LA CREACIÓN MITOLOGÍA NÓRDICA

LA CREACIÓN MITOLOGÍA NÓRDICA
Publicidad

LA CREACIÓN MITOLOGÍA NÓRDICA

En un comienzo sólo existia el vacío. No había océano que ocupara su vasto imperio, ni árbol que levantase sus ramas o hundiera sus raíces. Más al norte allá donde el abismo, se formó una región de nubes y sombras llamadas Niflheim. En el sur se formó la tierra del fuego, Muspellsheim. Los doce ríos de pura agua glacial que tracurrían desde Niflheim incluso encontrarse con los correspondientes de Muspellsheim llevaban amargo veneno y pronto se solidificaron. Cuandolas heladas aguas del norte tocaron sus rígidos cuerpos serpentinos, el abismo se llenó de gélida escarcha.

Con el aire cálido que soplaba desde el sur empezó a derretir la escarcha y de las amorfas aguas surgió Ymir, un gigante de escarcha, el primero de todos los entes vivientes.

Del hielo surgió una gran vaca llamada Audumla. E Ymir apagó su sed en uno de los cuatro manantiales de leche que fluían de la criatura. Cada uno de estos entes primarios tuvieron hijos de figura asexual: Ymir a partir de su propio sudor y Audumla lamiendo el hielo. El matrimonio de Bestla, hija de Ymir, con Bor, nieto de Audumla, trajo a los tres divinidades, Odín, Vili y Va, quienes muy pronto se volvieron en contra de la casta de los gigantes exterminándolos a todos menos a dos, que escaparon para perpetuar la casta. Al calmarse el caos resultante del desbordamiento, al derretirse el hielo, los tres divinidades sacaron el cuerpo inerte de Ymir fuera de las aguas y crearon la tierra, a la que llamaron Midgard, la Princial Morada. De los huesos de Ymir se crearon las montañas y su sangre llenó los océanos. Su cuerpo se convirtóo en tierra y sus cabellos en árboles. Con su calavera las deidades formaron la bóveda de firmamento, que atestaron de relucientes chispas de los fuegos de Muspellsheim. Estas chispas son los astros y los mundos.

Del suelo brotó Yggdrasilll, el gran freso, cuyas poderosas ramas separaban los cielos de la tierra y cuyo tronco constituía el eje del cosmos. De hecho en algunas leyendas Yggdrasill es el planeta mismo. Nadie podría narrar su grandeza. Sus raíces se hincan el las profundidades, más allá de las raíces de las montañas y sus perennes hojas atrapan los astros fugaces según pasan.

Son tres sus raíces. La primera llega incluso Nifheim, tierra de sombras o infierno y toca la fuente Hvergelmir de donde mana los doce ríos de la zona del Norte. La segunda entra en la tierra de los gigantes helados y bebe de la fuente de Mimir, fuente de toda sabiduría. La tercera se extiende por lo cielos donde discurre la fuente de Urd, el más sabio de los Nornos.

Gran cantidad fuerzas atacan al sagrado fresno. Cuatro ciervos mordisquean los modernos brotes anteriormente de que reverdezcan. El corcel de Odín, Sleipnir, pace en su follaje. La cabra Heidrun se alimenta de sus hojas. Pero lo peor de todo es la serpiente Nidhogg, un enorme monstruo que roe incesantemente sus raíces. Solamente el amor de los Nornos lo mantiene en buen estado. Día a día cogen agua de la fuente de Urd y la vierten en Yggdrasill para mantenerlo floreciente.

De los gusanos del cuerpo pútrido de Ymir, las deidades crearon la casta de los enanos, destinados a morar en las profundidades de la tierra durante toda la eternidad. Como todos ellos han sido creados, no pueden procrear. Cuando muere un enano, princesas enanas, creadas para este fin modelan un nuevo enano con piedras y tierra.

El hombre y la doncella fueron creados a partir de los troncos de dos árboles inertes. Odín les infundió la vida. La deidad Hoenir les dotó de alma y capacidad de juicio. Lodur les dio calor y belleza. El hombre fue llamado Ask (de Ash, ceniza) y la doncella Embla (parra), y de ellos desciende la casta humana.

Mitos Maternales: El Mito de Frigg

Balder era el hijo de Odin, la deidad de divinidades, y era el más querido y el más hermoso de todas las deidades nórdicas.

Un día, Balder empezó a tener sueños de su propia muerte, por lo que todos las deidades decidieron protegerlo. Su mamá Frigg hizo que todas las cosas, las dolencias, los venenos, los árboles, los animales, que jamás ivan a herir a Balder y todos aceptaron el juramento.

Como se volvió invulnerable, las deidades inventaron un juego donde le tiraban toda clase de cosas, sin que él saliera herido, por que todos cumplían su promesa y no se atrevían a hacerle daño. Loki, la deidad travieso, estab inconforme con el juego y celoso de Balder.

Por eso se disfrazó de anciana y fue a conversar con Frigg. Ella sin conocer que la anciana era Loki, le contó la cronica de cómo había hecho que todas las cosas y las criaturas juraran no dañar a Balder, pero que el muérdago, una planta que crecía al este del Valhalla, era tan insignificante y tan adolescente que ni siquiera le había pedido el juramento.

Loki se fue para el juego de las deidades, pero anteriormente construyó una flecha con la planta que le había mencionado Frigg, y cuando llegó se localizó con una deidad ciego que no le tiraba nada a Balder, por que no veía ni poseía arma que lanzarle.

Loki por lo tanto le manifestó a esta deidad, que el le daba su arma y le indicaba donde se ubicaba Balder, y así era como si los dos lo honrraran. La deidad ciego lanzó la terrible flecha, que hirió de muerte a Balder.

La angustia de las deidades fue mucha, pero en especial la de su esposa que murió de tristeza y la de su mamá que fue a rogarle a la deidad Hel que lo dejara salir del reino de los muertos. Hel le manifestó que si todas las criaturas y las cosas lloraban a Balder, ella le permetiría regresar.

Frigg, movida por su amor de mamá, se vio otra vez andando el planeta entero, haciendo que todo se lamentara de la muerte de Balder, pero llegó y se ncontró con la misma vieja, es decir Loki, quien manifestó que Balder no había hecho nada por ella, por lo lo que no se sentía forzada a llorarlo.

De esta forma, Loki condenó a Balder a permanecer en el reino de los muertos.

Historias y Leyendas