Misteriosos números de teléfonos malditos

Números malditos
Publicidad

 Misteriosos números de teléfonos malditos

teléfonos malditos

Al parecer que a medida que avanzamos y evolucionamos, los fenómenos insolitos y poderes oscuros que existen a nuestro alrededor, son fruto de nuestras mentes. en cambio, las antiguas creencias sobre maldiciones parece que nos han seguido incluso la era moderna, sencillamente cambiando su figura en lugar de desvanecerse. Mientras que en la antigüedad había objetos y zonas malditos, en los tiempos modernos tenemos tecnología, y es esta misma tecnología en ocasiones se ha convertido en protagonista de siniestras historias.

Tal vez se trate de miedo a lo desconocido, o tal vez se trate de verdaderos poderes oscuros que están cogiendo figura por medio nuestra tecnología. Cualquiera que sea el suceso, una de las maldiciones más misteriosas es la relacionada con los números de teléfonos. Es un fenómeno raro puede ser la evidencia concluyente de que nuestros miedos innatos a lo desconocido se extienden a el presente, o que hay fuerzas que van más allá de nuestra comprensión. ¿Nos acompañas en nuestro peculiar “listín telefónico condenado”?
(+359) 0888 888 888, el numero condenado

Comenzamos con la cronica de un número de teléfono móvil condenado, el cual se le atribuyó varias muertes en enigmaticas circunstancias. No es el argumento de una mala película de terror, sino más bien algo real. En la década del 2000, una empresa de telefonía móvil búlgara llamada Mobitel emitió el número (+359) 0888 888 888. Aunque indudablemente es fácil de recordar, no hay nada que indique que deba ser sobre todo siniestro o condenado, sencillamente se trata de un número de teléfono móvil. De hecho, el 8 es considerado como un numero de buena suerte en varios naciones, como China, donde las empresas tienen que pagar grandes sumas de dinero para la compra de números de teléfono con el mayor número de ochos posible. en cambio, la cronica de Mobitel no tiene nada que ver con la buena suerte.

Misteriosos números de teléfonos malditos

La primera persona en poseer el número fue el jefe ejecutivo de la compañía, Vladimir Grashnov. Menos de un año después de adquirir el número, el CEO de solamente 48 años murió repentinamente de cáncer en 2001. Pero lo más enigmatico es que Vladimir estaba perfectamente de salud anteriormente del cambio de milenio, por lo que empezaron a surgir hipotesis sobre que el origen del cáncer podría estar en un rival de negocios y componentes radiactivos peligrosos. En ese instante, nadie relacionó su muerte con el número de teléfono, pero esto cambiaría con la sucesión de diferentes muertes violentas.

La siguiente persona en poseer el número el número (+359) 0888 888 888, fue el mafioso búlgaro Konstantin “Samokovetsa” Dimitrov. En 2003, el mafioso de 31 años estaba en los Naciones Bajos para supervisar una operación de contrabando de drogas con su novia. Mientras los dos estaban cenando en un restaurante de lujo en Ámsterdam, una persona disparó salvajemente contra ellos, hiriendo a la doncella y matando a Dimitrov. Según informaron los medios de comunicación, Dimitrov poseía el infame número de teléfono y cuando fue abatido a tiros estaba llamado a alguien.

Aunque la versión oficial fue el de un ajuste de cuentas, empezaron a surgir rumores de que el número de teléfono había matado a Vladimir Grashnov y Konstantin Dimitrov. Y de nuevo, el número de teléfono se cobró una nueva víctima, un promotor inmobiliario llamado Konstantin Dishliev. En este suceso, parece que Dishliev había estado viviendo una doble vida, promotor inmobiliario por el día y traficante de drogas por la noche. En 2005, Dishliev abandonaba un restaurante indio en la capital búlgara de Sofía cuando fue abatido a tiros allí mismo, en la calle por un asesino desconocido.
Misteriosos números teléfonos malditos

Debido a que la investigación policial desechó que se tratara de un ajuste de cuentas, volvieron los rumores encima del numero condenado. Después del asesinato de Dishliev, el número de teléfono supuestamente condenado se hizo latente entre los residentes búlgaros. A partir de ese instante, cualquier intento de llamar al infame teléfono deba como resultado un mensaje en particular: “No disponible o fuera de cobertura”. asimismo, el portavoz de la empresa de telefonía Mobitel manifestó:

“No tenemos ningún comentario sobre este asunto. No hablamos de números individuales.”

¿La empresa decidió dar de baja el número condenado? ¿Una orden judicial obligó a dar de baja el numero?
La “llamada de la muerte”

En 2007, los ciudadanos de Pakistán recibieron correos electrónicos advirtieron encima del llamado “número rojo”“teléfono condenado”, o “llamada de la muerte”. Estos correos contenían advertencias de no coger llamadas de ciertos números, que aparecerían en la pantalla en color rojo. Los emails aseguraban que si una persona lo hacía por lo tanto enigmaticas señales de alta frecuencia les podría causar una hemorragia cerebral y la muerte instantánea. Pero lo más aterrador de todo es que decenas de personas ya habían muerto por la llamada de estos números siniestros.
Números malditos

Poco tiempo después, el pánico ya se había adueñado de las calles de Pakistán, donde había numerosas personas asegurando que conocían a personas que habían sucumbido a las llamadas mortales. En poco tiempo, la maldición paso de la muerte instantánea, a la impotencia sexual y contratiempos durante los embarazos. La maldición de los misteriosos números dio paso a numerosas hipotesis, que iban desde un proyecto incognito del gobierno, a terroristas, o inclusive la construcción de una torre de telefonía móvil sobre tierra sagrada.

En poco tiempo, la cronica sobre la maldición traspaso las fronteras y avanzó hacia Asia, Oriente Medio y África. Por su parte, las compañías telefónicas, desmintieron la cronica asegurando que se trataba de un engaño, explicando que los teléfonos móviles no tenían la capacidad de emitir frecuencias lo suficientemente potente como para causar la muerte o lesiones permanentes. Inclusive un supuesto escrito filtrado por un ejecutivo de la compañía admitía el uso de tales ondas de alta frecuencia mortales a través de líneas telefónicas. Nokia calificó este supuesto“escrito oficial” un engaño muy bien elaborado.

Si bien es posible que jamás sepamos la verdad, todos estos sucesos demuestran como la tecnología puede volverse en nuestra contra, ya sea por sus efectos nocivos o por ser utilizado como una herramienta para el mal.