Alven: los duendes de la reina Máxima de Holanda

Publicidad

Alven: los duendes de la reina Máxima de Holanda

Alven: los duendes de la reina Máxima de Holanda.

Los Alven pertenecen a una insolita casta de duendes originarios de Holanda.

El folklore de aquellas tierras sostiene, no sin alguna dificultad, que los Alven son entes diminutos compuestos de aire y de luz.

Casi todos los relatos fantásticos sobre estas criaturas explican a los Alven como minúsculas motas luminiscentes que flotan sobre arroyos y ríos.

Un razonamiento lógico sobre la escasa participación de los Alven en la literatura y el cuento popular propone que su ausencia se debe, precisamente, a su no presencia.

Los Alven son transparentes, en el mejor de los sucesos, o traslúcidos, en el peor, lo cual atenta contra cualquier aspiración de protagonismo en el cuento folklórico, cuyos integrantes suelen ser criaturas intensamente coloridas.

sin embargo, la ausencia explícita de los Alvenno los excluye en absoluto, sino más bien los convierte en una posibilidad detrás de cada cosmos aparentemente vacío.

Folkloristas de neto corte romántico sostienen que, de hecho, los Alven aparecen en cuantiosos textos, por ejemplo, en la Ilíadael Paraíso perdido y el Martín Fierro, por citar varios.

Los modernos compiladores de mitos telúricosnos explican algunas de las actividades favoritas de los Alven, la mayoría, francamente miserables.

por lo visto, los Alven disfrutan infantilmente salpicando a las mujeres enamoradas que se pasean a orillas del Rin, o bien desatándoles el nudo de sus zapatos.

Pero la autentica pasión de los Alven solo puede explicarse como un amor intenso e incomprensible por las flores, sobre todo por los tulipanes.

En este contexto, los Alven son diligentes en la tarea del riego y la lucha contra los insectos. En Holanda se asegura que la frescura y lozanía de los tulipanes se deben unicamente al celo de los Alven, apunte que los estadígrafos floricultores han desestimado.

Ya retirados de las leyendas famosos, losAlven y su oficiosa estima por las flores naranjas los ha llevado a ser considerados como los duendes de la casa real de Holanda, en donde se encargan de cuidar diligentemente de las flores de la reina de turno.

El inconveniente que supone localizar un Alvenen el interior de un texto radica en que la mejor forma de describirlos es no haciéndolo, ergo, las mejores descripciones que poseemos sobre los Alven son aquellas que jamás fueron hechas, principalmente en libros que jamás se toman la libertad de nombrarlos

Compartir
Artículo anteriorGul
Artículo siguienteLa leyenda judia del Golem de Praga