La leyenda judia del Golem de Praga

Publicidad

El Golem es un elemento de la mitología judía de la edad media. Era un ser que había creado un arcano erudito judío. Con sus manos moldeó a una figura de barro gigante, que poseía figura humanoide. Con la auxilio de la chispa divina, le consiguió dar vida. Golem significa “tonto”, este ser era un torpe hombre de barro que no sabía hablar y que era algo comparable a los robots modernos actuales. Era empleado para realizar las tareas que se le ordenaban.

Pero el Golem hacía lo que le mandaban de figura muy literal. Tanto, que una vez, el sabio amo le mandó al río a sacar agua, y el Golem no paró incluso que inundó la ciudad. El Golem más conocido es el Golem de Praga, que está cubierto de varias leyendas enigmáticas. Esta es la leyenda de la que voy a hablar hoy:

En la ciudad de Praga había un poderoso rabino, de nombre Löw, que creó, como la leyenda original a un servidor de arcilla, el Golem de Praga. La vida se la procuró introduciéndole en la boca un trozo de pergamino que poseía un hechizo mágico con el nombre de Yahveh, el Dios de los judío. Este trozo es llamado Shem, es el elemento divino dador de vida. El Golem era un gigante de arcilla que trabajaba sin descanso. Barría el suelo, cargaba agua, y cortaba leña, entre diferentes numerosas órdenes fatigosas.

leyenda

El peculiar gigante no necesitaba comer, beber ni descansar. Incluso así, cuando llegaba el viernes a la tarde, debía parar de trabajar, ya que comenzaba el sabat judío. Por lo tanto el sabio le retiraba el Shem de la boca. El golem se quedaba paralizado como un maniquí incluso la finalización del sabbat, que es el día de descanso obligado para la villa judío. Tras ese día, su amo le introducía de nuevo el papel en la boca, para que volviera de nuevo a la vida.

leyenda

Pero llegó un día en el que el sabio rabino, que estaba ocupado preparando una ceremonia del sabat en la Sinagoga Viejonueva, olvidó retirar el shem de la boca del Golem, un error fatal. Cuando empezó la ceremonia del sabat, fueron demasiados los que llegaron al santuario alertando que algo terrible estaba ocurriendo en la morada de rabino. Cuando les preguntó qué era lo que estaba ocurriendo, los ciudadanos, que estaban atemorizados, le contaron que el Golem estaba destruyendo todo lo que poseía a su paso.

leyenda

El Golem estaba furioso, y nadie se atrevía a acercarse a él. El rabino meditó por lo tanto un plan de acción. El Sabat casi había comenzado, por lo tanto, cualquier acción encima del gigante sería pecado. Pero observado de otra forma, él no había acabado de pronunciar el primer salmo del sabat, con lo que no había comenzado oficialmente. Por lo tanto, apresuradamente, se dirigió incluso su casa para enfrentarse al Golem, varias calles anteriormente de divisar su morada, ya escuchaba los destrozos del Golem, estaba creando un verdadero ruido tenebroso mientras golpeaba todo lo que se le presentaba.

leyenda

El rabino, Yehuda Löw fue el singular en entrar en su morada, ya que todos los ciudadanos que le acompañaban estaban horrorizados por los ruidos que emitía la casa. El rabino contempló toda la casa destrozada, demasiados platos rotos, mesas, sillas, arcas, y libros reventados por el suelo. En aquel instante el Golem estaba en el patio del rabino, donde poseía a sus animales, todos yacían muertos en el patio, numerosas gallinas, pollos perros y gatos, todos los animales que poseía el rabino murieron en manos del Golem.

leyenda

Cuando el rabino contempló al Golem, el gigante arrancaba un árbol de las raíces como si nada. Löw se dirigió al Golem para frenarlo, lo miró fijamente durante unos instantes, con los brazos en alto, por lo tanto tocó al Golem, que se estremeció. El Golem miró con sus horribles ojos al rabino, y se percató de que estaba inmovilizado. Por lo tanto fue cuando el rabino introdujo la mano en las fauces del gigante y extrajo el papel mágico. Por lo tanto el Golem cayó al suelo en redondo, como un muñeco de arcilla. Todos los ciudadanos rieron y gritaron de júbilo, mofándose del Golem y felicitando al rabino.

leyenda

sin embargo, el rabino se dirigió con calma hacia la sinagoga para terminar la ceremonia del sabat. Tras ese día de sabbat, el rabino no volvió a introducir el Shem en la boca del gigante, y así se mantuvo el gigante paralizado en la sinagoga donde ofrecía los sabbats, convirtiéndose más tarde en polvo. Durante los siglos posteriores se creyó que el rabino Yehuda Löw había creado la prohibición de que nadie debía acercarse al desván de la sinagoga, donde estaba el Golem, excepto un rabino. se dice que un rabino praguense se aventuró una vez en un día de sabbat, varios siglos después, pero que al penetrar el desván de la sinagoga se quedó aterrorizado, y huyó despavorido.

Este rabino no contó lo que había observado allí, pero renovó la prohibición de no aventurarse al desván de la Sinagoga de Viejonueva de Praga. desde aquel momento, se cubre ese lugar de una celosa prohibición, un incognito enigma que nadie quiere aclarar. Nadie se ha vuelto a aventurar en aquel lugar.

leyenda

Indudablemente esto es una cronica que se forjó hace centenares de años por los judíos, y indudablemente, es un enigma lo que hay en este lugar del edificio sagrado. Pero además hay un valor añadido a esta cronica, este mito dió paso a nuevas leyendas y cuentos, como el de Frankenstein que volvió a la vida no debido a un favor divino sino a el saber, a otra chispa “divina” ; a un gran numero de electricidad que despertó al hombre mal hecho y que luego se volvió contra la sociedad.

Lo que trata de comunicar este mito es una advertencia sobre la soberbia del hombre, que creyendo estar cerca de Dios, es capaz de crear vida y de dejar los aspectos de su vida a un Golem que más tarde, nos castigará.