Azael y la caída de los ángeles

Publicidad

Azael y la caída de los ángeles.

Según el Libro de Enoch,Azael es un demonioatrayente y seductor, que en tiempos remotos “convivía con las hijas del hombre”. En sus orígenes, fue uno de los líderes de los ángeles que se rebelaron contra Dios. Según cuenta el mito, al comienzo habíadiez órdenes de ángeles, pero la mayoría de los del décimo orden se convirtieron en ángeles caídos, y sólo quedaron nueve órdenes de ángeles leales a Dios. Los ángeles del décimo orden, bajo el mando de Azael y Shemyaza, eran llamados Grigori (los Vigilantes o los que no duermen), y eran los más próximos a los humanos… incluso tal punto que se mezclaron con ellos, enseñándoles las artes de la civilización y enamorándose de las hijas de Adán. Los Vigilantes se unieron a las mujeres mortales, “llevando el pecado a la tierra” y engendrando una casta bastarda de gigantes conocida como los Nefilim.

Azael enseñó a los hombres los pilares de la alquimia y la metalurgia, y a las mujeres las artes mágicas y cómo usar cosméticos y perfumes para seducir a los hombres. A provoca de esta sublevación angélica y “perversión de los hombres”, Dios desencadenó el conocido Diluvio y arrojó a los ángeles sublevados a las tinieblas eternas. se comenta que actualmente Azael está encadenado en las Montañas de la Oscuridad, esperando el Juicio Final. Aunque diferentes versiones del mito nos afirman que continúa libre, fuerte y muy activo, haciendo de las suyas… Esta es una cronica que me recuerda poderosamente al mito de Prometeo. Los paralelismos son evidentes: Prometeo es encadenado por Zeus, y Azael es encadenado por Yahvé, en ambos sucesos por rebelarse contra el supuesto Dios Supremo e instruir a la sociedad, regalándoles el fuego o la metalurgia.

Cuando pasó a ser un ángel caído, a Azaelempezó a conocérsele con el nombre más popular de Azazel, y se le consideró el jefe de los Se’irim, demonios con figura de cabra que habitaban en el desierto y a los que las tribus primitivas semitas ofrecían sacrificios. El Antiguo Testamento señala que el soberano Jeroboam designó sacerdotes para estos sátiros, si bien el soberano Josías destruyó posteriormente todos sus zonas de culto y prohibió sus prácticas de adoración que incluían copulación de mujeres con cabras. Pero estas prácticas debieron de continuar en la clandestinidad, pues siglos después volvemos a encontrarnos con ellas en los aquelarres brujeriles, presididos siempre por undemonio con patas de cabra, cuernos y demás… que es como se suele representar aAzazel. De hecho, varios estudiosos sostienen falsamente que el nombre de Azazelsignifica chivo expiatorio, por los rasgos zoomorfos que se le atribuyen. Pero en verdad el nombre de este ángel significa en hebreo al que Dios fortalece, o también la fuerza de Dios. Y ustedes tal vez se pregunten: ¿qué hace un ángel caído con semejante nombre?

Para contestar bien a esta cuestión tenemos que remontarnos al comienzo y hacernos otra duda: ¿por qué se rebelaron Aza(z)el y sus ángeles contra Dios? Esta es la duda del millón, pero la explicación que suelen dar los cristianos no suele ser muy convincente; de hecho, suena a información dudosa de segunda o tercera mano. En cambio, los herejes por excelencia, los gnósticos, nos dan la clave de este enigma antediluviano en varios de sus textos. En mi opinión, su versión es demasiado más convincente:

Según los gnósticos, al comienzo de los tiempos Dios se fecundó a sí mismo, dividiéndose y dando a luz a su parte femenina, la deidad Sofía. Sofía creó el Planeta Celestial y tuvo cuantiosos hijos: los ángeles. Se convirtió en la amante de sus descendientes, y tuvo más hijos con ellos, que a su vez también se convirtieron en sus amantes… ¡y así incluso el infinito! (Sí, el incesto era corriente en los cielos; todo eso de que losángeles no tienen sexo es un invento de la Iglesia gran cantidad nueva). Los ángeles, a su vez, crearon el Planeta Material, siguiendo las instrucciones de Sofía. Los más amados por ella llegaron a ser seducidos incluso la obsesión por los misterios de la unión sexual, pero la Deidad se cansó pronto de esta búsqueda sensual y volvió a su fascinación original por el Padre, olvidándose de su función original, que era crear más ángeles. Rechazados sexualmente, despechados y celosos de Dios,demasiados ángeles se rebelaron, convirtiéndose en demonios. Esos ángeles sublevados estaban liderados por Satanael, en su día el ángel más amado por Sofía, que usurpó su poder. Hubo una guerra en el firmamento entre los ángeles leales a Sofía y los ángeles sublevados que apoyaban a Satanael. Ganaron los sublevados, que convirtieron a Satanael en el nuevo Dios. Satanael hizo prisionera a Sofía en el planeta inferior y la forzó, convirtiéndose con este acto abominable en Satán…

A continuación Satán, en su ridícula pretensión de ser más grande que la deidad, intentó crear vida sin su auxilio, pero todos su afán fueron inútiles, pues la vida sólo puede surgir de la unión de fuerzas femeninas y fuerzas masculinas. Satán, así, sólo consiguió modelar cuerpos sin vida, y se vio obligado a esclavizar las almas de diferentes entes ya existentes para aprisionarlas en esos cuerpos imperfectos. Esos entes fueron los dos ángeles más hermosos de los cielos: Adán y Eva, los padres de la sociedad… Por tanto nosotros, sus descendientes, somos todos ángeles caídos, de ahí que añoremos el planeta celestial, soñando con una vaga Edad de Oro. En efecto, según los gnósticos, Satán sería el Yahvé del Antiguo Testamento, idea que horroriza a la Iglesia porque pone patas arriba los orígenes del cristianismo (a uno le da por pensar que esta cronica podría aclarar a la perfección la esquizofrenia espiritual que padece el hombre moderno…).

¿Qué tiene que ver Azael con todo esto?, se preguntarán. Muy fácil: Azael no fue un declarante pasivo de todos estos hechos, sino que se rebeló contra el despotismo del falso Dios, desencadenando una segunda fase de laGuerra Celestial tan notable como la primera, al oponerse al aprisionamiento deAdán y Eva en cuerpos imperfectos (esto también lo recogen varios te
xtos cabalísticos, no sólo los gnósticos). Por atreverse a protestar, Azael y los suyos fueron desterrados por Satán al planeta inferior, donde no tardaron en mezclarse con los hijos de Caín…

Pero el verdadero crimen de Azael, aquel que le condujo a la ruina, se dio una vez en tierra, alrevelarle a los primeros hombres los misterios del firmamento, es decir, al instruirles sobre la inmortalidad del alma, recordándoles su origen celestial con el fin de liberarles del yugo de Satán. Fue por esta condición de maestro de la sociedad que ilumina a sus pupilos, por lo que Azael se ganó su popular apelativo deLucifer, que en latín significa el portador de luz. Si Lucifer se llama así es porque lucha contra las tinieblas, representadas por Satán, no porque sea el dichoso Príncipe de las Tinieblas. Sólo los cristianos, en su ignorancia, osan a confundir a Lucifer con Satán, cuando en verdad son figuras antagónicas.

Por supuesto, fueron estas actividades subversivas las que no sentaron nada bien al falso Dios, que quería que la sociedad siguiera sumida en la ignorancia para hacer con ella lo que se le antojase. Si Yahvé/Satán mandó castigar a Azael y sus ángeles, fue porque vio amenazado su poder en la Tierra; el conocimiento siempre ha sido considerado muy peligroso. Ya ven, este fue el imperdonable crimen de Lucifer… ya se sabe que la cronica la (re)escriben los vencedores.

¿Pero incluso qué punto fue vencido Azael…? ¿Sigue encadenado en las Montañas de La Oscuridad o campa a sus anchas por el planeta? ¿Y su prole, los Nefilim, verdaderamente murió ahogada en el Diluvio? ¿No hubo ningún superviviente?

Pues sí, al parecer los hubo. Según la leyenda, cuando Azael enseñó a los hijos de Caín los misterios del firmamento, su compañera más querida fue la hermosa Noema (o Naamah), con la que tuvo un hijo, Aza (el Fuerte), el jefe de los Nefilim. Por cierto que Noema era la hermana del conocido Noé, y por supuesto, no hubo sitio para ella en el Arca… pero curiosamente sobrevivió al Diluvio, convirtiéndose en “el ángel de la prostitución” (apelativo cariñoso que le dieron los inquisidores de épocas posteriores). Aza, por su parte, también tuvo sus encontronazos con Yahvé, pues también sobrevivió al Diluvio. Conoció al soberano Salomón y le reveló los arcanos celestiales, convirtiéndole en el hombre más sabio de la tierra y ayudándole a levantar su conocido santuario con la auxilio de sus demonios… Curiosamente, ciertos textos cabalistas también relacionan a Salomón con Noema y Lilith, a las que habría recibido en su corte disfrazadas de rameras.

Por supuesto, Aza no fue menos que su padre y también tuvo descendencia. En su novelaAngelology, Danielle Trussoni fantasea sobre su progenie, hábilmente camuflada entre los humanos modernos. Lástima que lo que diga la escritora en sus páginas se halle sesgado por su educación católica. El cuadro que nos pinta de los Nefilim nos recuerda al de los vampiros clásicos, al describirnos a los hijos de Azazelcomo entes profundamente malvados que no entienden de moral.

Otro escritor, el ruso Boris Akunin, nos habla en su novela Azazel de una sociedad secreta que venera al ángel caído e pretende derribar el orden mundial para instaurar en su lugar una especie de anarquía. En sus páginas, la líder de la sociedad, una venerable anciana que acoge a niños huérfanos para instruirles, se defiende de sus crímenes con este discurso:

“-Azazel no es Satanás, sino el símbolo del gran salvador y civilizador de la sociedad. Dios creó el planeta y a los hombres, y despues los abandonó a su suerte. Pero los hombres eran tan ciegos y débiles que convirtieron este planeta divino en un infierno. (…) Azazel enseñó al hombre el sentimiento de la propia estima. Está escrito en el Texto de Enoch: Y con amor penetró en el alma de los hombres y les descubrió los misterios que sólo conocían en los Cielos. Fue él quien regaló el espejo a los hombres, o sea, la posibilidad de la memoria y de la comprensión del pasado. Debido a Azazel, el hombre aprendió todos los oficios y a defender su hogar. Debido a Azazel, la doncella, que incluso por lo tanto sólo había sido una hembra, sumisa y fértil, se convirtió en una criatura con idénticos derechos y con la capacidad de elegir libremente ser hermosa o fea, mamá o amazona, dedicar su vida a su familia o a toda la sociedad. Dios se había limitado a repartir las cartas a los hombres. Azazel nos enseñó a jugarlas para conseguir la victoria.