Profecías que hay de verdad en ellas

profecias que hay de verdad en ellas
profecias que hay de verdad en ellas
Publicidad

¿Qué hay de verdad en las profecías? ¿Son susceptibles de ensayo? ¿Es su vaguedad señal de su naturaleza fraudulenta? ¿O inevitable a provoca de sus propias limitaciones? ¿Somos libres o estamos predestinados? Estas y diferentes cuestiones se analizan en esta noticia. Profecías que hay de verdad en ellas

Cómo abordar la cuestión

La literatura profética está omnipresente en todas las religiones, independientemente de su relevancia y su localización geográfica. En todo suceso es necesario diferenciar la mera predicción de la profecía: la primera siempre se apoya en supuestos lógicos y racionales, en extrapolaciones. La profecía, en cambio, siempre tiene en origen una revelación de carácter incomprensible que gran cantidad veces se achaca a la intervención divina. Y incluso en el interior de ella hay diferentes grados de claridad. Se puede ser escéptico respecto a este tema y con razón, ya que nada aborrece tanto al raciocinio como el posible conocimiento del futuro. Indudablemente la mayor parte de las profecías son tan oscuras y ambiguas que no merecen mucha consideración (ej: dos naciones entrarán en guerra y uno vencerá), sin hablar de oportunismos varios elaborados con afán de notoriedad, jocoso o recaudatorio, como ha ocurrido gran cantidad veces a lo largo de la Cronica y sigue ocurriendo en el interior de demasiados movimientos y sectas de tipo New Age. Vivimos, como diría un chino, tiempos interesantes: y esto provoca que el tema de las profecías salten a al escenario y esten de plena actualidad. Porque, no nos engañemos, el contenido de estas profecías siempre es traumático, para bien o para mal. Actualmente… ¿cómo se puede verificar la validez del fenómeno profético? es un tema complejo, pero en comienzo bastaría

  1. comprobar la existencia de paralelismos, de coherencia, entre diversas corrientes proféticas muy separadas cultural, espacial y temporalmente, al igual que
  2. localizar al menos una profecía que se haya cumplido y que sea lo suficientemente detallada, e improbable a priori, como para descartar un acierto por mera casualidad.

Paralelismos entre culturas

El cumplimiento de la primera condición no supone una verificación sobre todo rotunda; pero si la literatura profética verdaderamente habla de sucesos autenticos futuros, debería producirse. Si no fuera así, estaríamos hablando de puros delirios. Pero sí existen suficientes paralelismos. Como ya señalamos Emma y yo parcialmente en el artículo sobre las profecías Hopi, estas, la escatología cristiana, la musulmana y las profecías de Li Chun-Fengson coherentes en relación a la aparición de una figura mesiánica que unificará a la Sociedad y traerá un tiempo de paz duradero. La cuestión del Fin del Planeta es más universal incluso: en prácticamente todas las profecías de todas las culturas se habla de una estrella que caerá sobre la Tierra (quizás un asteroide, ¿este?) y un terremoto global que cambiará la apariencia de los continentes, quizá debido al colisión del citado meteorito. Pero estas consideraciones no me preocupan verdaderamente. Y un ensayo hondo de los paralelismos (y diferencias) entre las diversas profecías supone un esfuerzo monumental que no estoy dispuesto a realizar aquí.

Al menos una predicción cumplida

En relación a la segunda condición, la que alude al cumplimiento de una profecía detallada y, incluso cierto punto, improbable a priori, he hallado un ejemplo alucinante. No sólo por sus precisiones, sino además por sus imprecisiones. De hecho, estas son casi más interesantes que las primeras pues revelan muchísimo encima del proceso mental que lleva a la elaboración de una profecía. Lo mejor de todo es que proviene de un lugar y un tiempo inesperado: Argentina, siglo XX. Su creador:Benjamin Solari Parravicini. Este hombre, pintor afamado en vida en su país y hondo católico, se dió cuenta a finales de los años 30 que demasiados dibujos y textos que realizaba de modo inconsciente, dejándose llevar, correspondían a acontecimientos que acababan cumpliéndose. Llevado por sus creencias católicas, llegó inclusive a destruir varios de los primeros dibujos por miedo a estar cometiendo algún tipo de herejía. Pero al final acabó aceptando la naturaleza profética de sus dibujos y textos, y se dedicó con ahinco a ellos. Bien es verdad que muchísimas de sus predicciones no se han cumplido, y que incluso se le va la pinza gran cantidad con los contactos alienigenas y diferentes milongas que me parecen poco serias; aunque es verdad que a veces hace uso del condicional: por ejemplo, predijo, anteriormente de Franco, la llegada de un dictador a España que destruiría y reconstruiría el país para ser al final sucedido por un Borbón… y que si la salud se lo permitía, ese dictador acabaría sus días en Argentina. Esta ramificación en posibles futuros es además observada por los Hopi y da demasiado de sí a la hora de especular. Pero, incluso así, Parravicini tiene predicciones notables que parecen haberse cumplido. Entre ellas, la que voy a usar de ejemplo. Profecías que hay de verdad en ellas Aquí a la izquierda tenemos uno de los dibujos de Parravicini, realizado en 1939. El texto dice “La libertad de norte américa perderá su luz – su antorcha no alumbrará como ayer y el monumento será atacado dos veces“. No es una confirmacion sobre todo reveladora, en comienzo. Pero cuando examinamos el dibujo de cerca… se ponen los pelos de punta. Su contenido sólo puede calificarse como asombroso; y a la vez muy clarificador respecto al proceso que tuvo lugar en la mente del creador. Está clarísimo que Parravicini vió, más bien entrevió, el atentado del WTC del 11 de septiembre de 2001. Ahí están, nitidamente, los edificios del WTC: dos rectángulos prácticamente idénticos de familiares proporciones, sendas explosiones en su parte superior y, manda narices, incluso la antena de uno de los edificios. Alrededor, diferentes edificios se derrumban en medio de lo que parece una polvareda. en cambio las Torres Gemelas no estaban ni siquiera planificadas cuando este dibujo fue realizado. Parravicini sabía sin duda que el suceso transcurría en Nueva York, y que afectaba a su signo más notable. Efectivamente, el WTC se transformó en el signo por excelencia de la ciudad tras su construcción; pero en el año 1939 el signo representativo de Nueva York era la Estatua de la Libertad. De algún modo tuvo que casar su visión de lo futuro con lo conocido en el presente, y he aquí que al final hizo una síntesis, notoriamente forzada, de ambas. Así, transformó las explosiones en la corona de pinchos de la estatua, la antena en antorcha y incluso se vió obligado a dotar a la figura humana con un cuerpo casi geométrico. Se puede alegar que es un dibujo posterior al atentado y por tanto una falsificación. Pero no lo es: los dibujos de Parravicini se publicaron varias veces a lo largo de su vida, anteriormente de que muriera en los 70. igualmente se puede alegar que se trata de mera casualidad; pero creo que no puede serlo. Seríademasiada casualidad. Demasiada. Demasiada. Y hervirán los comentarios de esta noticia, pero no me convenceréis de lo contrario. Tras contemplar el dibujo, el contenido del texto se hace indiscutible: efectivamente, el monumento fue atacado dos veces, y el retroceso en libertades civiles en los USA desde por lo tanto es notorio. No puedo evitar, anteriormente de pasar a otro tema, citar esta otra profecía de Parravicini, acertadísima, sobre la TV:

El Planeta llegará a ser desnaturalizado por el poder de la pantalla doméstica. Toda malainfluencia será desparramada groseramente sobre todo hogar y será impuesta por el comercio avisador que busca la masa. La masa embrutecerá dominada por las órdenesdisfrazadas de paraísos fáciles y superiores, contemplará la estupidez y la inmoralidad con ficción. Llegará el día en que el grueso popular será manejado como aprisco.
Parravicini, 1938

Apocalipsis 18

No sólo Parravicini pareció profetizar los atentados del 11S. Hay una descripción del que al parecer el mismo hecho en el conocido como texto del Apocalipsis, el último de la Biblia; aunque su nombre auténtico es el de Revelación. Este texto es gran cantidad desordenado, plagado de lo que parecen ser descripciones redundantes de los mismos hechos, lleno de simbolismos insolitos y verdaderamente muy complicado de interpretar. en cambio, a la luz de los hechos, el capítulo 18 al parecer gran cantidad indiscutible. Procedo a hacer un examen del texto estableciendo analogías con el 11S. Se puede ser más escéptico o menos en relación a esto; pero en el suceso de asumir su veracidad, la principal conclusión que se debe extraer es que el Apocalipsis YA ha comenzado. La segunda, que según la Biblia (como Stockhausen) el atentado contra las Torres Gemelas estuvo pero que muy bien (!). Más abajo comento esto último. Al grano.

1 Después de esto vi a otro ángel descender del firmamento, que poseía gran poder, y la Tierrafue iluminada con su gloria.

La descripción de un avión de color blanco como “ángel” es de lo más apropiada. La palabra Iluminadadebe ser entendido en este contexto como informada, ilustrada. Y efectivamente, el colisión de los aviones fue retransmitido a todo el mundo por TV, quien siguió en directo los sucesos.

2 Y clamó con potente voz, mencionando: “¡Cayó, cayó la gran Babilonia! Se ha convertido en habitación de demonios, en guarida de todo alma inmundo y en guarida de toda ave inmunda y aborrecible.”

Una constante a lo largo de este capítulo es la referencia de pares: en este suceso, Cayó, cayó alude a dos veces. Queda descartada la intención enfática de esta repetición sencillamente porque este recurso concreto no aparece en diferentes capítulos del mismo texto. Respecto a la descripción de la gente que estaba en los edificios (esperemos que no se refiera al montón de la ciudad) no es precisamente halagüeña. Indudablemente entre los ejecutivos y banqueros que allí trabajaban debía haber demasiado psicópata sin escrúpulos. La lista de víctimas está repleta de altos ejecutivos que, suponemos, no debían ser precisamente hermanitas de la caridad.

3 Porque todas las naciones han bebido del vino de la pasión de su inmoralidad, y los soberanos de la tierra han cometido actos inmorales con ella, y los mercaderes de la Tierrase han enriquecido con la riqueza de su sensualidad.

He aquí la primera referencia al comercio, que luego se repetirá abundantemente a lo largo del capítulo. La función del lugar que acaba de ser destruido era el de enriquecer a los Mercaderes de la Tierra. En concluyente, a los World Traders. La palabra inmoralidad en diferentes traducciones aparece como fornicación: Se debe entender fornicación no en un estricto sentido sexual. En diferentes puntos del texto de la Revelación deja claro que fornicación es, ante todo, abuso destinado al placer sensual o material; y incluso hay un capítulo donde hace una mención concreta al hecho de arruinar la tierra.

4 Y oí otra voz del firmamento que : Salid de ella, pueblo mío, para que no participéis de sus pecados y para que no recibáis de sus plagas;
5 porque sus pecados se han amontonado incluso el Firmamento, y Dios se ha acordado de susiniquidades.

¡Los pecados se han acumulado incluso el Firmamento! ¿Es una alusión a un rascacielos?

6 Pagadle tal como ella ha pagado, y devolvedle doble según sus obras; en la copa queella ha preparado, preparad el doble para ella.
7 Cuanto ella se glorificó a sí misma y vivió sensualmente, así dadle tormento y duelo, porque dice en su corazón: “Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda y jamás veré duelo.”

De nuevo las diversos alusiones al número dos. Respecto a la frase final han sido diversos las interpretaciones que se han querido dar: por ejemplo, unos autores dicen que no soy viuda alude a que eran dos las torres; diferentes dicen que alude a que New York es una ciudad par a la York original, etc…, etc… Personalmente creo que la esencia de la frase es que, incluso ese instante, nadie se había planteado jamás que tanto los mismos edificios como el sistema económico global pudieran recibir un golpe tan contundente; era algo sencillamente inconcebible. Indudablemente, el atentado del WTC trajo un mensaje muy claro, y es que el sistema no es tan seguro ni está tan afianzado como parece: sus pies son de barro. De hecho, las posibles consecuencias podrían haber resultado totalmente catastróficas para la Economía Mundial, incluso llegar al punto de colapsarla. Yo recuerdo haber contemplado, en un canal concreto de TV, las imágenes de las torres ardiendo a la vez que las bolsas mundiales se desplomaban. Y si el Sistema se tambalea porque alguien estrella un avión en un rascacielos… ¿qué pasará cuando ocurra una apocalipsis global seria? A ver que nos depara el cambio climático.

8 Por eso, en un solo día, vendrán sus plagas: muerte, duelo y hambre, y será quemada con fuego; porque el Señor Dios que la juzga es poderoso.

Como comentaré más adelante, este capítulo no parece referirse unicamente al atentado del WTC; además a la futura destrucción de la ciudad. Este versículo es un tanto elusivo al respecto. Y por supuesto, el hambre no formó parte del atentado de las torres; pero sí tiene sentido en una destrucción total.

9 Y los soberanos de la tierra que cometieron actos de inmoralidad y vivieron sensualmentecon ella, llorarán y se lamentarán por ella cuando vean el humo de su incendio,
10 mirando de pie desde lejos por provoca del miedo de su tormento, y mencionando: “¡Ay, ay,la gran ciudad, Babilonia, la ciudad fuerte!, porque en una hora ha llegado tu juicio.”
11 Y los mercaderes de la tierra lloran y se lamentan por ella, porque ya nadie comprasus mercaderías:

¿Recuerda alguien una demostración de solidaridad a nivel mundial como recibió USA tras el atentado? Más adelante el capítulo vuelve a insistir en ello. Pero lo más reseñable de este fragmente es precisamente el tiempo en el que tarda en llegar el juicio: una hora, más o menos el tiempo entre los choques y los derrumbes.

12 cargamentos de oro, plata, piedras preciosas, perlas, lino fino, púrpura, seda yescarlata; toda clase de maderas olorosas y todo objeto de marfil y todo objeto hecho de maderas preciosas, bronce, hierro y mármol;
13 y canela, especias aromáticas, incienso, perfume, mirra, vino, aceite de oliva; y flor de harina, trigo, bestias, ovejas, caballos, carros, esclavos y vidas humanas.
14 Y el fruto que tanto has anhelado se ha apartado de ti, y todas las cosas que eran lujosas y espléndidas se han alejado de ti, y jamás más las hallarán.

Resumiendo: Que allí se comerciaba con todo.

15 Los mercaderes de estas cosas que se enriquecieron a costa de ella, se pararán lejos a provoca del miedo de su tormento, llorando y lamentándose,
16 mencionando: “¡Ay, ay, la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, púrpura y escarlata, y adornada de oro, piedras preciosas y perlas!,
17 porque en una hora ha sido arrasada tanta riqueza.” Y todos los capitanes, pasajeros y marineros, y todos los que viven del mar, se pararon a lo lejos,

De nuevo los lamentos universales y, atención, explica como todos los vuelos de ese día fueron suspendidos por miedo a modernos atentados.

18 y al ver el humo de su incendio gritaban, mencionando: “¿Qué ciudad es semejante a la gran ciudad?”
19 Y echaron polvo sobre sus cabezas, y gritaban, llorando y lamentándose, mencionando: “¡Ay, ay, la gran ciudad en donde todos los que tenían naves en el mar se enriquecieron a costa de sus riquezas!, porque en una hora ha sido asolada.”

La lamentación por el hecho no parece tener fin. igualmente encontramos de nuevo la mención a que los sucesos tuvieron lugar en una hora y la descripción de un vasto incendio y de cabezas llenas de polvo: todos hemos observado imágenes de las personas, que estaban cerca de las torres, totalmente cubiertas de él. Y ojo a […] todos los que tenían naves en el mar se enriquecieron: El WTC pertenecía a la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey.

20 Regocíjate sobre ella, firmamento, y además vosotros, santos, apóstoles y profetas,porque Dios ha pronunciado juicio por vosotros contra ella.

¿Bin Laden un santo? Se me hace muy complicado de tragar, teniendo en cuenta que al parecer una persona de psicología exageradamente narcisista. Personalmente creo que Bin Laden y su calaña son gente movida por el odio y ansiosa de llegar, al igual que dispuesta a todo por conseguirlo. Cualquier cosa menos bondadosa. Pero, cuando se lee el texto de la Revelación en su totalidad, en montón se aprecia una motivación para que ocurran todos estos sucesos; y es la destrucción de la Tierra por los avariciosos. Estamos destruyendo el mundo, es verdad, movidos por un sistema económico que sólo piensa en el máximo provecho al plazo más corto posible, aun a costa de cargarnos el medioambiente, de provocar guerras y sufrimiento, de transformarnos en meros consumidores, de ir en contra de todo lo que verdaderamente necesitamos. Y en ese sentido el WTC viene a ser una representación del sistema económico responsable de todos estos males; Bin Laden no sería más que un mero instrumento en este escenario. En cualquier suceso, si en 2001 el atentado del WTC fue considerado unánimemente un acto de maldad sin paliativos, actualmente, casi 10 años después, en medio de una recesión desbocada causada por personas e instituciones sin escrúpulos —iguales que operaban desde el WTC— demasiados lectores y lectoras, en retrospectiva, consideran el atentado de las Torres Gemelas desde una óptica más cínica.

21 Por lo tanto un ángel poderoso cogió una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó al mar, mencionando: Así será derribada con violencia Babilonia, la gran ciudad, y jamás más será hallada.
22 Y el sonido de arpistas, de músicos, de flautistas y de trompeteros no se oirá más enti; artífice de oficio alguno no se hallará más en ti; ruido de molino no se oirá más en ti;
23 luz de lámpara no alumbrará más en ti; y la voz del novio y de la novia no se oirá más en ti; porque tus mercaderes eran los grandes de la tierra, pues todas las naciones fueron engañadas por tus hechicerías.
24 Y en ella fue hallada la sangre de los profetas, de los santos y de todos los que habían sido muertos sobre la tierra.

En la parte final del capítulo parece dar a entender que todo lo anterior no es más que una advertencia; que al final la ciudad será destruida totalmente, que será arrasada incluso los cimientos. Esto no ha ocurrido… aun. Pero explica el agente de la destrucción como una granpiedra de molino. Di gran cantidad vueltas a esta imagen de un objeto redondo, de color claro, con un agujero en medio… incluso que me di cuenta de que puede referirse al anillo de condensación de una bomba de hidrógeno. Profecías que hay de verdad en ellas Esto es coherente con la profecía Hopi que habla de la destrucción de los USA por calabazas de ceniza que caen del firmamento.

Implicaciones

Llegado a este punto se puede dar cierto crédito al fenómeno profético, que no a la totalidad de su literatura. Es el instante de buscarle una explicación racional: porque creo que una explicación de carácter metafísico o filosófico es preferible a recurrir a argumentos religiosos basados en una fé crédula e irracional que todo lo explica con la palabra divino. Porque, verdaderamente, la cuestión no es tanto sobre profecía-sí/profecía-no como sobre la existencia de un determinismo inexorable, en primer lugar, y sobre las posibilidades de la consciencia humana, en segundo.

La libertad y el destino

La cuestión del libre albedrío y el determinismo es una de las más antiguas en Filosofía, y tambien en el interior de la propia Ciencia. No se ha resuelto incluso, si es que tiene solución, y la lucha se ha derivado hacia otro campo de batalla, que es el de si son posibles a la vez o son incompatibles. Curiosamente, la principal preocupación al respecto entre los, digamos, filósofos profesionales es la relativa a los aspectos morales. Hay infinidad de argumentos a favor y en contra recopilados en los enlaces que he puesto en el párrafo anterior: me limitaré a exponer lo que yo creo al respecto. Y esta opinión está basada en mi profunda creencia de que la naturaleza profunda de la Realidad es de orden psíquico; y que el planeta material es un objeto de la consciencia. Así que, amigo/a lector/a, agárrese a la silla, que hay curvas. Opino que, de algún modo, la Realidad solo está definida de forma precisa cuando es observada, es decir, en el aquí y el actualmente. Más allá del instante y el sitio actual, sólo hay como esbozo. Debido a ello, y muy en sintonía con la cosmovisión Hopi, el grado de concrección de lo contemplado se diluye a medida que nos alejamos del presente y de lo inmediato. Esto, que puede parecer en contra de todo lo que asevera el positivismo y la imperante visión materialista/mecanicista del planeta, no es ignorado por la propia Física. El Felino de Schrödinger es un buen ejemplo de esta falta de concrección de los acontecimientos que están más allá del fenómeno de observación; y del mismo modo, NO es posible diseñar un experimento que demuestre que un reloj funciona mientras no está siendo contemplado. Se puede argumentar, y es de sentido normal, que un reloj abandonado en un cajón dará la misma hora que otro que tenemos en la muñeca pasada un tiempo. Pero NO es posible probar si ha seguido andando todo este tiempo o las agujas se han colocado como debían justo en el momento anteriormente de echarle el primer vistazo. El sentido normal asevera lo primero. Pero no deja de ser una extrapolación realizada por nuestra mente, del mismo modo que somos capaces de visualizar los muebles de la habitación de al lado sin estar allí, aunque, en verdad, más allá de la pared, a la pura luz de nuestros sentidos inmaculados, sencillamente hay un abismo. Estoy segurísimo de que a la mayor parte de los lectores/as le están rechinando los dientes actualmente mismo tras semejante confirmacion. Pero lo preocupante del suceso es que verdaderamente no hay forma de probar lo contrario. Precisamente es ahí a donde quiero llegar, a esa Indefinición Intrínseca de la Realidad. Esta visión del planeta no es ajena a gran cantidad filosofías: en el zen encontramos el conocido koan que duda: Si un árbol cae en el bosque y no hay nadie para oirlo… ¿hace ruido ese árbol?. La contestación es demasiado más sencilla de lo que parece: el ruido no es algo que pertenece al árbol en sí, sino algo que sucede en el observador, o más estrictamente, dentro del acto de la observación. Sin observación, no hay ruido. ¿Es posible que el Cosmos aproveche esa indefinición para reajustarse a sí mismo? ¿Cambian los tramoyistas el escenario cada vez que el actor se dirige al público? Hawking lo resume con la frase:Dios no sólo juega a los dados, sino que los tira donde nadie los ve. Borges va más lejos, y en su poema (qué lejos puede llegar la poesía) Para una versión del I Ching asevera:

El porvenir es tan irrevocable
Como el rígido ayer. No hay una cosa
Que no sea una letra silenciosa.
De la eterna redacción idescifrable
Cuyo texto es el tiempo. Quien se aleja
De su casa ya ha vuelto. Nuestra vida
Es la senda futura y recorrida
El rigor ha tejido la madeja
No te arredres. La ergástula es oscura,
La firme trama es de incesante hierro
Pero en algún recodo de tu encierro
Puede haber una luz, una hendidura
El camino es fatal como la flecha
Pero en las grietas esta Dios, que acecha.

Quizás el Cosmos está sin más esbozado en una especie de bloque que abarca todo el espacio-tiempo (qué, según Kant y los idealistas kantianos, sólo hay en nuestra mente). Pero sólo esbozado. A pequeño detalle, a detalle humano, el Cosmos sólo adquiere cierta nitidez/concreción/definición cuando se contempla a sí mismo utilizando, en nuestro suceso, pequeñas masas de color gris que llamamos cerebro; Si el Cosmos que podemos conocer, que es todo el que hay, está entre las orejas, orejas y cerebro incluidos… ¿qué hay detrás? Quizá nada. Lo Real es Sueño, y sólo se distingue de este por su continuidad y coherencia. Por más que intentemos probar lo contrario, es increible. Me temo que no se puede refutar si vivimos en una colosal alucinación colectiva. En el interior de este cosmos esbozado, el libre albedrío tiene cabida: pero unicamente, por así decirlo, para las pequeñas cosas, de modo limitado. Quizás el libre albedrío de Napoleón acabó decidiendo el destino de Europa. Quizás el destino de Europa estaba predefinido y fue necesario un Napoleón. Son cuestiones peliagudas, resbaladizas, indecidibles.

¿Puede la consciencia humana abarcar lo transtemporal?

Queda el tema de la consciencia, o más bien del tipo de consciencia, que permite trascender el tiempo y el cosmos. Aquí hay que ser sobre todo cuidadoso de no caer en la trampa de que no hay más modo de consciencia que el que hemos aprendido en occidente, o inclusive, a un nivel biológico, el que pertenece a los entes humanos por su diseño darwiniano como especie depredadora que es. En el artículo de la cosmovisión Hopi Emma señaló como es posible que un lenguaje puramente operacional soslaye el concepto de tiempo, y como la teoría de Sapir-Whorf postula que el lenguaje condiciona la percepción última del planeta. Los profetas, asumiendo este punto de vista, son personas que han desarrollado (quizás con ayudita) y/o han sido dotadas de modo innato con la capacidad de adoptar estados de consciencia no ordinarios, transtemporales. En cualquier suceso no tienen más remedio que encajar sus visiones en el interior de lo que conocen; y de ahí la vaguedad, el uso de metáforas y la imprecisión de sus descripciones. Un ejemplo estupendo de esta adecuación es el anterior que puse de Parravicini. Respecto al mismo hecho, Apocalipsis 18 comienza con la siguiente frase: Después de esto vi a otro ángel descender del firmamento con gran poder; y la Tierra fue alumbrada con su gloria. ¿No es la imagen de un ángel una buena alegoría de un avión de color blanco? ¿Hay algo mejor que la TV para alumbrar la Tierra?

¿Increible conocer?

Soy el primero en identificar que no tengo una explicación concluyente para el fenómeno profético y que mi intento es vago y confuso (y mi formación filosófica no alcanza a utilizar la terminología necesaria para expresarme con rigor; pero es que esto es una revista generalista, no una publicación académica especializada), aunque sí creo que hay evidencias suficientes como para reconocerlo como algo real. La explicación que propongo necesariamente adopta un lugar de vista acientífico, porque no encuentro la forma de explicarlo científicamente… ¡qué más me gustaría a mí! de hecho, lo hago cada vez que puedo. Pero me niego a rechazar la realidad de determinados fenómenos sólo porque la Ciencia no sea capaz de abarcarlos. En cualquier suceso, espero haber dado algo de luz. Www.Dmisterio.com

from otra realidad

La entrada Profecías que hay de verdad en ellas se publicó primero en Mundo oculto.