Caso ovni Terror en Araçariguama


Publicidad

 

 

   

Introducción

En 1946-cerca de un año antes del famoso incidente en el Monte Rainer, en Estados Unidos, que dio inicio a la llamada era moderna de los OVNIs, el brasileño João Prestes Filho moría de forma violenta, con quemaduras causadas por una extraña luz.

La respuesta a uno de los más desconcertantes y pavorosos casos en la historia de la ufología mundial comenzó a surgir en un pequeño hotel de San Roque, a 47 km de São Paulo, donde el historiador y ufólogo Cláudio Tsuyoshi Suenaga y yo nos habíamos hospedado para investigar varios ataques de violencia supuestos chupa-cabras en la región. Cláudio me habló sobre una página de periódico de 12 de abril de 1997, que él había encontrado en un baño. El texto decía: “Falleció el 6 de abril, en su residencia en esta ciudad, el estimado Sr. Roque Prestes ….. con 91 años de edad ….. era hermano de Juan Prestes (fallecido) …. .”.

Para nuestro asombro, habíamos encontrado la pista de los parientes de Juan Prestes Filho, el hombre que, el 4 de marzo de 1946, murió de una forma inhumana: después de ser atacado por una extraña luz, sus carnes comenzaron a separarse de los huesos – especialmente de la mandíbula, pecho, manos, dedos, piernas y pies hasta consumir su vida en pocas horas. Algunos pedazos de leva quedaron colgados en los tendones, para asombro de los testigos e impotencia de la víctima.

Al día siguiente hablamos con el hijo del fallecido por teléfono y luego estábamos en la casa del sexagenario Luís Prestes, en la periferia de San Roque, aún de luto por la muerte de su padre. “Hasta hace poco tiempo antes de morir”, nos dijo Luis Prestes, “mi padre recordaba el fin trágico de su hermano, en 1946. Yo era pequeño, tenía unos nueve años, pero me acuerdo perfectamente de lo que sucedió con mi tío Juan. y en el caso de Juan, que odiaba la fiesta, decidió ir a pescar. En aquella época, vivía en Araçariguama, un pueblo a unos siete kilómetros de San Roque, un lugar muy aislado y tranquilo. Mi tía fue a jugar en el carnaval con los otros. en el que me decía que mi tío estaba muriendo en la casa de un pariente, quiso entrar, pero no me dejaron porque era muy pequeño y me impresionaría con su estado físico. Según él contó a mi padre, cuando volvió a casa de la pesquería, abrió la ventana y algo como un fuego, o una ‘antorcha de fuego’, entró en la habitación donde estaba. Él cayó al suelo y sintió que el cuerpo estaba ardiendo. Se enredó en una manta y caminó más de dos kilómetros hasta la villa. Mi padre decía que Juan estaba quemado sólo de la cintura hacia arriba, con la excepción de los cabellos. Yo llegué a ver a mi tío cuando lo sacaron de la casa para llevarlo a la Santana del Parnaíba, donde había un hospital. Juan murió antes de llegar al hospital “. Él cayó al suelo y sintió que el cuerpo estaba ardiendo. Se enredó en una manta y caminó más de dos kilómetros hasta la villa. Mi padre decía que Juan estaba quemado sólo de la cintura hacia arriba, con la excepción de los cabellos. Yo llegué a ver a mi tío cuando lo sacaron de la casa para llevarlo a la Santana del Parnaíba, donde había un hospital. Juan murió antes de llegar al hospital “. Él cayó al suelo y sintió que el cuerpo estaba ardiendo. Se enredó en una manta y caminó más de dos kilómetros hasta la villa. Mi padre decía que Juan estaba quemado sólo de la cintura hacia arriba, con la excepción de los cabellos. Yo llegué a ver a mi tío cuando lo sacaron de la casa para llevarlo a la Santana del Parnaíba, donde había un hospital. Juan murió antes de llegar al hospital “.

Yo le dije a Luis que en varios libros publicados en inglés, japonés y hasta en ruso se dice que Juan Prestes murió de una forma terrible, con pedazos desprendiendo de su cuerpo, y le pregunté si eso era correcto. “No,” respondió. “Su apariencia, según mi padre, era realmente mal, pero no llegaba a tanto, presentaba quemaduras graves por el cuerpo, pero no tenía ninguna lesión corporal. Mi padre, que era subdelegado de policía de Santana do Parnaíba, pidió la colaboración de la policía científica para investigar el caso, pero no sé nada de los resultados, lo cierto es que en la casa de Juan nada fue quemado, y él tampoco tenía enemigos o alguien que pudiera haber hecho aquello, todavía moribundo,

Una región conturbada

Luís Prestes también nos habló de otros acontecimientos en la región, aumentando nuestro asombro. “En aquellos tiempos, en Araçariguama y en la región”, continuó, “se veían constantemente unas ‘bolas de fuego’ que la gente decía ser asombraciones, algunos creían que venían de la mina de oro, que hoy está cerrada, y sucedía otras cosas y que no se sienten como si estuvieran en el lugar de la muerte de su padre, Otras personas contaban casos parecidos “.

Con todo esto, comenzó a formarse en nuestras mentes la idea de que Araçariguama y la región de San Roque podría ser una especie de ventana fantástica, una zona por donde emergía una cantidad y variedad sorprendente de fenómenos anómalos. La teoría parecía estar de acuerdo con los datos subsiguientes proporcionados por nuestro informante. “Con mi tío Emiliano Prestes, hermano de Juan”, prosiguió Luís, “también sucedió algo de escalofrío de los cabellos. Algunos meses después de la trágica muerte de su hermano, él estaba caminando por un bosque de Araçariguama, en Agua Podre – el mismo lugar donde surgió el hombre lobo en 1922, cuando vio una antorcha de fuego en el aire, aterrorizado, Emiliano se inclinó a un barranco cuando la cosa vino hacia arriba, y lo único que pudo hacer fue arrodillarse y rezar por su vida.

 

Otras apariciones

Luís Prestes nos proporcionó una información importante: la existencia de Vergilio Francisco Alves, posiblemente el último testigo vivo de las últimas horas de vida de Juan. Lo encontramos en una casa cercana, aún trabajando, a los 92 años, con excelente salud.

Y que, al narrar lo que le pasó a Juan, prácticamente repitió la historia de Luis. Después de haber sido quemado por la extraña luz, corrió más de 2 km hasta la casa de su hermana María , cerca de la iglesia de Araçariguama. Cuando el delegado de policía Juan Malaquías fue llamado a ver su estado, Juan le dijo que no debía culpar a nadie por lo que le había ocurrido, pues lo que lo atacó no era cosa de ese mundo. Vergilio también confirmó a Claudio que su piel estaba muy quemada, pero sólo de la cintura hacia arriba, pero que a pesar de eso la piel no se había desprendido cuerpo. “Creo que fue cosa del boitatá”, comentó, “porque ya había atacado a Juan anteriormente”. En la actualidad,

“Cuando Juan era un tropero, aún muy joven, vivía con su padre en Araçariguama”, comenzó. “Un día, al atardecer, cuando conducía burros por una colina, vio un fuego que cayó del cielo, una bola de fuego. Estaba cerca de una capilla donde había una cruz, y sintió la pelota pasando a su lado y casi en el que se veía a diez o doce bolas que surgían en el cielo, algunas eran rojizas, otras del color de la Luna, a veces cinco o seis caían al suelo y explotaban. de boitatá.

El propio Vergilio fue testigo de la aparición de una de tales luces, que surgió detrás de la montaña donde estaban las minas de oro y cayó en otra colina, donde también siempre aparecen luces raras. “También llamábamos madre del oro a esas bolas de fuego. También había el lagarto de oro, un fuego alargado que se movía en línea recta, lentamente, sin hacer ruido”.

 

Hacia la Araçariguama

Según un informe publicado en los años 60 por el fallecido ufólogo Walter Buller, la policía cerró la casa de Juan y luego fue derribada, pues aparentemente sus familiares no tenían coraje de volver al lugar, tal vez creyendo que era una casa maldita. Seguimos hacia Araçariguama, donde fuimos recibidos por Fabiana Matias de Oliveira, que nos llevó hasta su tío, Hermes da Fonseca, de casi 70 años, conocedor profundo de la historia y de las personas de la región. Él afirmó que había conocido a Juan Prestes y se acordaba perfectamente del día de su muerte. “No llegué a ver el cuerpo quemado”, explicó. “Más tarde la prensa publicó que su cuerpo se había derretido, caído en pedazos, aquí siempre ha ocurrido cosas extraordinarias, un año después de la muerte de Juan, su hermano Emiliano Prestes vio dos ‘bolas de fuego’, cerca del cementerio. Ellas subían, se chocaban y volvían a subir, repitiendo la misma acción. De repente, las luces comenzaron a rodearlo, y él sintió un calor intenso, arrodillándose y rezando hasta que se fueron. Aún hoy en día, pero con menor intensidad, se ven esas luces aquí cerca, en Ibaté, entre Araçariguama y San Roque. Cuando se encuentran, sueltan chispas, pero no se deshacen. Giomar Gouveia, campeón de hipismo y dueño de unos establos en Ibaté, vio un ‘rayo de luz naranja’ sobre sus animales. Esto ocurrió en 1995 “. pero con menor intensidad, se ven esas luces aquí cerca, en Ibaté, entre Araçariguama y San Roque. Cuando se encuentran, sueltan chispas, pero no se deshacen. Giomar Gouveia, campeón de hipismo y dueño de unos establos en Ibaté, vio un ‘rayo de luz naranja’ sobre sus animales.  

Entusiasmado por nuestro interés, Hermes continuó recordando otros acontecimientos. “En 1960, un conductor de autobús llamado Celso Gomide venía de San Roque cuando vio una luz roja que le hizo parar el vehículo, la luz se acercó a la cabina, y Gomide, asustado, se puso a rezar. perplejos ante la luz insólita que los rodeó por más de veinte minutos.

“En 1955 yo trabajaba en la construcción de un teleférico de la fábrica de cemento Santa Rita, para transportar las piedras. Era el 24 de agosto, y hacía un calor insoportable, cuando yo y otros trabajadores vimos un objeto grande como un camión que flotaba el cielo, del color del ‘aluminio’, daba vueltas y desprendía humo, dejando círculos de humo blanquecino, lo vimos a las 11h15, ya las 12h llegaron cinco o seis aviones de la FAB, eran menores que la rueda voladora y, en pocos segundos , que se ha ido con rapidez, dejando atrás los aviones militares. Al día siguiente, el diario Folha de São Paulo publicó un artículo donde comentaba que miles de personas habían visto un disco volador con las mismas características en Osasco, cerca de Araçariguama, .

A menos de 1 km del pueblo se encuentra el cementerio donde hallamos el cocotero Nelson Oliveira, de 53 años. Él nos llevó hasta la tumba donde están los restos mortales de Juan Prestes. Sobre la caja de cemento recubierta por tierra sobraba sólo una cruz tosca y un número de identificación. Nosotros aprovechamos para preguntar a Nelson si había visto algo extraordinario en la región.

“En 1989 vi algo extraño”, recordó, “una ‘cosa redonda’ volando sobre el cementerio, era como un sombrero, pero al contrario. Parecía ser todo de ‘aluminio’ y parpadeaba de vez en cuando al moverse en línea recta , despacio, pero se balanceando, en dirección a São Paulo.

Según el ufólogo Antonio Ribera me declaró en una entrevista en Barcelona, ​​João Prestes pudo haber sido quemado por el sistema de propulsión de una nave extraterrestre. “no creo que los alienígenas quisieran matarlo”, explicó Ribera. “Simplemente, no sabían lo que podía suceder al acercarse demasiado a los seres humanos”.

Nos tomó tiempo para que pudiéramos reflexionar sobre la temible muerte de Juan Prestes Filho. Le pregunté a Claudio lo que él pensaba que era la luz que lo mató. “Tal vez un relámpago globular o esférico”, respondió. Yo insistí, preguntando sobre las otras luces y las criaturas de la región. Él se quedó callado, encogió los hombros y lanzó una última mirada a la torre de la iglesia del pueblo.


La ciudad de Araçariguama, destacado en rojo en el mapa de São Paulo

Representación del momento en que Juan Prestes es alcanzado por la luz misteriosa

Representación del momento en que Juan Prestes es alcanzado por la luz misteriosa

Vergilio Francisco Alves, testigo de los acontecimientos de 1946

 Sr. Hermes da Fonseca

La entrada Caso ovni Terror en Araçariguama se publicó primero en Mundo oculto.