Ataques psíquicos, como reconocerlos y defenderse de ellos

Ataques psíquicos, como reconocerlos y defenderse de ellos

14 abril, 2019 Desactivado Por Sandra

Ataques psíquicos, como reconocerlos y defenderse de ellos

Te sientes habitualmente agotado, con severos contratiempos para dormir. Día tras días experimentas una fuerte sensación de pesimismo y desasosiego, afectando así a tu estado anímico y sentimental. Las situaciones en tu vida diaria parecen empeorar, familia, trabajo, amigos, negocios, nada parece funcionar como es debido y no sabes por qué. ¿Qué está ocurriendo…?

Desde un lugar de vista psicológico, cualquier investigador diagnosticaría esta situación como “depresión”. Pero desde un lugar de vista más allá, la persona podría estar siendo víctima de ataques psíquicos. Sí, alguien o “algo” puede estar manipulando las energías y las fuerzas sobrenaturales con la sencillo intención de hacer daño, que en varios sucesos son irreparables para el propio ser. ¿Eres tú una víctima de ataques psíquicos?

¿Qué es el ataque psíquico?

Los ataques psíquicos se definen como la manipulación de las energías y fuerzas sobrenaturales. Estos ataques psíquicos ocurren cuando ciertas vibraciones energéticas oscuras y negativas son enviadas por un individuo o “ser dimensional” a su víctima, para crear disturbios en su cuerpo energético y físico. Esta energía negativa puede ser enviada por un alma, un ente, una figura de pensamiento o energía negativa oscura.

En comienzo, el ataque psíquico es enviado con la intención consciente para infligir daño a propia víctima o a su familia. Estas energías negativas se pueden proyectar en figura de pensamiento, basada principalmente en los celos hacia la persona por alguien conocido, como amigos o familiares, aunque en varios sucesos puede ser una persona que la víctima no conoce. El ataque psíquico es una de las manipulaciones energéticas mas peligrosas, en comparación con el “Mal de Ojo”, que sus efectos son demasiados más débiles.

La persona que envía los pensamientos está motivada por los celos, la envidia o la ira. El ataque consciente es cuando alguien desea hacer aposta un daño a su víctima sin necesidad de magia negra, brujería y hechizos, aunque si se complementa con algún tipo de ritual el ataque psíquico podría a llegar a ser destructivo e irreparable.

Espíritus oscuros, seres y bajos astrales

A parte de un ataque psíquico por parte de una persona, hay espíritus oscuros y seres que tienen la capacidad de moverse por los cuerpos físicos y auras afectando así a lo que la gente piensa, habla, hace, desea, o siente. El ser humano que esté invadido por estos espíritus o seres pueden perder el control de ellos mismos, ya que estas “seres” asumirán todos los atributos físicos, dolencias y el comportamiento de la persona en tal grado que parecerá haber cambiado por completo de personalidad.

¿Puedo realizar un ataque psíquico?

Sin duda, nosotros podemos sucumbir a las energías oscuras. Estados prolongados de ira, rabia, resentimiento, amargura, venganza, y diferentes tipos de miedos, atraen estas energías negativas. Es normal que una persona se enfade o “pierda los papeles” en algún instante de sus vidas, ya que estos hechos no atraen el lado oscuro. Es a largo plazo y en estados prolongados que configuran la atracción energética. Inclusive, las emociones negativas reprimidas eventualmente pueden llegar a transformarse en un tipo de entidad.

La violencia física, emocional y mental es un poderoso atrayente para todo tipo de energías oscuras y negativas. El uso regular de lasdrogas y el alcohol además son unos poderosos imanes para este tipo de energías. Actualmente bien, tomar una copa de vino es un hábito social y no afecta a nuestros campos de energía. en cambio, cuando llegamos a depender del alcohol o de las drogas, nuestras auras se debilitan considerablemente y los invasores negativos son atraídos por la energía creada por este estado.

Síntomas de un ataque psíquico

Estos son varios ejemplos de lo que la víctima puede llegar a experimentar bajo un ataque psíquico:

Pesadillas aterradoras y experimentadas como muy autenticos.Ver a su atacante de una forma diabólica, ya sea en sus sueños, o en pensamientos.Sentirse cansado y agotado continuamente y sin razón aparente.Dolores constantes en el mismo lugar y al mismo tiempo de figura regular.Experimentar dolencias o dolores en ciertas partes del cuerpo físico (puntos débiles) que el atacante conoce.Falta de concentración y emociones de pereza a la hora de realizar tareas cotidianas.Fuertes dolores de cabeza acompañados de vómitos o mareos.Cuestionarte continuamente tu objetivo en la vida.Depresión.Constantes pensamientos e imágenes del atacante en tu mente.Sensación de que te están mirando, aun teniendo la certeza de que estás solo/a.Ver y percibir sombras misteriosas.En los perores sucesos, el ataque psíquico puede causar emociones de tener ataques al corazón y de suicidio.

De cualquier forma, anteriormente de pensar que se está siendo víctima de un ataque psíquico hay que descartar la posibilidad de algún tipo de dolencia diagnosticada por los médicos.

Cómo protegerte de los ataques psíquicos

Lo principal, es tomar conciencia del ataque psíquico a través de la identificación de los acontecimientos inusuales que tienen lugar en tu vida que ayudará a disminuir el efecto del ataque en un 75%.Pedir auxilio a los guías espirituales y ángeles de protección para parar el ataque.Sobre todo, NO ENVIAR energía o pensamientos parecidas al atacante.Las personas que consiguen “ver” a su atacante mentalmente, deben soñar que se localizan en la ducha y que una luz blanca o dorada, desciende del cosmos iluminando todo su ser.

Los expertos recomiendan que la forma más notable de protegerse de los efectos de un ataque psíquico, es siendo emocionalmente fuerte y estable, y no permitiendo que diferentes personas identifiquen tus miedos, porque esto revela debilidad. Recordamos, que en los peores sucesos se debe pedir auxilio de un investigador de confianza.

La entrada Ataques psíquicos, como reconocerlos y defenderse de ellos se publicó primero en Mundo oculto.