El Dogman de Michigan.

Publicidad

“En algún lugar de la oscuridad de los bosques del norte, hay una criatura que camina como hombre. Y el mejor consejo que podrías recibir es jamás salir durante la noche.”
-“La leyenda del Dogman”, 1987.
El Dogman de Michigan (lit. “hombre perro”) es un ente criptozoológica reportada por primera vez en el condado de Wexford, en el estado norteamericano de Michigan; y se le explica como un hombre lobo o canino bípedo de más de dos metros de alto y relucientes ojos azules o ambarinos, y cuyo aullido suena como un grito humano.
Las leyendas especifican que el Dogman aparece cada diez años, y se han denunciado encuentros con este ser a lo largo de todo el estado de Michigan; aunque son más cuantiosos en el cuadrante norte de la Lower Peninsula. 
La Leyenda.
A diferencia de diferentes críptidos como el Mothman, el Monstruo de Loch Ness, el Ogopogo, Sasquatch o el Yeti; la leyenda del Dogman era prácticamente desconocida más allá de las fronteras de Michigan. Las primeras referencias a este ser datan de las tribus Odawa, anteriormente de la colonización europea; y de acuerdo a los Odawa, había “algo” que aechaba los bosques alrededor al río Manistee.
La leyenda moderna comienza en Traverse City, el primero de abril de 1987. Como parte de una broma del día de los inocentes, el productor Steve Cook escribió y grabó una canción llamada “La Leyenda”; en donde imaginó el cuento de los ‘dogmen’, una especie de hombres lobo sobrenaturales que aparecían cada diez años para aterrorizar a los habitantes del norte de Michigan. La canción habla de un asociación de leñadores persiguiendo lo que pensaban era un vasto perro, solo para que el animal se girara y se alzara en dos patas, de caballos encontrados muertos, de grandes huellas los caminos rurales y de un asociación de hippies en una camioneta encontrando el cara sonriente de un perro afuera de la ventana del auto.
La canción fue tocada dos veces ese día, sin contestación o llamada alguna de los radioescuchas. Cook y su DJ, O’Malley, estaban por hablar al aire y decir que la leyenda era una broma cuando las líneas telefónicas estallaron con llamadas de personas preguntando por la canción.
¿Broma o realidad?
Supuesta imagen del Dogman en Meadow Lake.

O’Malley contestó el teléfono al aire. Al otro lado de la línea estaba un anciano que haberse sentido muy perturbado al escuchar la canción, pues le trajo recuerdos de un encuentro con una criatura similar años anteriormente.

Cook y O’Malley desecharon la cronica como una casualidad, pero durante las semanas siguientes recibieron decenas de llamadas sobre encuentros con el Dogman. Los dos hombres estaban perplejos, pues la canción no buscaba hacer mención a una leyenda que existe o causar un pánico como en la transmisión de la Guerra de los Mundos de Welles, solo era una broma hablando de un monstruo falso.
De cualquier forma, “La Leyenda” se transformó en la canción más pedida de la radio en Michigan; mientras los diarios locales comenzaron a encontrarse con historias sorprendentemente parecidas: El diario de un trampero francés en 1804 que hablaba de un encuentro con el “loup garou”. Una carta de 1887 que describía a un “lobo gris” que caminaba en dos patas. Un Dogman denunciado al sheriff de Lake County. Una investigación del Departamento de Recursos Naturales.
Los encuentros con el Dogman.
La imagen del vigilante.

Big Rapids, 1961 – En ese año, un vigilante que trabajaba en una planta manufacturera ubicada en el área rural entre Big Rapids y el Lago Chippewa; estaba dando un rondín cuando vio movimiento cerca de la valla que delimitaba la propiedad de la fábrica de un pantano conocido como el Haymarsh.

Eran cerca de las tres de la mañana, así que cogió su arma y esperó unos minutos para ver si se trataba de un ladrón o un asociación de muchachos tratando causar contratiempos. Lo que emergió de los arbustos al otro lado de la valla no era humano, si no un ser bípedo demasiado más alto que un hombre adulto, cubierto de pelo gris, de complexión muscular y que alternaba su andar entre bípedo y cuadrúpedo. conforme al vigilante, el animal aparentaba estar buscando algo en el camino al otro lado de la valla.
conociendo que se trataba de algo asombroso, el vigilante retrocedió a su caseta y buscó una vieja cámara Kodak de 35 milímetros. Al salir de nuevo al estacionamiento, vio a la criatura aparecer bajo un poste de luz en el camino; y de acuerdo con él, el ser era exactamente como un hombre lobo de las películas de horror.
Tras tomar un par de fotografías, manifestó que el animal se esfumó corriendo a cuatro patas en dirección a los bosques.

Captura de pantalla de una supuesta grabación del Dogman.
Sandies, 1970 – El área de Sandies es famosa por varios caminos de alpinismo, pero además por un río que corre al lado de un cementerio y ofrece observadas espectaculares. En 1970, tres jóvenes estaban remando en una canoa c
uando al pasar por el cementerio, observaron que algo los seguía. No le prestaron atención, pensando que se trataba de un perro callejero atraído por el movimiento en el agua; así que siguieron remando. Fue por lo tanto que escucharon un chapoteo y al voltear, observaron que un “hombre lobo” los persiguía nadando en el río. Los chicos comenzaron a remar velozmente, dejando atrás al ser poco anteriormente de llegar a un muelle de la villa.
Sparta, 1987 – En otoño del mismo año en que Cook grabó la canción, hubo un encuentro en la población de Sparta. Dos hombres estaban en una cabaña a un par de kilómetros de la villa cuando decidieron ir por comida y bebida. 
Al recorrer el camino de terracería entre la cabaña y Sparta, observaron un bulto a la separación. Al acercarse e iluminarlo con el auto, dijeron que aparentaba una figura humana cubierta de pelo gris. Era tan alto como un hombre, se paraba en dos patas y poseía una cabeza similar a la de un lobo. El animal inclusive intentó atacarlos mientras lo pasaban de largo; y los hombres coincidieron en que el ser definitivamente aparentaba algo salido de “An American Werewolf in London”.
Reed City, 1993 – El área alrededor de Reed City, Michigan, siempre se ha caracterizado por ser un lugar caliente en cuanto a encuentros con el Dogman. Era el invierno de 1993 cuando una adolescente decidió salir a fumar al pequeño estanque detrás de su casa. Al otro extremo del estanque estaba un granero, propiedad de los vecinos de la adolescente y su familia.
conforme con ella, el granero era una ruina que siempre aparentaba estar a punto de colapsarse, en especial en los meses fríos de invierno. En fin, la chica estaba a unos treinta metros del granero cuando vio “algo” moviéndose en el interior del edificio.
Permaneció en silencio incluso que ese “algo” se giró y la encaró: Se trataba de un monstruo de más de dos metros de alto, de color oscuro y con una cabeza canina de orejas puntiagudas, como un Husky Siberiano o un Pastor Alemán.
Al reportar lo que había observado a la dueña del granero, la doncella la miró con seriedad y la invitó a pasar al interior de la casa. Ya adentro, le contó que sí, que además había observado algo “del tamaño de un búfalo, pero con figura de perro” cerca del granero; pero siempre había decidido ignorarlo.
Watersmeet, 1994 – Watersmeet es una población en la península superior de Michigan, famosa por un fenómeno llamado “las luces Paulding”, pero en 1994, un niño de trece años localizó al Dogman durante la mañana de navidad.
El niño estaba patinando en un camino congelado, el cual rodeaba un espeso bosque a unos metros de su casa. Era temprano, poco anteriormente del mediodía cuando el chico decidió volver a casa para comer; y estaba quitándose los patines cuando escuchó movimiento en los arbustos al otro extremo del camino, en el lindero del bosque. Se paró, pensando que se trataba de un oso o un ciervo, pues en ese lugar eran gran cantidad regulares; pero para su sorpresa y horror se localizó con que algo lo observaba a unos sesenta metros.
Una criatura que no era un oso o un ciervo, cubierto de pelo café grisáceo. El animal aparentaba un lobo gigante, pero cualquier comparable terminaba ahí; pues el animal se alzó sobre las patas traseras, olfateó el aire por un instante y después se esfumó en el bosque.
Alpena, 2001 – Cerca de Alpena hay un río en el cual hay varias islas conectadas a la tierra por medio de un camino que desaparece cuando la marea es alta. Durante una noche del año 2001, un asociación de preparatorianos estaban pasando el rato en una de las islas cuando uno de ellos se apartó del asociación para ir a orinar.
Tras alejarse unos veinte o treinta metros del resto, el declarante manifestó haber estado viendo un lugar alto en la isla en que los árboles formaban una especie de “techo” sobre un camino. Y en ese camino había algo muy grande, que aparentaba observarlo de vuelta. 
Bendon, 2007 – Era un sábado a la medianoche cuando un hombre viajaba de vuelta de casa de un amigo en la población de Benzonia rumbo a Traverse City. Iba por el camino a las afueras de la villa de Bendon cuando vio un par de “ojos” reflejando la luz de los faros de su auto. Bajó la velocidad, pensando que se trataba de un ciervo. Al acercarse, en cambio, cayó en cuenta de que lo que estaba en el amino era demasiado más grande y negro que un ciervo.
Viajaba a unos quince kilómetros por hora y estaba a unos doscientos metros de la criatura cuando vio exactamente qué era: No era un ciervo o un oso, aparentaba un lobo enorme alzado sobre sus patas traseras. El animal estaba de pie al lado a un cadáver de ciervo, medía más de dos metros de alto y era de un color casi negro.
El monstruo no se movía, y aparentaba estar mirándolo de figura retadora. Aceleró para asustarlo, y fue incluso el último minuto que el ser saltó a cuatro patas y se esfumó en los bosques.
Imagen encontrada en una tarjeta Micro SD cerca de un sitio de crimen.
Creador desconocido.