La telequinesis: el enigma de Nina Kulagina

la telequinesis el misterio de nina kulagina
la telequinesis el misterio de nina kulagina
Publicidad

 

 

¿Y si alguien te dijera que puede mover objetos sólo con la fuerza de su pensamiento? Quizás creerías que se trata de una broma de mal gusto o, sencillamente, de un loco que ha observado demasiadas películas de ciencia ficción y invención.
en cambio, desde hace demasiados años —más de un siglo, según lo documentado— se habla en serio de este fenómeno que, desde las ciencias de la parapsicología y lo paranormal, se ha dado en llamar telequinesis. Es un término que proviene de un vocablo griego y que, en resumen, podría significar “movimiento” y “lejos”.
Durante demasiados años, al menos dos décadas, los investigadores de la Unión Soviética siguieron de cerca el suceso enigmatico de Nina Kulagina (30 de Julio de 1926 – abril de 1990), a quien se le reconocían potentes poderes psíquicos.
La telequinesis: el misterio de Nina Kulagina
Nina Kulangina
En los años sesenta del siglo pasado, el gobierno soviético divulgó videos de Kulagina ejerciendo sus poderes de telequinesis. Demasiados investigadores occidentales —y además varios rusos— la consideraron una tramposa, mientras diferentes dieron por ciertas sus capacidades.
En los videos se podía ver a Nina Kulagina (cuyo nombre de nacimiento fue Ninel Sergeyevna Kulaginaseparando huevos rotos, sumergidos en líquido —agua, presuntamente— y separando las claras de las yemas. Durante el proceso los investigadores pudieron documentar cambios físicos en la psíquica rusa: alteraciones dramáticas del ciclo cardíaco y modificaciones en las ondas cerebrales y el campo magnético.
La telequinesis: el misterio de Nina Kulagina
En otro de los experimentos, Nina Kulagina, desde en el interior de una jaula metálica que le impedía usar impulsos electromagnéticos, era capaz de separar un fósforo marcado de entre demasiados diferentes que estaban debajo de una campana de cristal.
En las entrevistas realizadas por los investigadores que estudiaban el suceso, Nina Kulagina indicaba que quizás había heredado los poderes de su mamá. Esta última, cuando se enojaba, podía mover objetos sin tocarlos, aseguraba la hija.
Kulagina necesitaba afrontar un tiempo de meditación para poder ejercer la telequinesis. Cuanto estaba lista, le surgía un dolor agudo en la columna vertebral y su visión disminuía, se hacía borrosa. En días tormentosos no podía ejercer sus poderes.
Según evidencias realizadas por especialistas en Leningrado —hoy San Petersburgo (Rusia)—, Kulagina fue capaz de acelerar primero y parar después los latidos del corazón de una rana de laboratorio.
Hoy demasiados de los detractores de lo paranormal argumentan que el suceso de Kulagina es completamente falso, y solo estuvo impulsado por la disputa científica propia de la Guerra Fría, que además se extendió al campo de lo psíquico, y no solo de lo espacial o militar directamente.
Mientras tanto, los parapsicólogos están de acuerdo en asegurar la existencia de algo que llaman “fuido psíquico”, algo al igual que una especie de energía que proviene de la actividad cerebral intensa y que, teóricamente, puede afectar la materia.

La entrada La telequinesis: el misterio de Nina Kulagina se publicó primero en Dmisterio.com.