¿Estamos seguros de impedir que nuestro propio cerebro nos engañe?

Publicidad

Fuente www.Dmisterio.com

EL MAGO, LA MANIPULACIÓN INVISIBLE

En las entregas previos hemos conocido los algoritmos implantados en el ser humano con la intención de facilitar la fácil manipulación desde el exterior. Hemos observado, con la inevitable inquietud, que nuestro cerebro toma decisiones anteriormente y sin permiso de nuestro pensamiento y hemos introducido el concepto de clave de la atención, base de la mayoría de trucos de “El Mago”, sea en los escenarios o en los medios de comunicación. Con toda estos datos ya estamos en circunstancias de deducir que la Conspiranoia en verdad es mucha distracción y poca verdad.

Como moldearon nuestro cerebro

Hemos conocido los tres ejes en que se construye nuestra realidad: Continuidad, Relleno y Ahorro, un conocimiento que abre las puertas a una manipulación muy profunda. Todo lo que hemos estado explicando en artículos previos es una gran caja de bombones irresistiblemente golosa para varios. Veamos dos ejemplos…

· Conspiranoia, la “rostro B” de la verdad

· El experimento español

De los Sesgos de Ancla y Confirmación emana la clave del éxito de la Conspiranoia, el último espectáculo estrenado por “El Mago”, que mejora demasiado a diferentes predecesorestan desfasados- como el pecado y la tentación, aunque sigan teniendo sus adeptos.

Conspiranoia, la “rostro B” de la Verdad

El popular nombre de Conspiranoia, contracción de Conspiración y Paranoia, deriva del término “Hipotesis de la Conspiración”, creado por la CIA en 1967, en su afán infructuosos para que la gente creyera el montaje de que Lee H. Oswald era el singular culpable de la muerte del presidente Kennedy. Se intentaba así desprestigiar a los que discrepaban de la versión oficial y incluso hoy día, legiones de personajes lo siguen utilizando con el mismo fin.

Nosotros no lo vamos a hacer, en verdad hemos de ser considerados parte de esa disidencia, parte de esa Conspiranoia. Lo que si vamos a aclarar es como ésta ha acabado siendo absorbida por el sistema que ha hallado en ella un excelente método para desviar a mentes despiertas, ocupándolas en diferentes cuestiones tanto o más falsas que las mentiras contra las que los propios disidentes pretendían luchar.

La Conspiranoia se ha convertido en todo un cosmos alternativo con sus propios referentes, sus portavoces, sus mitos y sus dogmas. Por eso nosotros nos referimos a ella como la “Rostro B” de la verdad -con minúsculas- la verdad de toda la vida, esa que es tan falsa como un Louis Vuitton de mercadillo.

Debemos demasiado a las “hipotesis de la conspiración”, con ellas han aflorado datos revelantes en demasiados temas y se han desenmascarado gran cantidad mentiras, pero sobre todo le debemos su fomento del alma critico y de la duda positiva. Miles de páginas web en todo el planeta denuncian cada día la manipulación a la que nos someten los medios de comunicación. Páginas donde están sembradas diversos chispas de Verdad, a modo de anzuelo, pero que además albergan mezcladas gran cantidad falsedades, con el propósito escondido de generar tal desconcierto que se haga casi increible diferenciar lo falso de lo verdadero. Este era el plan preparado para ser activado si algún día la sociedad empezara a dar pasos decididos hacia la toma de conciencia y se aproximara muy a la frontera de la Verdad, una frontera con vallas electrificadas sobre en un vasto campo de minas.

Estas “chispas de Verdad” de la Conspiranoia brillan con un bonito fulgor que nos atrae, pero frecuentemente es una luz falsa que puede volverse en una trampa que nos ate a una noria, en la que girar y girar sin jamás llegar a ningún sitio. Amigo y colega conspiranoico, desgraciadamente tu mente no te va a ayudar a si eso ocurre, todo lo contrario, te lo ocultará con la sibilina manipulación que ejerce sobre nosotros, porque así fue programada.

Amigo, no te creas por encima del bien y del mal, ni superior al resto de personas que no conocen -o no creen- lo que tu sí sabes, porque tu mente está intervenida igual que la de todos. Tu valor como disidente despierto no te hace invulnerable, todo lo contrario, te convierte en presa prioritaria y te será muy complicado darte cuenta. La manipulación de tu mente, funciona a otro nivel del que tú imaginas, y funciona para todos por igual. Son los sesgos y disonancias que hemos explicado incluso actualmente lo que te hace igual a los demás, por despierto que te consideres, por inteligente que seas.

La entrada ¿Estamos seguros de impedir que nuestro propio cerebro nos engañe? aparece primero en Misterios y Conspiraciones.

La entrada ¿Estamos seguros de impedir que nuestro propio cerebro nos engañe? se publicó primero en Dmisterio.com.