LA LEYENDA DEL RESBALÓN DE SANSÓN

LA LEYENDA DEL RESBALÓN DE SANSÓN

5 abril, 2019 Desactivado Por Sandra
LA LEYENDA DEL RESBALÓN DE SANSÓN

LA LEYENDA DEL RESBALÓN DE SANSÓN

En Guipúzcoa existen, repartidas por toda su geografía, varias piedras de tamaño colosal a las que se denomina Sansonarri y que deben su nombre a que fueron lanzadas desde montes vecinos por el héroe legendario Sansón.

Sansón fue hijo de Zora, de la tribu de Dan, y fue destinado por Dios para salvar a los israelitas de los filisteos. En efecto, un ángel se acercó a su esposa y le señaló que tendría un hijo de fuerza descomunal, capaz de desgarrar sin asistencia de nadie un león y de vencer a los filisteos inclusive cargado de cadenas.

Como nazareno que era, Sansón debía abstenerse de beber vino o sidra, pasar una navaja sobre su cabeza o acercarse a una persona muerta.

Anteriormente de que la bella Dalila causara su perdición cortándole la cabellera mientras dormía, en un ataque de furia arrojó en Tolosa una piedra en figura de obelisco desde el monte Uzturre. La peña de Arrióla está entre Cegama y Segura.

Allí cuentan que Sansón quiso lanzarla desde el monte Aitzkorri para destruir San Sebastián, pero al tirarla resbaló con unos excrementos de oveja, por lo que no la alcanzó.

De este modo, la ciudad se salvó de su fuerza y de su ira.

LA LEYENDA DEL RESBALÓN DE SANSÓN


LA LEYENDA DE “EL BARQUERO DEL COLMILLO”

Cuenta la leyenda que los niños jamás deben acercarse incluso la orilla del río Guadiana, se comenta que por esos lados anda el hombre del saco y la mano negra, pero sobre todo hay un hombre que anda buscando a los niños para matarlos, el “barquero del colmillo”. Dicen que se han hallado en diferentes tiempos flotando en las aguas del río, algún muchacho al que le había clavado el barquero un vasto diente como el de un jabalí que le sale de la boca.

Dicen que si es un portugués, y los que lo han observado cuentan, que suele salir de entre las grandes matas que se localizan en el medio del Guadiana montado sobre una barca rectangular pintada de color negro. Va siempre de pie con un palo largo que le sirve de apoyo y fuerza para hacer mover el barco. Los que lo han observado relatan que va vestido como un monje, que lleva una gran capucha de color marrón y una gran capa de color negro sobre sus espaldas. Cuentan que la rostro jamás se la han observado, pero que si se le ve relucir un vasto diente que le sobresale desde su boca. A los muchachos que coge se lo clavan y les chupa la sangre, dejándoles tirados en el río para que parezca que se han ahogado. La guardia civil anda detrás de él, pero siempre se les escapa porque es muy rápido remando y siempre llega incluso Portugal en un periquete”.

se dice en la zona que demasiados fueron los contrabandistas que pululaban por la comarca y que aparecieron exagües, sin un gota de sangre, consumidos por el Barquero del Colmillo.

Lo cierto es que, durante siglos, han sido gran cantidad las personas que se han ahogado en el Guadiana, y tras la leyenda, siempre se oculta algo de realidad.

Hay que remontarse al siglo XIX, cuando el 21 de junio de 1891 apareció en las orillas del Guadiana el cadáver de un adolescente de Cheles. Se trataba de Ramón Pitera González, un muchacho de 14 años que apareció flotando sobre las aguas del río. Lo que aparentaba un suceso más de ahogamiento terminó siendo un enigma que jamás se resolvió, porque tras el examen médico, se determino que el niño no había muerto ahogado, sino estrangulado.

Y aunque las matas del Guadiana entre las que aparecía el fantasmal barquero duermen actualmente bajo las aguas, hay quién dice que al remero se le sigue viendo navegar en noches de luna llena por las quietas y tranquilas aguas de la presa de Alqueva, buscando entre los montes y arroyos cercanos al pantano su particular escondite, desde donde sorprenderá algún niño extraviado para seguir saciando su ansia de continuar succionando la sangre de su cuello.

El Barquero del Colmillo sigue, sin duda, más vivo que jamás.

La entrada LA LEYENDA DEL RESBALÓN DE SANSÓN se publicó primero en Mundo oculto.