Cronica: Lilly víctima de la bestia 666

Publicidad

En una apartada zona del cementerio de la ciudad de Salt Lake City, en el estado de Utah, Estados Unidos, se encuentra una reducida lápida que lleva una extraño inscripción que durante años ha despertado la curiosidad, rumores, especulaciones, inclusive el miedo de todos sus habitantes. Mientras que las demás lápidas están inscritas con inscripciones habituales como “excelente padre”, “esposo ejemplar” o “jamás te olvidaremos”, la lápida de Lilly E. Gray tiene inscrita una enigmatica y provocativa frase: “Víctima de la Bestia 666”.

Por supuesto, que la frase hace mención al texto de Apocalipsis, capítulo 13, que ha sido interpretado para referirse al Anticristo del Nuevo Testamento:
“Después vi otra bestia que subía de la tierra; y poseía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como un dragón… Y hace que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se les ponga una marca en su mano derecha, o en su frente;… y que ninguno pueda comprar o vender, sino el que tenga la marca, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre… Aquí hay sabiduría.

El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia; porque es el número del hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis.”
¿Por lo tanto, por qué cuando las demás lápidas están inscritas con homenajes cariñosos, Lilly Gray tiene un oscuro y misterioso mensaje? ¿Qué significa? ¿De qué forma fue una víctima de la Bestia? ¿Quién eligió esta desconcertante inscripción para su lugar de descanso eterno?

Estas y diferentes cuestiones han formado parte del controvertido enigma que rodea la tumba de Lilly E. Gray durante décadas en el cementerio de Salt Lake City. Nadie parece conocer lo que significa, y escasos se han molestado en investigar para averiguar la verdad.

Investigando, los registros locales proponen pistas fascinantes encima del concepto de la inscripción, pero a su vez crean modernos misterios, como por ejemplo, el grabado en la lápida es inexacto. Expertos en el enigma de la tumba de Lilly E. Gray admiten que la ortografía de su nombre y su fecha de nacimiento son erróneos, ya que el nombre original se escribía con una sola ele y la fecha de nacimiento real es el 4 de junio de 1880, un año anteriormente a la de la inscripción de la lápida: 6 de junio de 1881. ¿Cómo es posible que escribiera mal el nombre de Lilly? ¿Es sencillamente un error ortográfico? ¿Pero y la fecha de nacimiento? ¿La cambiaron a propósito para reforzar la mención del 666?

image

Un breve necrologia de Lilly cita su muerte a los 77 años de “causas naturales”. Así que en un comienzo no parece haber ningún enigma en la muerte de Lilly. Por lo tanto, ¿cómo puede ser que la pobre Lilly fuera una”víctima de la Bestia”? De hecho, ¿quién pidió escribir tal terrorífica frase? ¿Fue la propia Lilly? ¿Su marido, Elmer Lewis Gray? ¿Diferentes miembros de su familia o amigos?

Simbolismo en el cementerio

Diferentes de los misterios que rodean a la tumba de Lilly Gray es el grabado de una flor que nitidamente es una onagra. Según diferentes expertos, la onagra tiene varios significados cuando se graban en las lápidas, incluyendo el amor eterno, la juventud, la memoria, la esperanza y la tristeza. en cambio, su simbolismo puede interpretarse desde su apodo en la primavera: “Linterna del Diablo”.

asimismo, a esto le debemos sumar que la tumba de su marido Elmer Lewis Gray se encuentra en el mismo cementerio, aunque ubicada en una parcela muy lejos de su esposa. La lapida de Elmer además tiene un adorno floral tallada en la su lapida, narcisos. El narciso utilizado en el arte funerario puede tener connotaciones negativas asociadas con el narcisismo de la vanidad y el amor propio. Lo que podría indicar que Lilly Gray pudo ser víctima de la maldad de su marido incluso el fin de sus días.

Dejando aparte las investigaciones, varios proponen que Lilly fue víctima de un incidente de tráfico en la carretera 666, que se extendía a través de Utah. La carretera era muy conocida no sólo por su nombre, sino además por la alta tasa de accidentes mortales que se produjeron en sus desolados tramos. Según los registros históricos, durante un período de tiempo Lilly estuvo viviendo en Utah y podría haber viajado por la antigua carretera, por lo que la hipotesis no puede ser totalmente descartada.

Otra hipotesis sugiere que Lilly poseía cierta relación con Aleister Crowley, que en esos instante viva en Salt Lake City. Como ya sabemos, Crowley fue un notable ocultista a principios del siglo XX. Crowley se refería a sí mismo como “la Bestia 666”, lo que la inscripción en su lapidad podría estar indicando que Lilly fue víctima del propio Crowley. Pero los registros indican que Lilly no se trasladó a Salt Lake City incluso 1950. Crowley murió en 1947, lo que parece indicar que es complemente increible que Lilly y Crowley se conocerán.

image

Quizás la hipotesis más interesante y plausible es la de que su marido, Elmer, pudo haber escrito en la lápida de su doncella un mensaje contra el gobierno de los Estados Unidos. Existen registros de que Elmer Grey fue arrestado en Ogden, Utah, por robar un paraguas. asimismo, Elmer Grey estaba en contra de las leyes del gobierno y denunció la carencia de ayudas que necesitaba su doncella. Estos datos han llevado a suponer el plan de que Elmer culpó al gobierno de la muerte de Lilly, refiriéndose como la Bestia 666.

Continúa el enigma
La investigación encima del concepto de la “Víctima de la Bestia 666″ está lejos de terminar. Por desgracia no hay bastante información para llegar a una conclusión concluyente encima del suceso de Lilly. En 2003, el periódico de Salt Lake City “Deseret News” entrevistó a un investigador de la Sociedad Histórica de Utah, quien explicó que no han sido capaces de averiguar el porqué de la insolita inscripción en la lápida de Lilly.
Para los más escépticos, Lilly no fue una víctima de la Bestia, sino más bien de un notorio y cruel epitafio. Pero si ella fue verdaderamente una víctima de la Bestia 666, estamos seguros de que actualmente descansa en paz.