La espada de San Galgano, el Excalibur italiano

la espada de san galgano el excalibur italiano
la espada de san galgano el excalibur italiano
Publicidad

La espada de San Galgano, el Excalibur italiano

LA EXCÁLIBUR ITALIANA. Una de las leyendas inglesas más famosas es la del soberano Arturo y la espada en la piedra. Según diversas versiones de la cronica, la espada sólo podía ser extraida de la piedra por el verdadero soberano de Inglaterra. Una cronica similar, aunque demasiado menos conocida, hay en la zona italiana de la Toscana: un relato del que inclusive se ha llegado a asegurar que es el original, aquél que inspiró el nacimiento de la célebre leyenda inglesa. Nos referimos al mito de la espada en la piedra de San Galgano.

La espada de San Galgano, el Excalibur italiano

San Galgano fue el primer santo cuya canonización se llevó a cabo a través de un proceso formal por la Iglesia. Por tanto, gran parte de la vida de San Galgano ha llegado incluso nosotros a través de los documentos de su proceso de canonización, que tuvo lugar en 1185, varios años después de su muerte. igualmente, además hay toda una serie de obras biográficas escritas por autores posteriores al santo.

La espada de San Galgano, el Excalibur italiano

San Galgano nació en 1148 en Chiusdino, provincia de Siena. Su mamá se llamaba Dionisia, mientras que existen dos versiones distintos del nombre de su padre: Guido o Guidotti, dependiendo de los autores. Según los distintos relatos biográficos, Galgano fue un adolescente mundano y disoluto.

Pertenecía a la nobleza de la zona y era un caballero entrenado en el arte de la guerra, arrogante y violento. en cambio, todo esto cambió un día, pasando de ser un caballero terrenal a un espiritual ermitaño.

La espada de San Galgano, el Excalibur italiano

La conversión de Galgano empezó con una visión del arcángel San Miguel, considerado el general de las huestes celestiales. Una versión de la leyenda, cuenta que el arcángel San Miguel se apareció ante Galgano y le enseñó el camino de la salvación. El arcángel le apuntó además el sitio adonde debía ir a vivir. A la mañana siguiente, Galgano comunicó a los suyos que iba a transformarse en ermitaño y que residiría en una cueva proxima. Como era de esperar, sus amigos y familiares se burlaron de él, juzgando su decisión como una absoluta locura . Dionisia, su mamá, consiguió convencerle para que visitase a su novia por última vez, anteriormente de renunciar a todos los placeres mundanos. Así que, vestido con sus ricos ropajes, Galgano marchó a visitar a su prometida. Durante el trayecto a caballo, éste de repente se encabritó y el adolescente cayó de figura violenta al suelo.

La espada de San Galgano, el Excalibur italiano

Por lo tanto, una fuerza invisible levantó de golpe a Galgano y una voz celestial le ordenó que se dirigiera al monte Siepi, una colina proxima a Chiusdino. Cuando Galgano llegó al pie de la colina, el arcángel San Miguel le apuntó que se detuviera y mirase hacia su cuspide. Fue en ese instante cuando el noble caballero tuvo una visión de un santuario donde estaban Jesús y María, envueltos por los Doce Apóstoles. A continuación, la misma voz de anteriormente le ordenó que subiera la colina.

La espada de San Galgano, el Excalibur italiano

Cuando San Galgano alcanzó la cuspide del monte Siepi, la voz le habló de nuevo ordenándole renunciar a todos los deseos, posesiones y placeres mundanos. en cambio, Galgano se opuso, jactándose de que cumplir esa orden era “tan fácil” como partir en dos una roca con su espada. Acto seguido, la desenvainó y la clavó en una piedra. De figura incomprensible, el arma se hundió en la roca con la misma facilidad con que un cuchillo caliente traspasa la mantequilla, y a partir de ese instante, permaneció allí clavada. Galgano comprendió el mensaje y desde por lo tanto vivió en el monte Siepi como un ermitaño. Varios años después de su muerte fue construida una capilla en la cuspide del monte, alrededor a su espada incluso clavada en la piedra.

La espada de San Galgano, el Excalibur italiano

Durante siglos se creyó que la espada en la piedra era sencillamente una falsificación moderna. en cambio, una investigación relativamente nueva, basándose en la composición del metal y el estilo de la espada, ha concluido que se trata de un arma del siglo XII.

La espada de San Galgano, el Excalibur italiano

Ayudándose de un georradar, los expertos además descubrieron que hay una cavidad de entre uno y dos metros por debajo de la espada, que quizás albergue los remanentes de San Galgano. Por último, las dataciones con radiocarbono demostraron que el par de manos momificadas conservadas en la capilla de la iglesia además datan del siglo XII. Curiosamente, según cuenta otra leyenda, el diablo envió al monte Siepi a un asesino que se hizo pasar por un monje. Los lobos salvajes de la colina, amigos de San Galgano, le protegieron del asesino, atacándolo y devorándolo. Una vez muerto, sus manos quedaron momificadas, exponiéndose posteriormente en la iglesia allí erigida en honor al santo.

La espada de San Galgano, el Excalibur italiano

 

 

Muere a los 33 años el 3 de diciembre de 1181, el año del nacimiento de San Francisco.
Según la leyenda, en su entierro estuvieron presentes los obispos de Volterra (Ildebrando Pannocchieschi), de Massa Marittima y de Siena y los abades cistercienses de Fossanova.
Después de su muerte, se levantó allí una capilla que aun subsiste.

Cuarenta años después, los cistercienses construyeron, al pie del monte Siepi, una abadía que llevaba el nombre de Galgano y que fue muy próspera en su era. Como consecuencia, San Galgano se hizo tan popular que cistercienses y agustinos lo reivindicaron, cada uno por su lado, como uno de los suyos.
Fue canonizado en 1185.

La espada de San Galgano, el Excalibur italianoLa espada de San Galgano, el Excalibur italianoLa espada de San Galgano, el Excalibur italianoLa espada de San Galgano, el Excalibur italiano

Por culpa o mérito de la estupidez humana, en el presente la espada en la piedra está protegida por una vitrina antivándalos y a evidencia de estúpidos.
Un hombre rompió la espada en 1992 por intentar extraerla.
La empuñadura fue soldada  de nuevo a la hoja y se protegió con una vitrina de plexiglass

La entrada La espada de San Galgano, el Excalibur italiano se publicó primero en Mundo oculto.