El Zmeu, el curioso dragón antropomórfico de la mitología rumana

Publicidad

El Zmeu, el curioso dragón antropomórfico de la mitología rumana

En el folclore de gran cantidad culturas están presentes los dragones; San Jorge mató a un dragón para salvar a la princesa y los Solomonari, los magos mitológicos, los utilizaban para llegar al firmamento y provocar fenómenos meteorológicos y también la mitología china nos habla de nueve dragones con distintos significados. En esta ocasión hemos querido acercarnos y conocer al Zmeu, el curioso dragón antropomórfico de la mitología rumana.

El Zmeu, el dragón de la mitología rumana

En la mitología, cuentos y leyendas rumanos, el dragón Zmeu tiene la función primordial de representar el mal y ser la imagen evidente de las fuerzas destructivas, el egoísmo y la codicia de todo tipo. Zmeu en las lenguas eslavas significa serpiente. En algunas leyendas se lo presenta escupiendo fuego por la boca y en diferentes con una gema mágica en su frente.

en cambio, el Zmeu no es como la mayoría de los dragones de la mitología europea. Es un dragón antropomórfico. Tiene como los entes humanos brazos y extremidades inferiores y con ellos es capaz de utilizar diferentes artilugios, entre ellos algunas armas. Pero, además, siente un intenso deseo de casarse con jóvenes doncellas y suele secuestrarlas. Este dragón mitológico vive en “el otro planeta”, en un reino oscuro, por lo que la tradición supone que su hogar está bajo tierra. Entre los poderes mágicos que se atribuyen al Zmeu están la fuerza asombroso, el poder de volar y cambiar de figura y una serie de atributos con finalidad destructiva.

El único que puede vencer a un Zmeu: el caballero Fat-Frumos

En las leyendas rumanas, hay una figura semejante al “Príncipe encantador” es el caballero Fat-Frumos. Él es el único que puede vencer al dragón por medio su astucia y sus capacidades con las armas.

Zmeu y el caballero Fat-Frumos

En la mayoría de mitos el Zmeu roba algo o secuestra a una princesa o doncella que es salvada en el último instante por el caballero Fat-Frumos (que en rumano significa “guapo adolescente”) que al final del cuento se casa con ella.

Diferencias entre un Zmeu y un Balaur

El Zmeu y el Balaur son dragones de la mitología rumana, pero ambos son muy distintos. Como hemos observado, el primero es antropomórfico, tiene una gran inteligencia y poderes mágicos y el balaur no. El balaur es semejante a los dragones clásicos de la mitología europea y suele tener entre tres y siete cabezas. Dicen las leyendas que surge cuando se juntan varias serpientes, soplan y expulsan una espuma que se transforma en un diamante. Si una de ellas se lo traga y permanece durante 7 años en un lugar oscuro sin ver la luz solar, saldrá convertido en un balaur. Eso sí, ambos tienen debilidad por alimentarse con carne humana.

El mago solomonari y el Zmeu

En Mundooculto os hemos hablado de los magos solomonari y que una de las capacidades que adquirían al finalizar sus investigaciones era el poder “montar dragones”. Los utilizaban para llegar al firmamento y provocar fenómenos meteorológicos con los que castigar o beneficiar a los entes humanos según hubiera sido su comportamiento. En algunas leyendas el dragón que monta el solomonari es un Zmeu y en diferentes un Balaur.

El Zmeu y los íncubos

En el folclore moldavo, el Zmeu tiene la particularidad de ser semejante a un íncubo. Es capaz de transformarse en una llama de fuego y penetrar en los aposentos de doncellas o viudas jóvenes y allí tomar la apariencia de un hombre seductor y mantener relaciones sexuales con ellas.

Leyendas encima del Zmeu

En Rumanía y también en Hungría, Bulgaria y Moldavia se explican leyendas sobre este tipo de dragón: 

La leyenda del caballero Greuceanu

Este mito es muy similar a un cuento de hadas. Explica que un dragón Zmeu, utilizando sus poderes, robó el Sol y la Luna y sumió al planeta en la oscuridad. El soberano de un país, ofreció la mano de su hija y la mitad de su reino a quien fuera capaz de vencerlo, liberar los astros y devolver la luz a la Tierra. El caballero Greuceanu se aventuró y tras gran cantidad evidencias y peligros consiguió vencer al Zmeu y obtener la recompensa.

La leyenda del valiente Praslea y las manzanas doradas

Un soberano tenía en un lugar recóndito del jardín de su palacio un manzano que daba manzanas doradas. en cambio, cuando maduraban y estaba a punto de probarlas alguien las robaba. Los tres hijos del soberano se ofrecieron a revelar al ladrón. El mayor fracasó, el segundo también y no fue incluso que se permitió al pequeño de los príncipes, el valiente Praslea, que el ladrón fue descubierto. Era un Zmeu. Praslea lo siguió incluso su guarida y además de terminar con él y recuperar las manzanas robadas, rescató a las tres princesas que el Zmeu había raptado de un reino próximo.