Inmortalidad artificial

Inmortalidad artificial

30 marzo, 2019 Desactivado Por Sandra

Inmortalidad artificial

A mucha gente le puede parecer una locura, una invención sin sentido o un arrebato propio de cuatro “frikis conspiranoicos”.
Pero en estos instantes, en el planeta hay un creciente número de personas poderosas que tratan de alcanzar algo comparable a la inmortalidad.
Éste es el típico asunto controvertido en el cual toda la atención acaba focalizándose en el envoltorio anecdótico que lo rodea, sin profundizar a fondo en la raíz del tema.
Y el envoltorio aquí, está formado por la tecnología y los últimos avances y descubrimientos investigadores, que acaban actuando como elementos de distracción en este asunto de extrema importancia para el futuro de la sociedad.
Como hemos mencionado tantas diferentes veces, el inconveniente no está en la tecnología ni en el saber en sí, sino en el uso que determinadas personas desean darle a esa tecnología y a las gravísimas implicaciones que ello tendrá para todos nosotros.
Empecemos con un ejemplo muy llamativo del que se ha hablado estos últimos días: el suceso de Martine Rothblatt.
Rothblatt, fundadora de diversas empresas y planes de éxito como Sirius Radio y GeoStar, involucrada en el Plan Genoma Humano, experta en leyes de comunicación vía satélite, y hoy en dia la directora ejecutiva mejor pagada de EEUU (desde que cambió de sexo), ha creado una copia rudimentaria de la mente de su esposa y la ha instalado en una cabeza robótica.
Inmortalidad artificial
Martine Rothblatt

Una ejecutiva pionera en el ámbito de la inteligencia artificial crea un prototipo robótico de ‘cabeza inteligente’ como paso previo al desarrollo de la extrapolación de recuerdos, pensamientos y emociones humanos a una computadora que actuará como ‘clon mental’.
Inmortalidad artificial
Sus expectativas aspiran a que un día los humanos serán capaces de ‘verter’ su ‘yo’ creando una réplica mental que permanezca en el tiempo proporcionando una ‘vida artificial’ después de la muerte.

Rothblatt, de hecho, predice que en el interior de 20 años, la clonación mental se convertirá en el mayor invento de la cronica de la sociedad.
Mencionado de otra forma, Rothblatt pretende clonar las mentes de las personas fallecidas y posteriormente devolverlas a la vida en figura física, algo que la mayoría de nosotros consideramos como una invención propia de una película de ciencia ficción.
A estas alturas, gran cantidad personas quizás piensen que Rothblatt es sencillamente una “pobre lunática” que trata de alcanzar quimeras irrealizables.
Y es posible que así sea; el inconveniente es que no es la única.
Inmortalidad artificial
Ray Kurzweil
Ray Kurzweil, jefe de ingeniería de Google, además prevé un futuro en el que los cuerpos serán reemplazados por máquinas en el interior de 90 años y en el que la gente se convertirá en “digitalmente inmortal”.
Kurzweil presentó el plan para esta utopía transhumanista en su texto “La era de las máquinas espirituales” (1999).

Kurzweil se ha ganado un merecido prestigio por su capacidad para predecir el futuro de la evolución tecnológica. Entre diferentes cosas, predijo con precision la llegada del iPad, Kindle, iTunes, YouTube y servicios bajo demanda como Netflix con años de antelación, al igual que la primera victoria de un ordenador sobre un humano jugando al ajedrez, la explosión de Internet y su papel futuro, el uso de tecnología inalámbrica en la red y el uso masivo de los teléfonos móviles para acceder a Internet.
Inmortalidad artificial
A lo largo de su texto , “La era de las máquinas espirituales” , Kurzweil se “comunica” con un personaje de ficción llamado Molly que está viviendo a través de los distintos períodos de tiempo que Kurzweil anticipa, entre 2009 y 2099.
Inmortalidad artificial
Para el año 2029 Molly se ha deshecho de su marido y lo ha sustituído por un proyecto de inteligencia artificial llamado George, con el que mantiene relaciones sexuales por medio realidad virtual.
Hacia el año 2099, la imaginación de Kurzweil prevé que el personaje de Molly sube su propio cerebro a un proyecto informático y se fusiona con George para crear una mente de colmena.

Como vemos, fundir la propia mente con el software y con las máquinas al parecer el sueño dorado de los líderes del planeta de Internet y del desarrollo de la Inteligencia Artificial.
Inmortalidad artificial
Según Kurzweil, los entes humanos que se resistan a transformarse en parte de la “singularidad transhumanista”, es decir, a fundirse con las máquinas, o que no puedan permitirse el lujo de hacerlo por motivos económicos, serán aislados de la sociedad y tratados como ciudadanos de segunda clase.
Por traducirlo a un lenguaje más entendedor y sin tantos eufemismos hipócritas, lo que nos está mencionando Kurzweil verdaderamente, es que las personas que se nieguen a fundirse con las máquinas se convertirán en Entes Inferiores y obsoletos.
Y por lo tanto, en individuos prescindibles.
Gente como Kurzweil o Rothblatt no son los únicos que realizan labores ansiosamente en alcanzar la fusión con las máquinas y con ello la “inmortalidad digital”.
Otro ejemplo de ello, es el neurocientífico Randal Koene, que está “reclutando” a los mejores neurocientíficos para ayudarle a conseguir que los humanos “vivan para siempre”.
Inmortalidad artificial
Randal Koene
Su plan consiste en subir su mente a un ordenador. El proceso empezaría con una “cartografía completa” del cerebro, reduciendo su actividad cerebral a meros cálculos y dígitos, tras lo cual, se traducen tales cálculos a códigos y pueden ser instalados en diferentes soportes informáticos futuros de inteligencia artificial.
Esto puede parecer otra locura sin sentido, pero en el fondo, la labor de cuantiosos neurocientíficos de todo el planeta, que tratan de descodificar toda la actividad cerebral, concuerda precisamente con estos objetivos.
Cartografiar a fondo el funcionamiento del cerebro, es el paso previo indispensable para poder convertir la actividad cerebral en datos y parece que no falta dinero para invertirlo en tales investigaciones.
Inmortalidad artificial
Rothblatt, Kurzweil y Koene no son los únicos que están trabajando árduamente en la construcción de este futuro propio de una invención distópica; hay centenares de personas trabajando en la vanguardia del planeta tecnológico y investigador que van en la misma dirección.
Otro ejemplo de ello es el jefe ejecutivo de Google, Eric Schmidt, que está convencido de que Internet, tal y como lo sabemos, va a desaparecer, tal y como declaró en la nueva cumbre de Davos.

Inmortalidad artificial
Eric Schmidt
“Habrá tantas direcciones IP…tantos dispositivos, sensores, elementos conectados que usted llevará encima, tantas cosas con las que usted estará interactuando, que formarán parte de su percepción todo el tiempo”
Básicamente, cuando Schmidt habla de sensores que sustituirán a Internet como plataforma accesible externa, hace mención a los chips cerebrales implantables.

Inmortalidad artificial
Scott Huffman
La integración de Internet en el cerebro, es algo de lo que ya nos habló en su instante el que fuera jefe de ingeniería de Google, Scott Huffman, que en un arrebato de entusiasmo en el año 2013, predijo que “en un lustro los usuarios de Internet tendrían micrófonos conectados a sus techos y microchips integrados en el cerebro con el fin de realizar búsquedas más rápidas en Internet”.
A estas alturas sería irrisorio pensar que el concepto de inmortalidad digital, los avances en el campo de la neurociencia y la integración de Internet en el cerebro no tienen nada que ver entre sí.
Navegar por Internet por vía cerebral implicaría tener la capacidad de transmitir información digital directamente al cerebro y desde el cerebro y eso representaría el paso previo indispensable para alcanzar la capacidad de copiar y grabar recuerdos, sensaciones o inclusive emociones, algo que sería, a su vez, el paso previo para conseguir la clonación de toda la mente al completo.
Inmortalidad artificial
Y para conseguir que todo esto sea posible, es estrictamente necesario que el campo de la neurociencia avance incluso conseguir crear un mapa completo de la conciencia humana, algo que actualmente puede parecer una quimera increible…como además nos lo aparentaba mapear todo el genoma humano, algo que en gran parte ya se ha conseguido.
Así pues, lo que al comienzo podría parecer la locura de “cuatro frikis enloquecidos”, es en verdad un plan demasiado más sólido, a medio y largo plazo, que está avanzando paso a paso, de figura inexorable.
Inmortalidad artificial
En él no están implicados los fanáticos de una secta, sino aquellas personas que están a la vanguardia del desarrollo tecnológico y investigador humano; personas como las que dirigen el gigante empresarial que acapara mayor control sobre la red de Internet en estos instantes: Google; personas que están trazando, día tras día, los límites de la red del futuro; una red que por lo que vemos, va encaminada a transformarse en una nueva “mente global”.
Porqué eso será Internet en el interior de poco: una mente global que unirá, no solamente todas las computadoras, dispositivos portátiles, tablets y teléfonos móviles, sino todos los aparatos electrónicos del mundo, desde coches y aviones, incluso neveras, televisores o aparatos médicos, aquello que ha venido a llamarse como “el Internet de las cosas”.
Inmortalidad artificial
Si a ellos sumamos los cerebros conectados a Internet, tal y como estos “visionarios” están proyectando, algo que será posible debido a los avances realizados paralelamente en los campos de la Inteligencia Artificial y de la neurociencia, estamos ante el nacimiento de un nuevo ente planetario en figura de psique global, un macro-organismo con lógicas y leyes internas propias que conformará todo un ecosistema de algoritmos e intercambio incesante de información y en el que nuestra propias mentes estarán integradas.
Inmortalidad artificial
¿Es una quimera inalcanzable? ¿Una alucinación de ciencia ficción como varios desean hacernos creer?
Quizás sí, pero en verdad poco importa lo que creamos nosotros; porque lo único cierto y tangible es que estas personas que moldean el mañana sí lo admiten posible y están trabajando afanosamente en ello y la culminación de todos sus trabajos e investigaciones, conducen no solo a la Singularidad Tecnológica, ese supuesto instante en el que los entes humanos y las máquinas nos fundiremos creando una súper inteligencia, sino en el concepto de Inmortalidad Digital, como culminación lógica del proceso.
Olvidémonos pues, por un instante, de las discusiones sobre si es posible o no alcanzar la Singularidad, sobre si esa tecnología podrá ser desarrollada o no, ni sobre cuánto tiempo queda para que eso suceda y centrémonos en las personas que están tratando de alcanzar ese nuevo estado evolutivo del ser humano.
Inmortalidad artificial
La existencia de estas personas, su actitud, sus sueños, sus anhelos y su afán, nos llevan a extraer varias conclusiones inmediatas:
-La Primera conclusión es que demasiados de estos personajes elitistas y sobretodo los grandes magnates del planeta de la tecnología, la informática o la inteligencia artificial, deben sentir un terror atroz a la muerte, incluso mayor que el del resto de los mortales.
Parece que para ellos es inconcebible que sus “mentes privilegiadas” y su “ego inigualable” puedan desaparecer como el del resto de los entes humanos (“perdidos para siempre…en el tiempo…como lágrimas en la lluvia”)
Inmortalidad artificial
De hecho, es indiscutible que considerarían la pérdida de sus mentes como una pérdida irreparable para el devenir del planeta y aunque hablen de “terminar con la muerte” o “vivir para siempre”, como si hicieran mención a toda la sociedad en montón, es indiscutible que solo piensan en ellos mismos, como miembros destacados y superiores de la especie humana.
¿Alguien estima que cuando hablan de conseguir la inmortalidad, imaginan como inmortal a un campesino de Bangladesh?
Que nadie se deje timar pues, por su discurso aparentemente altruista y desinteresado.
Inmortalidad artificial
¿Habrá inmortalidad digital para los pobres?
-La Segunda conclusión a la que se puede llegar, es que estas personas ven la mente de los entes humanos como un mero montón de datos, clasificables, grabables y almacenables, como si fueran el código de un proyecto de ordenador o los datos almacenados en un sencillo disco duro, en este suceso, un disco duro formado por neuronas.
Por lo observado, están convencidos de que si alguien copia los datos de su mente en otro soporte, automáticamente su “conciencia” se trasladará además a ese soporte. (Y si no lo admiten, parece que no les importa muy que no sea así).
Si seguimos la lógica interna de sus razonamientos, esto nos lleva a preguntarnos: si alguien clona exactamente su mente estando ellos incluso vivos y la instala en una cabeza cibernética, por lo tanto ¿ellos dispondrán por lo tanto de dos conciencias simultáneas instaladas en dos cuerpos distintos?
Inmortalidad artificial
Y si deciden clonar y copiar su mente en 1000 robots, por lo tanto, ¿que sucederá? ¿Dispondrán de una mente de colmena con una supra-conciencia que las controle a todos a la vez?
¿Eso es lo que verdaderamente admiten y lo que sueñan en conseguir?
La verdad es que si estos personajes fueran gente pobre y utilizaran estos mismos argumentos, la sociedad los consideraría unos dementes y serían motivo de burla y escarnio por parte de sus semejantes. en cambio, como son ricos y poderosos, la gente los considera unos “visionarios” y unos “soñadores”…
-La Tercera conclusión a la que podemos llegar, es que si estas personas verdaderamente ven a los entes humanos como paquetes complejos de datos instalados en máquinas biológicas, por lo tanto es altamente improbable que sientan una empatía, un amor o un respeto profundos por los demás entes humanos.
No vamos a discutir sobre si existen o no el alma o el alma inmortal o sobre si solo somos materia pura y dura. Cada uno puede adoptar la posición que quiera y el inconveniente de fondo seguirá intacto.
El inconveniente radica en que estas personas conciben la conciencia humana como un mero proyecto informático y por lo tanto, no sienten un respeto reverencial por la identidad individual de los entes humanos ni por su conciencia como individuos.
Inmortalidad artificial
Para ellos, el resto de humanos solo somos cuerpos dotados de un cerebro repleto de datos copiables y reproducibles y por lo tanto, sentirán tanto amor y respeto por nosotros como el que puedan sentir por cualquier otra computadora o máquina con la que trabajen. Poco más que el amor a sentir por un electrodoméstico con patas.
Si solo nos ven como paquetes de datos andantes, por lógica llegará un instante en el que quizás además puedan tratar de arrojarnos “a la papelera de reciclaje” si nuestra presencia resulta molesta o si ocupamos muy cosmos “en el disco duro planetario”.
Inmortalidad artificial
Para ellos, pues, todos nosotros somos carne de la tecla “delete”.
Inmortalidad artificial
Como vemos, eso nada tiene que ver con el avance tecnológico ni investigador, sino con la mentalidad de quienes están liderando estos planes que sientan las bases del planeta del mañana.
Su concepción del futuro tecnológico, en verdad no es relevante. Lo verdaderamente grave es cómo conciben y sienten la naturaleza humana, algo que podemos deducir de sus propias palabras y reflexiones.
Inherente en su concepción del ser humano, están los ideas de elitismo, de entes superiores e inferiores, deeugenesia, de tiranía, de control mental y de eliminación de la conciencia individual, convertida al final en un montón de datos copiables, reproducibles y borrables.
Quizá ellos mismos no sean plenamente conscientes de ello, pero estas personas que actualmente diseñan el futuro de la sociedad desde sus computadoras, están sentando las bases de un futuro de pesadilla.
Inmortalidad artificial
Calzados en sus deportivas y vestidos con sus camisetas y sus tejanos, con el pelo alborotado y su actitud juvenil, nos parecen unos chicos dinámicos y soñadores que hacen uso de sus privilegiadas mentes creativas como si de un juego se tratara.
Inmortalidad artificial
Pero en el fondo, haciendo uso de su talento, subyacen ideas exageradamente negativos, que están esperando el instante adecuado para hacerse tangible físicamente y a los cuales nadie está prestando la debida atención.
Como podemos ver, el asunto no es tan anecdótico como gran cantidad personas puedan creer.
Esto no es la invención de unos chavalillos juguetones sumergidos en las fantasías de los cómics o las pelis de ciencia ficción.
Dibujan el futuro de la sociedad ante nuestros ojos y lo estamos ignorando despreciablemente.
Nos tragamos las noticias de que alguien quiere subir su mente a un ordenador o de que un multimillonario trata de copiar su propia psique para ser inmortal como si fueran un chascarrillo, sustituido en 10 segundos por el vídeo insustancial de un gatito juguetón o de un tipo que chuta una pelota, con la misma indolencia con la que nos comemos unas patatas fritas abotargados ante la tele.
Pero lo que estamos presenciando no es ni un juego ni una anécdota.
Incluye profundas reflexiones de carácter filosófico, que se extienden al campo práctico de la economía, la política, la organización social y el futuro del ser humano a nivel biológico y psíquico.
Se están sentando las bases de un nuevo planeta.
Y eso debería llevarnos a hacernos la duda: ¿en manos de qué tipo de personas estamos dejando el futuro de la especie humana?
O mencionado sin tantos tapujos: ¿Quién fabrica las futuras pesadillas?

 

La entrada Inmortalidad artificial se publicó primero en Mundo oculto.