La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA

La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA

10 abril, 2019 Desactivado Por Sandra
La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA

 

 

El reportero de investigación Wayne Madsen ha logrado compilar varios ficheros de la CIA que demuestran los vínculos de esa agencia de espionaje con instituciones y personas estrechamente ligadas a Barack Obama, al igual que a sus padres, su abuela y su abuelo. La primera parte de este trabajo subraya la participación de Barack Obama padre en las acciones de la CIA en Kenia, tareas destinadas a obstaculizar que el comunismo ganara terreno en ese país debido a la influjo de China y de la Unión Soviética en los medios estudiantiles. Las tareas de la CIA en Kenia tenían además como objetivo evitar el surgimiento de líderes africanos no alineados.

De 1983 a 1984, Barack Obama trabajó como analista economico en una sociedad llamadaBusiness International Corporation, una empresa conocida como siendo una tapadera de la CIA.

Business International Corporation, la empresa tapadera de la CIA en la que trabajaba el futuro presidente estadounidense, organizaba conferencias en las que reunía a los más poderosos dirigentes y usaba a periodistas como agentes en el forastero.

El trabajo que el propio Barack Obama realizó en esa empresa a partir de 1983 coincide con las misiones de espionaje por cuenta de la CIA que su mamá, Stanley Ann Dunham, había realizado durante los años 1960, después del golpe de Estado en Indonesia, como trabajo para diferentes instituciones que además servían de pantalla a la CIA, como la East-West Center de la universidad de Hawai, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (United States Agency for International Development, USAID) y la Fundación Ford .

Fue durante su trabajo en el East-West Center, en 1965, que la mamá de Obama conoció a Lolo Soetoro, el padrastro de Obama, y se casó con él.
Soetoro fue enviado nuevamente a Indonesia en 1965 como autorizada de alta jerarquia encargado de servir de consejero al general Suharto y a la CIA en el sangriento derrocamiento del presidente Sukarno.

El padre de Barack Obama había conocido a la mamá, en 1959, en un curso de idioma ruso organizado en la universidad de Hawai. Barack Obama padre figuraba entre los seleccionados para participar en un intercambio entre [la región] Este de África y Estados Unidos, intercambio que debía incorporar 280 alumnos africanos a distintos instituciones universitarias estadounidenses.

Según un despacho de la agencia Reuters fechado en Londres el 12 de septiembre de 1960, aquella operación contaba sencillamente con una «auxilio» proveniente únicamente de la Fundación Joseph P. Kennedy.
Su objetivo era entrenar y adoctrinar a futuros agentes que debían ejercer su influjo en África, continente que por aquel por lo tanto estaba convirtiéndose en un terreno de confrontación entre Estados Unidos, la Unión Soviética y China, potencias que trataban de ganarse a los regímenes de los naciones africanos que acababan de alcanzar la independencia o que estaban a punto de lograrla.

Durante la selección de los alumnos que serían enviados a Estados Unidos, Masinda Muliro, vicepresidente de la Unión Democrática Africana de Kenia (Kenyan African Democratic Union, KADU), había denunciado las preferencias tribales a favor de la etnia kikuyu, mayoritaria, y de la minoritaria etnia luo.
Aquel favoritismo privilegiaba a los simpatizantes de la Unión Nacional Africana de Kenia (Kenyan African National Union, KANU), cuyo líder, Tom Mboya, poseía un pasado como nacionalista y sindicalista. Fue Mboya quien decidió el envío de Barack Obama padre a la universidad de Hawai como estudiante. Obama padre, ya casado en Kenia, donde era padre de un hijo y estaba en espera de otro, se casó con Stanley Ann Dunham en la isla de Maui el 2 de febrero de 1961. Dunham ya poseía 3 meses de embarazo de Barack Obama en el instante de su unión con Obama padre, quien se transformó en el primer estudiante africano incorporado a una universidad estadounidense.

igualmente según la agencia Reuters, Muliro declaró que quería enviar a Estados Unidos una delegación para investigar a los alumnos kenianos que habían recibido «regalos» originarios de estadounidenses y «garantizar que los regalos que se hicieran a los alumnos en el futuro [fuesen] administrados por personas sinceramente preocupadas por el desarrollo de Kenia».

La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA
La CIA habría reclutado a Tom Mboya en el marco de un proyecto llamado «liberación selectiva», proyecto generosamente financiado por la CIA y cuyo objetivo era aislar al presidente Kenyatta, quien fue el fundador de la República de Kenia, y considerado por la agencia de espionaje estadounidense como una persona de «no confianza».

Mboya recibió en aquella era una subvención ascendiente a 100 000 dólares proveniente de la Fundación Joseph P. Kennedy, en el marco del proyecto de invitación de alumnos africanos, tras haber rechazado una propuesta similar de parte del Departamento de Estado. Resulta indiscutible que a Mboya le inquietaban las sospechas que la entrega de una auxilio oficial estadounidense podía provocar entre los políticos kenianos procomunistas, quienes ya sospechaban que Mboya estaba vinculado a la CIA.
Así que el financiamiento del proyecto se garantizó a través de la Fundación Joseph P. Kennedy y de la Fundación de Alumnos Afroamericanos.
El padre de Obama no estuvo en el primer asociación enviado a Estados Unidos por vía aérea, sino en uno de los siguientes. Aquel proyecto de auxilio a los alumnos africanos, organizado por Mboya en 1959, incluía alumnos de Kenia, Uganda, Tanganyka, Zanzíbar, Rhodesia del Sur y del Norte (hoy Zambia y Zinbabue) y de Nyasaland (hoy Malawi).

La agencia de noticias Reuters reporta además que Muliro denunciaba por por lo tanto que el favoritismo que existe en la selección de los beneficiarios de la auxilio estadounidense «molestaba y amargaba a los demás alumnos africanos». Muliro señalaba que «se daba preferencia a las tribus mayoritarias [los kikuyus y los luos] y que demasiados de los alumnos seleccionados por Estados Unidos no habían logrado pasar los exámenes de admisión mientras que diferentes alumnos no seleccionados tenían mejores referencias».

La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA
Enviado a Hawai por la CIA, Barack Obama senior, es decir el padre del actual presidente de los EEUU, Barack Obama junior, llevando las tradicionales flores en el cuello signo de bienvenida en la isla, se deja fotografiar en compañía de Stanley Dunham (a la izquierda de Obama senior), es decir el abuelo materno del presidente Barack Obama.

El padre de Obama era amigo de Mboya y pertenecía a la etnia luo. Al ser asesinado Mboya, en 1969, Obama padre compareció como declarante en el juicio contra el presunto asesino. Inclusive afirmó haber sido él mismo objeto de un intento de asesinato en plena calle después de su una declaración ante el tribunal.

El padre de Obama partió de Hawai en 1962 para investigar en Harvard y se divorció de Dunham en 1964. Se casó nuevamente con una estudiante de Harvard, Ruth Niedensand, una estadounidense judía, y volvió con ella a Kenia, donde tuvieron dos hijos. Aquella unión además terminó en divorcio. Obama padre trabajó en el ministerio de Finanzas y en el ministerio de Transportes de Kenia, al igual que en una compañía petrolera. Murió en un incidente automovilístico, en 1982, y los principales políticos de Kenia asistieron a sus funerales, entre ellos Robert Ouko, quien se convertiría posteriormente en ministro de Transportes y sería asesinado en 1990.

Los documentos de la CIA indican que Mboya era un notable agente de influjo que trabajaba por cuenta de la CIA, no sólo en Kenia sino en todo el continente africano. Según un informe semanal incognito de la CIA (CIA Current Intelligence Weekly Summary), fechado el 19 de noviembre de 1959, Mboya poseía la misión de vigilar a los extremistas durante la segunda Conferencia Panafricana de Túnez (All-Africa People’s Conference, AAPC).

El escrito de la CIA reporta que «serias fricciones [se habían] desarrollado entre el primer ministro de Ghana, Kwame Nkrumah, y el nacionalista keniano Tom Mboya quien [había] participado activamente en diciembre [de 1958] en la vigilancia sobre los extremistas durante la primera Conferencia Panafricana en Accra». La expresión «participado activamente» parece indicar que Mboya cooperaba con la CIA, cuyo informe fue redactado por sus agentes destacados en Accra y Túnez. Fue durante aquel período de «cooperacion» con la CIA en Accra y en Túnez que Mboya asignó una beca de investigaciones al padre de Barack Obama y le ofreció la posibilidad de salir del país y de investigar en la universidad de Hawai, donde encontraría a la futura mamá del actual presidente de Estados Unidos y se casaría con ella.

En un informe semanal incognito de la CIA anterior, con fecha del 3 de abril de 1958, aparecen la siguientes frase: «[Mboya] sigue siendo uno de los dirigentes africanos más prometedores». En otro informe semanal incognito, fechado el 18 de diciembre de 1958, la CIA califica al nacionalista keniano MBoya de «adolescente vocero capaz y dinámico» durante su participación en los debates de la Conferencia Panafricana y lo explica como un opositor ante «extremistas» como Nkrumah, quien contaba con el apoyo de «los representantes chino-soviéticos».

En un escrito desclasificado de la CIA sobre la Conferencia Panafricana de 1961, el conservadurismo de Mboya, al igual que el del tunecino Taleb Sliam, se define nitidamente como contrapeso ante la política de izquierda del clan Nkrumah. Los procomunistas habían sido electos a la cabeza del comité organizador de la Conferencia Panafricana durante la conferencia del Cairo, en 1961, a la que asistió Mboya.

En el informe de la CIA aparecen los nombres de varios de aquellos dirigentes, como el senegalés Abdoulaye Diallo, secretario general de la Conferencia Panafricana; el argelino Ahmed Bourmendjel; el angoleño Mario de Andrade; Ntau Mokhele de Basutoland (antiguo Lesotho); el camerunés Kingue Abel; Antoine Kiwewa, del Congo belga (la actual República Democrática del Congo); el ghanés Kojo Botsio; el guineano Ismail Touré, T. O. Dosomu Johnson, de Liberia; el maliense Modibo Diallo; el marroquí Mahjoub Ben Seddik, el nigerino Djibo Bakari; el nigeriano Tunji Otegbeya; Kanyama Chjume, de Nyassaland; el somalí Ali Abdullahi; el sudafricano Tennyson Makiwane y Mohamed Fouad Galal, de los Emiratos Árabes Unidos.

Los únicos participantes que recibieron la aprobación de la CIA fueron Mboya (quien, según todo señala, era un colaborador de la CIA); Joshua Nkomo, de Rhodesia del Sur; B. Munanka, de Tanganyka; el tunecino Abdel Magid Shaker y el ugandés John Kakongé.

Al final se produce la destitución de Nkrumah, después de un golpe de Estado orquestado por la CIA mientras que el líder realizaba una visita a China y Vietnam del Norte. Aquella operación se produce un año después de la que realizó la CIA contra el presidente Sukarno, otro golpe de Estado en el que participó la familia de Obama por parte de mamá.
Ciertos elementos hacen pensar que el asesinato de Mboya, en 1969, fue organizado por agentes chinos que actuaban por cuenta de las facciones gubernamentales que el presidente keniano, Jomo Kenyatta, había puesto a cargo de la lucha contra Mboya y, por consiguiente, de la eliminación de un político africano proestadounidense de primera línea. Todas las embajadas de Nairobi pusieron sus banderas a media asta como homenaje a Mboya, con excepción de la embajada de la República Popular China.

La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA
Jomo Kenyatta, primer presidente de Kenia después de salir del colonialismo.

La influjo que Mboya ejerció encima del régimen de Kenyatta se prologará durante demasiado tiempo después de su muerte, incluso en vida del padre de Barack Obama. En 1975 se produce el asesinato de Josiah Kariuki, socialista miembro del partido KANU (partido a cuya creación había contribuido al lado con Mboya y con el padre de Barack Obama. Después de aquel asesinato, Kenyatta expulsa del gobierno a tres ministros sublevados que «estaban personalmente vinculados a Kariuki o a Mboya». Dicha información se clasificó primeramente como secreta (nivel de clasificación Umbra) y aparece en varias notas de servicio de la CIA en el Medio Oriente, en África y Sudáfrica. Fue divulgada posteriormente a través de la red COMINT, el 24 de junio de 1975. La información de inteligencia que figura en ese informe, como lo prueba su nivel de confidencialidad, proviene de escuchas efectuadas por el ministerio del Interior de Kenia. Nadie fue acusado jamás por el asesinato de Kariuki.

Las escuchas a las que fueron sometidas personas vinculadas a Mboya y Kariuki prueban que la NSA y la CIA mantuvieron bajo vigilancia al padre de Barack Obama, quien –como ciudadano forastero en Estados Unidos– podía ser sometido ocasionalmente a escuchas de forma legal, escuchas de las que se encargan la NSA [la National Security Agencyestadounidense] y el Government Communications Headquarters (GCHQ, servicio de espionaje electrónico del gobierno británico).

La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA

El jóven «Barry» Obama Soetoro, a la edad de 10 años, con su padre adoptivo Lolo Soetoro, su mamá Ann Dunham Obama Soetoro y su media hermana Maya Soetoro (Foto de familia publicada por Bloomberg News).

El padre de Barack Obama fue el primer estudiante forastero inscrito en la Universidad de Hawai. Obama padre y la mamá de Barack Obama, la Srta. Ann Stanley Dunham, se conocieron en un curso de lengua rusa, en 1959, y se casaron en 1961.

El proyecto de invitación de alumnos africanos estaba en manos del líder nacionalista Tom Mboya, mentor y amigo de Obama padre y, al igual que él, originario de la tribu luo. Los documentos de la CIA citados en la primera parte de este trabajo demuestran la activa cooperación de Mboya con la CIA para impedir que los nacionalistas prosoviéticos y prochinos adquiriesen influjo sobre los movimientos nacionalistas panafricanos en los sectores político, estudiantil y obrero.

Uno de los más encarnizados oponentes de Mboya era el primer presidente de la República de Ghana, Kwame Nkrumah, derrocado en 1966 durante una operación montada por la CIA. Al año siguiente, Barack Obama y su mamá se reunieron con Lolo Soetoro en Indonesia. Soetoro había conocido a Ann Dunham en 1965, en la Universidad de Hawai, cuando el adolescente Barack poseía sólo 4 años.

Así que Barack y su mamá se instalaron en Yakarta en 1967. En 1965, el general Suharto había llamado a Lolo Soetoro para que se incorporara al alto mando militar y ayudara a la planificación, con auxilio de la CIA, del genocidio de indonesios y de chino-indonesios procomunistas a través de todo el país. Suharto consolidó su poder en Indonesia en 1966, el mismo año en que Mboya ayudaba a la CIA a localizar entre los nacionalistas panafricanos el apoyo necesario para derrocar al presidente Nkrumah en Ghana.

El East-West Center de la Universidad de Hawai y el golpe de Estado de la CIA contra Sukarno

La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA
Vínculos entre las diversas instituciones y la CIA.

Ann Dunham conoció a Lolo Soetro en el East-West Center de la Universidad de Hawai. Ese centro estaba vinculado desde hacía demasiado con las actividades de la CIA en la zona Asia/Pacífico.
En 1965, año en que Dunham conoció a Lolo Soetoro y se casó con él, se produce el nombramiento de un nuevo decano en el East-Western Center. Se trata de Howard P. Jones, quien había sido embajador de Estados Unidos en Indonesia durante 7 años que fueron capitales para aquel país, entre 1958 y 1965. Jones estaba presente en Yakarta cuando Suharto y sus oficiales, actuando por cuenta de la CIA, planificaron el derrocamiento de Sukarno, acusado, al igual que el PKI (Partido Comunista Indonesio) de ser un aliado de China [1].

El 10 de octubre de 1965, siendo ya el decano del East-West Center, Jones publicó en el Washington Post un artículo en defensa de Suharto sobre la cuestión del golpe de Estado contra Sukarno. El Washington Post lo invitaba a comentar aquel golpe de Estado, descrito como un «contragolpe de Estado» cuyo objetivo era retomar el poder de manos de los comunistas. Jones declaraba que Suharto no había hecho sino contestar a un golpe de Estado comunista contra Sukarno guiado por el teniente coronel Untung, «un capitán de batallón relativamente desconocido, destacado en la guardia presidencial».

Jones, cuyas palabras reflejan el contenido de los informes de la CIA originarios de la embajada de Estados Unidos en Yakarta, continuaba su artículo afirmando que el supuesto golpe militar comunista del 30 de septiembre de 1965 «estaba muy cerca de tener éxito, después del asesinato de 6 oficiales del alto mando. Hubiese tenido éxito si el ministro de Defensa Nasution y varios generales no hubiesen reaccionado lo gran cantidad rápido como para organizar un espectacular contragolpe». Por supuesto, lo que Jones no anunció a los lectores del Washington Post fue que Suharto tuvo muchísimo apoyo de la CIA.

Ni Sukarno ni el gobierno indonesio, al que pertenecían líderes de segunda y tercera importancia en el PKI, reprocharon aquellos asesinatos a los comunistas. No se puede descartar la teoría de que los asesinatos fuesen una operación bajo bandera falsa organizada por la CIA y Suharto y destinada a poder enfilar las acusaciones hacia el PKI. Dos días después del golpe de Suharto, personas que participaban en una manifestación orquestada por la CIA incendiaron el cuartel general del PKI en Yakarta. Al desfilar ante la embajada estadounidense, que incluía además una estación de la CIA, los manifestantes gritaban: «¡Viva Estados Unidos!»

Untung declaró, por su parte, que él cuando se percató de que Suharto y la CIA estaban preparando un golpe de Estado para el día del desfile de la tropa indonesio, el 5 de octubre de 1965, Sukarno y él mismo, con varios militares leales, decidieron adelantarse a los golpistas. Jones contestó que veía en aquella versión «la tradicional propaganda comunista». Suharto se había comprometido en contra de Sukarno el 1º de octubre. Jones repitió que no había «ni una onza de verdad en la acusación que se hacía a la CIA de haber actuado contra Sukarno». Los historiadores han comprobado lo contrario.
Jones acusaba a los comunistas de aprovechar los contratiempos de salud de Sukarno para excluir a cualquier candidato que pudiese reemplazarlo. El objetivo de los comunistas, según Jones, era imponer como sucesor de Sukarno a D. N. Aidit, el jefe del PKI. La muerte de Sukarno no se produjo incluso 1970, cuando estaba en prisión domiciliaria.

Un escrito de la CIA, con anterioridad catalogado como escrito incognito y no fechado, menciona que «Sukarno[quería] volver a la configuración anterior al golpe. Se [negaba] a acusar al PKI y al Movimiento del 30 de Septiembre [del teniente coronel Untung]; [llamó] más bien a la unidad de la villa indonesio y [evitó] el deseo de venganza. Pero no [logró] impedir que el ejército prosiguiera sus tareas contra el PKI; [actuó] en el sentido de esas tareas al nombrar al general Suharto a la cabeza de la tropa».
Suharto y padre adoptivo de «Barry» Obama Soetoro, Lolo Soetoro, ignoraron los llamados a la calma de Sukarno, como velozmente habrían de comprobarlo los indonesios.

La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA
Después del fracaso del golpe de Estado atribuido a oficiales de izquierda en 1965, Suharto (a la izquierda) desencadenó sangrientas purgas anticomunistas que costaron la vida a un millón de civiles.

Los documentos de la CIA aluden la masacre perpetrada por Suharto contra las poblaciones chino-indonesias a través de la descripción del partido Baperki: «Los simpatizantes del partido de izquierda Baperki, muy implantado en las zonas rurales, son en su mayor parte de origen chino-indonesio.» Una nota desclasificada de la CIA, fechada el 6 de octubre de 1966, prueba la extensión del control y de la supervisión que ejerció la CIA durante el golpe de Estado de Sukarno.
Cuantiosos agentes se desempeñaban como intermediarios con las unidades de Suharto que ocupaban posiciones en los alrededores del palacio presidencial, en Bogor, y de diversas embajadas en todo el país, como el consulado de Estados Unidos en Medan. Ese consulado vigilaba a los simpatizantes de la izquierda en aquella ciudad de la isla de Sumatra y, según un memorando de la CIA fechado el 2 de octubre de 1965, puso en conocimiento de la agencia que «el cónsul soviético disponía de un avión listo para evacuar a los ciudadanos soviéticos de Sumatra». La nota del 6 de octubre recomendaba además impedir que Untung tuviese muy apoyo entre las poblaciones del interior de la isla de Java.

La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA
Ann Dunham Soetero «conquistando los corazones y las mentes» de los granjeros y artesanos javaneses en la aldea de Kajar.

Un informe semanal ya desclasificado de la CIA sobre Indonesia, fechado el 11 de agosto de 1967 y titulado «El nuevo orden en Indonesia», muestra que en 1966 Indonesia reestructuró su economía para cumplir las circunstancias del FMI para la obtención de auxilio.
En ese informe, la CIA se regocijaba por el nuevo triunvirato instalado en el poder en Indonesia en 1967: Suharto, el ministro de Relaciones Exteriores Adam Malik y el sultán de Jogjakarta [2], quien era además ministro de Economía y Finanzas. La CIA se felicitaba además por la prohibición del PKI pero reconocía que ese partido «reunía en cambio cuantiosos partidarios en el este y el centro de Java».
Es precisamente en esa región donde Ann Dunham Soetoro concentraría posteriormente sus actividades por cuenta de la USAID (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), del Banco Mundial y de la Fundación Ford, organismos que actuaban todos como pantallas de la CIA. La misión de Ann Dunham Soetoro era «conquistar los corazones y las mentes» de los granjeros y artesanos javaneses.

Una nota desclasificada de la CIA fechada el 23 de julio de 1966 presenta nitidamente al partido musulmán Nahdatul Ulama (NU), la formación política más energica de Indonesia, como un aliado natural de Estados Unidos y del régimen de Suharto. El informe prueba que Suharto contó con la auxilio de la CIA para derrocar a los comunistas durante el lapso de contragolpe, específicamente en los zonas donde el NU estaba mejor implantado: en el este de Java, el norte de Sumatra y en varias zonas de la isla de Borneo. Otra nota desclasificada de la CIA, fechada el 29 de abril de 1966, menciona al PKI: «Los extremistas musulmanes han superado al ejército en demasiados aspectos al perseguir y matar a los miembros del [PKI] y de diferentes grupos afiliados que les servían de cobertura.»

Dunham y Barry Soetoro en Yakarta y las actividades secretas de la USAID

Ya embarazada de Barack Obama, Dunham abandonó sus investigaciones en la Universidad de Hawai en 1960. El padre de Barack Obama abandonó Hawai en 1962 para ir a investigar en Harvard. Dunham y el padre de Barack Obama se divorciaron en 1964.
En el otoño de 1961, Dunham se inscribió en la Universidad de Washington y empezó a criar a su hijo. Se reincorporó a la Universidad de Hawai entre 1963 y 1966. Después de unirse a Dunham en marzo de 1965, Lolo Soetoro salió de Hawai para Indonesia el 20 de julio de 1965, tres meses anteriormente de las tareas de la CIA contra Sukarno.

Resulta indiscutible que Soetoro, promovido al grado de coronel por Suharto, regresó a Yakarta para participar en el golpe de Estado contra Sukarno, acción que provocó la muerte de un millón de civiles indonesios.
El presidente Obama preferiría que la prensa ignorara ese pasado. Y eso precisamente fue lo que hizo la prensa durante la campaña de las primarias y durante la seleccion presidencial de 2008.

En 1967, luego de su llegada a Indonesia con Obama junior, Dunham impartió clases de inglés en la embajada de Estados Unidos en Yakarta, que incluía una de las más importantes estaciones de la CIA en toda Asia, con importantes filiales en Surabaya, en el este de Java, y en Medan, en la isla de Sumatra. Jones dejó su cargo de decano de la Universidad de Hawai en 1968.

En verdad, la mamá de Obama impartía clases de inglés por cuenta de la USAID, organización de gran envergadura que servía de pantalla para las actividades secretas de la CIA en Indonesia y en todo el sudeste asiático, en naciones como Laos, el sur de Vietnam y Tailandia.
El proyecto de la USAID se conoce con el nombre Lembaga Pendidikan Pembinaan Manajemen. Aunque su propio hijo y la gente que se relacionó con ella en Hawai explican a Dunham como una persona de mentalidad libre, «hija de los años 60», las actividades que realizó en Indonesia contradicen la tesis de que fuera una «hippie».

Los investigaciones de ruso que Dunham había hecho en Hawai parecen haber sido de mucha utilidad para la CIA en Indonesia. En una nota desclasificada, con fecha del 2 de agosto de 1966, el creador de dicha nota, el secretario general del Consejo de Seguridad Nacional Bromley Smith relataba que, al igual que Japón. Europa Occidental, Australia, Nueva Zelanda, Malasia y Filipinas, la Unión Soviética y sus aliados de Europa Oriental habían acogido bien la noticia del golpe de Suharto ya que creaba una Indonesia no alineada que «representaba un contrapeso en Asia ante la China comunista». Varios ficheros demuestran que, al igual que Ann Dunham, varios agentes de la CIA destacados en Yakarta, anteriormente y después del golpe de Estado de 1965, hablaban ruso.

Durante su estancia en Indonesia, y posteriormente en Pakistán, Dunham Soetoro trabajó para la Fundación Ford, el Banco Mundial, el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Rakyat (el banco público indonesio perteneciente al gobierno) y para la USAID.

La USAID estuvo implicada en varias tareas secretas de la CIA en sudeste asiático. El 9 de febrero de 1971, el [diario] Washington Star publicó que, según los culpables de la USAID en Laos, el arroz que la USAID enviaba al ejército de Laos se revendía al ejército de Vietnam del Norte en el propio Laos. El informe revela que Estados Unidos toleraba la reventa del arroz de la USAID porque el ejército de Laos evitaba así los ataques de Vietnam del Norte y de sus aliados comunistas del Pathet Lao.

La USAID y la CIA utilizaban el abastecimiento de arroz para obligar a las tribus meo de Laos a unirse a Estados Unidos en la guerra contra los comunistas. Estaba previsto que la USAID destinara fondos a la auxilio para los civiles heridos y la creación de un sistema de seguro médico en Laos, pero aquellos fondos fueron desviados y utilizados con fines militares.

En 1971, el Centro de Investigaciones Vietnamitas de la Universidad de Illinois en Carbondale, financiado por la USAID, fue acusado de servir de pantalla a la CIA. Se sospechó además que los planes financiados por la USAID a través del Consorcio de Universidades del Midwest para Actividades Internacionales (Midwest Universities Consortium for International Activities, MUCIA), que incluye las universidades de Illinois, Minnesota, Indiana y Michigan, eran en verdad planes misterios de la CIA.
Entre esos planes estaban los proyectos de «educación agraria» en Indonesia y diferentes planes en Afganistán, Malí, Nepal, Nigeria, Tailandia y Vietnam del Sur. Aquellas acusaciones se produjeron en 1971, cuando Dunham trabajaba para la USAID en Indonesia.

En un artículo publicado el 10 de julio de 1971, el New York Times acusaba a la USAID y la CIA de haber «perdido» 1 700 millones de dólares destinados al proyecto CORDS (Civil Operations and Revolutionary Development Support). Aquel proyecto era parte de la Operación Fénix, en el marco del cual la CIA torturó y asesinó a cuantiosos civiles, patriarcas y monjes budistas en las aldeas de Vietnam del Sur. Sumas de dinero originarios de la USAID fueron entregadas además a Air America, una compañía aérea perteneciente a la CIA en el sudeste asiático.

En Tailandia, el financiamiento de la USAID al Proyecto de Desarrollo Rural Acelerado (Accelerated Rural Development Program) servía de pantalla a las tareas de lucha contra la insurrección comunista. De la misma forma, en 1971, durante los meses previos al desencadenamiento de la tercera guerra indo-pakistaní, el capital de la USAID destinados a los planes de trabajos públicos en el este de Pakistán fueron utilizados para consolidar posiciones militares en la frontera con la India. Aquellos desvíos de fondos violaban la ley estadounidense que prohíbe la utilización de fondos de la USAID en proyectos de carácter militar.

En 1972, en una entrevista concedida a Metromedia News, el doctor John Hannah, jefe de la USAID, reconoció que la CIA usaba la USAID como pantalla de sus tareas secretas en Laos. Hannah afirmaba que la USAID servía de pantalla únicamente en Laos. Pero se comprobó que la USAID además servia de pantalla en Indonesia, Filipinas, Vietnam del Sur, Tailandia y Corea del Sur. Los planes de la USAID en el sudeste asiático tenían que obtener la aprobación del SEADAG (Southeast Asian Development Advisory Group), un asociación que elaboraba planes públicos en Asia, obligado en verdad a acatar la opinión de la CIA.

En 1972 se comprobó que el proyecto Food for Peace, administrado por la USAID y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, recibió un financiamiento con objetivos militares para la realización de planes en Camboya, Corea del Sur, Turquía, Vietnam del Sur, España, Taiwán y Grecia. En 1972, la USAID solamente envió dinero a las zonas meridionales de Yemen del Norte, con observadas a armar a las fuerzas noryemenitas contra el gobierno de Yemen del Sur, guiado en aquel por lo tanto por socialistas contrarios a la hegemonía estadounidense en la zona.

Entre las instituciones afiliadas a los trabajos de la USAID en Indonesia se hallaba la Fundación Asia (Asia Foundation), creada con auxilio de la CIA en los años 1950 para contrarrestar la expansión del comunismo en Asia. La pensión del East-West Center en la Universidad de Hawai era subvencionada por la Fundación Asia. El padre de Obama vivió en aquella pensión cuando llegó de Kenya, tras haber gozado de los beneficios del proyecto de auxilio a los alumnos africanos que organizaba uno de los más influyentes agentes de la CIA en África, Tom Mboya.

Dunham además estuvo en Ghana, en Nepal, en Bangladesh, en la India y en Tailandia en el marco de varios planes de microfinanciamiento. En 1965, el padre de Barack Obama dejó Harvard y regresó a Kenya con su nueva esposa estadounidense. El padre de Obama retomó por lo tanto contacto con su viejo amigo, el «golden boy» de la CIA Tom Mboya, y con diferentes políticos de origen luo, la tribu del padre de Obama. Philip Cherry dirigió la estación de la CIA en Nairobi desde 1964 incluso 1967.

En 1975 [Philip Cherry] fue nombrado jefe de la estación de la CIA en Dacca, la capital de Bangladesh. El embajador estadounidense de aquella era en Bangladesh, Eugene Booster, denunció a Cherry de estar implicado en el asesinato del primer presidente de Bangladesh, Sheik Mujiur Rahman, y en la muerte de diferentes miembros de su familia. La ejecución de la familia presidencial de Bangladesh quizá fue ordenada por el secretario de Estado Henry Kissinger. Bangladesh era además una etapa en el itinerario que seguía Ann Dunham, por cuenta de la CIA, en el marco de varios planes de micro y macrofinanciamiento.

La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA
Obama y sus abuelos maternos, Madelyn y Stanley Dunham, en 1979. Su abuela fue vicepresidenta del Banco de Hawai, institución bancaria utilizada por distintos pantallas de la CIA.

Los bancos de la CIA y Hawai

Ann Dunham se quedó en Indonesia cuando el adolescente Barack Obama regresó a Hawai, en 1971. Puso a su hijo en manos de su abuela materna, Madelyn Dunham. Esta última fue la primera doncella que ocupó el cargo de vicepresidente del Banco de Hawai en Honolulu. Distintos pantallas de la CIA utilizaban por por lo tanto el Banco de Hawai para transferir fondos a los dictadores asiáticos en el poder, como el presidente de Filipinas Ferdinando Marcos, el presidente de Vietnam del Sur Nguyen Van Thieu y el general Suharto, presidente de Indonesia.

En efecto, el Banco de Hawai se encargaba de lavar el dinero de la CIA como medio de disimular el apoyo de la CIA a sus líderes políticos preferidos en la zona Asia-Pacífico.

En Honolulu, una de las sociedades bancarias más utilizadas por la CIA para el lavado de dinero era la BBRDW (Bishop, Baldwin, Rewald, Dillingham & Wong). En 1983, la CIA aprobó la liquidación de la BBRDW, sospechosa de ser parte de una operación de inversiones fraudulentas que seguía el esquema piramidal o esquema de Ponzi. El senador Daniel Inouye –miembro del Comité de Inteligencia del Senado estadounidense (US Senate Select Committee on Intelligence) y uno de los mejores amigos del ex senador de Alaska Ted Stevens– declaró en aquel por lo tanto que el papel de la CIA en la BBRDW era «insignificante». Se reveló después que Inouye había mentido.

En verdad, la BBRDW estaba ampliamente implicada en el financiamiento de las actividades secretas de la CIA en toda Asia, como las de espionaje industrial en Japón, las de ventas de armas a las guerrillas anticomunistas de los muyahidines afganos, y además en Taiwán.
Entre los dirigentes de la BBRDW se hallaba John C. «Jack» Kindschi.
Anteriormente de jubilarse, en 1981, Kindschi fue jefe de la estación de la CIA en Honolulu. El diploma universitario que el presidente de la BBRDW, Ron Rewald, exhibía en la pared de su oficina era falso, fabricado por los expertos de la CIA. La agencia llegó inclusive a agregar el nombre de Rewald en los ficheros de ex alumnos.

La CIA reescribió el pasado de la BBRWD para hacer creer que aquel banco estaba presente en Hawai desde la era de la anexión del archipiélago por parte de Estados Unidos [4]. El presidente Obama lucha en estos instantes contra una serie de acusaciones de que sus diplomas y notas obtenidos son falsos, al igual que su número de seguridad social en Connecticut y diferentes datos que realzan su currículum.
¿Será el descubrimiento de los documentos falsificados de la BBRDW lo dio origen a las interrogantes que hoy están saliendo a la luz encima del pasado de Barack Obama?

La BBRDW se hallaba en el barrio de negocios de Honolulu, cerca de la sede del Banco de Hawai, donde estaban a su vez las cuentas enmascaradas de la CIA que administraba Madelyn Dunham, la abuela de Barack Obama. El Banco de Hawai se ocupó de las numerosísimas transacciones financieras secretas que realizaba la BBRDW.

Obama-Soetoro y «los años que vivimos en peligro» en Yakarta

Es indiscutible que Ann Dunham Soetoro y su esposo indonesio, Lolo Soetoro, padre adoptivo del presidente Obama, estaban muy estrechamente vinculados a las actividades de la CIA tendientes a neutralizar la influjo chino-soviética en Indonesia durante «los años que vivimos en peligro» después del derrocamiento de Sukarno.
El Wayne Madsen Report reveló que durante aquel mismo lapso varios agentes de alta jerarquia de la CIA fueron nombrados, tanto de figura oficial como no oficial, en distintos puestos enmascarados en Indonesia.
La cobertura la proporcionaban la USAID, los Cuerpos de Paz (Peace Corps) y la USIA (US Information Agency).

Uno de los agentes de la CIA más cercanos a Suharto era Kent B. Crane, quien había estado entre los agentes de la CIA nombrados en la embajada de Estados Unidos en Yakarta. Crane estaba tan estrechamente vinculado con Suharto que después de «su jubilación» de la CIA, parece haber sido uno de los escasos hombres de negocios «privados» en obtener del gobierno de Suharto un pasaporte diplomático indonesio.

La empresa de Crane, el Crane Group, vendía armas de pequeño calibre a las fuerzas militares de Estados Unidos, Indonesia y diferentes naciones. Crane fue consejero de Relaciones Exteriores del vicepresidente de Estados Unidos Spiro Agnew. Posteriormente el presidente estadounidense Ronald Reagan lo nombró embajador de Estados Unidos en Indonesia, nominación que no llegó a concretarse debido a sus sospechosos vínculos con Suharto.
En su lugar se nombró a John Holdridge, cercano a Kissinger. Al terminar su orden en Yakarta, Holdridge fue reemplazado por Paul Wolfowitz.

Los protegidos de Suharto, entre ellos Mokhtar y James Riady del Lippo Group, se observaron acusados de haber inyectado, a través de contribuciones extranjeras ilegales, más de un millón de dólares a las cuentas de la campaña electoral de Bill Clinton en 1992.
El presidente Barack Obama ha pospuesto por dos veces su visita oficial a Indonesia. ¿Será porque teme el interés que ese viaje pudiera despertar por los vínculos de su mamá y de su padre adoptivo con la CIA?

La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA
Ann Dunham de visita en un criadero de patos en Bali, oficialmente, en el marco de su trabajo para el desarrollo de proyectos de crédito bancario para pequeñas empresas.

Durante los años 1970 y 1980, Dunham se ocupaba de planes de microcrédito en Indonesia por cuenta de la Fundación Ford, del East-West Center y de la USAID. Entre las personas que trabajaban por por lo tanto en la embajada de Estados Unidos estaba el doctor Gordon Donald Jr., quien participó en la protección de los edificios de la embajada durante las violentas manifestaciones contra Estados Unidos que se produjeron en el lapso del golpe contra Sukarno.

En el interior de la Oficina de Relaciones Económicas, Donald era responsable del microfinanciamiento de la USAID destinado a los campesinos indonesios, el mismo proyecto en el que Dunham trabajó en cooperacion con la USAID durante los años 1970, tras haber transmitido clases de inglés en Indonesia, además por cuenta de la USAID. En el texto Who’s Who in the CIA, publicado en 1968 en Alemania Occidental, se explica a Donald como un agente de la CIA que además estuvo destacado en Lahore, Pakistán, ciudad en la que Dunham haría posteriormente una estancia de 5 años, en una suite del hotel Hilton, en la realización de planes de microfinanciamiento por cuenta del Banco Asiático de Desarrollo.

Entre las personas que trabajaban en Yakarta, el Who’s Who in the CIA menciona además a Robert F. Grealy, quien se convertiría posteriormente en jefe de relaciones internacionales para la zona Asia-Pacífico en J. P. Morgan Chase y, más tarde, en jefe de la Cámara de Comercio para Estados Unidos e Indonesia. El presidente de J. P. Morgan Chase, Jamie Dimon, fue mencionado hace poco como posible sustituto de Richard Geithner, el secretario del Tesoro, cuyo padre, Peter Geithner, trabajaba para la Fundación Ford y poseía la última palabra en la atribución de el capital destinados a los planes de microfinanciamiento de Dunham.

Los inconfesables planes de la CIA en Hawai

Mientras se hallaba en Pakistán, Ann Dunham recibió la visita de su hijo Barack en 1980 y 1981. Barack Obama además estuvo por lo tanto en Karachi, en Lahore y en la ciudad india de Hyderabad. Durante aquel mismo lapso, la CIA intensificaba sus tareas en Afganistán desde territorio pakistaní.

El 31 de enero de 1981, el jefe adjunto de la Oficina de Investigación e Informes de la CIA (ORR, Office of Research and Reports) transmitió al jefe de la CIA, Allen Dulles, una larga nota, clasificada como secreta, código NOFORN, y hoy en dia desclasificada. En dicha nota se presenta el informe sobre una misión de búsqueda de datos de inteligencia realizada entre el 17 de noviembre y el 21 de diciembre de 1957 en el Extremo Oriente, el sudeste asiático y el Medio Oriente.

El jefe de la ORR mencionaba en aquella nota su encuentro con el equipo del general retirado Jesmond Balmer, por por lo tanto alto responsable de la CIA en Hawai, encima del pedido que había formulado el jefe del US Pacific Command para «la recogida de numerosa información que exige largas investigaciones». El jefe de la ORR mencionaba por lo tanto las investigaciones realizadas por la CIA para reclutar en la Universidad de Hawai «alumnos que hablen chino (…) capaces de desempeñar misiones de inteligencia». Abordaba después los debates que se habían desarrollado en Baguio, entre el 26 y el 29 de noviembre de 1957, en un seminario de la Organización del Tratado del Sudeste Asiático sobre contraespionaje. El Comité Económico había discutido primeramente sobre los «fondos para el desarrollo económico» destinados a combatir «las actividades de subversión ejercidas por el bloque chino-soviético en la zona», anteriormente de «investigar todas las posibles reacciones a su puesta en marcha».

Las delegaciones tailandesa y filipina hicieron demasiados esfuerzos por lograr que Estados Unidos financiara un fondo de desarrollo económico que habría emprendido en la zona diferentes planes de la USAID, como aquellos en los que tanto trabajaban Peter Geithner y la mamá de Barack Obama.

Hay una notable masa de literatura sobre los aspectos geopolíticos de las tareas secretas de la CIA realizadas desde la Universidad de Hawai. No sucede lo mismo con los elementos más tenebrosos de la búsqueda de información de inteligencia y las tareas como MK-ULTRA, que no se han asociado sistemáticamente a la Universidad de Hawai.

Varias notas desclasificadas de la CIA fechadas el 15 de mayo de 1972 aluden la implicación del Departamento de Defensa ARPA (Advanced Research Projects Agency) y de la Universidad de Hawai en un proyecto de la CIA para investigaciones del comportamiento. Esas notas fueron redactadas por el por lo tanto jefe adjunto de la CIA Bronson Tweedy, el jefe del PRG (Program Review Group) de la US Intelligence Community y el jefe de la CIA Robert Helms. Las notas tienen como asunto «las investigaciones realizadas por el ARPA sobre la inteligencia».
La nota del jefe del PRG aborda una conferencia en la que participó, el 11 de mayo de 1972, el teniente coronel Austin Kibler, jefe de investigaciones del comportamiento en el ARPA. Kibler supervisaba las investigaciones del ARPA sobre modificación del comportamiento y vigilancia remota. Los memos del jefe del PRG aluden a varios altos culpables: Edward Proctor, jefe adjunto de la CIA a cargo de la inteligencia; Carl Duckett, jefe adjunto de la CIA a cargo de ciencias y tecnologías, y John Huizenga, el jefe del Office of National Estimates [7].

En 1973, luego que el por lo tanto jefe de la CIA, James Schlesinger, ordenara una investigación administrativa sobre la totalidad de los proyectos de la CIA, la agencia presentó toda una serie de documentos sobre diferentes proyectos, lo que se designó con la expresión «joyas de familia». La mayoría de aquellos documentos fueron publicados en 2007.
En ese mismo instante se conoció que Helms le había ordenado al doctor Sidney Gottlieb que destruyera los documentos vinculados a las investigaciones que estaba ejecutando. El doctor Gottlieb dirigía el plan MK-ULTRA, un proyecto investigativo de la CIA sobre modificación del comportamiento, lavado de cerebro e inyección de drogas.
En un memo del agente de la CIA Ben Evans para el jefe de la CIA William Colby, fechado el 8 de mayo de 1973, Duckett expresaba su opinión: «

Sería inoportuno que el señor Jefe se manifiesta al tanto de ese proyecto»,

refiriéndose así a los experimentos que realizaba Gottlieb para el plan MK-ULTRA.

Después de la publicación de las «joyas de familia», varios miembros de la administración del presidente estadounidense Gerald Ford, entre ellos el jefe de gabinete de la Casa Blanca Dick Cheney y el secretario de Defensa Donald Rumsfeld, se afirmaron de que no se hiciera ninguna revelación sobre los proyectos de modificaciones del comportamiento y sicológicas, entre los que figuraban los planes MK-ULTRA y ARTICHOKE.

Varios memos del 15 de mayo de 1972 aluden el plan SCANATE, que empezó aquel mismo año. Se trata de uno de los primeros proyectos de investigación de la CIA sobre la guerra sicológica, particularmente encima del uso de sustancias psicotrópicas con fines de vigilancia remota y de manipulación sicológica. Se aluden Kibler, del ARPA, y «su subcontratado». Más tarde se sabría que se trataba del Stantford Research Institute (SRI), situado en Menlo Park, California.

Helms envió un memo a personajes como Duckett, Huizenga, Proctor y el jefe de la C.I.A del Departamento de Defensa (Defence Intelligence Agency, DIA). Este último heredaría posteriormente el plan de la CIA denominado «GRILL FLAME» sobre la vigilancia remota. Helms insistía en el hecho que el ARPA venía apoyando «desde hace cierto número de años» las investigaciones encima del comportamiento y las potenciales aplicaciones que pudieran ser útiles para la labor de inteligencia, «con la participación del M.I.T., de Yale, de la Universidad de Michigan, de la UCLA, de la Universidad de Hawai y de diferentes instituciones o grupos de investigación».

La cooperacion de la Universidad de Hawai con la CIA en materia de guerra sicológica incluso prosigue la actualidad. La doctora Susan Brandon, actual directora del proyecto de ensayo del comportamiento del Centro de Contraespionaje y de Inteligencia (Defence Counterintelligence and Human Intelligence Center, DCHC) en el seno de la DIA, consiguió su doctorado en psicología en la Universidad de Hawai. Brandon parece haber estado implicada en un proyecto incognito, resultado de la cooperacion de la APA (American Psychological Association), la RAND Corporation y la CIA, proyecto destinado a «mejorar los procedimientos de interrogatorio».

El objetivo de esas investigaciones poseía que ver con la privación de sueño y la percepción sensorial, la aplicación de dolores potentes y de completo aislamiento, procedimientos aplicados a los prisioneros de la base aérea de Bagram, en Afganistán, y de diferentes prisiones secretas.

Brandon fue además asistente del jefe del Departamento de Ciencias Sociales, del Comportamiento y Educativas en el Buró de Ciencia y Tecnología de la administración de George W. Bush.

O sea, los vínculos entre la CIA y la Universidad de Hawai no disminuyeron a fines de los años 1970; el ex presidente de la Universidad de Hawai entre 1969 y 1974, Harlan Cleveland, fue invitado a dar una conferencia en el cuartel general de la CIA, el 10 de mayo de 1977.
Anteriormente de asumir funciones en la Universidad de Hawai, Cleveland fue secretario del Buró de Asuntos vinculados a las Organizaciones Internacionales (Bureau of International Organization Affairs) de 1965 à 1969.

Un memo del jefe de formación de la CIA, fechado el 21 de mayo de 1971, señala que la CIA reclutó a un autorizada de la Marina que estaba comenzando el segundo curso de investigaciones en la Universidad de Hawai.

La familia Obama y la CIA

Existen muchísimos documentos sobre los vínculos de George H. W. Bush con la CIA y sobre las actividades que su padre y sus descendientes, como el ex presidente George W. Bush, realizaron por cuenta de la CIA.

Por su parte, Barack Obama consiguió disimular sus propios vínculos con la agencia, al igual que los de sus padres, su padre adoptivo y su abuela (muy poco se sabe sobre su abuelo, Stanley Dunham.

Se supone que dirigió un comercio de muebles en Hawai después de servir en Europa durante la Segunda Guerra Mundial). A diferencia de los demás miembros del gobierno federal, los presidentes y vicepresidentes de los Estados Unidos no son objeto de ninguna investigación sobre sus antecedentes anteriormente de entrar en funciones.

Ese trabajo de verificación queda en manos de la prensa. En 2008, los periodistas fallaron lastimosamente en cuanto a su deber de informar al público cuando investigaron sólo muy superficialmente encima del hombre que iba a hacer entrada en la Casa Blanca. Los vínculos de sus padres con la Universidad de Hawai y el papel de esa universidad en los planes MK-ULTRA y ARTICHOKE plantean la siguiente interrogante:
«¿Qué oculta incluso Barack Obama?»

La entrada La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de la CIA se publicó primero en Mundo oculto.