“La leyenda de Maneki-neko. ¿De qué color lo quieres?”

“La leyenda de Maneki-neko. ¿De qué color lo quieres?”
Publicidad

“La leyenda de Maneki-neko. ¿De qué color lo quieres?”

Cuentan que durante el siglo XVII, en la era Edo, en la época de los señores feudales, existía en Tokio un santuario que había conocido días mejores y que tenía serios contratiempos económicos y estaba semi-destruido. El sacerdote del santuario era muy pobre, pero aún así, compartía la escasa comida que tenía con su felino, Tama. Un día, un señor feudal, un hombre de gran fortuna e importancia llamado Naotaka II fue sorprendido por una tormenta mientras cazaba y se refugió bajo un vasto árbol que estaba cerca del santuario. Mientras esperaba a que amainara la tormenta, el hombre vio que un felino de color blanco, negro y marrón, le hacía señas para que se aproximara a la puerta del santuario. Tal fue su fascinacion que dejó el refugio que le ofrecía el árbol y se acercó para ver de cerca a tan singular felino. En ese instante, un rayo cayó encima del árbol que le había dado cobijo. A consecuencia de ello, el hombre rico se hizo amigo del pobre sacerdote, financió las reparaciones del santuario y éste prosperó, con lo que el sacerdote y su felino jamás volvieron a pasar hambre. Tras su muerte, Tama recibió un solemne y cariñoso entierro en el cementerio para gatos del Santuario Goutokuji, y se creó el Maneki Neko en su honor.

El Maneki-neko en Japón o Zhaocai Mao en China, cuya traducción es “el que invita o el que saluda”, también conocido como “felino de la suerte” o “felino de la fortuna”, es una popular figura japonesa, de la que se dice que trae buena suerte a su dueño.

Suele ser un felino que levanta su pata izquierda invitando a la gente a entrar en los negocios y en la pata derecha una moneda antigua japonesa llamada Koban, tiene por lo general un collar con una cascabel que se estima ahuyenta los malos espíritus.

La altura a la que la pata es alzada puede variar de una escultura a otra. se comenta que cuanto más alta sea esta, la llamada del felino llamará a los clientes desde mayor separación. En el suceso en que la pata levantada sea la derecha sólo señala prosperidad en los negocios dejando la connotación de invitación a la clientela.
El color de la figura proporciona según la tradición distintos tipos de protección:

Verde: seguridad en el hogar y suerte en los investigaciones.
Blanco: suerte en los negocios.
Azul: cumplimiento de los sueños.
Rojo: éxito en el amor.
Dorado o plateado: éxito en la economía.
Negro: evitar la mala suerte y aumentar la felicidad.
Rosa: para elegir a la persona con la que contraer matrimonio.