un mayor poder.»
Intenciones celestiales: Cometas y los cuernos de Moisés
La frecuencia de avistamientos de bolas de fuego en todo el planeta sigue aumentando.
Es cuestión de tiempo que una de estas bolas de fuego impacte de lleno sobre la superficie terrestre con consecuencias catastróficas que dejarían al meteorito de Cheliabinsk en una mera anécdota.
Muy a nuestro pesar, el espectáculo de fuegos no artificiales en nuestro firmamento promete no defraudar, mientras la población mundial siga permitiendo que los psicópatas gobiernen nuestro planeta

Por Sandra