el hilo rojo del destinoel hilo rojo del destino

¿Las personas nos sabemos por casualidad, o hay quizá un hilo invisible que guía estos encuentros? La cultura japonesa nos dice que estamos predestinados unos con diferentes por medio un hilo rojo. Un hilo rojo no evidente a sencillo vista y atado a nuestros dedos meñiques.
¿Cómo, que no puedes notarlo? No te preocupes, te explicamos de qué se trata.
El hilo rojo del destino
Los japoneses siempre han sido muy especiales en materia de creencias. El mito del hilo rojo del destino está gran cantidad asentado entre su cultura popular, un concepto que viene a decirnos que nada es casual. Que nuestros amigos y parejas no han llegado incluso nosotros por coincidencia.
El hilo rojo del destino
Todos nacemos con un hilo rojo atado a nuestros meñiques que están a su vez unidos a diferentes personas. Pero eso sí, este hilo puede enredarse o inclusive tensarse, todo ello provoca que la aparición de determinadas personas tarde más o menos en ocurrir. Pero el hilo jamás se rompe. Jamás. Y todos acabaremos conociendo a las personas para las cuales, se nos ha predestinado.
¿Dé dónde surge la leyenda del hilo rojo del destino?
Este mito se origina a raíz de un descubrimiento médico. Que las personas disponemos de una arteria que une el corazón con el dedo meñique. Este hecho les evocó una imagen llena de magia y simbolismo donde se tendía a relacionar lo biológico con lo asombroso, los emociones con el plano físico a la vez que legendario.
El hilo rojo del destino
Un ejemplo de la férrea creencia en esta imagen del hilo rojo, lo podemos ver en demasiados testimonios de la era del Lapso Edo (1603 a 1867), cuando algunas mujeres, con el fin de probar el amor y la devoción a sus esposos, llegaban a amputarse el dedo meñique para hacerles ver que no estaban unidas a nadie más que a ellos, a ese hilo que ya no surgía del dedo, sino directamente del corazón hacia el de sus amados maridos.
¿Y qué hay de los Yakuzas? Te preguntarás. igualmente ellos llegan a amputarse el meñique como signo de traición, como la ruptura de un vinculo al que anteriormente pertenecían y que se han observado obligados a abandonar. De hecho, en la era de los Samurais, la amputación de este dedo suponía no poder manejar la espada. Está claro que esta parte del cuerpo está cargada de significados para los japoneses, ya sea en un sentido romántico o trágico.
El hilo rojo del destino
Hay además una leyenda dotada de cierta belleza en la cultura nipona, que nos habla deun anciano que habita en la luna. Su función no es otra más que la de salir cada noche en busca de almas, en busca de esas personas que habrán de unirse unas con diferentes en la Tierra. El anciano las observa, las elige y ata un hilo en sus meñiques para que no se pierdan, para que un día, ese hilo empiece a tirar uno del otro para propiciar el esperado encuentro. ¿Y qué ocurrirá por lo tanto? Habremos de esperar para descubrirlo.

La entrada El hilo rojo del destino se publicó primero en Mundo oculto.

Por Sandra