Diablo de Jersey

Publicidad

En 1909, en el estado de New Jersey, comienza a hablarse del “Diablo de Jersey”. Se afirmaba que este “diablo” estaba en una región aislada del Sudeste del estado, a Pine Barrens. Todo comienza el 17 de enero de 1909 cuando fue percibido en una treintena de ciudades distintos. El primero que lo percibe fue John McOwen, quien oyó ruidos raros temprano en la mañana. Se levantó para mirar por su ventana y percibió una especia de águila de gran envergadura que brincaba en las orillas del canal.

El una declaración del policía James Sackville fue idéntico: una criatura alada que brincaba como un pájaro, con una cabeza desafiante y lanzando unos gritos horrorosos. El policía le disparó pero la criatura huyó sin ninguna herida aparente. Otro declarante, un recaudador de impuestos, se localizó de cerca con la criatura y debido a ello pudo hacer una descripción más detallada:

“Poseía una cabeza parecida a la de un carnero, con un cuello largo. Las alas eran largas y delgadas y las patas traseras eran más largas que las delanteras. Lanzó un grito escalofriante que me hizo estremecer.” En las semanas que siguieron, las apariciones se multiplicaron. Fotógrafos llegados de todas partes, intentaron atraparlo en sus instantáneas. Inclusive cazadores se lanzaron tras la pista de esa “cosa”.

Tras una última aparición el 22 de enero de ese mismo año, el “Diablo de Jersey” se esfumó para siempre y jamás más se le volvió a avistar. En cuanto a su existencia… es increible verificarla debido a la carencia de evidencias. ¿Leyenda? ¿Realidad? Quizás jamás lo sepamos con seguridad.

Historias y Leyendas