Trunko, el raro monstruo marino de Sudáfrica

Publicidad

Reconstrucción de la criatura

El vasto océano

Decir que conocemos más de la superficie de la Luna que del fondo de los océanos se ha convertido casi en una frase de cajón, pero sirve para ilustrar nuestro gran desconocimiento sobre este enorme (y temible) vecino. Excepto por un puñado de sociedades (en particular los Polinesios, acostumbrados a leer las olas y las aguas como los mercaderes del desierto leen las dunas) la mayor parte de la sociedad ha respetado el océano y si lo ha visitado ha sido de forma esporádica. Y aún así, fueron miles los marineros que encontraron en el océano su tumba.

Incluso bien entrado el siglo XX los océanos fueron vastos escenarios casi totalmente desconocidos. No fue incluso la invención de los submarinos y de cámaras capaces de soportar altas presiones que pudimos, por fin, visitar los animales de las profundidades y entender un poco más las razas que viven en los mares.

Pero a lo largo de siglos ya nos habían llegado relatos de criaturas monstruosas que habitaban los mares. Algunas (como los cachalotes y diferentes razas de cetáceos) fueron conocido por siglos, diferentes (como el kraken de las profundidades) se demostraron ciertos apenas bien entrado el siglo XX. Y diferentes, como Trunko, siguen en medio del enigma.

Trunko

Esta criatura – de existir – sólo ha sido avistada una vez: en las costas de Margate (Sudáfrica) en 1924. Su aparición fue reseñada en el periódico Daily Mail de Londres el 27 de diciembre de aquel mismo año, seguramente informado por algún periódico local del cual no tenemos registro. El título de la crónica, para irnos haciendo a una idea de la criatura que apareicó, fue “Un pez como un oso polar”.

conforme con la crónica, la criatura fue vista cerca de las costas de esta ciudad sudafricanaen descomunal batalla con un asociación de orcas.La escena fue presenciada desde la costa por un número notable de declarantes que describían a la criatura como una especie de “pez blanco” que saltaba del agua y se batía furiosamente con los depredadores. Luego de unas 3 horas la batalla cesó… y aparentemente las orcas fueron las ganadoras.

La carcasa de la criatura apareció por lo tanto en las costas, donde probó ser aún más extraña de lo que se pensaba. Medía unos 14 metros de longitud, 3 de ancho y 1.5 de alto y tenía una protuberancia semejante a la de un elefante  con la punta descrita como la nariz de un cerdo.  Su cola, de acuerdo con los registros, era como la de una langosta, y no tenía cabeza evidente.

Y para terminar estaba totalmente cubierto de un pelaje blanco con una longitud de unos 20 centímetros. Pelaje que, pese a la batalla que acababa de suceder, no tenía una sola mancha de sangre.

Única fotografía que nos quedó de la extraña criatura

¿Qué era Trunko?

La peculiar criatura, bautizada como “Trunko”, se convirtió pronto en un enigma que al día de hoy sigue sin ser resuelto.

La primera teoría le apunta a la carcasa de una ballena ordinaria transformada por acción del agua y los microorganismos. Aunque es cierto que esto puede dejar irreconocible un cadáver, es difícil pensar en características tan específicas como el pelo y la trompa de elefante en una carcasa amorfa.

La segunda teoría asevera que se trataría de una especie nueva, quizás más vinculada con las focas o los sirenios que con iguales ballenas. Esta especie sería desconocida y habitaría seguramente las aguas del atlántico o el índico sur, relativamente poco conocidas.Sus características morfológicas, en cambio, hacen complejo definir a qué asociación animal pertenece y tambien hace dudar que pueda existir un animal así.

¿Se trataba por lo tanto de una mutación particular? Es posible. Lo triste es que pese a haber permanecido casi 10 días en la costa la carcasa no fue revisada con rigor por ningún científico, lo que nos privó de una descripción más detallada que quizás hubiese permitido contestar estas cuestiones.

Así que, incluso que aparezca otro “trunko”difícilmente sabremos de qué se trataba.