La increible leyenda de la huida de Jesús a Japón

Publicidad

Como todos sabemos y los que no son cristianos tambien es que Jesus nacio y murio en el Proximo Oriente. Sin embargo hay una curiosa leyenda en torno a la comunidad japonesa ya que ellos proponen como alternativa una historia totalmente distinta al igual que los estadounidenses con la religion mormona.

Algunos investigadores japoneses son de la opinion que la historia de Jesucristo es diferente al relato comunmente aceptado. Esta version alternativa de la vida de Jesus diria que cayo en el olvido hasta el año 1935, cuando Kiyomaro Takeuchi descubrio supuestamente un antiguo documento en la prefectura de Ibaraki. Este texto afirmaria que Jesucristo fue enterrado en la localidad japonesa de Herai, perteneciente a la prefectura de Aomori.

No solo seria esa afirmacion, sino que en el documento se puede leer que Jesus fue enterrado en Herai junto con un supuesto hermano. El texto parecia realmente autentico, y no habia razon para dudar de que se tratara de un original. No obstante, el gobierno japones decidio vetarlo y mantenerlo en secreto. Se convirtio en parte de la coleccion del museo de Tokio, bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial. Todos estos archivos del museo quedaron destruidos por las bombas; sin embargo, la familia Takeuchi habia realizado copias de este antiguo texto antes de informar a las autoridades de su descubrimiento. Estas copias abrieron la puerta a una antigua y olvidada leyenda japonesa.

Una de las copias de este documento se encuentra aun hoy en dia expuesta en un pequeño museo de la localidad de Shingo cerca de la famosa Tumba de Jesus. Un analisis del texto demostro que habia sido escrito originalmente en antiguo japones. En la actualizad no hay demasiada gente que conozca este tipo de escritura como para leerlo facilemente, y este hecho hace casi imposible falsificar un manuscrito de este tipo.

La primera investigacion linguistica demostro que el toponimo tradicional Herai no pertenece a la lengua japonesa, sino que es sorprendentemente similar a la palabra Hebrai que significa hebreo. En la antigua lengua hebrea la palabra Herai se asemeja a la expreison una montaña.

Junto a esta tumba de Jesús figura la siguiente descripción:

“Cuando Jesucristo tenía 21 años, vino a Japón y buscó la sabiduría de la divinidad durante 12 años. Volvió a Judea a la edad de 33 y se entregó a su misión. Sin embargo, en aquel tiempo las gentes de Judea no aceptaron la doctrina de Jesús. En lugar de eso le apresaron e intentaron crucificarle. Su hermano menor, Isukiri, casualmente ocupó su lugar y murió en la cruz. Cristo, que escapó a la crucifixión, soportó los avatares de la travesía y volvió de nuevo a Japón. Se instaló justo aquí, en la aldea conocida como Herai, y murió a la edad de 106 años. En este lugar santo se ha erigido un túmulo funerario a la derecha dedicado a Cristo y una tumba a la izquierda dedicada a Isukiri.”

Existe otra versión de la Historia

Se conoce otra versión de este relato por el libro La profecía de Thiaoouba, escrito por Michel Desmarquet, quien intentó descubrir la realidad de la historia de Jesús en Japón. Según la versión descrita por Desmarquet, Jesús abandonó su hogar a los 14 años y llegó a Japón con 50 años. Allí se casó y tuvo tres hijas. Supuestamente enseñó sus normas acerca de cómo vivir, pero parece que en el transcurso de sus viajes a lo largo de Asia sus enseñanzas se volvieron más globales de lo que habían sido hasta entonces. Ya en Japón, vivió en Herai unos 45 años y murió cuando tenía cerca de 100 años. La versión japonesa de la vida de Jesús nos cuenta que su hermano era dos años más joven que él. Parece ser que fueron enterrados en el mismo lugar.