Marduk, el dios-rey «reptiliano» y la Violenta Guerra Celestial Anunnaki

marduk el dios rey reptiliano y la violenta guerra celestial anunnaki
marduk el dios rey reptiliano y la violenta guerra celestial anunnaki

Marduk, el dios-rey «reptiliano» y la violenta guerra celestial Anunnaki


Publicidad

Marduk cogió posesión de Babilonia luego de una destructiva guerra celestial o espacial de los Anunnaki.

Marduk es una deidad sustancial en la mitología babilónica. Fue representado con una figura humana y acompañado de un dragón-serpiente, una criatura híbrida llamada mušḫuššu. Esta sería una simbología clásica de los reptilianos. Marduk fue considerado como un «reformador», ordenador del sistema divino luego de los estragos de una caótica guerra celestial que él comandó contra las fuerzas del caos de Tiamat, una deidad dragón.

Marduk fue el patrón de la ciudad de Babilonia y el soberano de las deidades. Es la deidad de la tormenta y presidía la justicia, la curación, la magia y la regeneración. Fue hijo de Ea, la deidad del agua y la sabiduría, el mismo dios sumerio Enki. Marduk además fue asociado a Zeus por los griegos, debido a su dominio de la tormenta (al igual que Júpiter para los romanos).

Izquierda: Marduk con su dragón-serpiente. Derecha: representación de un Mušḫuššu. Crédito: Allie_Caulfield / Wikimedia commons.

Esta cronica de Marduk y la guerra espacial/celestial se recoge en el poema épico babilónico del Enûma Elish, que trata el mito de la creación babilónica y además explica el ascenso al poder de Marduk.

Marduk: líder de la guerra celestial contra Tiamat

El conflicto divino contra Tiamat empezó cuando Apsu planeaba matar a sus descendientes divinidades. Tiamat advierte a Ea/Enki sobre ello y este termina asesinando a Apsu. Apsu era una deidad primordial masculino y Tiamat una deidad primordial femenina.

Tiamat se resiente por la muerte de Apsu y manifiesta la guerra contra sus descendientes AnunnakiTiamat figura un ejército con demonios, dragones y criaturas híbridas terroríficas como hombres escorpiones. Ella además le entrega las Tablillas del destino al demonio Kingu (las Tablillas del destino tienen un poder superlativo y universal).

Imagen relacionada a la batalla de Marduk (a la derecha) contra Tiamat, la deidad dragón (izquierda).

Marduk por lo tanto es nombrado soberano de los hijos divinidades y se dispone a combatir contra Tiamat. Marduk, con su atributo de dios de la tormenta, utiliza rayos y armas de viento que producían remolinos y tornados. Tiamat es vencida cuando es partida en dos con la enigmatica arma de viento llamada Imhullu.

La mitología babilónica dice que Marduk creó los cielos y la Tierra con el cuerpo de Tiamat. igualmente dice que mezcló la sangre de Kingu con la tierra ¡para formar a los primeros humanos!

¿Guerra nuclear antigua?

Hipotesis de los extraterrestres ancestrales, asociadas a reptilianos viejos, han descrito que Marduk además causó diferentes guerras, como una guerra del tipo nuclear contra Ninurta y Nergal, divinidades Anunnaki. La radiación de esta guerra habría terminado con la civilización de Sumeria.

Marduk en la parte superior de la estela del código de Hammurabi.

igualmente se ha narrado la destrucción de un «puerto espacial» Anunnaki en la península del Sinaí, con el fin de evitar la incautación y control por parte de Marduk.

Luego de estos conflictos, Marduk habría sido coronado como el dios-rey de la ciudad-estado de Babilonia, ya que esta habría sobrevivido esas guerras destructivas. Su santuario emblemático fue el Etemenanki, que podría observarse como una conexión entre los cielos y la Tierra. La deidad sumerio/babilónico sería conocido como un gran defensor y figura del imperio babilónico incluso su caída.

La entrada Marduk, el dios-rey «reptiliano» y la Violenta Guerra Celestial Anunnaki se publicó primero en Mundo oculto.