Una leyenda Hindú sobre lo que cada ser humano lleva adentro

Publicidad

Cuenta una antigua leyenda hindú que hubo un tiempo en el que todos los hombres que vivían sobre la Tierra eran divinidades.  Pero los hombres abusaron tanto de su deidad queBrahma, la deidad supremo, decidió privarlos del aliento divino que había en su interior yesconderlo en donde jamás pudieran encontrarlo y emplearlo nuevamente para el mal.

Por lo tanto, Brahma convocó a todos las deidades menores para rastrear un lugar adecuadodonde poder esconder la deidad del hombre y evitar que hiciesen un mal uso de nuevo.

El gran inconveniente fue localizar el sitio apropiado y las deidades menores, propusieron:

“Esconderemos la deidad del hombre en lo hondo de la tierra”, dijeron diferentes divinidades.

“No”, manifestó Brahma, “no será bastante porque el hombre cavará profundamente en la tierra y lo localizará”.

Por lo tanto las deidades propusieron:”En ese suceso la sumergiremos y la sumergiremos  en lo más hondo de los océanos

“Tampoco”, manifestó Brahma, “porque tarde o temprano el hombre aprenderá a sumergirse en el océano y también allí lo localizará”.

Por lo tanto las deidades menores dijeron: “Escondámosla en la montaña más alta”.

“No”, volvió a replicar Brahma, “porque un día el hombre subirá a todas las montañas de la tierra y capturará de nuevo su aliento divino”.

Las deidades menores, desconcertados: “Por lo tanto no conocemos dónde esconder, la deidad humana, ni tampoco conocemos de un lugar donde el hombre no pueda encontrarla algún día”,

Y  manifestó Brahma: “Escondedla dentro del hombre mismo; jamás pensará en buscarla allí”.

Y así lo hicieron. Escondido en el interior de cada ser humano hay un algo divino. Y desde la noche de los tiempos, dice la leyenda, que el hombre ha recorrido la tierra, ha bajado a los océanos, ha subido a las montañas buscandoesa cualidad que lo hace semejante a Dios y que todo el tiempo ha llevado siempre en su interior.