Changi, la playa encantada.

Publicidad

Changi, la playa encantada.

Singapur es un verdadero paraíso para vacacionar. La playa de Changi es uno de los lugares favoritos por los turistas debido a su impresionante paisaje. Esta playa es muy popular; allí se puede hacer pesca, barbacoas, camping, caminatas y hasta ver hermosos atardeceres y amaneceres, por lo que es un sitio ideal para alejarse del estrés y de las rutinas.

Sin embargo, esta playa esconde un terrible suceso del pasado que la gente quisiera olvidar. Hace décadas, la Playa Changi fue el sitio en donde ocurrió la masacre de Sook Ching. La experiencia de esta matanza, perfectamente medida y planificada, dejó uno de los más terribles recuerdos en la Segunda Guerra Mundial.

Durante esta guerra los japoneses ocuparon Singapur, y en esa época se decidió hacer una “limpieza” con los chinos, por lo que allí se hicieron labores de tortura y asesinato de miles de personas. Los chinos que eran sospechosos de tener ideologías anti-japonesas eran puestos en línea para ser ejecutados por un equipo de tiro. Otros soldados utilizaban bayonetas para decapitarlos. Se comenta entre sus habitantes y algunos turistas que todo lo que sucedió en este sitio dejó una huella sobrenatural que sobrevive hasta el día de hoy.

Según la leyenda, los gritos y gemidos de los masacrados aún se escuchan. Testigos afirman haber visto figuras fantasmales sin cabeza deambulando por la playa, dejando rastros de sangre que desaparecen. Incluso hay un testimonio de una turista europea que al poco tiempo de nadar, sintió que alguien le sujetaba de los tobillos intentando llevarla al fondo del mar….por suerte su novio pudo rescatarla.

Muchos dicen que estas historias son solo mitos alimentados por los mismos habitantes para atraer a turistas curiosos y para que la gente no olvide la masacre. Un sitio con historia y “encanto”.